BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

Balance (1)

Varios medios de comunicación han destacado estos días el papel decisivo de la asociación "Que pare el tren en Los Pedroches" en la consecución de la anunciada parada del Ave en Villanueva de Córdoba. Algunos, además, han señalado la tibieza con la que, en general, ha actuado en este asunto la clase política comarcal, que nunca ha demostrado realmente estar convencida del logro ahora obtenido. El más claro era El día de Córdoba en su editorial: "Buena parte de la clase política de Los Pedroches no ha estado a la altura en las reivindicaciones cuando la petición se consideraba como algo descabellado". Esta creencia resulta dominante a nivel popular, puesto que la gente no ha percibido un apoyo claro y contundente por parte de sus representantes políticos en un asunto por cuya lucha no había nada que perder y sí mucho que ganar.

Resulta patético, ahora, el intento de algunos por destacar su contribución a la causa. Se habla de reuniones secretas, de gestiones ocultas que no se pueden decir, de duros trabajos entre bambalinas, como si la tarea política se concibiera todavía con las intrigas palaciegas de las cortes medievales y no con la claridad fundamental que conviene a un sistema democrático. La clase política comarcal (en su conjunto y salvando tan sólo alguna excepción) ha sido en este proceso un mero observador que asistía con incomodidad al creciente protagonismo que iban adquiriendo unos recién llegados de los que tan sólo sabían recelar. La reivindicación de la parada del tren en Los Pedroches hacía tiempo que había caído de sus agendas, si es que alguna vez estuvo en ellas, y les resultó enojoso que unos parvenús intentaran darles lecciones de buen hacer. Guardo como reliquia digna de museo una furtiva grabación sonora de la reunión mantenida entre alcaldes y miembros de la asociación en enero de 2007, en la que se comenzó esta lucha, y algunos de los que ahora gallean enrojecerían de vergüenza si volvieran a escuchar sus palabras. Quizás algún día haya que sacarlas a relucir.

La gran lección de este episodio es que, como tantas veces en la historia, el pueblo ha estado muy por encima de sus representantes: en dignidad, en esfuerzo y en coraje. Quienes hubieran debido tirar del carro se han dedicado abiertamente a frenar (y no hará falta recordar las llamadas oficiales a deshora disuadiendo de acudir a manifestaciones, concentraciones u otros actos de protesta), a dilatar plazos (aludiendo a dossieres que nunca se vieron, a informes que nunca se encargaron) y a contraprogramar (repásese la hemeroteca y véase como, siempre que se les preguntaba por el tren, algunos sacaban a relucir la autovía, como si ambas infraestructuras fueran incompatibles o, más aún, como si Los Pedroches tuviera alguna capacidad para decidir su trazado. Seamos serios: si el tren va a parar en Los Pedroches es porque ya pasaba por aquí. Si no, ni en dos ni en cien años se hubiera conseguido).

Querer restar protagonismo a la reivindicación popular en la consecución de este logro, finalmente, no es más que la última muestra de mezquindad. La postrera gallardía de reconocer el mérito ajeno frente a la propia incapacidad quizás hubiera devuelto algo de honorabilidad a algunos comportamientos ya tan dañados. Pero se ve que tampoco están dispuestos a jugar la baza de la humildad. Ahí los tienes, en sus sillones, esperando tan sólo que les lluevan las felicitaciones por algo que no han hecho, que les reconozcan los méritos que no les corresponden y que se les pida perdón por haberles tirado la verdad a la cara tantas veces. Y hasta a eso estaríamos dispuestos muchos si en tal pamema radicara un cambio de actitud. Porque no se olviden de que aún queda mucho trabajo por hacer y que la gente de Los Pedroches quizás tenga que salir de nuevo gozosamente a la calle para corear hasta el cielo su futuro en aires de fiesta, mientras que algunos de nuestros políticos, con toda seguridad, continuarán recelosos con sus reuniones ocultas, sus gestiones secretas y sus informes que nunca llegan.

17 comentarios :

Anónimo | miércoles, octubre 08, 2008 9:13:00 a. m.

