Blogdroches Actualidad

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

1 com

Presentaciones de libros en Pozoblanco

Los pasados miércoles y jueves, dentro de la programación de actividades para conmemorar el Día de la Lectura en Andalucía organizada por la Biblioteca de Pozoblanco, tuvieron lugar las presentaciones de los libros ¿A qué llamas tú amor?, de Pilar Muñoz Álamo, y El hombre de las pupilas de oro, de María Antonia Rodríguez, ambas autoras naturales de Pozoblanco. En los actos, que contaron con la presencia de la concejala de Biblioteca, María José Espejo, participaron, además de las autoras, los escritores María Jesús Sánchez y Juan Bosco Castilla.


De izquierda a derecha, María Jesús Sanchez, María José Espejo y Pilar Muñoz Álamo.


De izquierda a derecha, María José Espejo, María Antonia Rodríguez y Juan Bosco Castilla.
8 com

De medios y prudencia

La (feliz) abundancia de medios de comunicación digitales sobre Pozoblanco y Los Pedroches -incluyendo ahí tanto a los profesionales como a los de aficionados- obliga a una loca carrera por apuntarse el tanto de la primicia informativa, lo que inevitablemente juega en contra del rigor y la seriedad exigible a cualquier propuesta que pretenda resultar creíble. No pocas veces hemos leído noticias de urgencia que al poco tiempo (a veces horas) han debido ser rectificadas o matizadas, porque las prisas del bombazo informativo precipitaron una redacción más cercana al sensacionalismo que al respeto debido al lector. Otras veces se magnifican reconocimientos con afán de agradar o se reproducen literalmente una y mil veces sin contraste alguno las notas de prensa que, siempre interesadamente, emiten sin tregua instituciones públicas y empresas privadas.

Hay temas que, por su particular vinculación con el sector, suscitan una especial sensibilidad y todo el gremio se lanza sin freno a su defensa, con miedo cada uno de resultar menos contundente que el anterior, transmitiendo la sensación de un patético corporativismo muy poco filtrado por la racionalidad del objetivismo periodístico. Así, hoy pueden leerse por doquier tremebundas defensas de la libertad informativa dignas de mejor causa, a propósito de la "suspensión temporal de las emisiones" (así la ha calificado el propio Ayuntamiento) de Canal 54, la televisión municipal de Pozoblanco. Según explica el consistorio en una nota informativa, la suspensión se debe a un requerimiento del PP local en tanto no se reciba la correspondiente autorización administrativa para su emisión por TDT, cuya resolución se halla en trámites. Mientras tanto, al parecer, las emisiones continuarán a través de un Canal de You Tube abierto al efecto, lo que, paradójicamente, aumentará exponencialmente su potencial número de espectadores.

En estas proclamas, que más parecieran de autodefensa y que sin duda lo son de oportunismo político, hemos leído grandes plantos por el cierre de la televisión municipal a quien hace poco aseguraba no tenerla siquiera sintonizada en su televisor, elogiar la labor de sus profesionales a quien hasta hace cuatro días criticaba lo inapropiado de su programación, o, más insólito aún, pedir respeto para su dirección a quien la descabezó cuando pudo hacerlo.

Es cierto que el totum revolutum actual del conglomerado medios-redes sociales está llenando de confusión la información local y comarcal y que en esas aguas turbulentas resulta difícil mantener con tino el timón del rigor, pero a veces se pediría un cierto sosiego en la elaboración de contenidos y un mayor pudor en la exposición de las emociones, porque cuando se mezclan con la estricta información ya no son esa cosa ni la otra, sino una tercera.
5 com

La Navidad y la nostalgia de lo perdido


Aliara, durante su actuación en El Silo el pasado sábado.

