Lo más leído en los últimos días

BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

0 com

"Desde que me recuerdo como persona, la literatura y la palabra son mi hogar"

Anoche se entregó en Villanueva de Córdoba el Premio de Poesía Juana Castro


Juana Castro (centro) junto a los dos poetas galardonados anoche [Fotos: Solienses].

Anoche tuvo lugar en el Teatro Municipal de Villanueva de Córdoba la ceremonia de entrega del Premio de Poesía Juana Castro de las ediciones de 2020 y 2021, que no habían podido celebrarse en su momento debido a la pandemia. En el año 2020 resultó ganadora la poeta granadina Gracia Morales por su obra Apuntes para un diccionario, mientras que en 2021 se alzó con el galardón el pacense, afincado en Sevilla, Gregorio Dávila de Tena con el poemario Un hombre que no conoce Nueva York.


El concejal de cultura del Ayuntamiento de Villanueva de Córdoba, Juan Manuel Risques, recordó las consideraciones del jurado al conceder estos premios. En la obra de Gracia Morales el fallo destaca "la belleza y la complejidad del vivir, que se dan la mano en los poemas tremendamente humanos, porque plantean la contradicción, la duda, lo que se esconde en la primera apariencia, sin descifrar del todo esa contradicción con la que vivimos, pero sin aleccionarnos, con una exquisita delicadeza”. En cuanto al poemario de Gregorio Dávila, el jurado indica que "entrelaza lo conocido con el salto al Más Allá y hace poesía y música de la naturaleza como de la propia biografía. Evoca desde lo uno lo diverso y desde el yo la tradición poética universal, en una particular ensoñación que da la imagen de Nueva York que nos transmitieron nuestras maestras y nuestros maestros, poetas que van de Federico García Lorca, José Hierro o Juan Ramón Jiménez hasta Neruda, Gamoneda, Li Po, Gloria Fuertes o Alejandra Pizarnik, o la cantante Chavela Vargas".


Gracia Morales al recoger su premio, con Juana Castro y Dolores Sánchez, alcaldesa de Villanueva de Córdoba.

En su intervención Juana Castro señaló que Apuntes para un diccionario "bascula sobre el día a día de una mujer mientras sueña, mira envejecer a su madre, rememora, vigila al hijo dormido y canta para espantar el miedo. Poemas breves y certeros, como el título del libro. La complejidad de vivir junto a la belleza, la contradicción y la duda, el paso del tiempo, la filiación y la maternidad. Poética del día a día de una mujer que podríamos ser todas". Un hombre que no conoce Nueva York, en cambio, según Juana, "se compone de poemas extensos para rememorar una ciudad, Nueva York, sin haberla visitado. Un hombre que no conoce Nueva York es el sujeto poemático que escribe a la vez desde el yo y desde la tradición poética. Poesía torrencial, musical, de un autor que sorprende por su amplio conocimiento de la mejor poesía en lengua española".


Gregorio Dávila, junto a Juana Castro y Dolores Sánchez.

Gracia Morales agradeció el premio recibido, manifestando su admiración por Juana Castro. "Desde que me recuerdo como persona, creo que la literatura y la palabra son mi hogar, mi verdadero hogar". Y añadió: "La poesía nos permite escribir lo que a veces no somos capaces de decir. En ese cuidado con la palabra encontramos maneras de expresar algo que con la sola palabra oral nunca podríamos decir de la manera exacta y justa que estamos buscando". Gregorio Dávila, por su parte, intentó explicar el motivo de seguir enfrentándose a la creación poética a pesar de la larga tradición literaria: "A veces los poetas pensamos que ya no hay nada que decir, que está todo dicho, sin embargo, no hay otra persona que sea un Gregorio como yo, con una biografía, con una biología, con una herencia, con una lectura poética como la mía".


