BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

2 com

Propuestas culturales para un verano en Los Pedroches



A priori, uno mira el verano cultural de Los Pedroches y ve poco. Entiéndase: pocas cosas relevantes, que provoquen ilusión. Con todos sus defectos organizativos, se añoran aquellas Muestras de Teatro Clásico de la Mancomunidad, que en algún momento nos crearon el ensueño de querer compararnos con convocatorias semejantes tan afamadas en otros lugares de la geografía estival. Este año no tenemos ni Vaquera ni Halcón, que conceden cuando toca un punto de populismo a los meses de calor. También se fue, callando sin decir adiós, la residencia de artistas La Fragua, que durante algunos veranos nos sorprendió con propuestas vanguardistas que disfrutábamos plenamente aunque fuera desde la incomprensión total de lo que allí se ofrecía.

Así la cosa, resulta necesario indagar en iniciativas aisladas para encontrar algunas actividades que, desde su ámbito, ofrecen un atractivo considerable, aunque muchas veces su difusión quede muy reducida al espacio local. Vamos a destacar aquí algunas de ellas, a modo de piedras puestas en el río que nos permitan cruzar el cauce de un eterno verano de terracitas sin ahogarnos en el intento. La mayoría de ellas ofrecen, además, el atractivo añadido de celebrarse en lugares con mucho encanto.

El 17 y 18 de julio tendrán lugar las VIII Jornadas Marqués de Santillana, organizadas por el Ayuntamiento de Hinojosa del Duque en el Patio del Museo Etnológico. Ignacio García Aguilar hablará sobre Hinojosa en la poesía del Marqués de Santillana y el poeta Carlos Clementson lo hará sobre el escritor Francisco Benítez, autor de la obra teatral La vaquera de la Finojosa. La música estará presente con Miguel Cerro y el grupo Canticorum.

En Alcaracejos, del 19 al 21 de julio, podrá visitarse en la iglesia "vieja" (en realidad, es la nueva) de San Andrés una exposición de carácter etnográfico sobre minería y numismática (con fotografías, monedas, minerales, maquetas, etc.) por iniciativa de Juan Francisco Peralbo, autor del libro recientemente publicado Alcaracejos, sus minas y sus tesoros. Un interés añadido de la iniciativa reside en la posibilidad de contemplar el propio edificio donde se celebra después de su reciente restauración. Y quizás podamos ya conocer si finalmente se ha averiguado a quién pertenece el inmueble.

El sábado 27 de julio en la monumental Plaza de la Villa de Dos Torres, dentro de su 7º  Festival de Música y Teatro, tendrá lugar la representación de "Las mujeres sabias" de Molière a cargo de la Compañía de Teatro Clásico de Córdoba, una sátira contra la hipocresía de aquella época y también de esta. La entrada es gratuita hasta completar aforo.



El 11 de agosto se inaugura en el Pósito Municipal de Torrecampo la exposición "Mujeres de Torrecampo", una colección de veinte fotografías realizadas por Pilar Condado Romero que, según la propia autora, "recrean labores y tareas que las mujeres realizaban y siguen realizando en el campo y en la casa y que no han tenido un reconocimiento social como 'trabajo' al igual que los hombres". Se trata, seguramente, de una de las propuestas más interesantes de este verano en Los Pedroches, por la creacion artística que supone a partir de los propios recursos del territorio, por la reivindicación de la tradición desde una perspectiva contemporánea y por la visión de género tan poco habitual en este tipo de manifestaciones en nuestros pueblos.

El 12 de agosto en la explanada de la ermita de Santa María del Castillo de Pedroche, dentro de la XL Semana Cultural, el cantaor Antonio de Pozoblanco ofrecerá su concierto flamenco "Recuerdos a Federico García Lorca, Lole y Manuel, Enrique Morente, Joaquín Sabina, Cantes de Trilla, etc.".

El 19 de agosto llega El Cabrero a Belalcázar, dentro de su gira de despedida que se alargará hasta 2020. Durante todo el verano, salpicadas aquí y allá, están programadas diversas actuaciones musicales, entre las que destacaríamos (de las que se han anunciado hasta ahora) las de Seguridad Social en la Plaza de San Cristóbal de Hinojosa del Duque el 20 de julio, dentro del festival Jamón Rock; ese mismo día los Aslandticos en El Viso y luego Celtas Cortos el 17 de agosto en Belalcázar.