Partamos de una premisa inicial: la recuperación de la tradición oral se ha convertido ya en una disciplina semejante a la arqueología, que busca restos, rastros, testimonios de lo que hubo y de lo que fue para crear a partir de ellos interpretaciones posibles de una realidad que nunca nos será posible ya conocer del todo como lo fuera ciertamente, sino tan solo como los investigadores de hoy presuponen que fue. En su nuevo disco, Navidad en el Valle de Los Pedroches. Villancicos, romances y aguinaldos, presentado el pasado sábado en el Teatro El Silo de Pozoblanco, Aliara plantea sus hipótesis sobre el folklore navideño de una comarca, la nuestra, que hasta hace tres décadas podía presumir de constituir una reserva natural de la antropología, que, por sus circunstancias geográficas e históricas había logrado mantener intacto un patrimonio inmaterial que en otros lugares había desaparecido o había sufrido gravísimas alteraciones hacía ya tiempo. Hoy, en cambio, la tradición oral de Los Pedroches sufre los mismos males que la de cualquier otro lugar y acercarse a ella precisa en buena parte de intermediarios indirectos de fiabilidad incierta. El hecho de que apenas quepa la posibilidad de contraste obliga, además, a apuestas arriesgadas que quizás hubieran conocido versiones muy diferentes de haber querido el caprichoso azar encontrar la memoria fortuita de otro informante.


VÍDEO: Aliara interpreta el villancico "A Belén", el pasado sábado en El Silo.

Aliara nos ofrece un CD doble con 22 temas que constituye un nuevo monumento colosal en el rescate de la cultura oral de Los Pedroches. Su propuesta, sin embargo, no es notarial con respecto a la tradición, sino interpretativa. Aliara rescata muestras de folklore a partir de informantes (puesto que la recogida viva de material resulta ya imposible) que aportan su propia revisión, sobre la cual el grupo actúa adaptándola a sus particulares propuestas musicales y artísticas, puliendo y embelleciendo la pieza con una técnica depurada que la aleja en su concepto y en su formulación del original remoto para convertirla en una adaptación hermosa válida para la sensibilidad cultural contemporánea. Ejemplo de lo que digo lo constituye la versión del "Aguinaldo de Ánimas" de Añora, del que quizás me ocupe más detenidamente los próximos días.

En este recorrido por la tradición oral navideña encontramos romances, aguinaldos, jotas y nanas que tejen el muestrario de la riqueza singular de un patrimonio cultural único al que solo trabajos emocionantes como el de Aliara lograrán sacarlo del olvido al que parece irremisiblemente condenado. Echamos en falta en el paquete que compone el CD un mayor contenido informativo sobre la procedencia de las piezas y las circunstancias de su rescate, datos ellos que serían de gran utilidad en el futuro para el investigador teórico de la etnología comarcal. Porque el disco Navidad en el Valle de Los Pedroches conforma ya un material imprescindible para el estudio de las formas populares de construcción cultural en nuestra tierra, pero, sobre todo, constituye una fuente maravillosa de goce estético que emociona y admira por igual, en la que uno se siente como en casa, porque entre sus vuelos revolotea la propia infancia, un pasado personal que jamás se quisiera perder, ni olvidar.


José María Sánchez muestra uno de los instrumentos populares que utilizaron durante su actuación.
7 com

Comienzan las obras en la muralla del castillo de Belalcázar


Obras en la muralla del castillo de Belalcázar. [Fotos: Alejandro Ibáñez Castro].

Ya han comenzado las obras de urgencia en el recinto amurallado del castillo de Belalcázar, de cuya intención informamos hace algunos días. Se trata de una actuación sistemática de consolidación de algunos puntos de la muralla que se encuentran en serio riesgo de desplome. El arqueólogo Alejandro Ibáñez Castro ha difundido en su perfil de Facebook algunas fotografías del comienzo de estas obras y otras imágenes que manifiestan el grave deterioro en que se encuentra la fortaleza de los Sotomayor en su interior, sin que, al menos de momento, se tenga prevista alguna intervención que impida lo que, observando las fotografías, se adivina como inevitable.




Deterioro en los muros interiores del castillo.
0 com

¿Cuándo se produjo realmente la unión entre Torremilano y Torrefranca?


Anotación en un documento notarial de 1842 que advierte de la constitución del Ayuntamiento de la nueva villa de Dos Torres.

Durante todo el año 2014 viene desarrollándose en Dos Torres una programación cultural conmemorativa del 175º aniversario de la unión de las villas de Torremilano y Torrefranca. Según consta en la propia web oficial del Ayuntamiento de Dos Torres, "fue el 11 de diciembre de 1839 cuando el General Espartero, regente de la Reina Isabel II, decretó la fusión en un solo municipio de las dos villas: Torremilano y Torrefranca, con el nombre actual de Dos Torres".