El acto finalizó con la intervención de Dolores Sánchez, alcaldesa de Villanueva de Córdoba, que subrayó el compromiso del Ayuntamiento con este premio y pidió a los poetas ganadores "que lleven a Villanueva de Córdoba en su corazón, a pesar de que cuando se presentaron al premio conocían seguramente a Juana Castro pero no sabían dónde estaba su pueblo". Antes habían intervenido también Cristina Casanueva, delegada territorial de Cultura de la Junta de Andalucía, y Salud Navajas, delegada de Cultura de la Diputación de Córdoba. La también poeta jarota Yolanda López actuó como presentadora y la Escuela de Música de Villanueva de Córdoba puso la nota musical al acto.


Yolanda López y un grupo de alumnos que intervino en la presentación.

Autoridades que participaron en el acto.

Foto final con poetas y autoridades.
0 com

Así será la entrega del Premio Solienses 2022

Entrada a Alcaracejos por la calle Pozoblanco, con el Silo a la derecha [Fotos: GoogleMaps].

LUGAR


Antiguo Silo de Alcaracejos (hoy Centro termal).

Calle Pozoblanco, 37. 


Cómo llegar: No tiene pérdida, su presencia es imponente. Viniendo desde Pozoblanco o Añora, está en la calle por la que entramos a Alcaracejos, a la derecha. Si venimos desde Córdoba o desde El Viso, al llegar al cruce de los semáforos hay que girar en dirección a Pozoblanco y ahí lo tenemos enseguida, a la izquierda. Si venimos desde Villanueva del Duque, Hinojosa, Belalcázar, al llegar a los semáforos hay que seguir de frente, en dirección a Pozoblanco, y el Silo queda a la izquierda.



PROGRAMACIÓN


11:15 h. Visita guiada al edificio del Silo, a cargo de Antonio Calvo García, técnico de Cultura del Ayuntamiento de Alcaracejos.


12:00 h. Acto de entrega del Premio Solienses 2022 a José Manuel Blanco por su novela Pueblo chico, infierno grande. Intervendrán Antonio Merino, editor de Solienses; José Luis Cabrera, alcalde de Alcaracejos; Sergio Rubio, en nombre del jurado; y José Manuel Blanco, autor premiado, quien recibirá el arado romano de Ofiarpe. El acto se desarrollará al aire libre (tranquilos: habrá sombra).


12:45 h. Actuación de La Banda del Soul


13:05 h. Copa y conversación.


1 com

Un verano de "teatro popular" en Los Pedroches

Representación de "Asonada" en 2018 [Foto: Francisco Rubio Misas].

Hace tiempo que la entrada "Teatro popular", escrita en 2006, viene siendo una de las más visitadas y de las que aparece con mayor frecuencia en el top 5 de "Lo más leído en los últimos días". Allí reflexionaba en torno a ese concepto cultural a propósito de algunas representaciones teatrales que comenzaban entonces a despuntar en Los Pedroches y que hoy parecen propuestas más o menos consolidadas (La vaquera de Hinojosa y El halcón de Belalcázar).


Estas iniciativas de empuje institucional han gozado de cierta fortuna durante los últimos lustros y han conseguido bastante arraigo en la programación cultural de sus respectivas localidades, hasta convertirse no solo en hitos muy marcados de promoción turística, sino también en elementos constitutivos de la identidad local. Ello ha animado a otros pueblos a levantar propuestas semejantes (obras de carácter histórico representadas de modo coral por los propios vecinos), hasta el punto de que en los últimos días se han presentado dos nuevos proyectos de montajes teatrales que se pondrán en escena este próximo verano.


Por un lado, el Ayuntamiento de Pedroche ha presentado a los medios de comunicación la segunda edición de Asonada, una propuesta escénica sobre la destrucción del castillo de Pedroche que se estrenó con éxito en 2018. La intención era haberla representado de nuevo en 2020, con motivo de la celebración del 500 aniversario del comienzo de la construcción de la torre parroquial (emplazada en el mismo lugar donde se ubicó en su día el castillo), pero la pandemia de covid-19 lo impidió. Ahora volverá a llenar su escenario al aire libre del 25 al 28 de agosto de este próximo verano. Dirigida por Emilio Escribano, la obra cuenta con la participación de 120 personas (90 de ellos actores), en su mayoría naturales del propio Pedroche. La representación de Asonada tiene como base la obra homónima de Carlos Boves (candidata al Premio Solienses en 2010) y está inspirada en el episodio de toma y destrucción del castillo de Pedroche a manos de los propios vecinos de la localidad en tiempos de los Reyes Católicos.


