BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

Paralelismos y divergencias


Bartolomé Blanco y Miguel Ranchal.

El pasado martes, dentro del ciclo de conferencias sobre "La II República y la Diputación de Córdoba", el profesor Manuel García Parody pronunció una charla sobre la figura de Miguel Ranchal Plazuelo, que fue integrante de la comisión gestora que se constituyó en Córdoba pocos días después de la proclamación de la II República. Aunque nació en Pozoblanco y vivió un tiempo en Villanueva de Córdoba, Miguel Ranchal desarrolló luego su carrera política como alcalde de Villanueva del Duque, el último alcalde de la República.

Para ayer estaba prevista en Pozoblanco la presentación del libro Un corazón de fuego, que, escrito por Francisco Granados, recoge la vida y escritos del "beato mártir" Bartolomé Blanco Márquez. Bartolomé Blanco, nacido en Pozoblanco, participó desde joven en varias organizaciones religiosas y más tarde fue un destacado activista del sindicalismo obrero católico.

Al iniciarse la guerra civil española, Bartolomé Blanco fue detenido en su pueblo natal por su condición de dirigente y propagandista católico. Poco después fue juzgado en Jaén y ejecutado el 2 de octubre de 1936. Miguel Ranchal fue juzgado en Barcelona por el Consejo de Guerra Permanente de Aviación y ejecutado el 13 de junio de 1940 acusado de rebelión.

Bartolomé Blanco Márquez, cuyos restos reposan en la iglesia salesiana de Pozoblanco, fue beatificado el 28 de Octubre de 2007 por Benedicto XVI, junto con otros 497 "mártires de la persecución religiosa en España" entre 1934 y 1937, y nombrado patrono de la Pastoral Juvenil en Córdoba por el Obispo Asenjo. Tras casi 70 años desconociendo su paradero, la familia de Miguel Ranchal Plazuelo, cuya figura aún levanta controversias, ha conseguido al fin una vaga declaración oficial de reparación y reconocimiento y una columna colectiva en el cementerio de Montjuic donde depositar flores.

16 comentarios :

Anónimo | viernes, noviembre 13, 2009 5:16:00 p. m.

Mártires de la justicia, de la libertad y de la democracia hubo centenares en todos los pueblos de España, pero como gobierna la derecha y los de izquierdas están amuermaos, pues sólo siguen sonando los mismos, mayormente.

hijo dela Iglesia | viernes, noviembre 13, 2009 5:45:00 p. m.

Bartolomé Blanco no lo ha beatificado la Iglesia porque fuera dirigente político aunque fuera de signo cristiano. Lo que ha declarado la Iglesia es que Bartolomé fue testigo del amor de Dios dando su vida por la su fe.LaIglesia nada dice de su mlitancia politica, sino de su fe cristiana vivida hasta el heroismo de netrgar su vida.

Anónimo | viernes, noviembre 13, 2009 5:49:00 p. m.

Es curioso que el director de este blog ponga la notade salveda de aprobar los comentarios. Parece que ADIVINA cuando se va e entablar polémica. ¿Es eso loq ue pretende consu escrito? Pretende jugar con los sentimientos de las personas?
El mero paralelismo parece azuzar la polémica ¿es eso lo que intenta?
Pues lo va a tener

Anónimo | viernes, noviembre 13, 2009 8:05:00 p. m.

No creo que Antonio Merino quiera jugar con sentimientos de nadie. Lo que hace es un comentario sobre la conferencia del profesor García Pardoy sobre la vida asesinato de las dos personas referidas. Creo que su intención -que yó comparto - es la de lamentar tales asesinatos que como todos los que se produjeron en los dos bandos fueron verdaderas barbaridades.El reconocimiento de todos los asesinados injustamente, ha debido y debe tener la misma consideración.

Anónimo | sábado, noviembre 14, 2009 3:54:00 p. m.

¿ Tuvo juicio Bartolomé ? ¿ pudo defenderse ? ¿ tuvo abogado defensor ? o es que no se estilaba eso en la izquierda democrática republicana.

Anónimo | domingo, noviembre 15, 2009 12:07:00 p. m.

Quiero felicitar a la familia de Miguel Ranchal porque, aun no siendo satisfactorio el contenido del documento conseguido, emociona leer esas frases que hablan de injusticia y de falta de legitimidad. Cuesta trabajo creer que para lograr estas íntimas y raquíticas declaraciones, amparadas en una ley cautelosa y cicatera, impropia de un partido de izquierdas que tantos martires tiene también,haya que luchar tanto.
Felicito también a la familia de Bartolomé Blanco por el reconocimiento que la Iglesia Católica ha hecho de él. Esta alegría ha venido a sumarse a la de tenerlo casi desde siempre en su pueblo, en su colegio salesiano. La diferencia enre uno y otro, en este aspecto,es notable. Hay que desterrar el odio pero hay que hacer notar lo que es evidente. Los dos murieron porque"se señalaron", asomaron la cabeza por encima del común y se la cercenaron. Uno fue joven católico mentalizado. El otro alcalde republicano, como Julián Caballero en Vva, sinceros y convencidos de su ideología de izquierdas. Pero sólo una de las dos formas de entender la vida fue condenada al silencio.

Anónimo | domingo, noviembre 15, 2009 10:34:00 p. m.

Y a éstas alturas, en nuestra España democrática, y puestos a comparar, lo justo sería que la familia de Bartolomé Blanco recibiera el mismo reconocimiento gubernamental que ha recibido la familia de Miguel Ranchal. El mismo reconocimiento "con frases que hablan de injusticia y de falta de legitimidad".De lo contrario seguimos dividiendo: a unos los reconoce el Estado y a otros los reconoce la Iglesia.

Y en estos tiempos en los que algunos repiten hasta la saciedad lo que todos sabemos desde siempre (que la Iglesia no es Estado), esos mismos dejan que "las injusticias y la falta de legitimidad", cometidas en condenas a muerte como la de Bartolomé Blanco, sean solamente denunciadas por la Iglesia, porque ellos solo saben condenar las injusticias cometidas hacia los de un lado.
Por lo tanto, ¿está siendo justo el gobierno actual con TODOS los que sufrieron injusticias en aquella época? ¿O realmente han creado una ley solo para una parte?
¿Quizás no fueron TODOS "mártires" de este pais?

Anónimo | lunes, noviembre 16, 2009 11:53:00 a. m.

¿Que más reconocimiento que esas listas de caídos por Dios y por España en paredes, cementerios y templos? ¿Qué más reconocimiento que mostrar sólo, durante tanto tiempo, a unos con el olvido de otros? Borrar a unos significa rendir el mayor homenaje a los otros, y digo unos y otros por usar el indefinido porque todos eran vecinos, conocidos, amigos incluso, paisanos. Fue una pena. Pero la pena más grande es que todavía continúa el odio.

Anónimo | lunes, noviembre 16, 2009 7:09:00 p. m.

Hay muchos muertos que no están en ninguna lista de "caídos por Dios y por España" y si algún día existió la placa ya se encargó algún "democrata" de romperla.

Yo pido una placa en los pozos de mina de Alcaracejos donde haya muertos y que se recuerde que murieron "sin juicio, sin garantías, sin derechos, que fueron asesinados por sus ídeas políticas y la intolerancia de unos pocos"

Así todo estará equilibrado

Anónimo | lunes, noviembre 16, 2009 7:11:00 p. m.

LEYENDO LO Q ESCRIBEN, O SE INVENTAN, DE ALGUNOS POLÍTICOS DE IZQUIERDA DE LA REPÚBLICA, CREO QUE SERÍA MÁS ADECUADO CANONIZARLOS, ERAN AUTÉNTICOS ANGELES DE LUZ, SERES DE PAZ.

¡¡ SANTO SUBITO !!

Anónimo | lunes, noviembre 16, 2009 7:18:00 p. m.

