BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

2 com

El timo de la estampita


La Virgen de Luna con la foto de los tres astronautas del Apolo XI [Foto: Crónica].

La religión está hecha de mitos. Los ritos populares rezuman credulidad, ingenuidad, inocencia. Candor. Algunos lo llaman fe. La leyenda del pastor, los milagros, la bellota. Los aceptamos como parte creativa de nuestro compromiso cultural con la tierra que nos acoge y nunca se nos ocurriría aplicarles el filtro de la razón, porque se trata de diferentes dimensiones que merecen aproximaciones opuestas. Los mitos embellecen la realidad. La cotidianeidad sería mucho más dura sin los adornos fastuosos que aportan las creencias tradicionales.

A veces, sin embargo, resulta imposible sustraerse. Anda estos días queriendo colarse en el imaginario colectivo, con intención de trascender, la fábula de que una estampita de nuestra Virgen de Luna viajó a la propia Luna en el Apolo XI allá por 1969. La postverdad de la periodista no deja espacio a la piedad del comentarista: "Es la patrona de Pozoblanco y una estampita suya acompañó a Armstrong y demás astronautas en aquel gran paso para la Humanidad", afirma el titular sin despeinarse, sabiendo que todo es mentira. Leemos la historia y nos resulta conmovedora la tenacidad del secretario de la cofradía, pero el rumor no hay quien se lo trague, por mucha voluntad que le pongamos. Las contestaciones tan educadas como protocolarias de la NASA y las fotos firmadas de los tres astronautas (se venden ya devaluadas en Ebay por quince dólares -vale, y en Collectors por 500) solo demuestran el empeño vehemente del cofrade, merecedor de todos los elogios devocionales, pero no hay ningún dato real que apuntale afirmaciones tan gruesas como que "en ese primer viaje en el Apolo XI había ido una de esas primeras estampillas de la Virgen, portada por uno de los tres astronautas" o que "estuvo a punto de que Armstrong, Aldrin y Collins viajaran a Pozoblanco para ser nombrados hermanos de la Virgen de Luna". Y lo peor de todo: el sentido común tampoco lo admite.

A cambio de tanta credulidad, la periodista, como Dolors Montserrat, lo mete todo en el mismo tarro y casi explota: la Virgen de Luna, Paquirri, "un pequeño pueblo de apenas 15.000 habitantes" que se "santiguaba" cuando escuchaba hablar de astronautas, Pedro Duque, la Asociación de Radioaficionados, y no sé si hasta la alusión a Bienvenido Mr. Marshall no será también una clave sibilina interpretativa del relato.

Es bonita la historia, gusta leerla, y nos seduce sobre todo el personaje de Felipe, que imaginamos salido de una novela de Luis Landero. Pero, cuidado, que estas cosas las carga el diablo (y lo digo con toda la intención). Se empieza con una anécdota y de pronto, sin saber cómo, te encuentras de protagonista en todos los subproductos televisivos matinales haciendo el ridículo y haciéndonos pasar a los demás vergüenza ajena. A ver si aprendemos de una vez la lección.

6 com

Las instituciones en favor de los desprotegidos protagonizan el Encuentro en la Diputación

El próximo sábado 20 de octubre (20:00 horas) tendrá lugar en el Salón de Actos del Palacio de la Merced el VIII Encuentro en Diputación de la Casa de Los Pedroches en Córdoba, que este año estará dedicado a varias instituciones que trabajan en favor de los más desprotegidos en nuestra comarca. En el acto participarán Blas García Ruiz, presidente de PRODE, Rafael Moreno López, médico, Manuel Molina Estrada, psicólogo, Tránsito Habas Sánchez, presidenta de la asociación Ventana Abierta y Josefa Martínez, vocal de la misma asociación. Los Mejía, con su representación de escenas sobre la historia de Los Pedroches, pondrán fin al encuentro.

La Casa de Los Pedroches en Córdoba viene organizando estos encuentros en la Diputación desde 2011, año en que el evento estuvo protagonizado por los ganadores del Premio Solienses. Posteriormente, el encuentro anual ha estado dedicado a diversos temas de interés siempre relacionados con la comarca: el periodismo (2012), la economía (2013), las fiestas populares y el folklore (2014), la gastronomía (2015), la artesanía (2016) y la arquitectura (2017).


