BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

0 com

Juan Bosco Castilla reflexiona sobre ficción y realidad al recoger el Premio Solienses 2017


Juan Bosco Castilla con el arado romano de Ofiarpe, símbolo del Premio Solienses.

"Este libro es una novela que no está basada en hechos reales, sino que utiliza hechos reales para construir una ficción. Los utiliza de una forma absolutamente imaginaria, y me gusta pensar que también de una forma imaginativa. El verdadero mérito de la ficción es ese, que se construye con la realidad, con emociones reales, con sentimientos reales. Los mejores libros de ficción son los que mejor reflejan la realidad del ser humano. Si no existiera la realidad y sus incomprensibles circunstancias, no existirían las novelas, ni la poesía, ni las películas, ni el teatro, ni ninguna otra rama del arte. Lo incomprensible del ser humano, su realidad contradictoria y mortal, es la causa de todas las formas del arte y, especialmente, lo es de la literatura". Con esta reflexión sobre el papel de la realidad en la ficción literaria recogió ayer Juan Bosco Castilla el Premio Solienses 2017, concedido por su novela El hombre que amaba a Franco Battiato. El acto, que tuvo lugar a las doce de la mañana en el Museo del Auto de los Reyes Magos de El Viso, contó una vez más con numerosos representantes de la cultura, la sociedad y la política de Los Pedroches, entre ellos siete de los nueve ganadores que han recibido el galardón de forma individual en las diez ediciones de vida del Premio.

La planta baja del Museo acogió un acto que comenzó con las palabras de Juan Díaz, alcalde de El Viso, quien dio la bienvenida a los presentes y aprovechó para invitarles a las representaciones del Auto de los Reyes Magos que tendrán lugar, como cada cuatro años, durante las próximas fiestas de Navidad. Agradeció a Solienses que hubiera elegido su pueblo para la entrega del Premio y destacó la labor cultural que se desarrolla desde el blog. A continuación yo mismo, como promotor del premio, realicé en primer lugar un pequeño balance del año literario en Los Pedroches y destaqué la circunstancia significativa de que el Premio Solienses cumpliera en esta ocasión ya diez ediciones: "Diez años -dije- de amor a los libros, a la literatura, a los escritores. Se trata de una iniciativa que ha llegado a consolidarse gracias solo al apoyo individual de muchas personas que han hecho suyo este proyecto, que inicialmente era mío y ahora es ya de todos. De todos los que lo han sentido suyo en algún momento y esos todos son muchos. Muchas personas, instituciones, empresas y asociaciones que en algún momento de estos diez años se prestaron desinteresadamente, sin dudarlo, a colaborar en lo que se les pedía, aportando cada uno lo que sabía hacer, en un maravilloso ejemplo de trabajo colaborativo, como muy bien sabemos hacerlo en Los Pedroches, demostrando que entre todos somos capaces de conseguir cosas que nunca lograríamos realizar cada uno de modo individual". Mi intervención ha sido recogida en este vídeo del portal 17 pueblos:



Este es el vídeo que recoge un resumen de estos diez años de Premio Solienses:



A continuación, Juan Bosco Castilla recogió el Premio y leyó un discurso sobre el proceso creativo de su novela, en torno al papel de la realidad y la ficción en la obra artística y, específicamente, literaria y sobre las peculiaridades del oficio mismo de escribir. Terminó su intervención con una llamada de alerta sobre la necesidad de enfrentarse a la realidad de una forma crítica: "Se agradecen -dijo- las voces de quienes nos dan una opinión distinta de la oficial y nos proporcionan los elementos necesarios para que pensemos por nosotros mismos. Una de esas voces es la de Solienses, tal vez la voz más respetada de Los Pedroches y, por eso, tal vez la voz más escuchada y la más temida". Sus palabras completas han sido también recogidas en este vídeo:



Seguidamente pudieron adquirirse ejemplares tanto del libro ganador del Premio Solienses 2017 como de los premiados en anteriores ediciones en el stand de la librería 17 pueblos. Para finalizar, todos los presentes nos trasladamos al Salón Social La Bomba, donde el Ayuntamiento de El Viso nos obsequió con un generoso aperitivo del que dimos cuenta en amena charla.


El escritor premiado junto a Juan Díaz, alcalde de El Viso.


Juan Bosco Castilla recibe la felicitación de su padre.


El autor premiado posa con los artesanos de ofiarpe.


Juan Bosco junto con los autores premiados en anteriores ediciones. De izquierda a derecha: Pedro Tébar, Juana Castro, Francisco Onieva, Juan Bosco Castilla, Félix Ángel Moreno, María Pizarro y María Antonia Rodríguez.


El autor firma ejemplares de su obra al público asistente.


Los asistentes pudieron visitar el Museo del Auto de los Reyes Magos.

Como parte del acto de entrega del premio, se abrió la exposición "No palabras II. Los ganadores del Premio Solienses vistos por nueve fotógrafos de Los Pedroches". A los siete retratos realizados en 2014 se unían ahora las propuestas de Asunción Rojas sobre María Pizarro (ganadora del Premio Solienses 2016) y Miguel Moyano sobre el autor premiado este año.


María Pizarro, por Asun Rojas, y Juan Bosco Castilla, por Miguel Moyano.


Juan Bosco con Miguel Moyano, autor de su fotografía en la exposición "No palabras II".


Vista de la exposición "No palabras II".


Las dos nuevas fotografías de la colección ocupaban un lugar preferente.
1 com

10 años de Premio Solienses

0 com

Vuelve "No palabras", fotografía y literatura


En 2014, coincidiendo con la entrega del Premio Solienses de aquel año (que recibió Francisco Onieva por Las ventanas de invierno), inauguramos en el Centro de Interpretación de la Arquitectura Popular de Dos Torres una exposición de fotografía titulada "No palabras. Los ganadores del Premio Solienses vistos por siete fotógrafos de Los Pedroches". Era la respuesta a una petición efectuada a los siete autores galardonados hasta entonces y a otros tantos fotógrafos de nuestra comarca para que realizara cada uno de ellos un retrato personal, en una experiencia artística que aunara literatura y fotografía. La experiencia permitió, además, poner en contacto a personas que practican disciplinas artísticas diferentes y que viven en distintos pueblos de la comarca, apoyando de este modo esa idea de considerar a Los Pedroches como un único espacio común. Ya entonces advertimos que se trataba de un proyecto en construcción, es decir, que se iría ampliando sucesivamente con los nuevos autores que fueran recibiendo el Premio Solienses en sucesivas ediciones.

Este año, de nuevo, coincidiendo con la entrega del Premio a Juan Bosco Castilla en El Viso, el próximo domingo, aprovechando además la celebración del Día del Libro, vamos a volver a exponer, ahora en el Museo del Auto de los Reyes Magos, las siete fotografías que conformaron aquella exposición original junto con dos nuevas realizadas a los dos escritores que han ganado el Premio desde entonces. Las nuevas imágenes han sido realizadas por la jarota Asunción Rojas, que ha fotografiado a María Pizarro (ganadora del Premio Solienses 2016), y el viseño Miguel Moyano, que ha retratado al ganador de este año, Juan Bosco Castilla. Se trata, de nuevo, de visiones subjetivas, puesto que los fotógrafos han utilizado técnicas y ambientaciones de su elección para ofrecer un resultado único y personal. El conjunto constituye, como decimos, una muestra muy interesante de una experiencia cultural de interrelación artística hasta ahora inédita en nuestra comarca.
0 com

El Museo del Auto de los Reyes Magos de El Viso y cómo llegar



Una vez transcurridos los intensos días de la Semana Santa, conviene recordar que el próximo domingo 23 de abril, Día del Libro, celebraremos en El Viso la entrega del Premio Solienses 2017, concedido a la novela El hombre que amaba a Franco Battiato de Juan Bosco Castilla. El acto tendrá lugar a las doce de la mañana en el Museo del Auto de los Reyes Magos y la entrada es libre para todos los amigos que quieran acompañarnos en este homenaje anual a los escritores de Los Pedroches.

El Auto de los Reyes Magos es una representación de teatro popular (basada en el poema dramático en doce coloquios titulado La infancia de Jesucristo, que Gaspar Fernández de Ávila publicó en 1785), que los vecinos de El Viso ponen en escena cada cuatro años desde, al menos, 1835. Precisamente durante a próxima Navidad, en enero de 2018, volverá a representarse la obra en la plaza del Ayuntamiento, continuando así una tradición muy arraigada entre los viseños, que la tienen como una de sus principales señas de identidad y que ha sido declarada Fiesta de Interés Turístico de Andalucía. Para guardar la memoria de esta representación de carácter popular (en cuya realización intervienen más de doscientos vecinos entre actores, figurantes, técnicos, músicos o danzantes) se abrió en 2010 el Museo del Auto de los Reyes Magos. Se trata de un edificio moderno, obra del arquitecto municipal José García Cherino, que interiormente se articula en dos plantas distribuidas en un espacio diáfano, en el que se muestran desde los trajes de los principales personajes de la representación hasta numerosos objetos que han utilizado los actores en sus caracterizaciones a lo largo de la historia, junto con cientos de fotografías, paneles informativos, maquetas (una de ellas para invidentes), elementos interactivos y varias pantallas que muestran de modo continuado diversas versiones en vídeo de las representaciones del Auto, siendo la más antigua una cinta muda de los años 60.


Museo del Auto de los Reyes Magos de El Viso, donde se entregará el Premio Solienses 2017.

El Museo se encuentra en la Avenida del Parque, número 35, formando parte de un complejo de edificios de uso cultural en el que también se encuentran la Casa de la Cultura, la Biblioteca Municipal y la futura Oficina de Turismo. Llegar allí es fácil. Si venimos desde Dos Torres por la A-3177, lo encontramos enseguida al entrar en la localidad, a la derecha, una vez pasado el Parque Municipal. Lo llamativo de su estructura exterior enseguida nos hará reparar en él. Justo enfrente hay un buen aparcamiento. Si venimos por la N-502 desde Alcaracejos, justo al llegar a la población hay que girar a la derecha por el Carril del Cementerio, que lleva hasta el Parque Municipal, y desde ahí avanzar unos doscientos metros hacia el centro de la población. No tiene pérdida.

0 com

Nos vemos en los bares (con libros)

Nuevas formas de acercar los libros al público. Ya que los lectores no van a los libros, tendrán que ir los libros a donde están los lectores. ¿Y dónde están los lectores españoles? En los bares, claro.



El próximo viernes 21 de abril (21:00 horas) en el café bar ADN de Pozoblanco tendrá lugar la presentación del libro 13 años de rock'and'roll y papel fotocopiado. Una historia de la muestra Pop-zoblanco. Se trata de una recopilación de artículos y entrevistas publicados en el fanzine Serie B, una revista de música y cultura alternativa que nació en Pozoblanco en 1997, hace ahora 20 años. El libro incluye como atractivo la reedición del Cd recopilatorio de bandas locales “De la Peña el Bombo al Metal” que ya vio la luz en 2007 acompañando al número de Serie B que conmemoraba el 10º aniversario.

Al día siguiente, el sábado 22 de abril (13:00 horas), le llega el turno al poemario El cuadro del dolor, de Ana Castro, obra ganadora del III Premio de Poesía Juana Castro. El acto de presentación del libro tendrá lugar en la vinoteca "El lugar del vino" de Pozoblanco, en lo que se anuncia como un "maridaje poético" que contará con la presencia del también poeta Francisco Onieva. Vino y poesía, desde los griegos, no resulta mala combinación.



Este fin de semana, además, se presenta lleno de propuestas culturales de mucho interés. El mismo sábado 22 (20:30 horas) llegan a la Casa de la Cultura de Añora Los Mejía con su obra Avispao, que no para de cosechar éxitos. Esa misma noche vuelve al Teatro El Silo de Pozoblanco (22:00 horas) el exitoso violinista Ara Malikian con su espectáculo La historia del violín. Con un poco de suerte, hay tiempo de ver las dos actuaciones (caso de haber comprado ya las entradas, pues para el violinista apenas quedan localidades).

Y luego, el domingo a mediodía, tenemos la entrega del Premio Solienses 2017 en El Viso. Pero de esto hablaremos mañana.
0 com

La tres celebraciones de Semana Santa más singulares de España




La procesión de las capas pardas de Bercianos de Aliste

La severidad austera de los atuendos de los cofrades, la letanía quejumbrosa del Miserere y del resto de cantos que no cesan de entonarse durante la celebración, el simbolismo fúnebre que acompaña al cortejo, la belleza del cuadro en su conjunto hacen de una sencilla ceremonia algo excepcional. Allí distinguimos todavía un componente sustancial de verdad que resulta muy difícil percibir ya en la mayoría de los ritos tradicionales de los pueblos. Al vivirlo, uno siente que, en lo fundamental, el ritual no se ha alterado apenas desde el siglo XV en que se constituyó la hermandad. Se advierte que los protocolos no se han adaptado para agradar al visitante, sino que obedecen a unas normas consuetudinarias que se han ido transmitiendo de padres a hijos durante generaciones con la rotundidad de quien enseña a leer o a fabricar queso. [Leer artículo completo]





Los "empalaos" de Valverde de La Vera

Cuando la noche alcanza cierta hora, la masa de turistas se retira y las calles del pueblo recuperan entonces una dignidad que impresiona. El tintineo de las vilortas, antes imperceptible, se convierte ahora en aviso inmaculado de una presencia que te retrotrae varios siglos en el tiempo y te sumerge en las tinieblas de la duda y la reflexión más que pudieran hacerlo cien levantás. Cuando en la oscuridad cerrada aparece presuroso el empalao flanqueado por la soledad de la noche, cuando se arrodilla frente a las estaciones del via crucis, cuando sientes su esfuerzo y su dolor, cuando caminas tras él y escuchas el rumor de sus pies desnudos y el pálpito de su corazón, entonces comprendes este acto íntimo de entrega y sacrificio personal que, aunque nunca podrías explicarlo con palabras, entiendes que obedece, este sí, al impulso profundo y sincero de la fe. [Leer artículo completo]





Los Picaos de San Vicente de la Sonsierra

El disciplinante desarrolla su flagelación aislado por el anacronismo de una decisión que no admite explicaciones racionales, las que exige angustiado el visitante, y se desliza por la pasarela del bullicio externo con la soledad interior del que tiene una misión que cumplir y la lleva a cabo, ajeno a cualquier entorno que distraiga y comprometido tan solo consigo mismo y su deseo de trascendencia. El dolor será siempre personal e intransferible, libre por tanto de recriminaciones morales, y no necesita de la aquiescencia del que observa y tal vez juzga, en su afán inútil por entender. Está un hombre desnudo frente a la inmensidad de su propio universo, que afronta un destino que no puede eludir y triunfa, y a su lado otro hombre desconcertado y ansioso, que solo quiere comprender y no puede. [Leer artículo completo]

4 com

Niños Jesús: patrimonio artístico y sentimental


"Niño Jesús abrazado a la columna", modelado cerámico (siglo XIX).

Bajo el nombre de "Niños Jesús. Patrimonio artístico y sentimental de Pozoblanco", del 7 al 16 de abril está abierta en la ermita de Jesús de la Columna de Pozoblanco una singular exposición que corre el riesgo de pasar desapercibida entre la multitud de actividades que conforman la Semana Santa de esta localidad.  Se trata de una muestra de 23 esculturas religiosas que representan al Niño Jesús en sus variantes iconográficas de "Niño triunfante" o "Niño Jesús de Pasión", conformando un conjunto de gran interés histórico y artístico.