En Belalcázar, por su parte, se ha dado a conocer también estos días la intención de llevar a cabo la representación de La leyenda de la Cueva de la Mora de Gafiq durante los días 5, 6 y 7 de agosto. La iniciativa parte de la Asociación Cultural Turdulia y persigue el estreno de una obra teatral escrita por el Cronista Oficial Joaquín Chamero Serena en torno a los amores prohibidos entre un caballero cristiano, que es apresado por los moros, y la hija del juez de Gafiq, una joven árabe que cae rendidamente enamorada de él y se ve por ello enfrentada a su familia. La versión local de esta leyenda castellana está apoyada por la existencia de determinados lugares en los alrededores del pueblo que la dotan de un marco físico transmitido oralmente durante generaciones. El alcalde de Belalcázar ha adelantado que si la nueva propuesta teatral tuviera éxito podría representarse periódicamente cada cuatro años, alternándose cada dos con la otra obra de carácter histórico que ya se pone en escena en la localidad, El halcón y la columna. Francisca Jiménez González será la encargada de la dirección.


No hay que olvidar que este verano corresponde también la representación cuatrienal en Hinojosa del Duque de La vaquera de la Finojosa, basada en una famosa serranilla del Marqués de Santillana. La puesta en escena, que alcanza ya su octava edición, estará en esta ocasión dirigida por Pedro Calvo Díaz y se llevará a cabo del 2 al 5 de agosto en el majestuoso escenario de la Plaza de la Catedral .


El propio alcalde de Hinojosa del Duque, Matías González, representará este año al Marqués de Santillana y Mónica González a la Vaquera (ambos en la foto durante la presentación de la obra realizada el asado 5 de febrero) [Foto: Ayuntamiento de Hinojosa del Duque].
2 com

Diez protagonistas en la entrega del Premio Solienses

Tendrá lugar el próximo domingo 22 de mayo en Alcaracejos.


El autor

José Manuel Blanco es natural de Torrecampo y autor de varias obras de narrativa y reportajes publicadas en Amazon. Justamente estos días acaba de ver la luz su última producción, Seis colores y ocho ciudades, una especie de guía de viajes por ciudades que han inspirado relatos en los que la comunidad LGBTIQ+ se cuenta y se explica a sí misma cómo es su mundo.


La obra

Pueblo chico, infierno grande es la segunda novela del autor, con la singularidad de situar la acción en un pueblo imaginario pero que nos resultará muy familiar. El jurado del Premio Solienses destacó en su fallo "la ruptura que Pueblo chico, infierno grande supone en cuanto al modo costumbrista habitualmente utilizado para contar historias sobre nuestros pueblos, así como el tono divertido y jovial que recorre toda la narración". Igualmente señaló que la novela "contribuye, desde su plasmación idílica y, por tanto, irreal, a la normalización del tema de la homosexualidad en el ámbito rural".


Ofiarpe

La Asociación de artesanos de Los Pedroches Ofiarpe es la artífice de la réplica del arado romano que simboliza el Premio Solienses. Es una obra de creación colectiva, con partes de hierro, de madera y de granito trabajadas por diferentes personas para crear un resultado común. 



El Silo

El silo de Alcaracejos es el edificio más alto de la localidad. Fue inaugurado en 1970 como almacén de cereales y recientemente ha sido transformado parcialmente en centro termal. Presenta una construcción grandiosa que lo convierte en una muestra representativa de la arquitectura industrial de Los Pedroches y, por tanto, del patrimonio monumental comarcal. Sebastián Muriel ha investigado sobre su historia en esta entrada de su blog. A partir de las 11:15 h. se podrá conocer el edificio del Silo en una visita guiada por Antonio Calvo García, técnico de cultura del ayuntamiento de Alcaracejos.



Alcaracejos

La localidad de Alcaracejos está situada en el principal cruce de carreteras de la comarca. Con sus 1.481 habitantes ofrece al visitante recursos turísticos destacados, como el propio centro termal del Silo, el Museo de la Matanza o el Camino Mozárabe a Santiago. Entre sus tradiciones más celebradas destaca el Día de la Matanza, la Romería de la Virgen de Guía y las representaciones de los Coloquios de la Infancia de Jesús, que se celebran cada cuatro años y que tienen el 5 de enero de 2023 su próxima cita.


Sergio Rubio

Sergio Rubio participará en el acto de entrega del Premio Solienses como representante del jurado que lo otorgó. Personaliza el mundo de las redes sociales y la influencia que estas tienen en la cultura y en la sociedad contemporáneas. Sergio puede presumir de ser el instagrammer con más seguidores de la comarca. Su perfil "Relatos en números romanos", en el que publica pensamientos positivos de autoayuda emocional y crecimiento personal, cuenta con 107.000 seguidores. Su página de Facebook mantiene 241.000 seguidores.


La Banda del Soul

La Banda del Soul, de Pozoblanco, cerrará el acto de entrega del premio con un pequeño concierto en formato acústico. Heredera de otros grupos anteriores de la localidad, la Banda representa el espíritu musical pop-rock que siempre ha existido en Pozoblanco. Interpretará cuatro temas, entre ellos un estreno absoluto basado en un poema del poeta local Hilario Ángel Calero.



Hilario Ángel Calero

Natural de Pozoblanco, donde fue bibliotecario y Cronista Oficial. Escritor polifacético, publicó varios libros de poesía donde Los Pedroches estaban siempre presentes y alcanzó cierta fama popular con sus "hilariadas", frases humorísticas al modo de las greguerías de Gómez de la Serna. Este año se cumple el centenario de su nacimiento y desde Solienses, con la generosa colaboración de la Banda del Soul, queremos rendirle este pequeño homenaje para recordar su figura.


17 pueblos

La librería virtual 17 Pueblos asumió hace ya años el reto de poner a disposición de los lectores todos los libros publicados por autores de Los Pedroches o cuya temática esté relacionada con la comarca. Es un instrumento importantísimo de divulgación cultural, porque permite el acceso a obras cuya difusión generalmente es muy reducida y que sería difícil o imposible encontrar de otro modo. La librería 17 Pueblos nos acompaña en el acto de entrega poniendo a disposición de los asistentes el libro ganador de este año y también las obras candidatas y premiadas de ediciones anteriores.


El mundo de la cultura

Durante todas las ediciones anteriores, el acto de entrega del Premio Solienses ha sido una cita para el encuentro entre representantes del mundo de la cultura en Los Pedroches. Escritores, artistas, políticos, asociaciones, periodistas, lectores y público en general acudimos allí para compartir nuestra inquietud y manifestar nuestro compromiso con la comarca. La mera asistencia a este acto constituye un gesto de apoyo a esta iniciativa de promoción de la literatura comarcal y esperamos que así lo siga siendo en el futuro. Gracias Juana Castro por representar este espíritu.


0 com

La Banda del Soul actuará en la entrega del Premio Solienses

La Banda del Soul actuando el verano pasado ante la Catedral de la Sierra en Hinojosa del Duque [Foto: La Banda del Soul]. 

La Banda del Soul es el resultado de la evolución de la histórica Banda Trapera de Pozoblanco, llamada luego simplemente La Trapera. Hace un tiempo tomaron este nuevo nombre conservando varios de sus componentes originales junto a nuevas incorporaciones y ya ofrecieron algunos conciertos el verano pasado en Pozoblanco e Hinojosa del Duque. Juan Manuel Giménez (Lele), Rafa Dueñas, Pepe González, Angélica Pérez, José Manuel Cote (Toti), Mª Ángeles Dueñas, Antonio Jiménez y Miguel Márquez son sus componentes actuales. 