5 com

Villanueva de Córdoba celebra en una jornada luminosa la ceremonia del jamón de Los Pedroches


Javier Lavado Lázaro, ganador del concurso nacional de cortadores de jamón, celebrado esta mañana en Villanueva de Córdoba. [Todas las fotos: Solienses].

Un año más, la Feria del Jamón Ibérico de Bellota de Los Pedroches ofició su ceremonia de consagración. A Villanueva de Córdoba acudimos todos, en una jornada luminosa bendecida por una temperatura de ensueño, a rendir pleitesía al más excelso de nuestros alimentos, pero, sobre todo, al icono gastronómico (y, hasta diría, cultural) que ha logrado por fin situarnos en el mapa. La mañana y tarde de hoy en Villanueva de Córdoba es merecedora de todos los parabienes, por el magnífico ambiente, por la afluencia de público, por la cada vez más ajustada organización (no obstante lo inadecuado del polideportivo como centro de exposición y actividades, recordamos esto), en fin, por la presencia omnipresente del jamón, a diez euros el plato de 80 gramos, con el lujo de poder degustar todas las marcas de la denominación de origen, y comparar entre ellas, mientras el paladar permita distinguir tantos matices.

La cita es también, cómo no, un escaparate de vanidades. Aquí acuden los políticos a dejarse ver, para apuntar futuros posibles y para reafirmar presentes, por si hubiera dudas. Este año hemos visto, además de muchos alcaldes y representantes institucionales de la Diputación y la Junta de Andalucía, a Juan Marín, el portavoz de Ciudadanos en Andalucía y candidato a la presidencia de la Junta en la próxima convocatoria electoral. "Este es el primer acto de campaña", me dijo alguien. "Pues no es mal sitio para comenzar", afirmé yo. "Pero a ver cómo termina", replicó. "Para Navidades lo sabremos", concluí.


Juan Marín, entre Emiliano Pozuelo y Juan luis Ortiz, secretario general de la DO Los Pedroches.

Y así, en este plan, recorrí los stands de las firmas jamoneras, con parada especial en el de Señorío de Los Pedroches, que para eso este año ha ganado el concurso de mejor jamón de Los Pedroches, y, sobre todo, en el de IBESA, que proyecta sacar una nueva línea de excelencia bajo la denominación "Incunables". Ibesa se esfuerza cada año en presentar un stand renovado y con un diseño muy elaborado: este año nos ha sorprendido con un precioso jardín vertical con toda la gama de verdes posibles en nuestra dehesa.


Jardín vertical en el stand de IBESA.

La apoteosis de tanta liturgia llega con la entrega de premios de los principales concursos que se desarrollan durante la feria: al mejor jamón y a los mejores cortadores, en el ámbito comarcal y nacional. Este último honor ha correspondido este año a Javier Lavado Lázaro, de Montánchez (Cáceres), que ha ganado además los premios al mejor emplatado y al mejor plato creativo. Alejandro González, natural de Pozoblanco, venció en el certamen comarcal. Señorío de Los Pedroches, finalmente, ha obtenido este año el reconocimiento al mejor jamón.

TODOS LOS PREMIOS

CONCURSO COMARCAL DE CORTADORES


Primer premio: Alejandro Gómez (le entrega el premio Ana María Carrillo, vicepresidenta de la Diputación de Córdoba).


Alejandro Gómez también recibió el premio al mejor emplatado (entrega el premio Jesús Sánchez, presidente de la asociación de empresarios de Villanueva de Córdoba).


Y también al mejor plato creativo (entrega el premio Francisco Luna, vicepresidente de la Cooperativa Olivarera Virgen de Luna).


Segundo premio: Juan Martín Moreno (entrega el premio Juan Díaz, presidente de la Mancomunidad de Los Pedroches).


Tercer premio: Juan Francisco Calero (entrega el premio Francisco Javier Arenas, portavoz socialista en el Ayuntamiento de Villanueva de Córdoba).

CONCURSO NACIONAL DE CORTADORES


Primer premio: Javier Lavado Lázaro (entrega el premio Esther Ruiz, delegada del gobierno de la Junta en Córdoba).


Javier Lavado también recibió el premio al mejor emplatado (entregado por Daría Romero, presidenta del CIET).