Algún político nos dijo en esa reunión tan principal que los únicos representantes de la población de Los Pedroches eran ellos y solo ellos, y que nosotros la asociación no eramos nadie para pedir nada.
Daría supo saltar al ruedo y defenderse aludiendo a la fortaleza que tiene cualquier asociación, la de defender los intereses de cualquier persona.
Ese mismo político decía al acabar la reunión que se nos había formado desde cualquier partido con el único objetivo de "joder las elecciones".
Ellos siempre tan directos.

Anónimo | miércoles, octubre 08, 2008 10:54:00 a. m.

Papá ¿Cómo puedes saber si un político está mintiendo?
-Sus labios se mueven.

Anónimo | miércoles, octubre 08, 2008 11:21:00 a. m.

Me sorprendió Daría en sus declaraciones en la "celebración", donde daba calificativos muy positivos al cumplimiento de los políticos. Espero que el anuncio del lugar donde se ubicará la estación no reste fuerzas a la asociación, pues, según estoy viendo, aún queda mucho por andar hasta que podamos comprar el primer billete para utilizar el tan deseado como necesario TREN.

Anónimo | miércoles, octubre 08, 2008 12:07:00 p. m.

Más sobre el tema: La estación de Los Pedroches:

La estación de Los Pedroches

Jesús Cabrera | El día de Córdoba 08.10.2008

EL triunfo ciudadano por conseguir que el AVE tenga al fin parada en el norte de la provincia debe ser compartido por quienes desde hace hace más de tres lustros han reivindicado no quedar descolgados de la modernidad frente a las evasivas de los políticos. Todo el Valle de los Pedroches, de una punta a otra, es el artífice de este logro, por lo que la futura estación debe llevar el nombre de esta generosa comarca. De este modo se potenciaría sobremanera la marca de los numerosos productos de calidad que de aquí salen. Además, se evitaría la confusión, porque, al final, quedaría todo simplificado al genérico de "estación de Villanueva" ¿del Duque? ¿del Rey? Posiblemente no haya provincia en España que no tenga al menos una localidad que se llame Villanueva, por lo que si la estación pasa a bautizarse como de Los Pedroches será un agradecimiento a los vallesanos y el mejor premio para toda la comarca.

Anónimo | miércoles, octubre 08, 2008 12:10:00 p. m.

Y más: El tren parará:

El tren parará

Diario Córdoba 08/10/2008
DANIEL Pizarro*


Fue gozosa noticia. Las viejas campanas de San Miguel recobraron el primigenio tañer. El presidente Chaves había anunciado que el tren de alta velocidad pararía en Villanueva. Parece ser que en este caso ha prevalecido el criterio técnico frente a otras opciones por supuesto respetables. Se culminó una lucha reivindicativa y por ello hay que felicitar a unos pueblos, unas asociaciones y a unos representantes políticos que llevaron a cabo, de forma continuada, una labor entusiasta y a veces hasta insolente.

En las ventanas, descoloridas ya las banderolas, tienen el timbre glorioso de las banderas ajadas tras la batalla. Una tierra, Los Pedroches, una gente austera y tenaz tienen al fin el reconocimiento de su derecho. Un derecho cosido a cicatrices toreras, costurón en una dehesa partida, tributo a un progreso que pasaba de largo sin detenerse. Es cierto que la construcción de la línea del AVE trajo a la zona unos años de empleo y dinero, pero también quizá inevitablemente una época de inicio de malos hábitos y una secuencia malsana de dolor y de daño.

Tal vez esta decisión institucional encarne una contraprestación al tributo de la zona y suponga un espaldarazo cara al desarrollo y a la salida del aislamiento. Sin embargo no es momento de bajar la guardia. Ciertamente no debe atosigarse y hay que dar un margen de confianza, pero también hay que seguir insistiendo y vigilando para que no se dilate la puesta en práctica. Objetivamente, en doce o quince meses debería estar funcionando este servicio.

Por otra parte, es evidente que ahora queda transferida en gran parte a Los Pedroches la supervivencia de este potencial. Habrá que primar la imaginación y la iniciativa, para que repercuta en el conocimiento de la zona, su accesibilidad y su desarrollo. Si no se responde a unas expectativas mínimas el servicio podría dejar de prestarse y sería lamentable que después de tanta lucha no se supiese aprovechar la victoria. Es un reto y un compromiso.

