BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

Equilibrios


Mujeres porteando agua en Pedroche, hacia 1960 (Foto: Pedroche en imágenes. Pinchar para ver más grande)

La primera mirada del observador se fija inevitablemente en los cántaros, elevados al cielo como ofrendas consagradas. Pero luego, desaturdidos de la sorpresa, bajamos la vista y confirmamos la historia. Siete mujeres de diferentes edades, en alegre camaradería, van a por agua. La disposición de los personajes presenta el artificio resplandeciente de la espontaneidad. La señora del centro muestra con orgullo su mayor experiencia en el porteo: de planta serrana, avanza segura hacia el fotógrafo, sin miedo a que la carga se estampe en el suelo, mientras las demás caminan con el recelo propio de quien soporta un mayor riesgo. Hay un muestrario de generaciones en el vestir: la del centro parece lucir el típico mandil de nuestras madres, bueno para todo, imprescindible en la eterna tarea doméstica que nunca acaba. Las demás, ya en los años sesenta, llevan la falda por la rodilla, excepto la más joven, que se atreve a escatimar unos centímetros como preludio a un retranqueo que ya no tendrá fin. La de la derecha viste el eterno luto de nuestros pueblos, que, si la cadencia azarosa de los infortunios se conjugaba, solía forzar a las mujeres a languidecer en la negrura de un desconsuelo público tan impropio de la juventud. Además de los cántaros, llevan cuerdas, botijos y un cubo, todo acorde. Sin embargo, desentonan las dos cestas cuadradas de mimbre: ¿qué llevan en ellas? o mejor ¿qué esperan traer?

Derramando melosamente la vista sobre la imagen se aprecian multitud de detalles, reveladores en su insignificancia. Pero, entre todos, destaca uno. Una ausencia. Esa estampa de equilibrios se rompe en tiestos al mostrar en su crudeza la tremenda descompensación de tantos siglos de historia, donde tan poca armonía fue posible. En este pasado, como en todos, se contienen las respuestas del presente y las incertidumbres futuras. Aquí están estas siete mujeres, decididas como saetas, fuertes como columnas, bravas como toros bravos. Siete sonrisas alegres que escampan tantas pesadumbres como sus rostros denuncian. Siete, sin embargo, solas. Y ellas mismas, en el instante inmenso en que su imagen se fija para la eternidad, parecen pensar en los ausentes: ¿a dónde fueron? ¿dónde están? Y por qué.

12 comentarios :

Anónimo | jueves, diciembre 04, 2008 9:11:00 a. m.

Qué bonita estampa y que hermoso comentario. ¡Bravo!

Anónimo | jueves, diciembre 04, 2008 9:34:00 a. m.

Los demás están en el umbral de las puertas sentados, por que las mujeres solían ser las que iban al pozo a por agua.

Anónimo | jueves, diciembre 04, 2008 10:39:00 a. m.

¡Que tienes que ir a por agua! Gritaba mi madre, yo ya estaba en la calle. Cuando tras soltar la cartera en cualquier sitio y coger algo de merendilla, volvía corriendo a la calle con mis amigas para jugar a la goma, a los cromos, a los alfileres, a cualquier cosa. Pero siempre con la espada de Damocles sobre mi cabeza.

cateta | jueves, diciembre 04, 2008 1:33:00 p. m.

¡Cuántas historias se podrían contar de estos menesteres!
Yo cuando tuve que ir ya había carrillos, (eso era todo un lujazo), y el nuestro era un "número", se enteraba todo el barrio que salíamos a por agua por el traqueteo que hacían las ruedas, pero tenía una ventaja, que no se pinchaban. Después toda una odisea: pasar por las lagunas que en invierno se formaban en el camino hasta llegar al pozo, saltar los cántaros por un portillo minúsculo que había en la pared de la cerca, que no se te cayera el cubo al pozo (para eso los privilegiados contábamos con unas "arrebañaderas" infalibles que se prestaban a todo el vecindario), luego volver a sacar los cántaros llenos y llegar con ellos enteros a casa, todo esto siendo unas niñas con más ganas de jugar que de otra cosa.

Un cateto más | jueves, diciembre 04, 2008 1:58:00 p. m.

Respuestas a las preguntas del editor:

1ª) Por la estación del año que se intuye, se fueron a segar.

2ª) Están segando, ajándose al sol, marchitándose aceleradamente con un trabajo durísimo.

3ª) Se fueron para ganar un jornal, para que ellos y su familia tuvieran un pedazo de pan que echarse a la boca.

¿Contestadas sus preguntas?

Anónimo | jueves, diciembre 04, 2008 2:19:00 p. m.

No están contestadas todas, porque aún no sabemos qué llevaban en las cestas o que esperaban traer.

Ana | jueves, diciembre 04, 2008 3:34:00 p. m.

Esta claro en las cestas llevaban sus portatiles para conectarse por wifi , por que ya entonces nuestros alcaldes miraban por las nuevas tecnologías.

Anónimo | jueves, diciembre 04, 2008 6:25:00 p. m.

Las de las cestas vienen de la siega, o de la era, son para la comida del padre y marido ofamilia, la joven trae el botijo, en verano se bebe mucha agua, por eso el cántaro viene vació.
Parece mentira que seáis de los Pedroches.

Anónimo | jueves, diciembre 04, 2008 6:53:00 p. m.

¿No da la impresión de que vienen excesivamente cuidadas varias de ellas para venir de la siega? (zapatos, vestidos, etc. Aunque sea eso lo que se proyecte)

Cati | jueves, diciembre 04, 2008 8:48:00 p. m.

A mi tambien me parece que vienen demasiado bien vestidas para acarrear agua.

Sobre las respuestas de "Un cateto más", me parece que caen justamente en lo que Antonio denuncia con su artículo: ellos segando, "para ganarse un jornal y mantener a la familia", ellas porteando agua de la fuente a la casa.

Además, planteo otra pregunta. ¿Van a por agua y viene de por agua?. El cantaro tumbado de la mujer de izquierda indica que está vacío. Sin embargo, parece que vienen de las afueras del pueblo, donde estaría la fuente, hacia el centro.

Anónimo | viernes, diciembre 05, 2008 5:40:00 p. m.

Señora o señorita Cati:

¿Sería usted tan amable de concretar qué es lo que denuncia Antonio y en qué "cae" el comentario de "un cateto más"?

Gracias.

Es que yo también soy cateto, oiga, y no me entero muy bien de las cosas. ¡Qué le vamos a hacer!

Se lo achacaremos a los estragos del "franquismo", que ahora está de moda.

Anónimo | domingo, diciembre 07, 2008 10:10:00 a. m.

Estas mujeres vienen al pueblo a "jolgar" por la feria, por eso traen las cestas y los cántaros vacios

Publicar un comentario