Según el restaurador David Vázquez, que ha participado en la organización de la exposición, la mayoría de las piezas son de las llamadas de Olot (así conocidas por su localidad de origen, en la provincia de Gerona) y se podrían datar a finales del siglo XIX, aunque también las hay de procedencia napolitana, articuladas, y otras que "pueden estar en cualquier museo europeo, pertenecientes al esplendor de la escultura barroca española, del siglo XVII y XVIII, y de una belleza incalculable". Una de las piezas más señeras es la que procede de la Residencia de Jesús Nazareno de Pozoblanco, atribuida al círculo de Juan de Mesa. Se trata una magnífica talla en madera policromada de estilo barroco datada en el siglo XVII que presenta al Infante en actitud de bendecir, siguiendo el modelo del Niño Jesús que talló Martínez Montañés en 1607. La figura se sostiene sobre una peana tallada con tres querubines.


Niño Jesús de la Residencia de Jesús Nazareno de Pozoblanco,
atribuido al círculo de Juan de Mesa (siglo XVII)

También destaca el llamado "Niño Jesús de Marta Peralbo", conocido popularmente como "Peralbito", que se conserva en el Convento de Santa Clara de Belalcázar desde que una sobrina de la mística pozoalbense ingresara en él. Se trata de una imagen barroca en madera policromada del Niño de pie sobre una pequeña peana con la mano derecha levantada para bendecir. Está datado en el siglo XVII.


"Peralbito" (siglo XVII)

Las figuras exentas del Niño Jesús conforman un subgénero, dentro de la escultura religiosa, que ha tenido un especial desarrollo en España y en su área de influencia. Comenzaron a generalizarse a partir del Renacimiento, especialmente tras el auge que tomaron los temas de la infancia de Cristo, alusivos a su humanización, tras el Concilio de Trento, alcanzando una enorme popularidad y difusión durante el Barroco. Las imágenes del Niño Jesús fueron muy bien acogidas, sobre todo por las religiosas de las clausuras, pasando a formar parte de la dote de las novicias. Por sus características, la devoción también se propagó por las casas particulares, con enorme éxito entre quienes gustaban de decorar sus oratorios o capillas con temas amables. Era habitual engalanar las imágenes infantiles adaptándose a los ciclos litúrgicos y distintas festividades [Fuente].

Entre las restantes figuras de la exposición podemos destacar las dos imágenes datadas en el siglo XVIII: el "Niño Jesús con flor de talco", fabricada por fundición en plomo, y el "Triunfante", en madera policromada con diadema en plata y cruz.


"Niño Jesús con flor de talco" (izq.) y "Triunfante" (siglo XVIII).

De los modelos decimonónicos cabe destacar el "Niño del Milagro", talla en madera policromada que se conserva en la sacristía de la iglesia de Santa Catalina de Pozoblanco. Es una escultura de vestir, con cabellera postiza y corona imperial de latón dorado, que porta los atributos de su iconografía (milagro del pocito): cubo y campana. Asimismo merecen atención dos figuras de madera de estilo napolitano que presentan la curiosidad de sus brazos articulados.


"Niño del milagro" (izq.) y "Napolitano" (siglo XIX).

La colección se completa con varias figuras de pasta de madera fabricadas ya en el siglo XX por vaciado con molde, destinadas al culto doméstico, que reproducen modelos de estilo barroco o modernista y que pertenecen a familias de Pozoblanco que las han conservado durante generaciones más por razones sentimentales (como se recoge oportunamente en el título de la muestra) que por su auténtico valor artístico. Se ha editado un catálogo de la exposición con la autoría, cronología, estilo, técnica, localización y descripción de cada una de las piezas, precedida por una breve introducción a cargo del historiador del arte Ángel Aroca Lara.
2 com

Semana Santa en Los Pedroches


  • Todos los actos de la Semana Santa 2017 en los pueblos de Los Pedroches

    Pinchar en las imágenes para ver las programaciones de cada pueblo.









1 com

Preparando la entrega del Premio Solienses 2017

Quiero recordar a los lectores de Solienses que el domingo 23 de abril, Día del Libro, procederemos a la entrega del Premio Solienses 2017, concedido a Juan Bosco Castilla por su novela El hombre que amaba a Franco Battiato. El acto se realizará a las 12 de la mañana en el Museo del Auto de los Reyes Magos de El Viso, sumándonos de este modo a la circunstancia de que la próxima Navidad se representará de nuevo este auto sacramental que el pueblo de El Viso pone en pie cada cuatro años en su Plaza de la Constitución.


