BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

La ermita de San Pedro de Añora en obras


Interior de la ermita de San Pedro, el pasado domingo antes del acto de entrega del Premio Solienses.

La entrega del Premio Solienses el pasado domingo en Añora permitió que muchas personas visitaran por primera vez la ermita de San Pedro, seguramente el edificio religioso más antiguo de la localidad y una muestra muy representativa de las ermitas serranas de grandes arcos que constituyen un modelo propio de nuestra comarca.

No disponemos de datos ciertos sobre su construcción, aunque probablemente pertenezca a finales del siglo XV. Está formada por una sola nave rectangular atravesada por tres grandes arcos apuntados de ladrillo que arrancan de pilastras de granito y sostienen una vulgar armadura de tejado a dos aguas, con tablazón visible desde el interior. Su tosca fachada presenta una típica portada de arco carpanel enmarcado en alfiz de moldura gótica. En el siglo XVIII se le añadió una capilla en la cabecera, cubierta por una inusual bóveda elíptica. El suelo enladrillado de toda la nave es obra del siglo XVII. En el exterior, destacan los sólidos contrafuertes del muro del Evangelio


Vista de los arcos.


Un ladrillo en el suelo señala la fecha del enlosado: 1694.


Fachada de la ermita y cruz de granito en la plaza.

En 2007 dimos en Solienses la noticia de que la Comisión Provincial del Patrimonio Histórico había acordado proponer a la Consejería de Cultura la inscripción en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, en la modalidad genérica colectiva, de las cuarenta y una ermitas de Los Pedroches que hasta ahora carecen de cualquier tipo de protección patrimonial explícita, entre ellas la de San Pedro de Añora. Sin embargo, al no haberse resuelto aún el expediente, estas muestras representativas de nuestro patrimonio histórico no disponen todavía de normas específicas que garanticen la conservación de todos sus componentes estructurales u ornamentales de tipo histórico y artístico.

Ello ha posibilitado, por ejemplo, que justo al día siguiente de la entrega del Premio Solienses en la ermita de San Pedro, la Iglesia local haya emprendido unas obras (muy necesarias, por otra parte) de reparación del tejado consistentes en la sustitución de toda la teja (al parecer, en muy malas condiciones) por ejemplares modernos con envejecimiento simulado. Convendría que las autoridades competentes en materia cultural urgieran la declaración definitiva como Bienes de Interés Cultural de estas ermitas comarcales, en las que vienen durante los últimos años realizándose intervenciones de modo poco controlado, para que se garantizara el mantenimiento de su pureza constructiva y de sus componentes sustanciales.



Diversas vistas de la ermita de San Pedro durante la entrega del Premio Solienses el pasado domingo.

9 comentarios :

Anónimo | jueves, marzo 31, 2011 11:41:00 a. m.

Un poco de seriedad, por !Dios! "...No disponemos de datos ciertos sobre su construcción..." pero como sé tanto le asigno el s. XV. ja..ja..ja..(Hay que estudiar un poco, y no convertirse en linguento amarillo que de todo sirve y para nada vale (con perdón, es refrán). El lenguaje artístico también se inventó para algo: "...Está formada por una sola nave rectangular atravesada por tres grandes arcos apuntados (...)el suelo enladrillado de toda la nave es obra del siglo XVII...". Esto pasa cuando todos servimos para todo y no valemos para nada. A mi me daría vergüenza (una poca, sinceramente) hacer elocubraciones e hipótesis de medicina, de gramática latina o cualquier otra ciencia; también emplear con ligereza un lenguaje específico que no domino. Pero ancha es Castilla...Todo sea por la Cultura, y más viniendo del portal más leido de Los Pedroches. Culto y docto (Sicum dixit).

Anónimo | jueves, marzo 31, 2011 12:49:00 p. m.

¡Ah! ¿Es que las armaduras también pueden ser vulgares y refinadas...?

Antonio | jueves, marzo 31, 2011 1:37:00 p. m.

Querido amigo anónimo, tiene usted razón: mi ignorancia en muchos temas es inmensa ("enciclopédica", que diría un amigo mío, puesto que abarca todos los campos del saber). Por otro lado, también yo mismo me reprocho eso de meterme en asuntos que ni me van ni me vienen, con lo tranquilito que podía estar en casa viendo Gran Hermano y, sin embargo, cuando acuerdo, ¡zas!, ya estoy metido en otro jardín. Pero bueno, ya he explicado otras veces aquello del escorpión y todo eso, así que no le veo solución.

En cuanto a la ermita de San Pedro, no acabo de entender el motivo de su sofoco. Solienses es una página divulgativa, no una revista científica ni una tesis doctoral, por lo que el lenguaje y la exposición de contenidos se adaptan, por lo general, a esta consideración (por supuesto, sin que eso excluya una mínima exigencia de rigor). Como no disponemos de datos ciertos sobre su construcción, por eso digo que "probablemente" es de finales del siglo XV, en otro caso prescindiría del adverbio. Lógicamente, como mi ignorancia se extiende también a esta materia, recurro a la autoridad de estudiosos reconocidos cuyo criterio me merece crédito. Así, Mª Ángeles Jordano Barbudo en su libro sobre el mudéjar en Córdoba habla de "fines del s. XV y principios del XVI", datación que, por razones de otra índole que sería ahora muy extenso exponer, me parece más fiable que la de Esteban Márquez Triguero, que la retrotrae a finales del siglo XIV.