Y, en fin, el único clásico que nos queda vivo: el festival de música tradicional FolkPozoblanco se celebrará este año del 1 al 3 de agosto en el Patio de La Salchi de Pozoblanco, aunque -debido a un exceso de celo por mantener oculta su programación hasta el último momento- se desconoce aún quién participará en él.
65 com

Las reglas del juego


Vista del yacimiento de La Losilla [Foto: Univ. Göttingen].

El Departamento de Arqueología Cristiana e Historia del Arte Bizantino de la Universidad de Göttingen (Alemania) ha comunicado a través de su canal de Twitter que arqueólogos de dicha institución, bajo la dirección de Fedor Schlimbach, se encuentran de nuevo excavando en el yacimiento visigodo de La Losilla desde finales del mes de junio. Tras el parón del año pasado por motivos administrativos, se retoma así la única intervención arqueológica oficial que se desarrolla en Los Pedroches y que tiene como objetivo la delimitación y estudio de la iglesia tardoantigua (con necrópolis asociada) allí descubierta, así como analizar el contexto del edificio principal a partir de las estructuras circundantes. Se trata de un trabajo callado y riguroso, como corresponde a la metodología científica, que huye de aspavientos y declaraciones altisonantes. Los resultados que se van obteniendo de cada una de las campañas se explican en los informes del Instituto Arqueológico Alemán (promotor inicial de la excavación), en publicaciones universitarias o en actas de congresos y encuentros (sin que ello impida avances más divulgativos que vayan saciando la sed de saber que tenemos los profanos en la materia). Mientras tanto, se ha protegido el perímetro del yacimiento para impedir la acción destructora de expoliadores buscatesoros o curiosos en general. El equipo de arqueólogos de Schlimbach trabaja en silencio, con discreción, porque el fin perseguido así lo requiere. Son las reglas del juego.

Mientras, asistimos en la prensa provincial (hoy mismo) a una catarata de informaciones de impacto en torno al "descubrimiento" de innumerables estructuras megalíticas en los campos de Belalcázar. No hay autoridad científica que avale la autenticidad de los hallazgos así divulgados, sino que todo obedece a la buena intención de una asociación cultural local, que considera esta forma de exposición pública el mejor modo de proteger los hipotéticos yacimientos prehistóricos. Desde mi desconocimiento absoluto, no niego en principio la veracidad de lo hallado ni su importancia histórica para Belalcázar y Los Pedroches, ni el mérito indagatorio de los miembros de la asociación, pero tanta grandiosidad y prosopopeya en su anuncio chirría con el método científico al tiempo que pone en peligro la conservación de los propios yacimientos. Un poco de cautela nunca viene mal en estos temas.


Conjunto megalítico descubierto en Belalcázar, según la asociación Turdulia Belalcazarensis [Foto: Asociación Turdulia Belalcazarensis].
0 com

Alerta sobre la ermita


Ermita de San Sebastián de Pedroche.

Hace ya unos meses Pedro de la Fuente alertaba en 17 Pueblos del preocupante estado que presenta la ermita de San Sebastián de Pedroche (siglo XV): grietas en los muros, grandes desconchados, humedades, hierbajos cubriendo el empedrado de entrada, etc. Medio año después, lamentablemente, la situación no ha cambiado. Nadie parece interesarse por el estado de conservación del edificio, cuyo deterioro resultaría aún fácilmente reversible si se atendiera con prontitud, y ni siquiera conllevaría un gasto excesivo. El abandono en que se encuentra la ermita (situada en las afueras de la localidad, al comienzo de la carretera de Torrecampo), además de constituir un riesgo para el mantenimiento futuro del propio inmueble, ofrece una imagen lamentable de la sensibilidad que existe hacia la conservación estricta de nuestro patrimonio histórico y monumental. Por otro lado, muestra una réplica incontestable al discurso oficial del turismo rural, tan discutible en tantos otros aspectos. Pero son especialmente los vecinos de Pedroche (no apelo ya ni siquiera a los organismos, religiosos o civiles) quienes deberían alzarse contra esta dejadez institucional, puesto que es a ellos a quienes les corresponde, en último término, la exigencia de mantenimiento de unos edificios que son puntales de su propia historia y referencia imprescindible del universo de sus costumbres y creencias. Algo demasiado valioso para dejarlo perder.