Y también el premio al plato creativo (le entrega el premio Francisco Zurera, delegado de agricultura de la Junta en Córdoba).


Javier Lavado recibe, además, una tabla de corte patrocinada por Afinox (se la entrega Clemente Gómez, cortador oficial de la Denominación de Origen Los Pedroches).


Segundo premio: Óscar Hernández Escoriza (entrega el premio Gabriel Duque, concejal de Cultura, Turismo y Deportes de Villanueva de Córdoba)


Tercer premio: Juan Carlos Garrido Gallardo (entrega el premio Rafael Jordano, director de la Cátedra de Gastronomía de Andalucía).

CONCURSO AL MEJOR JAMÓN DE BELLOTA IBÉRICO DE LA DENOMINACIÓN DE ORIGEN LOS PEDROCHES


Primer premio: Señorío de Los Pedroches. Recoge el premio Alfonso Martín y lo entrega Dolores Sánchez, alcaldesa de Villanueva de Córdoba.


Segundo premio: Dehesa de Campo Alto. Recoge el premio Fernando Adell y José Antonio Adell; lo entrega Antonio Jesús Torralbo, presidente de la D.O. Los Pedroches.


Tercer premio: Jamón Jarote. Entrega el premio José María Calero, consejero de Caja Rural del Sur.


Premio al ganadero criador del cerdo ibérico de bellota de cuyo pernil se ha elaborado el jamón ganador del certamen. Recoge el premio Antonio Martín Higuera, propietario de la ganadería El Rongil. Entrega el premio Pedro Cachinero, concejal de Agricultura y Ganadería de Villanueva de Córdoba.


Todos los ganadores del concurso al mejor jamón junto a la alcaldesa de Villanueva de Córdoba.
1 com

Amaltheus sin lluvia


Juana Castro, anoche en Villanueva de Córdoba.

Algún día el nombre de Juana Castro estará en las historias de la literatura, pero anoche la poeta quería, tan solo, entregarse a sus paisanos. Por alguna razón que no acabamos de entender, los libros de la escritora jarota apenas protagonizan actos de presentación en los pueblos de la comarca, por lo que la convocatoria de esta noche en Villanueva de Córdoba constituía una buena ocasión para ver a Juana con los suyos, con su familia, sus amigos del pueblo, sus vecinas. El acto, porque se anunciaba lluvia, se trasladó al edificio de la Audiencia, que se quedó pequeño, no siendo en sí muy amplio ni siquiera para este tipo de llamadas siempre minoritarias. Pero el rito de comunión se cumplió como debía.

Encarna Garzón García elaboró en 1995 su tesis doctoral sobre la obra poética de Juana hasta aquel momento y luego publicó un resumen en forma de libro titulado Temática y pensamiento en la poesía de Juana Castro (1996). Encarna (que resultó ser también una de las nuestras, natural de Cardeña) fue anoche la encargada de realizar la presentación de Antes que el tiempo fuera, un libro complejo y abierto a múltiples lecturas, dijo, sin que podamos nunca estar seguros de rondar la interpretación correcta. Encarna abordó la temática más relevante de la obra, deteniéndose especialmente en la vinculación del libro con la propia comarca de Los Pedroches y señalando su peculiar tratamiento del tiempo, la ambigüedad en el planteamiento del género, la superposición de identidades, el trasfondo autobiográfico. Amaltheus es el fósil cefalópodo de hace millones de años que marca la línea de evolución desde antes de que existiera el tiempo hasta hoy y que sirve como hilo conductor de todo el poemario, que incluye un "Gaudeamus" por la llegada de la alta velocidad a nuestra tierra, ya en el siglo XXI.

Juana, finalmente, recitó algunos de sus poemas. Varios dedicados a los suyos: a Juana, su abuela paterna; a María Teresa, su amiga del colegio de Cristo Rey; a su padre, que una madrugada recorrió en bicicleta el camino para darle a su madre moribunda el beso de la consumación. Son versos que suenan cargados de misterio y desprenden ecos antiguos en los que nos reconocemos sin saber exactamente por qué, incluso sin entender el sentido cierto que se esconde tras ellos. Así es, en definitiva, la poesía, ese lenguaje de incertidumbres que nos amarra a la existencia como prueba exacta de lo que fuimos y lo que somos, con la fragilidad de una concha de caracol. Mientras, en la calle, no apareció la lluvia anunciada.