Al anónimo de lunes, noviembre 16, 2009 7:09:00 PM debo decirle que la placa que pide en los pozos de mina de Alcaracejos lleva ya setenta años colocada, junto a una gran cruz de granito, y se dice que murieron "por Dios y por España" y "asesinados por la hordas marxistas". ¿Todavía le parece poco?

Anónimo | lunes, noviembre 16, 2009 7:51:00 p. m.

No, no, hay muchos otros pozos de mina, llenos de muertos, irrecuperables sus cuerpos, al menos merecerán una placa en recuerdo ¿no?

Anónimo | lunes, noviembre 16, 2009 9:03:00 p. m.

" ...Que más reconocimiento que esas listas de caídos por Dios y por España en paredes, cementerios y templos? ..."

Sí, a algunos, que no a todos, se les homenajeó de esa manera. Pero todo eso se hizo en una dictadura, bajo un gobierno al que muchos hoy llaman "ilegítimo".

Por lo tanto, insisto en lo mismo. Creo que sería conveniente que gobiernos legítimos, elegidos en democracia y aprovechando la Ley de Memoria Histórica, dijeran a TODAS las víctimas que sus "juicios", encarcelamientos y/o fusilamientos, fueron ilegales e ilegítimos.

O a todos se les reconoce, o a ninguno. Pero el actual gobierno no puede gobernar solamente para saldar cuentas de los muertos de izquierdas. No puede proclamar la ilegitimidad solo a aquellos de los que se consideran "sus herederos políticos", y dejar al resto para que los homenajee la Iglesia o el Régimen Franquista. Y si no lo hace, es que no actúa ni con imparcialidad ni con justicia, creando, OTRA VEZ, división entre los españoles. Y por lo tanto, ésta famosa ley no habrá servido nada más que para “saldar cuentas” de viejas rencillas, pero no para unir.

Anónimo | miércoles, noviembre 18, 2009 11:30:00 a. m.

Pero si el gobierno actual hace las cosas, no por propia iniciativa sino obligado. Son las iniciativas particulares, las iniciativas de familias que han visto, al cabo del tiempo, una tenue luz de esperanza para que por lo menos se les deje recuperar unos restos o se les reconozca una injusticia. Ni este Gobierno ni otro quieren menear nada. La Ley de Memoria Histórica no estaría en vigor si todo hubiese partido del Gobierno. Aquí nadie pide perdón por nada Pero ¿quién tiene que pedir perdón? La Iglesia, como institución, ha pedido perdón por hechos pasados y reconoce en ocasiones los pecados de sus sacerdotes. Como Institución.
¿Quién pide perdón o reconoce la injusticia de los enterrados en las minas de Alcaracejos? ¿Quién se hace responsable de aquello que ocurrió y en aquellos días de terror? ¡Qué institución o gobierno amparaba aquellos desmanes? Nadie querría hacerse cargo, sólo los responsables directos y esos deben estar todos muertos. Pero lo que ocurrió después de la puta Guerra sí que obedecía a una Institución y estaba todo programado y seleccionado. ¿Queda ahora alguien en nuestro país que quiera hacerse responsable de la limpieza que se hizo con gente de izquierdas?
Pues si no queda nadie institucionalmente, la Iglesia permanece, dicen los Papas, al menos dejemos que sean las familias las que se muevan y vayan arrancando cosas a los gobiernos que han decidido olvidarse de todo.

Anónimo | miércoles, noviembre 18, 2009 12:04:00 p. m.

Si la familia de Bartolomé Blanco pide un documento al gobierno que diga que su fusilamiento fue injusto ¿lo haría? ¿O se justificarían diciendo también que ya lo ha hecho la Iglesia y fué homenajeado durante 40 años? Seamos realistas y llamemos a cada cosa por su nombre. Entiendo perfectamente el dolor y la inquietud de las familias, pero de todas por igual.

Anónimo | viernes, noviembre 20, 2009 4:08:00 p. m.

Solienses.blogspot.com, se te ve el plumero a varias leguas

Publicar un comentario