La Banda del Soul nos acompará este año en la entrega del Premio Solienses el domingo 22 de mayo en Alcaracejos, manifestando así también su compromiso con la cultura de Los Pedroches. Interpretará en formato acústico cuatro temas, entre ellos uno especialmente significativo. Se trata de una canción basada en un poema del poeta pozoalbense Hilario Ángel Calero, del que se cumple ahora el centenario de su nacimiento y al que queremos homenajear humildemente de esta sencilla manera. También es posible que escuchemos la nueva versión de "El ajusticiado", un tema inspirado en la ejecución de Pérez Zafra que ya conocimos a través de Solienses hace algunos años. Sin duda, será un magnífico cierre para este reencuentro con la literatura de nuestra tierra.


 
La Banda del Soul interpreta "El sitio de mi recreo" (Antonio Vega).
1 com

La Casa de Los Pedroches hace el Camino

El grupo de peregrinos a su salida de Alcaracejos [Fotos: Agustín Merino].

Un grupo de 38 socios de la Casa del Valle de Los Pedroches en Córdoba realizó el pasado sábado una actividad de senderismo recorriendo un tramo del Camino Mozárabe a Santiago, entre Alcaracejos y Fuente La Lancha. Una actividad concebida para contribuir a mantener vivos los lazos de unión entre los que viven en la capital provincial pero tienen parte de su corazón en esta comarca en la que nacieron. "Siendo importante el paseo por encinares y parajes preciosos en plena exuberancia primaveral, el compromiso con las creencias particulares, los bellos y antiguos monumentos como la Iglesia de San Mateo en Villanueva del Duque, su Museo con imágenes de madera románicas o la singular de Santa Catalina en Fuente la Lancha y su artesonado propio de grandes ciudades, mucho mayor regocijo nos produjo la acogida que tuvimos en los tres pueblos insertos en el Camino", reconoce con emoción Juan Emilio García, presidente de la asociación. En Alcaracejos fueron recibidos por María José Romo, concejala de Cultura; en Villanueva del Duque por su homólogo, Tomás I. Ruiz, y el párroco de San Mateo. En Fuente la Lancha, finalmente, el propio alcalde, José Chaves, actuó como anfitrión y guía del grupo.


La Asociación, por otra parte, va a presentar el próximo 10 de junio el libro recopilatorio de su trayectoria desde su fundación en 1974, que ha publicado recientemente. El acto se llevará a cabo en el salón de actos del IES Los Pedroches de Pozoblanco a las 20:30 horas.


Los asociados a la Casa del Valle de Los Pedroches en el olivo del Calvario de Fuente La Lancha, con su alcalde.
1 com

Invitación a celebrar la literatura de Los Pedroches


En una fragua de Añora suena un martillo golpeando a su ritmo un hierro sobre el yunque. En Santa Eufemia un artesano de la madera lija y alisa un trozo de encina. En Hinojosa del Duque una maza y un cincel pulen un bloque de granito. El arado romano del Premio Solienses está a punto de nacer, recién confeccionado estos días expresamente para la ocasión feliz que nos aguarda el domingo 22 de mayo a mediodía en el silo de Alcaracejos.


Allí, un año más, nos reuniremos para rendir homenaje a la cultura de Los Pedroches y, singularmente, para celebrar su literatura. José Manuel Blanco recibirá el galardón otorgado a su novela Pueblo chico, infierno grande y le acompañaremos en este día gozoso para él quienes pensamos que la literatura debe ser también un instrumento para cambiar la sociedad en la que vivimos y hacerla mejor en todo aquello que no nos gusta demasiado. En un lugar tan extraño y sorprendente como un silo, que ayer fue almacén de cereales y hoy se ha transformado en centro termal, un híbrido tan extraordinario como la propia naturaleza humana, el Premio Solienses marcará una nueva estación en su peregrinaje anual por los pueblos de la comarca.


Los próximos días iremos avanzando algunos atractivos que acompañarán al acto de entrega del premio. Mientras, en esta primavera tan repleta de ritos y ceremonias que vivimos en nuestra comarca, apunten esta fecha en sus agendas. No se necesita invitación. Tan solo acercarse y entrar al fabuloso mundo literario de Los Pedroches. El de hoy y el de quienes nos precedieron. Bienvenidos.

1 com

Lo que queda del día

Romeros de la Virgen de Veredas [Fotos: Solienses].