Participantes en la presentación del libro: además de la autora, Gabriel Duque, concejal de cultura, y Encarna Garzón.
1 com

Juana Castro presenta "Antes que el tiempo fuera" en Villanueva de Córdoba

Este jueves 11 de octubre (20:30 horas), coincidiendo con la Feria del Jamón Ibérico de Bellota de Los Pedroches que se celebra en Villanueva de Córdoba durante el fin de semana, se presentará el libro de Juana Castro Antes que el tiempo fuera, ganador del XXV Premio de Poesía Ciudad de Córdoba ‘Ricardo Molina’. El acto estaba previsto inicialmente en el patio del Ayuntamiento, pero debido a las previsiones meteorológicas adversas se ha trasladado al hermoso edificio de la antigua Audiencia (que se encuentra muy cerca del propio Ayuntamiento, en la Plaza de España). En el acto participará, además de la autora, la doctora en Filología Hispánica Encarna Garzón García, que realizó sus tesis doctoral sobre la obra de Juana.

7 com

Baldosas con historia


Baldosas antiguas de la parroquia de San Miguel de Villanueva de Córdoba. [Fotos:@tejerodiaz78]

Hace ya algunos años (no sabría decir cuántos, entre diez y quince probablemente) se realizaron unas obras en la iglesia parroquial de San Sebastián de Añora. No recuerdo ahora exactamente si fue cuando se picaron los arcos que separan las naves y se dejaron de ladrillo visto (esa costumbre últimamente tan de moda en el mundo rural) o se trataba de una reforma posterior, pero a lo que quiero referirme es a que en aquel momento se cambió el solado del templo. Se quitaron unas tradicionales baldosas de tipo damero, en blanco y negro, (que conservaban algunos testimonios de nuestra historia reciente; por ejemplo, el ennegrecido en algunos puntos producido por los fuegos que se echaban allí durante la guerra civil, cuando la iglesia quedó convertida temporalmente en un almacén de intendencia) y se sustituyeron por otras de tipo cocina campera.

Movido por cierta preocupación de tipo intelectual y/o histórico, al desconocer el alcance de las obras previstas, recuerdo que acudí a entrevistarme con el sacerdote de la época en mi calidad de Cronista Oficial de Añora. Me recibió con mucha cordialidad y estuvimos hablando un buen rato en su casa: le mostré mi inquietud al tratarse de unas obras que iban a cambiar sustancialmente la imagen de la iglesia y mi preocupación por si la reforma estaba suficientemente asesorada desde el punto de vista artístico y patrimonial. Asimismo, quise transmitirle mi parecer sobre la posibilidad que había de, aprovechando que se iba a levantar todo el suelo, realizar un mínimo estudio por ver si se encontraba allí algún tipo de resto que pudiera tener algún interés histórico (no sé, alguna tumba o estela funeraria, esas cosas que suele haber en las iglesias que, como la de Añora, tienen varios siglos de historia). Con diplomacia vaticana, el cura me tranquilizó: no hay nada que temer, la obra cuenta con el asesoramiento necesario y todos los permisos del obispado, con sus sellos y compulsas. Luego supe que el sacerdote había comentado en cierta ocasión, con tono mayormente despectivo, que algunas personas habían ido a hablar con él pensando que en el suelo de la iglesia se iban a encontrar tesoros (y querían su parte, le faltó quizás decir). En fin.

No volví a hablar con el sacerdote sobre este tema, pero al cabo de unos días, o semanas, me dijeron que los escombros que estaban sacando del suelo de la iglesia los habían tirado en cierto terreno de los alrededores del pueblo. Aprovechando que casualmente pasábamos por allí, una amiga y yo nos detuvimos a mirar y no salíamos de nuestro asombro ante lo que vimos. Mezclados con montones de tierra cernida (que quizás perteneciera al antiguo suelo de la primitiva iglesia, aquella que a finales del siglo XVI hizo escribir al visitador del obispado que estaba "el suelo de la yglesia a partes solado y a partes por solar") podían verse trozos de huesos procedentes seguramente de enterramientos que se efectuarían en el interior de la iglesia durante los primeros siglos, tal como era costumbre, y nos llamó la atención la poca piedad cristiana que se había tenido con aquellos restos y las consecuencias que de ello pudieran derivarse cuando llegara  el inevitable final de los tiempos. En fin, revuelto también con todo aquello se encontraban numerosas baldosas de barro áspero que con toda seguridad pertenecieron a un primitivo enlosado de la iglesia, imposible saber de qué época, pero seguramente lo suficientemente antiguo como para haber merecido algún esfuerzo conservacionista. Todo esto vimos en una mera observación superficial, pero a saber qué hubiera podido encontrarse en una búsqueda más detenida. Llevado por un impulso imposible de vencer, recogí tres piezas de aquellas baldosas que desde entonces guardo en mi casa como preciosas reliquias, aunque nunca he sabido realmente qué hacer con ellas.

