BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

Mi pueblo no es

Resulta reconfortante comprobar cómo Los Pedroches permanecen hoy absolutamente al margen del debate nuclear en torno al Almacén Temporal Centralizado. Los niños, sin embargo, deben saber que hubo un tiempo en que, sin contar con sus voluntades, los ciudadanos de Los Pedroches fueron amenazados con una instalación forzosa que hubiera significado el fin de cualquier desarrollo sostenible para la comarca durante miles de años. Como prueba de que fue verdad, ahí está la página de la Plataforma anticementerio y el valor, coraje y compromiso de muchas personas que se implicaron hasta el fondo en un asunto que no era cómodo ni inofensivo. Durante cinco años (de 1996 al 2000) se convocaron manifestaciones multitudinarias para gritar bien fuerte que en Los Pedroches no queríamos un cementerio nuclear y todavía hoy esta resistencia popular se cita como ejemplo de comportamiento cívico en demanda del bien común y como causa definitiva del fracaso de aquella prevista imposición. Conviene no olvidar estos detalles de nuestra historia reciente, que tuvieron importancia decisiva en la conformación de la comarca tal como hoy es, porque gracias a aquel acuerdo común, logrado gracias al aporte de muchas personas arrastradas por el empuje de unas pocas, hoy somos lo que somos y no otra cosa muy diferente.

5 comentarios :

Conrado Castilla | domingo, enero 24, 2010 7:32:00 p. m.

En estos días en qu se está debatiendo de nuevo sobre el asunto del cementerio nuclear me ha venido al recuerdo los inicios de la lucha de nuestra tierra para evitar que nos colocaran aquí la citada infraestructura; y me he acordado de aquella asamblea multitudinaria que tuvo lugar en el antiguo centro de convivencia de Pozoblanco organizada por Francisco López, Cebríán (perdón pero no me acuerdo del nombre) y yo mismo, apoyados por las plataformas de Belalcázar e Hinojosa, ya que en Pozoblanco el entonces alcalde solo puso trabas, entre otras, vetar la publicidad de esta asamblea en la emisora (eran otros tiempos). A pesar de ello, una gran multitud (y no exagero) nos arropó, pues no éramos sino unos ciudadanos de a pie que teníamos miedo de que al final una vez más tuviésemos que tragar con lo que otros no querían. Luego los políticos se sumaron al carro, pero la sociedad pedrocheña se había puesto a andar y ya no cabía marcha atrás.
Hoy ya todo esto es una pesadilla de la que nuestra tierra se ha salvado.
Enhorabuena a todos los que pelearon entonces y pelean ahora por nuestra tierra.

Baedro | domingo, enero 24, 2010 8:31:00 p. m.

No es por ser agorero, pero os recuerdo que lo que se está debatiendo en estos instantes es el ATC (Almacenamiento Temporal Centralizado) que es el paso previo al AGP (Almacén Geológico Profundo). Y este AGP era (y puede seguir siendo) la amenaza de nuestra tierra y el foco de las luchas que hace años iniciaron el movimiento contestario de la Comarca.

Fue la primera vez (que yo sepa) en que las gentes del Valle se unieron por la defensa de un bien común, como era la defensa de su tierra.

Recuerdo que la primera asamblea, celebrada en Espiel, fue precedida por unas inundaciones como las sufridas estos días atrás, y que no consiguieron detener a las casi ciento cincuenta personas que allí nos reunimos.

¡¡¡ Que componendas se vivieron en esa Asamblea !!! Seguro que algunos políticos aún no las han olvidado. Y Miguel Aparicio tampoco.

Por todo lo anterior, ojo, que esto aún no ha terminado.

Antonio Jimeno Márquez | domingo, enero 24, 2010 11:28:00 p. m.

¿Estas diciendo, Conrado, que el alcalde de Pozoblanco de entonces sólo os puso trabas y que vetó la publicidad de vuestra asamblea en la emisora? ¿Leo bien?

¿No será que no os entendieron bien o que, quizás, exageras?

Mira que por decir lo mismo a algunos nos han calificado de crispadores y fascistas ...

En fin, sea como fuere, eran otros tiempos ya afortunadamente pasados.

Un saludo.

Conrado Castilla | lunes, enero 25, 2010 8:01:00 p. m.

Amigo Jimeno, lo dicho en mi primer comentario es totalmente cierto. El problema es que por aquellos entonces yo trabajaba en la prensa local y comarcal y algunos contactos tenía con la gente de las otras emisoras comarcales que también se podían escuchar en nuestro pueblo; y por supuesto funcionó el boca a boca y quizá el miedo que teníamos todos los ciudadanos de Pozoblanco. Yo no voy a valorar ahora la actuación de unos y otros ni me voy a "echar flores", simplemente actuamos como ciudadanos preocupados por nuestra tierra y hartos de que sólo se acordaran de nosotros para lo malo.
La libertad de opinión es un derecho natural de la persona pero siempre hay quién quiera amordazar ese derecho y quien se deja, qué le vamos a hacer.
Estoy totalmente de acuerdo con Baedro, no conviene bajar la guardia.

Anónimo | domingo, enero 31, 2010 9:04:00 p. m.

Da gusto no encontrar el nombre de Los Pedroches entre los candidatos a ubicar el cementerio nuclear. Nos libramos de milagro (o mejor dicho, porque los ciudadanos se echaron a la calle para oponerse)porque nuestra comarca era el sitio ideal por el subsuelo y porque la población es escasa y poco reivindicativa.

Publicar un comentario