Detalle del estado del muro exterior.


El patio que precede a la ermita está lleno de hierbajos y arbustos.


Exterior del muro de la Epístola.
2 com

El medio rural, las Olimpiadas y lo que ha de venir


Jóvenes durante la celebración de las Olimpiadas Rurales en Añora, el pasado fin de semana [Foto: Rafa Sánchez]

Me llama la atención que la Delegada provincial de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, la pozoalbense Araceli Cabello, no considere preocupante la despoblación del medio rural, siendo como es actualmente su principal problema, y piense que "se puede atajar con las medidas que se están tomando y las que se van a tomar", sin llegar a especificar cuáles sean ni unas ni otras.

Francisco Javier Domínguez escribe en Hoy al día un emocionado artículo sobre lo que suponen las Olimpiadas Rurales de Los Pedroches para recuperar el "orgullo rural" y la fuerza reivindicativa de esta convocatoria anual frente a la España vacía que languidece ante la indiferencia e inoperancia de los que mandan. "Las Olimpiadas Rurales tienen tanta verdad, tanta autenticidad, que acabarán por imponerse como referente del Orgullo Rural en España", augura Domínguez al celebrar la amplia cobertura del acontecimiento en los medios de comunicación.

Sin embargo, tras el éxtasis de la entrega de premios del domingo a mediodía y el furor báquico entre los jugadores que se alargó hasta el atardecer, cayó luego la noche sobre Añora y llegó el lunes y el sueño delicioso que habían sido las Olimpiadas se desvaneció. El pueblo volvió a quedar desierto, con calles fantasmales por las que apenas te cruzas con alguien que va o viene de sus quehaceres. Las olimpiadas nos hacen olvidar durante unos días la realidad cotidiana y son, por su propia naturaleza, una negación simbólica de la verdad que nos envuelve. Cuando se van, el dinosaurio aún sigue ahí.

Pienso, como dije durante la pasada entrega del Premio Solienses, que Los Pedroches aún no forman parte de lo que ha dado en llamarse "España vacía", según aceptada expresión de Sergio del Molino, pero llegarán a serlo de continuar así. Ningún territorio puede aguantar que su población disminuya 500 habitantes al año, que en algunos de nuestros pueblos no nazca ningún niño en doce meses, que en todos ellos muera más gente que nace. Quizás nos parezca imposible que algo así pueda ocurrir en nuestros pueblos, que llevan aquí toda la vida. Pero basta visitar algunas zonas de Teruel, de Soria o de Guadalajara para comprender que lo que ahora nos amenaza a nosotros ya les ha pasado antes a otros.

Hace apenas una semana he estado haciendo turismo por la provincia de Burgos. Además de visitar la exposición "Las edades del hombre" en Lerma (dedicada a los ángeles, una delicia), he recorrido muchos pueblos de la zona, todos ellos rebosantes de patrimonio histórico y monumental, con un pasado enraizado en la más profunda historia de Castilla, cuyos meros nombres imponen al evocarlos: Covarrubias, Santo Domingo de Silos, Peñaranda de Duero... Y todos ellos, sin embargo, vacíos. Me llamó especialmente la atención el caso de Santa María del Campo, donde la reina Juana en su delirio se detuvo durante casi un mes en su fúnebre cortejo de traslado del cadáver de Felipe hasta Granada. Allí subsiste a duras penas una iglesia colegiata, construida entre los siglos XIII y XVIII, que es una de las más ricas y de mayores dimensiones de la provincia, con su imponente torre renacentista de Diego de Siloé y Juan de Salas que Chueca Goitia consideró "la torre más bella y monumental de todo el Renacimiento español". La villa apenas cuenta hoy con 500 habitantes. En Mahamud, a pocos kilómetros, fue investido en su día el cardenal Cisneros: hoy no llegan a cien sus vecinos.


Torre renacentista de la colegiata de Santa María del Campo (Burgos).