Del 4 al 7 de agosto de este año, sin embargo, y formando parte de esa programación conmemorativa, tuvieron lugar las XIII Jornadas de Historia y Desarrollo Local de Dos Torres, en el transcurso de las cuales José Luis González Peralbo, Catedrático de Geografía e Historia en el IES Antonio Mª Calero de Pozoblanco, desarrolló su ponencia sobre "Los protagonistas de la unión entre Torremilano y Torrefranca". Independientemente del título, la intervención de José Luis constituyó básicamente una enmienda a la totalidad y se convirtió en un ejemplo de lo que puede ocurrir cuando la interpretación de la historia sale fuera de los mitos y las leyendas y se entrega a los profesionales. El investigador viene a concluir que resulta prácticamente imposible que la unificación de ambos pueblos se realizara en 1839.

Comienza poniendo de relieve ciertas contradicciones. Hasta septiembre de 1840, alegó José Luis en su intervención, la regente de España fue María Cristina de Borbón. Por tanto, si nos encomendamos a la fecha de diciembre de 1839 que se ha venido transmitiendo tradicionalmente, la autoría de la unión pertenecería a la madre de Isabel II y no al célebre general. En cambio, si consideramos como autor a Espartero la decisión sólo pudo tener efecto en el espacio temporal comprendido entre octubre de 1840 y diciembre de 1841. Tanto las fuentes hemerográficas como notariales que ha consultado el investigador reflejan "de forma innegable" que la separación "real" entre las dos villas se mantiene todavía a finales del citado año 1841. Por otro lado, el primer padrón conservado de vecinos alusivo a Dos Torres es del año 1842, pues los anteriores, incluido el de 1840, distinguen siempre entre Torremilano y Torrefranca. Finalmente, la constitución formal del flamante ayuntamiento de Dos Torres no tiene lugar hasta el día 9 de enero de 1842.

José Luis González Peralbo justifica estas discrepancias cronológicas considerando que la unificación "fue el resultado de varios hitos que se van sucediendo o solapando en un proceso prolongado, producto de varias iniciativas a distintos niveles, con avances y demoras, y con numerosas dudas debido a la grave situación política y militar que afecta a todo el país" y que,en definitiva, "hay que distinguir entre unión oficial y unión real". El profesor no niega que pudiera existir una disposición relativa a la unificación de ambos municipios fechada el 11 de diciembre de 1839 (de la que, sin embargo, no se ha encontrado documentación alguna, siendo la única noticia de su existencia una nota a pie de página en la Corografía de Casas-Deza), pero, caso de existir, el proceso habría sido frenado totalmente por el vuelco político que se produjo con el triunfo electoral de los moderados en enero de 1840 y su propuesta de nueva ley de ayuntamientos que los progresistas -liderados por Espartero- se negaban a aceptar. "La unificación oficial era un hecho pero en la práctica no se había podido consumar", arguye.

Tras el triunfo progresista en julio de 1840 se iniciaron -o retomaron- los pasos hacia la unificación, acelerados durante la regencia del general, culminando el proceso, que no estuvo exento de controversias y enfrentamientos, a finales de 1841 cuando las autoridades de ambas villas recibieron la orden terminante de proceder de inmediato a la unificación y constituir el nuevo ayuntamiento de Dos Torres sin más dilaciones, coincidiendo con la entrada del año 1842. Y de este acto de constitución del nuevo ayuntamiento podría derivar la confusión que vincula a Espartero no con 1842 (año en que realmente se hizo efectiva la unificación) sino con 1839 (año en que pudo quizás publicarse la primera disposición oficial sobre el asunto): “En 9 de Enero de este Año de 1842 se constituyó Ayuntamiento en esta Villa, con el Nombre de Dos Torres por Orden de don Baldomero Espartero, Duque de la Victoria y de Morilla, Regente del Reyno, en la menor edad de la Reyna Dª Isabel segunda, compuesta esta dicha Villa de las de Torremilano y Torrefranca que perdieron su nombre y componen ambas hoy Dos Torres”, reza la primera página de un documento notarial aportado como prueba de que la unión real no se realizó en 1839. En noviembre de 1942, finalmente, se produjo también la unificación eclesiástica, quedando como única parroquia la de la Asunción de Torremilano, mientras la de Santiago de Torrefranca era reducida formalmente a simple ermita.


