Blogdroches Actualidad

Políticos

Buscar en Solienses

Cargando...

Filmoteca Solienses

Correo

"En Pozoblanco hay mucho artista". Entrevista con Manuel Marín Essertine.


Los piratas de "Ni teniéndolo delante" descubren que algo crece entre sus piernas.Essertine es el tercero por la derecha.

Molière d'Essertine fue un dramaturgo francés de poca fortuna cuyo nombre hoy recordamos fundamentalmente gracias a que Jean Baptiste Poquelin lo eligió como seudónimo con el que firmar sus comedias, las más grandes de la literatura francesa. De ahí ha tomado también su alias Manuel Marín García, un joven de 24 años que este verano ha vuelto a revolucionar el panorama cultural de Pozoblanco dirigiendo el montaje Ni teniéndolo delante. La obra, de la que además es autor e intérprete, ha sido puesta en escena por La Tropa de Essertine, un grupo formado espontáneamente por amigos y entusiastas del teatro que por segundo año consecutivo han sabido demostrar que existe un cauce alternativo a la cultura institucional y que la juventud no sólo ocupa su ocio con botellón y videojuegos. La representación de Ni teniéndolo delante estuvo arropada por la exposición de arte plástico Desartes (organizada por Marcelino y Antonio J. Moreno) y por el festival de música Desconcierto (organizado por Tweilicht).

Si yo fuera concejal de cultura de Pozoblanco, tendría muy en cuenta a toda esta gente. A lo mejor algún día, en el futuro, alguno de ellos nos da una grata sorpresa, y entonces será mejor haberse dado cuenta a tiempo. Para hablar de todo esto hemos querido entrevistar a Manuel Marín, Essertine, que con el mismo entusiasmo que pone en el teatro ha contestado a nuestras preguntas.

P. ¿Qué es La Tropa de Essertine?

R. La Tropa de Essertine es el nombre que tendrá la compañía profesional de teatro que, desde hace mucho tiempo, me gustaría formar. Como para eso hace falta dinero, por el tema de los impuestos y demás, de momento sólo es el nombre que recibe el grupo de amigos que, ocasionalmente, nos juntamos para hacer teatro (tanto de sala como de calle). Lo que pasa es que en Pozoblanco hay mucho artista y cuando hacemos teatro aquí, esto se desmadra un poco, ya que somos más de 30 personas, entre actores, músicos y técnicos. Más otro montón de gente que nos ayuda en todo lo que puede.

P. ¿Por qué y para qué se crea este grupo?

R. El motivo principal es para hacer teatro y divertirnos. Hace un año y medio, estábamos un amigo (Raúl), una amiga (Juani) y yo, tomándonos una fanta de naranja, una cerveza y una fanta de limón, hablando sobre cómo pasaríamos el verano y tal. Juani formaba parte de un grupo de teatro joven de Pozoblanco que ya había dejado de funcionar, Raúl tenía, y tiene, un grupo de música llamado Tweilicht y yo acababa de terminar Arte Dramático, y hablando, hablando, surgió la idea de volver hacer algo de teatro joven en Pozoblanco. Pero no solo teatro, sino acompañarlo de música en directo. Estuvimos preguntando a los amigos si querían participar y al final nos hemos encontrado con esta grandísima tropa que somos, en la que hay muy buenos cómicos y de la cual estoy muy orgulloso. Incluso tenemos a una actriz y bailarina de Córdoba (Eva), que siempre hace teatro conmigo, y que se desplaza a Pozoblanco en verano para participar.

P. ¿De dónde te viene este interés por el teatro?

R. Pues no tengo ni idea de dónde ni por dónde me viene, sólo sé que me gusta muchísimo. No sabía que se podía estudiar Arte Dramático y cuando me enteré, pensé que eso era lo que quería estudiar pero sin saber muy bien por qué. El verdadero interés me ha ido entrando poquito a poco, mientras iba aprendiendo, y ahora puedo decir seguro que no me equivoqué. No paro de pensar en cuál va a ser el siguiente espectáculo, y cómo lo voy a hacer. Estoy muy contento con lo que he elegido.

Ni teniéndolo delante
Manuel Marín, Essertine, a la derecha, durante la representación de "Ni teniéndolo delante".

P. ¿En qué otras obras has participado?

R. Pues, aparte de las que hacíamos en la escuela, que eran de autores clásicos y contemporáneos, tengo la suerte de decir que he participado ya en varios montajes de autores jóvenes amigos míos, en calidad de actor, y de haber montado mis propios espectáculos con La Tropa de Essertine en los que soy, por ahora, el autor, medio director (porque al final a todos se les ocurre algo) y actor. Tengo ya tres obras: Hormigas con chocolate, que la hice en la escuela con gente de allí, Esto va a acabar conmigo y Ni teniéndolo delante, que son las que se han hecho en, y con gente de, Pozoblanco. Me gusta mucho más hacer teatro cuando la obra es mía o de algún amigo, que cuando es de alguien conocido y reconocido. Todo es más tuyo y te implicas con mucho más cariño.

P. La obra Ni teniéndolo delante ha recibido buenas (incluso entusiastas) críticas. ¿Misión cumplida?

R. La misión estaba ya cumplida con el simple hecho de haber sido capaces de montarla. Es una obra con muchos actores, muchas partes distintas y mucho movimiento. No estaba muy seguro de que fuéramos capaces de terminarla a tiempo y más o menos decente. Pero todos se han implicado mucho, más de lo que yo esperaba, y han tirado mucho para que todo salga bien. Y además tengo que decir que si las críticas son buenas es en gran parte por culpa de esta gente que son todos unos cachondos y te partes el ojete con ellos. Ha sido un parto complicado.