Estoy terminando de leer estos días el libro Los últimos. Voces de la Laponia española, de Paco Cerdá, un estremecedor viaje por los pueblos vacíos de la llamada Serranía Celtibérica. Sobrecoge imaginar para nosotros ese futuro, aún lejano, pero verosímil. Además de algunas imágenes concretas, me ha impresionado especialmente, quizás por deformación profesional, el descorazonador capítulo dedicado al cierre de las escuelas unitarias (último refugio para la educación rural) en los pueblos del maestrazgo turolense. Ejemplifican como nada el final. Sin escuela, se acabó todo. He copiado estas palabras del último maestro de la escuela de Moros:
"Cerrar una escuela es tristísimo. Apilar las sillas, amontonar las mesas, agrupar el material sobrante, dejarlo todo en un sitio que se irá llenando de polvo. Donde antes olía a lapicero, tiza y niño, ahora es un lugar frío que huele a polvo y oscuridad. Se te cae el alma ante tal sensación de abandono. Pero es, sobre todo, la mirada de los padres, de la gente del pueblo. Una mirada resignada, que mira hacia abajo ladeando la cabeza y encogiéndose de hombros. Como quien dice a seguir. Pero no: ellos saben que se acabó. Y eso es muy duro. Es muy duro que muera un pueblo que ha vivido cientos de años con niños en sus calles. Porque la muerte es literal".
Francisco Javier contempla en iniciativas como la de las Olimpiadas Rurales un modo de vencer esta amenaza que nos acecha. Se conjugan en ella el entusiasmo, el ardor juvenil, la pericia organizativa ante un reto tan elevado, la fuerza competitiva y el rescate de la más profunda tradición adornada con las formas sobrevenidas del universo digital. Es un camino para no caer en el olvido, para levantar la mano y decir: estamos aquí. Aún estamos aquí. Pero llega el domingo por la noche y la oscuridad lo envuelve todo de nuevo y el silencio, roto durante tres días, se impone otra vez como única compañía. Frente al arrebato olímpico, llega la frialdad inmisericorde de los que mandan: "¿La despoblación de las zonas rurales es preocupante? Creo que no. Se puede atajar con las medidas que se están tomando y las que se van a tomar. Tenemos que dar salidas en el mundo agrario y ganadero".

Y así quedamos, destrozados, esperando lo que haya de venir.

3 com

La Fábrica Noriega gana las XII Olimpiadas Rurales


La Fábrica noriega, tras resultar ganadores esta tarde.

La Fábrica Noriega, un clásico de la competición integrado por participantes de Añora, Dos Torres y Pozoblanco, ha ganado las XII Olimpiadas Rurales de Los Pedroches con 650 puntos. El Cantarete, con competidores de Pozoblanco y de Añora, ha sido segundo clasificado con 621 puntos y cuatro pruebas ganadas y con los mismo puntos y una victoria en pruebas ha quedado el equipo de Los Arcuceros, de Villanueva de Córdoba.


El Cantarete, segundo clasificado.


Los Arcuceros han quedado en tercera posición.
0 com

Las Olimpiadas Rurales en imágenes (actualizado)

Durante este fin de semana se celebra en Añora la duodécima edición de las Olimpiadas Rurales de Los Pedroches, una convocatoria en la que se combina el deporte, el juego y la tradición en un impresionante ambiente lúdico y festivo del que participan miles de personas. Ayer tuvo lugar la ceremonia de inauguración, oficiada por Los Mejía, y ya al borde de la medianoche comenzaron las pruebas, que han continuado hoy bajo la mirada atenta de Rafa Sánchez, notario gráfico de todo lo que sucede estos días en Añora.

DOMINGO POR LA MAÑANA


Porteo de cántaros.
[Todas las fotos: Rafa Sánchez]


Comba


Pingané.

SÁBADO POR LA TARDE


Baile de la jota


Sillita de la reina.


Carretilla.


Tirar de la soga.


Carrera de cintas.


Zancos.

SÁBADO POR LA MAÑANA


Carrera de sacos.


Lanzamiento de adoquín.


Tirachinas.


Mizos.

VIERNES


Cucaña.


Garrote.


Piola.
12 com

Alta política


Emiliano Pozuelo promete su cargo de diputado, ayer en el Parlamento de Andalucía.