Fragmento de la intervención de José Luis González Peralbo en las XIII Jornadas de Historia y Desarrollo Local de Dos Torres, celebradas en agosto pasado.
0 com

Primeras imágenes de El camino del águila


Manuel Camacho en una secuencia de "El camino del águila".

La productora Terra Mater ha difundido las primeras imágenes de la película El camino del águila, el nuevo filme del director Gerardo Olivares que está protagonizado por el joven jarote Manuel Camacho (en las imágenes se puede comprobar que Camacho ya dejó de ser el niño de Entrelobos). El camino del águila parte de un documental de naturaleza con imágenes ya rodadas que incorpora la historia de ficción de un niño que encuentra un polluelo de águila y la relación que se establece entre ellos. Manuel Camacho comparte cartel con Jean Reno y Tobías Moretti. La película, que ha sido rodada en los Alpes italianos con un presupuesto de 8,5 millones de euros, tiene previsto su estreno en la Navidad de 2015. [Trailer de la película en la página oficial]



24 com

Ondea la bandera de España


Bandera de España en la Plaza de España de Hinojosa del Duque [Foto: Hinojosa Información].

Según informa la web Hinojosa Información, en Hinojosa del Duque ondea desde el pasado sábado, Día de la Constitución, una gran bandera de España en la plaza local del mismo nombre. Al parecer, el Ayuntamiento ha decidido instalar allí un mástil de 10 metros de altura del que pende una bandera de tamaño proporcional. El hecho ha llamado mi atención por la circunstancia de que hace pocas semanas, a raíz de un programa de televisión, surgió la polémica en diversos medios sobre el excesivo coste de instalaciones semejantes en otras localidades: las más escandalosa, desde luego, resultó ser la gigantesca bandera de la Plaza de Colón en Madrid, que costó la friolera de 378.000 euros, o la de Gran Canaria (350.000 euros), pero también se citaron otros casos en los que, siendo el coste mucho menor, se consideró igualmente desproporcionado para una época de crisis como la actual en la que asistimos a carencias de necesidades básicas: Barcelona (41.969 euros) o Ciempozuelos (22.000 euros), entre muchos otros. Precisamente para despejar estas suspicacias que rodean desde entonces a la instalación de banderas gigantes en las plazas de España, constituiría un brillante ejercicio de transparencia institucional que llegáramos a conocer el precio que les ha costado a los hinojoseños disfrutar de una gran bandera nacional ondeando al viento en su recoleta Plaza de España.
7 com

Palmarés del IV Concurso de Cortos "Muestra de Cine Rural de Dos Torres"


Imagen de "Desolado", corto de Víctor Nores ganador del IV Concurso de Dos Torres.

Se clausuró la XII Muestra de Cine Rural de Dos Torres sin que llegara a vislumbrarse cine rural por ninguna parte. Ayer se publicó el fallo del IV Concurso de Cortometrajes, con el siguiente resultado: en la Categoría General se alzó con el primer premio Desolado, de Víctor Nores [el corto puede verse completo pinchando en este enlace], mientras que la experiencia colegial Nos gustan los gusanos, de María Elena Solbes, quedó en segundo lugar. En la Categoría Comarcal el premio fue para Historias de un bar de pueblo, de la Asociación Cultural CortoCAMcamo, fallo solo explicable si este fuera el único corto presentado a concurso, y quizás ni aún así.


Historias de un bar de pueblo. [Corto completo]


Nos gustan los gusanos [Corto completo].
0 com

La Cueva de la Osa


Cueva de la Osa [Foto: Moisés Vargas].

Hace unas cuantas semanas Moisés Vargas visitó la Cueva de la Osa, en el término municipal de Pozoblanco, y realizó unas cuantas fotografías tan espectaculares como todas a las que nos tiene acostumbrados. Se trata de un bien patrimonial que aparece en los repertorios institucionales como declarado de Interés Cultural (BIC), con la categoría de Monumento, aunque en realidad tal declaración no obedece a una valoración singular del abrigo, sino a una resolución genérica que se realizó en la Ley de Patrimonio Histórico Español de 1985 a "todas las cuevas, abrigos y lugares que contengan manifestaciones de arte rupestre". Se encuentra en el paraje de Peña Águila, en un enclave de no fácil acceso, y constituye uno de esos lugares casi desconocidos de Los Pedroches, de los que se ha oído hablar, pero que pocos han visitado.