Cuando ayer salí de Añora todavía cientos de personas recorrían las calles visitando las cruces en agradabilísimo paseo a esa hora dorada de la tarde. En el cielo se veían tronando los Eurofighter de Morón de la Frontera sobrevolando Dos Torres, en Villaralto la Divina Pastora abandonaba ya las riberas del Guadamatilla y en Santa Eufemia la Virgen de las Cruces regresaba gozosamente a su pueblo. Tras pasar por Torrecampo vi de pronto un cartel que anunciaba "Santuario" y no pude evitar un volantazo instintivo.


La Romería de la Virgen de Veredas de Torrecampo es una de las más multitudinarias de la comarca. Cuando llego al paraje, poco antes del atardecer, ya los romeros andan recogiendo los restos de lo que ha sido el hogar por un día. Una cadena de coches enfila hacia el pueblo, cumplido el ritual que impone la fe y la tradición,  pero aún resisten muchos otros repartidos por las colinas que desembocan en el Guadamora. El paisaje rompe de belleza en esta frontera entre abril y mayo. Aparco mi coche al final del camino polvoriento y desde allí se divisa una panorámica espectacular. Desciendo a pie serpenteando entre jaras y barbacoas, oliendo restos de carne asada. Un inmenso aparcamiento de vehículos ocupa toda esa ladera y un poco más adelante, siguiendo el carreterín, se accede a las proximidades de la ermita.


Asistimos al final de la jornada. Los feriantes recogen sus lonas, limpian los recipientes de la granizada, empaquetan los peluches sobrantes. Pero hay cierta voluptuosidad que se resiste a ser vencida. A un lado suena música de reguetón y rumbas a todo volumen, inundando de contexto aquellas sierras. A otro, todavía hay cervezas y vino sobre la barra del bar. Grupos de jóvenes encendidos charlan cubata en mano, como preparando lo que está por venir si todo fuera como se desea. El día se acaba y se acerca la angustia fatal de la insatisfacción, si acaso las previsiones no se hubieran saciado adecuadamente. Bajo la aparente tranquilidad de la tarde, late un apetito contrariado que pudiera desatar la tragedia, si fuera Saura el director. La fe viva de esta mañana comienza a convertirse ya en resignación.


Me acerco a la ermita. Un niño tira de la soga de la campana, animado por su madre. En el interior, unos rezan y otros toman imágenes con sus móviles, dos formas de devoción. Detrás de la ermita se aprovechan los últimos rayos del sol. Dos chicas vestidas de flamenca recortan su figura contra las paredes blancas del santuario. Desde el río, se adivina la noche caer y un rato más tarde, cuando me detengo en un tramo de carretera abandonada junto al Guadalmez, aún se escucha un eco triste de sonidos al otro lado de la montaña, donde bullen tantas pasiones y tanto afán por justificarse aún en lo poco que queda del día.


Charlando tras la ermita.

Los feriantes recogiendo sus aparatos.

Ermita de la Virgen de Veredas al atardecer.

Imagen de la Virgen.

Con traje de flamenca.

Los caballistas se retiran.

Aparcamiento en la ladera.
0 com

San Pedro y Plaza Andalucía ganan las Cruces del reencuentro en Añora

La Cruz de la Plaza de San Pedro en la modalidad de exteriores y la de Plaza Andalucía en interiores han ganado el concurso de Cruces en Añora en este esperado regreso tras dos años sin celebrarse la fiesta a causa de la pandemia. La cruz de Plaza Andalucía ha obtenido la máxima puntuación por parte de todos los miembros del jurado, tanto el de las cruceras como el externo. Así se han distribuido los puntos: 

Cruces de interior

Primer premio; Calle Andalucía (50 puntos).

Segundo premio: Calle Doctor Benítez (42,5 puntos).

Tercer premio: Calle Olivos-Concepción (42 puntos).

Cuarto premio: Calle Concepción, 16 (41,5 puntos).

Cruces de exterior

Primer premio: Plaza de San Pedro (104 puntos).

Segundo premio: Calle Virgen (84 puntos).