Tras algunos días de ausencia, me encuentro a Los Pedroches envueltos en la alta política, o lo que sea. El primero en ser nombrado debe ser Emiliano Pozuelo, que prometió ayer su cargo de diputado por Ciudadanos en el Parlamento Andaluz, al que accede en sustitución de Isabel Albás, quien prefirió representar a los ciudadanos de la capital antes que a los de la provincia. Los Pedroches vuelven así a estar representados en el Parlamento de Andalucía. Antes que Emiliano estuvieron la socialista jarota Josefina Vioque (2012-2015), el popular noriego Bartolomé Madrid (2008-2012), el popular pozoalbense Liborio Cabello (1990-2004) y el comunista jarote Ernesto Caballero (1982-1989) [Actualización: Elisa Lopera, natural de Cabra pero asentada en Pozoblanco, fue también diputada socialista durante unos meses en el periodo 2004-2005]. Como ya hemos dicho en otras ocasiones, le deseamos mucha suerte a Emiliano en su tarea, pues de su éxito es probable que obtenga algún beneficio también nuestra comarca.

Mientras, otros siguen jugando a quién miente aquí, ahora a cuenta de la sequía. El presidente de la Mancomunidad, Juan Díaz, solicitó hace unos días a la delegada territorial de Agricultura y Ganadería, la pozoalbense Araceli Cabello, que se continuaran las actuaciones iniciadas por el gobierno anterior, básicamente, además de las sempiternas obras de conexión de la presa de La Colada, la puesta en marcha de unos 50 pozos que se abrieron por parte de la administración en los años 90, ahora abandonados, y cuya recuperación la Junta habría encargado a la empresa Tragsa, con una inversión de 1,5 millones de euros. Enseguida compareció en rueda de prensa la delegada para negar que existiera tal partida presupuestaria en la legislatura anterior (¿quién miente aquí?) y acusó a Díaz de un uso partidista de la Mancomunidad, sin reparar quizás en que ella misma también lo estaba haciendo en ese momento de la Delegación de Agricultura y Ganadería, al comparecer junto a dos alcaldes populares de la comarca incluso con cartelería electoral a su espalda. Por cierto, ¿alguien sabe si llegaron a licitarse las obras de conexión de La Colada, tal como se anunció en junio del año pasado?

Y, en fin, reservamos el cascabel para el PSOE de Pozoblanco, que parece haber despertado un poco tras el shock de las elecciones municipales (¿qué fue de Rosario Rossi?). Su repentina aparición ha sido para denunciar que el alcalde de Pozoblanco no haya convocado el pleno de Organización del Consistorio, necesario para que puedan constituirse los órganos de control y gobierno del Ayuntamiento. Los socialistas no entienden que los "motivos personales" alegados para el retraso de la convocatoria no hayan impedido también la asistencia de Santiago Cabello a todo tipo de actos lúdico-festivo-políticos. Y es que la presencia diaria del alcalde en su preceptiva "foto protocolaria" hace tiempo que canta demasiado. Pero como nadie decía nada...
2 com

Nuevas vistas del castillo

Acaba de cumplirse un año desde que comenzaran las obras de restauración del castillo de Belalcázar. La empresa adjudicataria de los trabajos ha publicado en sus redes este pequeño vídeo que contiene varias imágenes aéreas de la fortaleza en las que puede verse el resultado de las obras. Si se cumplen los plazos, a comienzos de otoño deberán finalizar las tareas de rehabilitación del inmueble histórico y habrá que ver entonces si la Junta de Andalucía, propietaria del castillo, permite su visita, que ya estamos deseando realizar.



6 com

Amenazas y coacción en Villaralto


Ángel Moreno (IU), Matía Gómez (Vecinos por Villaralto) y Ángel Silveria (PSOE), el día de la constitución del nuevo ayuntamiento de Villaralto.