Las primeras noticias sobre la cueva las proporcionó A. Carbonell en los años 20 del siglo pasado. En 1998 Juan Carlos Vera Rodríguez y Antonio Molina Expósito realizaron en ella una Intervención Arqueológica de Urgencia [ver Memoria de la Intervención] durante la cual estudiaron las manifestaciones artísticas rupestres que se encuentran tanto en la propia cueva como en el denominado Cortado de la Osa donde esta se ubica, las cuales suponen uno de los máximos exponentes del arte rupestre esquemático documentado en la Sierra Morena Cordobesa. El cortado cuenta con 22 figuras -algunas de las cuales se interpretan como antropomorfas- de tipo esquemático en color rojo, realizadas mediante la técnica del trazo simple y distribuidas en tres paneles. En la cueva propiamente no se ha distinguido con claridad la existencia de pinturas, aunque la presencia de graffitis modernos podría ocultar algunos motivos pictóricos primitivos.

El lugar no cuenta con un contexto arqueológico claro, aunque en sus inmediaciones se encontraron materiales líticos tallados en cuarcita y silex correspondientes a diversas cronologías prehistóricas. Como muchos otros sitios arqueológicos de Los Pedroches, tanto el cortado como la cueva carecen de cualquier tipo de protección tanto contra acciones vandálicas como tendente a aminorar el impacto de la propia acción de la naturaleza sobre las pinturas.


Pinturas del cortado de la Osa. Calco del panel 3 realizado por Vera y Molina.
11 com

A Pozoblanco no le gusta el teatro


Ramón Fontseré y Pilar Sáez, el pasado sábado como Cipión y Berganza en Pozoblanco.

"¿Qué tiene que venir a Pozoblanco para que el teatro El Silo se llene?", se preguntaba hace unos días M. Luna Castro en el diario Córdoba, tras reconocer que la representación de El coloquio de los perros de Els Joglars apenas logró ocupar la mitad de la sala. "El teatro siempre ha tenido tirón en Pozoblanco", se argumenta, y esa constatación hace más incomprensible que una y otra vez asistamos al vergonzoso hecho de que espectáculos teatrales de primer nivel que recalan en El Silo no alcancen un número mínimo de asistentes que justifiquen tal afirmación. Ante ello, no cabe más que una conclusión: en Pozoblanco (y, por extensión, en Los Pedroches) no hay tanta afición al teatro como se cree.

Cuando se dice que nuestros pueblos (porque esta afirmación es habitual en casi todos ellos) tienen mucha afición al teatro, en realidad se está hablando de otra cosa. Se está hablando de aquella costumbre antigua de los teatros de aficionados que conseguían llenar los salones parroquiales donde se representaban sus obras porque en el escenario iban a aparecer la hija, el tío y la sobrina del espectador y el interés residía en comprobar lo bien que lo hacía la niña o el abuelo más que en las cualidades teatrales del espectáculo en sí. Todavía por los escenarios de nuestros pueblos, cuando surge cualquier iniciativa teatral espontánea, se siguen representando casi en exclusiva las obras de los Quintero, Alejandro Casona y Arniches, como plasmación irrefutable de un estado de hibernación artística del que no hemos conseguido salir del todo.

Es cierto que la representación de Els Joglars del sábado pasado nos dejó un poco fríos: sobresaliente la puesta en escena y la interpretación actoral, pero muy deficiente la adaptación de la obra cervantina, que no aprovechó la batería de recursos cómicos que el original ofrece y oscureció con innovaciones de dudosa eficacia el reflejo crítico de una sociedad siempre en crisis moral. Pero ni siquiera esto, que solo pudimos saberlo a posteriori, justifica que, si tanta afición hay al teatro en Pozoblanco y Los Pedroches, no se agotaran las entradas para El Silo el sábado pasado, ante un reclamo de la máxima potencia. Que cada uno saque sus propias conclusiones.