Carteles anunciadores de la próxima edición del Auto de los Reyes Magos de El Viso y de la exposición "No palabras" de 2014.

Coincidiendo que este año se cumple la décima edición del Premio (se entregó por primera vez en 2006, hace doce años, pero en dos ocasiones no se ha convocado), he pensado modificar la estructura del acto de entrega, para darle mayor agilidad, aunque no sé si lo conseguiré, en ello estamos. Lo que sí parece que va encauzada es la recuperación de un proyecto artístico que iniciamos en 2014: la colección de fotografías de los escritores ganadores del Premio Solienses realizadas por fotógrafos de nuestra comarca. Aquel año presentamos en el Centro de Interpretación de la Arquitectura Popular de Dos Torres la exposición  "No palabras. Los ganadores del Premio Solienses vistos por siete fotógrafos de Los Pedroches". Los siete eran Luna Benfer, Peter Font, Miguel Coleto Vizuete, Moisés Vargas, África Villén, Rafa Sánchez y José Jurado, que habían fotografiado, respectivamente, a Juana Castro, Alejandro López Andrada, Pedro Tébar, María Antonia Rodríguez, Francisco Antonio Carrasco, Félix Ángel Moreno Ruiz y Francisco Onieva. Ahora, se añadirán a la colección los retratos de María Pizarro y Juan Bosco Castilla, los dos autores que han ganado el Premio desde entonces, realizados por otros dos fotógrafos de nuestra tierra, para, de este modo, continuar construyendo esta singular iniciativa cultural que aúna arte y literatura. En cuanto esté realizado el trabajo, ya en marcha, adelantaremos el nombre de los dos nuevos fotógrafos, que colaboran altruistamente, como todos, en esta propuesta de Solienses.
1 com

Juan Bosco Castilla: "Me encantaría parecerme a Borges"

"Ha sido un acierto el Premio Solienses de este año", me dice un conocido con el que me encuentro casualmente en un lugar más bien poco literario. Yo no se las pido, pero me da sus explicaciones. "Alejandro y Onieva son ya dos autores consagrados, a los que un nuevo Solienses no les aportaría mucho, puesto que ya lo tienen junto con muchos otros premios, mientras que Juan Bosco, que es un gran narrador, es todavía bastante poco conocido, ni siquiera entre nosotros, como escritor de ficción y este reconocimiento puede ayudarle a despertar". Así me lo dice: a despertar. "En Los Pedroches" -continúa, ya desatado- "tenemos buenos narradores. Me refiero a narradores de novela, a grandes narradores. Está Félix Ángel, Juan Bosco, Luis Murillo, María Antonia". Los nombra así, solo con su nombre de pila, salvo en el caso de Luis. "Son autores de un gran nivel de fabulación y merecen un mayor apoyo. Desde luego, el mayor apoyo es que se vendan sus libros, pero los premios pueden ayudarles a que sean conocidos por el público y una de las metas del Solienses debe ser esa, dar a conocer a autores nuevos, porque estamos viendo que Los Pedroches es una tierra de grandes escritores y hay que apoyarlos, así que, muy bien dado el Solienses. Además, la novela de Juan Bosco ofrece una imagen diferente de Los Pedroches, más moderna, con jóvenes que estudian y viajan al extranjero y miran al futuro y no están siempre aferrados a un pasado que tanto nos ata y, a veces, nos impide avanzar". Le di las gracias amablemente a mi interlocutor mientras pensaba que yo nada tengo que ver en la concesión del Premio, que hay un jurado que delibera y decide y que a sus componentes es a quien hay que pedirles cuentas y achacarles méritos, pero como es poco frecuente que alguien te pare por la calle, o donde fuera, para hablarte de escritores y literatura, pues me ha parecido reseñable y por eso lo traigo aquí.


Resumen de la participación de Juan Bosco Castilla en el "Encuentro de los candidatos al Premio Solienses 2017", que tuvo lugar el pasado 9 de marzo dentro del VIII Salón del libro de Pozoblanco. [Extraído de un vídeo de Canal 54].