De lo demás, no sé muy bien qué decir: nave rectangular, tres arcos apuntados, suelo enladrillado... todo ello es cierto y correcto, no encuentro el porqué de la censura. La fecha del enladrillado del suelo la deducimos de la pieza datada: 1694, finales del siglo XVII.

En cuanto a las armaduras de la techumbre, alguna diferencia debe haber entre la de la ermita de San Pedro y la de, sin ir más lejos, la parroquia de San Sebastián, también en Añora. A mí una me parece más refinada que la otra. Pero es una apreciación desde la ignorancia, por supuesto.

Anónimo | jueves, marzo 31, 2011 7:24:00 p. m.

Señor primer anónimo, estoy que ardo en deseos de apreciar su sapiencia que apunta pero no enseña. Mientras tanto (¡que derroche de sabiduría oculta entre las cuatro paredes de su covacha¡)me entretendre con las simplezas del amigo Antonio en Solienses.

Anónimo | jueves, marzo 31, 2011 7:58:00 p. m.

Tal vez sea meterme en camisas en once varas en algo que no me incumbe, pero siento curiosidad ¿Cuáles son los argumentos que da la especialista citada para acreditar estas cronologías desde un punto de vista artístico en Los Pedroches? Porque yo le tengo leidas algunas cosas que son simples compilaciones de otros autores sin fundamento alguno.

Anónimo | viernes, abril 01, 2011 8:47:00 p. m.

Pues a mí me preocupa menos que la iglesia de San Pedro de Añora sea del XV o del XVII. Lo que me choca es que habiendo un salón hermoso y bien dotado en la Casa de la Cultura, Solienses haya elegido una hermita para la celebración de sus premios.

Anónimo | viernes, abril 01, 2011 10:15:00 p. m.

Qué mentes más retorcidas.

Miguel Barbero | sábado, abril 02, 2011 12:14:00 p. m.

Es el riesgo que tiene codearse con "doctos" en materia histórica, principalmente. A los que solamente pretendemos informar sin dogmatizar sobre cualquier asunto, dejando eso para los "especialistas", que nos crucifican si no sentamos cátedra sobre un determinado asunto.
Sin ánimo de polemizar, me agradaría lanzar un ruego a los que poseen mas y fiable información y mayores conocimientos para que los pusieran a disposición de todo el pueblo y aceptaran las "sugerencias" de los aficionados, como simples pistas para ampliar y profundizar por parte de los científicos.
Creo que no es necesario censurar en este tipo de medio de comunicación como si de una conferencia científica se tratara, aunque no vea mal cualquier aclaración. Mas bien, podría ser un foro de debate y discusión que llevara, al final, a la comprensión general del pueblo llano sobre las diferentes hipótesis que pudieran suscitarse y concluir categóricamente sobre el tema en cuestión. Me ha parecido esa la intención del editor de este blog, pero si no es así, yo también pido disculpas por entrometerme donde no fuí llamado. Un saludo, sobretodo y sinceramente, cordial.

Anónimo | sábado, abril 02, 2011 8:32:00 p. m.

Estoy de acuerdo en lo esencial con el primer anónimo, al que creo que no se le han entendido. No hace una crítica banal, sino bastante comprensible, porque es cierto que a veces entramos alegremente en campos que tienen sus matices y sus precisiones. Esto es muy usual en el terreno de la Historia, donde proliferan aficionados, allegados, primos, arribistas..., etc.(y no me estoy refiriendo a D. Antonio, que da muestras de cuidar sus escritos) ¿Por qué no se hacen comentarios de otro género y ciencia a ver qué pensarían los especialistas? ¿Por qué no se entra a definir el diagnóstico de una epidemia (informando, sin sentar cátedra...)? ¿Por qué no comentamos la resistencia de un edificio público y le decimos al arquitecto que nos parece que la masa de hormigón es reducida? ¿Por qué no hacemos hipótesis sobre la hipertrofia de los plexos coroideos, e informamos simplemente sobre ellos? Hay miles de profesiones en las que no entramos en matices por respeto a sus profesionales, que han estudiado para ello y es legítimo que defiendan el rigor en su campo. Y eso, creo que no es delito, porque es lo que parezco entender (la queja) del primer anónimo, sin ánimo de entrar en polémicas. Hay un refrán que dice que la ignorancia es muy atrevida, pero en el campo de la Historia estamos acostumbrados desgraciadamente a que haya una intromisión que no es aceptable. Y no me refiero al comentario simple de este blog, que posiblemente solo quería informar de la mejor manera posible. Pero de ahí a ensañarse con él hay un abismo, cuando solo veo que tiene bastante de cierto lo que dice...

Publicar un comentario