Me he acordado de todo esto al ver en el Twitter del párroco de San Miguel de Villanueva de Córdoba unas fotografías que muestran la diferencia que hay entre el respeto a la historia y su desprecio, y comprobar cómo esa diferencia reside casi siempre en gestos sencillos. Encuadradas en un bonito marco de madera rústica, cuelgan en una pared cuatro baldosas que, según una plaquita informativa, proceden "del suelo que mandó poner D. Bernardo Moreno de Pedrajas en 1818 y que perduró hasta 1914". Bernardo Moreno de Pedrajas (1745-1818) fue un sacerdote y benefactor de Villanueva de Córdoba que, entre otras acciones, construyó a sus expensas el Cementerio de San Gregorio en 1813 y fundó el hospital de Jesús Nazareno, según otorgamiento dispuesto en su testamento. Mantener de tan simbólica forma este recuerdo (y este documento sobre la historia de la parroquia) me ha parecido un detalle precioso por parte de Antonio Tejero Díaz.

Por cierto, las baldosas de Moreno de Pedrajas enmarcadas se parecen muchísimo a las que recogí en aquel montón de escombros procedentes de las obras de la iglesia de Añora, lo que me hace pensar que podrían pertenecer a la misma época.

Ummm... Se me está ocurriendo una idea.


Unas manos colocan la placa identificativa.
2 com

El artesano Santiago Valverde participa en la exposición "Homo faber" en Venecia


Obra titulada "Calabaza", de Santiago Valverde, que se ha expuesto en Venecia.

La Fundación Michelangelo ha organizado del 14 al 30 de septiembre de 2018 la exposición Homo Faber, un grandioso evento que ha pretendido mostrar la mejor artesanía europea en la Fondazione Giorgio Cini en la isla de San Giorgio Maggiore en Venecia (Italia). Las galerías del edificio, la biblioteca, el claustro e incluso su piscina diseñada en los años 60 han albergado obras maestras, exposiciones, instalaciones y talleres presentando el trabajo de más de 400 artesanos europeos. La Fundación Michelangelo es una organización internacional sin fines de lucro con sede en Ginebra, Suiza, que fue creada para celebrar y preservar la maestría artesanal en todo el mundo y fortalecer su conexión con el diseño.

El arquitecto italiano Michele de Lucchi, la profesora londinense de moda Judith Clark, el galerista Jean Blanchaert, el arquitecto Stefano Boeri y la diseñadora de interiores parisina India Mahdavi se encuentran entre los renombrados especialistas que han comisariado los 15 espacios de exposición. Las exposiciones han mostrado una amplia gama de materiales y experiencia, desde habilidades tradicionales al borde de la desaparición hasta las técnicas contemporáneas y vanguardistas.


Cartel de la exposición "Homo faber" en la isla de San Giorgio Maggiore en Venecia.

Entre los 17 participantes españoles en esta gran muestra de artesanía europea figura el artesano Santiago Valverde, natural de Santa Eufemia y presidente de la asociación de artesanos de Los Pedroches Ofiarpe, que ha mostrado su obra en el espacio "Best of Europe", donde se recogía una selección de más de 300 objetos que incluyen marroquinería española, cerámica italiana, porcelana francesa, cestería irlandesa y cristalería alemana.

Valverde ha llevado a Venecia dos de sus espectaculares ánforas realizadas con madera torneada de olivo centenario, trabajo artesanal en el que se ha especializado y con el que ha obtenido ya varios reconocimientos en certámenes nacionales. En concreto, pueden verse en la Fondazione Giorgio Cini dos piezas tituladas "Carambuco" y "Calabaza". La exposición "Homo faber" volverá a abrir sus puertas de nuevo en 2020.