Tercer premio: Cruz de Arriba (80 puntos).

Cuarto premio: Plaza del Chaparral (75 puntos).

Calle Cantarranas (74 puntos).

Calle San Martín (73 puntos).

Calle Amargura (65 puntos).

Calle Amargura-Consultorio (45 puntos). 

Cruz infantil

0 com

Un reconocimiento que obliga

Cruz de interior en 2019 [Fotos: Solienses].

Hace pocos meses el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía acordó inscribir en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz (CGPHA), como Bien de Interés Cultural (BIC) en la tipología de Actividad de Interés Etnológico, a la Fiesta de la Cruz de Mayo de Añora, a la que ha considerado "una actividad que ejemplifica de manera extraordinaria la diversidad de manifestaciones inmateriales existentes en la comunidad andaluza". La noticia supone un reconocimiento de la singularidad y relevancia que posee la fiesta noriega y viene a evidenciar la riqueza patrimonial en el ámbito etnológico que representa Añora en particular y la comarca de Los Pedroches en general.


El hecho es destacable porque se trata de la primera inscripción en esta tipología que se realiza en la provincia de Córdoba. Ninguna otra manifestación etnológica de la provincia aparece en este momento inscrita en el CGPHA como Bien de Interés Cultural, pues hasta ahora se ha destacado  exclusivamente el Interés Turístico de tales celebraciones. A nivel andaluz, la Fiesta de la Cruz de Añora comparte catalogación con el Carnaval de Cádiz, el Festival de Verdiales de Málaga o las Danzas del Corpus de Huelva, por citar algunas muestras de la cultura popular andaluza que han recibido también esta distinción.


La Fiesta de la Cruz de Añora, que arranca de antiguos rituales agrarios y de celebraciones paganas de corte naturalista sincretizados con los ceremoniales litúrgicos de las cofradías de la Vera Cruz, ha vivido en las últimas décadas una insólita evolución en su aspecto externo que la ha convertido en una excepcional muestra de artesanía efímera que encandila cada primer domingo de mayo a todos los que acuden atraídos por la fama, incrédulos de que tanta belleza pueda ser verdad. Las cruces, tanto de interior como las monumentales de piedra que se visten en las calles, se alzan como monumentos de luz envueltos en una blancura infinita que deslumbra y llena al espectador de interrogantes sobre cómo todo aquello ha sido posible.


Cruz de interior en 2019.

Pero, al mismo tiempo, la fiesta noriega ha sabido conservar la pureza de su origen, el empuje popular y su significado profundo como seña de identidad local. Se trata de una fiesta ajena a las formalidades religiosas y a las directrices institucionales. Nace cada año de la voluntad de las mujeres de Añora que deciden por su cuenta, sin jerarquías ni estructuras, lo que debe ser y de qué modo y, aunque nada es ya como antes, en el fondo de esta celebración late aún ese aliento de autenticidad que la diferencia de otras expresiones populares que con el tiempo han sucumbido al afán manipulador de las administraciones públicas.

Las fiestas tradicionales viven un momento de quiebra por los muchos peligros que las acechan, siendo el primero de ellos la despoblación de las zonas rurales, que afecta a las formas tradicionales como a cualquier otra manifestación de la vida comunitaria. También han supuesto un riesgo para el mantenimiento de la tradición algunos cambios sociales que impiden la transmisión de saberes, debido en parte a la inexistencia de espacios intergeneracionales de convivencia, o la globalización del turismo rural, que suele condicionar la organización del ritual hasta convertirlo en un “espectáculo” que se sirve al visitante en lugar de vivirse como algo propio e interior, todo ello forzado por condicionantes económicos o de representación ajenos a la propia celebración.


Frente a estos riesgos, la declaración de la Fiesta de la Cruz como BIC supone una ayuda simbólica institucional, pero sobre todo un aldabonazo a la conciencia del pueblo de Añora para que se esfuerce aún más en la protección y salvaguarda de esta celebración. Se trata de un reconocimiento que obliga, más que a la complacencia, al compromiso con una fiesta que representa lo más genuino de la tradición local noriega y de Los Pedroches.