Desde el colectivo que represento, imbricado en el medio rural y que trabaja por su desarrollo integral, no podemos sino estar satisfechos de esta noticia y desear que repercuta en un definitivo impulso al incremento del nivel de vida de la zona y al conocimiento de su riqueza humana, productiva y ambiental.

* Delegado provincial del Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Andalucía

Anónimo | miércoles, octubre 08, 2008 1:13:00 p. m.

que sepa solo 2 ayuntamiento han contribuido economicamente con la asociacion el de Vill. de Cordoba y el de Añora. Chapo por ellos.

Anónimo | miércoles, octubre 08, 2008 2:25:00 p. m.

Antonio,¿porqué no haces una encuesta para ver que nombre nos gusta más a los pedrocheños para la estación? Aunque todavía queda tiempo para pensarlo.

Anónimo | miércoles, octubre 08, 2008 6:43:00 p. m.

En cuanto a que la estación se llame de Los Pedroches eso no puede ser, ya que la estación de Los Pedroches ya existe por ese nombre a no ser que a ésta se le de otro nombre, a mi personalmente me gustaría que se llamase Estación "Daría Romero", aunque mucho me temo que se llamara como siempre se ha llamado "Estación de Villanueva de Córdoba".

Anónimo | miércoles, octubre 08, 2008 6:59:00 p. m.

En mi opinión debe de ser sin duda alguna Estación de Los Pedroches. Por que va a ser la más relevante y por que potenciariamos el nombre de la comarca.

Anónimo | miércoles, octubre 08, 2008 7:48:00 p. m.

Total que en el logotipo reivindicativo aparece "Próxima parada: Los Pedroches" y en las banderolas "Tren ya en Los Pedroches" y hemos sido los ciudadanos de Los Pedroches (de todos los pueblos de Los Pedroches) los que hemos luchado por esta reivindicación y ahora van a aparecer dudas sobre el nombre de la estación.

Pues claro que la estación se debe llamar "Los Pedroches". ¿Cómo se habría de llamar si no?

Anónimo | miércoles, octubre 08, 2008 7:59:00 p. m.

Je, je, esto me recuerda a las familias de antiguamente, que se peleaban por el nombre de la criatura antes de que naciera.

Anónimo | miércoles, octubre 08, 2008 8:12:00 p. m.

Hagamos una porra:
yo voto, que no es mi gusto, por que le pondrán estación de Villanueva de Córdoba

Anónimo | miércoles, octubre 08, 2008 9:23:00 p. m.

Estación Los Pedroches

Anónimo | miércoles, octubre 08, 2008 9:46:00 p. m.

La estación que está en Los Pedroches, es la que existe en Villanueva. La otra estación, por mucho que lleve ese mismo nombre, no está en Los Pedroches. Así es que yo voto porque se llame "Los Pedroches" y a la otra que le cambien el nombre, por ejemplo, La Mancha.

Anónimo | miércoles, octubre 08, 2008 9:57:00 p. m.

Cuando los políticos no cumplen sus promesas electorales, se lo reprochamos y, cuando las cumplen, hay que reconocérselo con toda justicia. Y ahora, con el tren, seguro que cumplirán con la puesta en marcha de todas las obras necesarias para que abordemos ese tren rápidamente. Y los ciudadanos lo sabremos compensar igual que castigamos, retirándoles nuestra confianza, cuando no cumplen.

soslayo | miércoles, octubre 08, 2008 11:24:00 p. m.

La otra se llama GUADALMEZ- Los Pedroches. Era una costumbre muy normal que se pusieran nombres compuestos a estaciones situadas en lugares así, a cierta distancia de las poblaciones. Donde sí que no está es en La Mancha
Por mí, si se llama Villanueva, bien, si Pedroches bien, y si Villanueva- Los Pedroches, pues también. Lo que hace falta ahora es que se haga bien y que se ponga un servicio de trenes adecuado a la posible demanda. Porque, dados los precios de los trenes de larga distancia, es conveniente que sus uso justifique su parada. Y para usarlo nosotros debe tener unos horarios adecuados. y para que lo usen los posibles visitantes, también

Anónimo | jueves, octubre 09, 2008 10:13:00 a. m.

¡Muy bueno ese golpe por la derecha, Antonio! o ... ha sido por la izquierda...

Publicar un comentario