Santiago Valverde y su obra "Carambuco".
5 com

Frente al vacío


Vivienda abandonada en Conquista.

Muchos años antes de que Sergio del Molino pusiera de moda la expresión, un amigo mío, mientras recorríamos en mi viejo Peugeot 309 las estepas castellanas, proclamó, como si recitara a Shakespeare: "¡Es que España está vacía!". Todos nos reímos durante un buen rato por la vehemencia de su expresión, sabiendo en el fondo muy bien lo que quería decir y cuánta razón tenía, que para eso mi amigo es geógrafo y conoce a la perfección la situación demográfica del país. España estaba vacía hace ya varias décadas. Podías recorrer kilómetros y kilómetros sin apenas encontrar señales de vida humana y cuando llegas a un pueblo perdido en mitad de la nada apenas te cruzas con un gato y tres vecinos a la sombra del viejo olmo, según estampa inmortalizada por Mercedes Álvarez en su precursora película El cielo gira.

Ahora, de pronto, todo el mundo se ha puesto a hablar del grave rompecabezas de la despoblación, como si fuera cosa de hace unos día y no se tratara de un movimiento que hunde sus raíces, como poco, en los años sesenta del siglo XX. Allí comenzó todo y así hemos llegado a esto. El problema es que desde entonces todos nos hemos sentado a ver la vida pasar desde el pilón de la plaza principal y nadie ha tenido la suficiente lucidez como para atajar la situación con un mínimo de eficacia. A nivel político general, nadie ha querido hacerlo. A nivel local, nadie ha sabido. Incluso en los más voluntariosos, todo han sido palos de ciego en la dirección equivocada.

Uno de los modelos que mejor ejemplifica el fracaso absoluto de las políticas públicas tendentes a eso que han dado en llamar "fijar la población al territorio" es el que representan los denominados Grupos de Desarrollo Rural, que en nuestra comarca conocemos como Adroches, tantas veces citado en Solienses. Durante dos décadas se han gastado en Los Pedroches cientos de miles de euros procedentes de fondos europeos que no han conseguido casi nada de lo pretendido. Porque no se ha sabido hacer o porque no se ha podido, no entro ahora en esa consideración, pero lo cierto es que sonroja leer, por ejemplo, que los GDR han contribuido "a frenar el problema de la despoblación en nuestra región", cuando ningún síntoma puede aportarse que avale tal afirmación tan atrevida. Los fondos Leader han supuesto tan solo un dulce placebo generador de sueños necesariamente truncados. Todavía estoy a la espera de cualquier mención mínimamente autocrítica por parte de asociaciones como Adroches, que han manejado grandes cantidades de dinero sin que hayamos alcanzado a ver un beneficio social realmente destacable.

Décadas de abandono no pueden revertirse en pocos años. Pero cualquiera que conozca la vida en los pueblos en la actualidad sabe cuáles son sus carencias y los motivos por los que la gente se marcha de ellos. Los cuatro jinetes del apocalipsis serían sanidad, educación, comunicaciones y dependencia. Columnas principales sin las cuales todo lo demás (trabajo, desarrollo, bienestar) nunca será posible. En algunos de nuestros pueblos disponemos de polideportivos propios de grandes ciudades, pero cada año se restringe el horario del consultorio médico o se cierran unidades escolares, cuando no colegios enteros. Los alcaldes solicitan megalómanas autovías, siguiéndole el juego a las grandes constructoras ávidas de inversión y ganancias, mientras las carreteras que comunican nuestros pueblos presentan un estado deplorable y no existe ningún transporte público que articule la comunicación entre las diferentes localidades. En fin, una población mayoritariamente envejecida sufre los efectos de una falta de previsión en servicios sociales de atención domiciliaria o residencial, dando lugar a los tristes episodios que hemos visto en la prensa nacional en los últimos meses.