P. Cuéntanos, para quienes no han visto la obra, de qué va la cosa.

R. La cosa va de piratas, pero el espectáculo comienza con una obra totalmente diferente. Todo empieza con una tragedia griega en la que un rico matrimonio pierde su casa en una gran tormenta. La obra es interrumpida por tres técnicos del ayuntamiento de Pozoblanco que ponen una proyección en la que el presentador de los informativos del canal 54 (auténtico canal local) informa a la gente del público de que una banda de piratas ha llegado al pueblo y nos pone unas imágenes de los piratas en diferentes localizaciones importantes del pueblo haciendo de las suyas (el pozo viejo, el tren del Teno, la calle Mayor, etc…). Se continúa con la tragedia griega y cuando menos te los esperas, toda una tropa de piratas entra por la puerta del teatro gritando, pegando tiros, y los secuestran a todos. A partir de este momento el público deja de ser publico de una obra de teatro, para convertirse en los remeros de un barco pirata. En el barco sucede de todo. Nos ataca un calamar gigante y hasta una tropa de chicas piratas abordan el barco de los piratas. Durante toda la obra los piratas están bebiendo y ensuciando el barco como si de un botellón se tratara. Al final de la obra descubres que la obra es una crítica, no al botellón, sino a la forma de hacerlo por parte de casi todos los jóvenes, entre los que me incluyo. La gente se ha reído mucho en la obra, incluso en partes que no esperábamos.

P. ¿Es cierto eso que se rumorea de que vais a actuar en el nuevo Espacio Escénico de Pozoblanco tras su inauguración?

R. Eso es solo un rumor. No hemos hablado con nadie ni nadie ha hablado con nosotros. Además, es muy difícil poner a tanta gente de acuerdo para poder juntarnos todos un día. Ya he dicho que somos más de treinta personas. Por cierto, no me gusta que lo llamen espacio escénico. Eso es un teatro. Un espacio escénico puede ser también el patio de una casa, una plaza o los pasillos de un supermercado.

P. ¿Cómo ves el panorama cultural de Pozoblanco en la actualidad?

R. Desde luego no lo veo con todo el protagonismo que podría tener. Y es que Pozoblanco está "petao" de gente joven, y un poquito menos joven, que hace de todo. El panorama cultural actual tiene mucha y buena base, pero que no florece como nos gustaría y opino que es por una falta de apuesta por lo nuevo, por parte de los que tienen el poder y la obligación de hacerlo. Noto que la cultura aquí se estanca en cuatro cosas que llevan ya mucho tiempo.

P. ¿Es la vuestra una cultura "alternativa"?

R. Creo que no. Lo que hemos hecho nosotros se hace, de manera parecida, en todos lados. Lo que pasa es que, como ya he dicho, Pozoblanco está algo estancado en fórmulas clásicas y no está acostumbrado a ver cosas nuevas (en cuanto a arte y cultura se refiere). Espero que en el nuevo teatro podamos ver, aparte del teatro clásico que suele traerse, obras más "extrañas", por así decirlo.

P. Me ha parecido percibir en vosotros un cierto deseo de independencia con respecto a las instituciones públicas, pero sin embargo este año habéis recibido una ayuda económica del Ayuntamiento. ¿Crees que es posible una cultura al margen de las instituciones oficiales?

R. Claro que es posible. Deseamos independencia en cuanto a que no queremos que ninguna institución nos obligue a decir o hacer lo que ellos quieran que digamos y hagamos. Estamos abiertos a cualquier ayuda que nos quieran ofrecer pero siempre y cuando sea de manera desinteresada, por amor al arte, nunca mejor dicho. Para montar cosas de este tipo, irremediablemente hace falta dinero y si las instituciones, que son las que tienen más dinero, quieren ayudarnos, pues bienvenidas sean. Si no quisieran ayudarnos, puedes estar seguro de que el espectáculo continúa, de una manera u otra. Se puede hacer mucho arte sin un duro de por medio.

P. ¿Habéis recibido los apoyos suficientes?

R. Este verano sí, tanto de colectivos políticos como de particulares. El verano pasado nos costó mucho más convencer a alguien de que nos ayudase. Era la primera vez que montábamos algo y la gente no se arriesga mucho sin saber si la cosa funcionará o no. Los que mejor se portaron fueron los de IU, que nos prestaron un local para ensayar. Este año ya se nos conocía más y ha sido todo mucho más fácil. Hemos recibido ayuda por todos lados. La gente no cree si no ve.

P. ¿Qué te hubiera gustado hacer y no has podido por falta de medios?

R. Hombre, siempre te quedas con ganas de que los trajes sean mucho mejores, de que la escenografía sea mucho más realista. Pero para eso haría falta mucho más dinero y no me quejo. Lo que sí me gustaría es tener más tiempo, ya que sólo tenemos un mes y medio para montar la obra. Tenemos que esperar a que la gente acabe los exámenes de julio y tenemos que terminar antes de que empiecen los de septiembre. Eso es lo que más nos limita, pero bueno… para el tiempo que hemos tenido, estoy bastante contento con el resultado.

P. ¿Cuáles son tus próximos proyectos en este terreno?

R. Pues ya tengo otra obra en mente sobre tres brujas que se quedan encerradas en una cueva. Pero en esta obra no participará tanta gente, quiero que sea algo de cuatro o cinco personas y que podamos moverla por ahí sin mucha complicación. A ver si tenemos suerte y nos vamos abriendo caminillo.




"Ni teniéndolo delante": las chicas piratas abordan el barco.


Fotos: José Andrés Cabrera

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada