BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

Días de estrenos


El próximo 13 de noviembre tendrá lugar en los cines El Tablero de Córdoba el "estreno nacional" de la película El libro de las aguas, de Antonio Giménez Rico, seguida de una "gala" que contará con la presencia de personalidades del ámbito político, social y cultural de la ciudad, además del equipo técnico y artístico de la película. En realidad, el estreno absoluto se realizará dos días antes en Sevilla, dentro de su Festival de Cine Europeo y quizás a la semana siguiente se "estrene" de nuevo en Pozoblanco. Lo que no acaba de quedar claro es cuándo se producirá su estreno real, el que cuenta, el de las salas de cine abiertas para el común de los espectadores. En las páginas que recogen los estrenos de todo lo que queda de año no aparece por ningún lado.

11 comentarios :

Anónimo | viernes, noviembre 07, 2008 12:01:00 p. m.

El estreno en Pozoblanco es el día 14. Veremos si no nos defrauda la película promocional de Los Pedroches y si las instituciones que han invertido en ella no se han equivocado.

Alex | viernes, noviembre 07, 2008 12:03:00 p. m.

Esperemos que en la película se hayan esforzado más que en el cartel (cosa más cutre no he visto, la hija de Lolita parece la aparición de una pastorcilla de Fatima). Y otra cosa, por qué ponen "Aguas" con mayúsculas?

Alex | viernes, noviembre 07, 2008 12:04:00 p. m.

con mayúscula, quería decir.

Anónimo | viernes, noviembre 07, 2008 12:31:00 p. m.

El cartel encierra todo el tremendo dramatismo de la historia que se cuenta: el padre tras la reja (claro que también puede ser la madre)mirando al frente descorazonadamente, qué palabreja, la madre mirando asímismo a un punto lejano que se supone perturbador, el negro de la niña, efectivamente pastorcilla de la película del milagro de Fátima, el zagalejo en un tono más claro como corresponde a un varón, menos sufriente, menos enlutado que las mujeres, como si fuese la única esperanza en esta historia de memoria que lucha contra el olvido... Las Aguas con mayúsculas para resaltar el símil de la corriente de la Historia que fluye a través del tiempo y aparece, impetuosa y esclarecedora cuando nadie se lo espera. En fin, un cartel de propaganda antigua como se repartían antaño a la salida de la misa de 11 en nuestros pueblos. El cura no tenía nada que ver con aquellas propagandas del cine, que más de un disgusto se llevaría el pobre con las pelis rosa o rosa con reparos. Y no digamos de las "peligrosas para todos". ¿Obtendría esta calificación moral la que ahora nos ocupa? Esperemos que no. El cartel, a mí me gusta. Un poco sombrío tal vez.

grafismo | lunes, noviembre 10, 2008 12:30:00 p. m.

El cartel es de aficionado de photoshop. Para el anónimo: viernes, noviembre 07, 2008 12:31:00 PM. Me alegra que tenga esa interpretación del diseño, pero eso lo vera usted, profesionalmente, no hay por donde cogerlo.

Aristóteles decía en su Retórica que el hombre no es un ser sólo racional, sino que obedece también a las emociones. De este modo, decía Aristóteles, para poder persuadir, un discurso debe apelar a tres dimensiones distintas en su adudiencia: el logos, el ethos y el pathos. Dicho en otras palabras, un argumento nos convence cuando sus premisas nos parecen racionales y convenientes (logos), cuando quien nos lo dice nos merece confianza (ethos) y cuando el argumento apela también a nuestras emociones (pathos).

Esta es una buena base para comprender porqué las metáforas son un excelente artificio para la persuasión, ya que ver una cosa en términos de otra hace posible no sólo asegurar las proposiciones, sino establecer comparaciones tácticas que expanden nuestro juicio y nos producen el placer de la plasticidad que pueden tener los contenidos.
¿Podemos ver entonces, el funcionamiento de las nociones aristotélicas en este diseño gráfico? ¡¡Lo siento, pero no!!

Anónimo | lunes, noviembre 10, 2008 7:12:00 p. m.

Pues sí que las tiene las tres dimensiones aristotélicas. A saber.
El cartel tiene "logos", recurre a nuestra racionalidad sirviéndose sobre todo de la metáfora de la reja y del nimbo celestial de las nubes que orlan el conjunto. Es ver la reja y acordarse uno de una jaula de grillos, el pobre bicho dentro de su jaula condenado a comer hojitas de lechuga.
Hay lógica entre lo evocado y lo representado. Hay "ethos" pues toda la ilustración conduce a Alejandro y, al menos en los Pedroches, Alejandro es una persona conocida y respetada, tiene calle y plaza, obra litearia y poder. Y el sonoro y acuático título que corona el cartel nos conduce irremisiblemente al autor de los Pedroches. De ahí nos viene la credibilidad. Tiene "pathos". Es lo que más tiene, "pathos", pues la pastorcilla de la Virgen de Fatima no digáis que no emociona. Y el zagalillo con su gorra no digáis que no apela a la promesa de un futuro construido por esos mismos jóvenes a los que este pastor representa ¡Arriba España! Está clara la emoción que se desprende de la parte central: hombre-mujer unidos en abrazo imposible a través de la reja. Y luego está la excelente composición del conjunto, puramente pictórica, donde las masas están perfectamente equilibradas: hombre a la izquierda, mujeres en el centro, hombre joven a la derecha. La pastorcilla de la Virgen de Fátima apoyándose en la madre, la fortaleza de la madre dando cobijo a la niña. El joven zagalejo en la línea que se une con el hombre, fiel reflejo del hombre, destinado el joven a cumplir en la Historia todo lo que el otro no ha podido cumplir. "Logos","pathos" pero sobre todo "ethos", confianza, agradecimiento a nuestro paisano.
El cartel, a mí me gusta. No llega a ser cartel de propaganda al uso. Pero sí es una "propaganda" a secas, un papel coloreado que nos incita, incitaba, a ir al cine de las 7 después de darnos un garbeo por las calles del pueblo.
Quizá un cartel tan sombrío como la familia de Pascual Duarte. Pero la aureola de las nubes lo arregla todo. Todo lo ilumina. Especialmente el título. Feliz estreno.

Anónimo | lunes, noviembre 10, 2008 11:36:00 p. m.

Alguien por aquí sabe decirme cual de las dos opciones está bien:
Ermita de Piedras Santas
Ermita de Piedrasantas

Anónimo | lunes, noviembre 10, 2008 11:45:00 p. m.

Creo que es la segunda opción: Ermita de Pierdrasantas.
En Solienses está escrito: Ermita de Piedras Santas.Creo que es incorrecto.
A ver que dicen por ahí.

Anónimo | martes, noviembre 11, 2008 5:40:00 p. m.

¡Al responsable de este blog le gusta eso de tirar la piedra y esconder la mano! Le pasó en otro día con lo de la casa rusal de Añora, primero lanza la piedra y cuando la polémica le sobrepasa va y quita la posibilidad de hacer comentarios. Ahora le pasara con esto de la memoria historica, porque memoria tenemos todos. Y por cierto ese señor que firma libros, Francisco Moreno, es un sectario historiador de ''izquierdas''.
Seguiremos
Un saludo

Anónimo | miércoles, noviembre 12, 2008 2:05:00 p. m.

Je,je,je y je, estoy deseando de escuchar la crítica del sr Antonio el día después del estreno. Veremos a nuestros críticos de cine cuanto saben. Bueno de cine, y de otras artes. Yo, ya la he visto, ¡¡ y hay una "peaso" de promoción del Valle de los Pedroches, que flipas!! Si el cartel es...... ¿la peli?, sin comentarios. Yo voto para que esté, en la próxima edición de cine rural, que seguro que estará.

baedro | miércoles, noviembre 12, 2008 10:28:00 p. m.

Piedrasantas, al menos así lo dice el cura, que supongo que será el que entiende de esto...

Publicar un comentario