No hay una política real de defensa del mundo rural. No se la he escuchado todavía a ningún político de ningún partido, de ningún nivel de la administración. Solo hablan de "definir estrategias", de "afrontar retos", de "desarrollar buenas prácticas", de "planificar recursos", de "diseñar escenarios", en fin, de naderías envueltas en celofán. La solución no debe ser fácil, pero como en todo, el primer paso debería consistir en reconocer la incapacidad manifestada hasta ahora en lugar de vanagloriarse de éxitos inexistentes. Los Pedroches vienen perdiendo unos 500 habitantes anuales durante los últimos años. Santa Eufemia ha perdido un tercio de su población en veinte años. Tres localidades de la comarca tienen ya menos de 500 habitantes y otras ocho cuentan con 1.500 o menos. Durante todo 2017 en Torrecampo solo nacieron dos niños. Es lo que hay y es el reto que nos aguarda. Por favor, basta ya de palabras. Si no tienen ideas, dejen paso a otros.
24 com

Los alcaldes de El Viso y Añora son los que más cobran en Los Pedroches

El Ministerio de Política Territorial y Función Pública ha publicado hoy una información relativa a las percepciones de los cargos electos de las corporaciones locales (8.124 ayuntamientos y 52 diputaciones, consejos y cabildos insulares). Según se explica en una nota informativa, la relación de las cantidades percibidas por los alcaldes y concejales, es la facilitada a ISPA 2018, por lo que está referenciada a las cantidades percibidas durante el ejercicio 2017. Las cantidades consignadas incluyen tanto las retribuciones propiamente dichas como las cantidades percibidas en concepto de asistencias a las reuniones de la corporación. Únicamente estarían excluidas las cantidades que tengan por objeto la compensación de un gasto efectivamente realizado, como dietas de viaje u otros análogos. Para completar la información se incorpora el régimen de dedicación de los miembros de la corporación municipal, en los términos establecidos en el artículo 75 de la Ley Reguladora de las Bases del Régimen Local. A estos efectos se señala que la dedicación “exclusiva” se corresponde con los alcaldes que han percibido una retribución durante todo el año, con una dedicación de esta naturaleza; en la dedicación “parcial” se han englobado tanto los que han percibido una retribución por una dedicación a tiempo parcial durante todo el año, como aquellos supuestos en que aunque durante parte del periodo hayan estado en régimen de dedicación “exclusiva” o en el de “sin dedicación” su régimen se ha modificado durante el ejercicio, de forma que en cómputo anual pasa a ser parcial; por último el régimen “sin dedicación” no implica la ausencia de actividad, sino de acuerdo con lo recogido en el precepto antes citado, no se devenga ningún tipo de retribución, percibiendo únicamente asistencias.

En el siguiente cuadro he extraído los datos que recoge el informe del Ministerio de Política Territorial y Función Pública referidos a los alcaldes de Los Pedroches, ordenados por el total percibido. Faltan los datos del alcalde de El Guijo, cuyo Ayuntamiento no ha remitido la información solicitada por el Ministerio.

Los alcaldes de El Viso y Añora, con más de 38.000 euros anuales, son los que mayores retribuciones reciben, seguidos muy de cerca por los de Pozoblanco y Alcaracejos (más de 37.000 euros anuales cada uno). Por contra, el que menos recibe es el alcalde de Conquista (poco más de 200 euros anuales), seguido por los de Hinojosa del Duque (algo más de 8.000 euros) y Cardeña (poco más de 9.000).

1 com

Pinturas sobre pizarra de José Luis Checa


"Arlequín con trompeta" (izquierda) y "Cantaor con sombrero colorao", pinturas sobre pizarra, obras de José Luis Checa. [Fotos: Facebook del autor]. Pinchar en las imágenes para verlas a mayor tamaño.

José Luis Checa es un singular artista multidisciplinar (escultura, pintura, poesía) y en Los Pedroches tenemos la inmensa suerte de que haya nacido en nuestra tierra, concretamente en Villanueva del Duque. Hace unos meses lo declaraba en una entrevista: "Yo soy muy de mi pueblo, de mi tierra, y todas mis piezas llevan algo de ella. Siempre he estado enamorado de las Minas del Soldado". En mayo expuso sus esculturas en la librería La República de las Letras y ahora ha dado a conocer en su perfil de Facebook dos muestras de una nueva serie de pinturas sobre pizarra que está realizando en este momento y que nos han fascinado profundamente. Deseando estamos ya de ver la colección completa. Y, si fuera posible, en Los Pedroches.