En Villaralto, el PSOE local ha denunciado que desde las pasadas elecciones "ha sido agredido con cartas anónimas, amenazando e intentando coaccionar nuestra labor como concejales en nuestro ayuntamiento". Según un comunicado difundido a través de las redes sociales, "estamos recibiendo cartas anónimas dirigidas personalmente a nuestro portavoz Ángel Silveria, en varias ocasiones ya, donde se nos advierte del peligro que podemos correr si no quitamos a IU de la alcaldía y se nos dice que debemos apoyar a la candidatura de Matías [Gómez Sánchez, cabeza de lista de] Vecinos por Villaralto, se nos amenaza con el miedo a lo que pueda sucedernos". La agrupación socialista, que ha denunciado los hechos a la Guardia Civil, ha decidido "que mientras persista esta situación grave de presión y de amenazas, a la espera de la actuación de la Guardia Civil, nuestro Grupo Municipal Socialista de Villaralto no comenzará su actividad en nuestro ayuntamiento, suspendiendo nuestra asistencia a sesiones de plenos municipales hasta que no se nos garantice la total libertad de poder decidir y de poder actuar en conciencia, con nuestro cometido como Grupo de la oposición".

Recordemos que en las pasadas elecciones municipales, ningún grupo obtuvo en Villaralto la mayoría absoluta. IU fue el grupo más votado (4 concejales), seguido por la agrupación de electores "Vecinos por Villaralto" (3) y el PSOE (2). Inicialmente hubo ciertas conversaciones entre Vecinos por Villaralto y PSOE para arrebatar la alcaldía a IU, pero no fructificaron, además de que los pactos entre PSOE e IU a nivel provincial prohibieron alianzas de ese tipo. En la constitución del Ayuntamiento resultó elegido alcalde Ángel Moreno con los únicos votos de IU y como cabeza de la lista más votada, mientras que los socialistas se escindieron: de sus dos concejales, a pesar de todo, uno votó a Vecinos por Villaralto.
0 com

Ecos del Premio Solienses (y un círculo)


Juana Castro con el arado romano del Premio Solienses 2019
[Foto: Agustín Merino].

Juana Castro no cesa de recibir distinciones durante las últimas semanas (ayer mismo, homenaje de la Asociación de Escritores de Andalucía; hace justo un mes, el Premio de Poesía Ciudad de Cabra) e incluso Carmen Lozano, en una entrevista que publica hoy el diario Córdoba, insinúa la posibilidad de "reconocimientos aún más importantes" próximamente. En esa misma entrevista, Juana recupera una declaración efectuada durante la entrega del Premio Solienses en Torrecampo a través de una imagen que nos estremeció: "Este último invierno he visto a la vejez andar por el pasillo de mi casa". Luego, en ese repaso a su poesía a través de la palabra con la periodista, la Castro llega inevitablemente a la tierra: "He pasado por todos los periodos y por todos los temas, y ahora estoy en la poesía esencial, que es a la vez la de lo agrario, el tiempo, mi campo, la intrahistoria de Los Pedroches, su mítica y su épica". A la que, una vez más, le declara su amor: "Amamos la tierra primera, la de los primeros recuerdos y los primeros aprendizajes. Los Pedroches es una tierra lejana y sola, como Córdoba en los versos de Lorca. Y allí, en lo agrario antiguo, se desarrollan las gestas y las virtudes humanas". Y el Premio Solienses como referencia ante el anuncio de algún final:
Pregunta. Cuando le entregaron el premio Solienses dijo que llegaba en un momento en el que no sabía si seguiría escribiendo poesía. No será una despedida.
Respuesta: Sí. Llevo un año sin sentir el deseo ni la necesidad de la poesía. La buscaré, porque es difícil vivir sin ella.
Quizás era este el círculo que se cierra al que aludía Julia López en su crónica de Hoy al día, pero también pudiera ser otro, porque el hecho de que Juana recogiera al fin en el duodécimo año su arado pendiente desde la primera edición supone como un cierre, alfa y omega, y doce eran las tribus de Israel, como los hijos de Jacob de las canciones infantiles, y doce los meses del año y las horas que completan el reloj tras recorrer el círculo.

Ya unos días antes Manuel Fernández en su columna semanal del diario Córdoba había acudido también a su experiencia en la entrega del Premio Solienses para explicar el cambio climático:
El domingo al mediodía, camino de la Virgen de Veredas, a siete kilómetros de Torrecampo, solamente saludé a un ciclista que terminaba la aventura de pedalear contra el cambio climático viniendo de la ermita, una soledad de pastos secos. Luego, en el santuario de la Virgen de Gracia, donde Juana Castro recibió el Premio Solienses, el ambiente era pura historia y belleza de la comarca. Pero al salir era como si abandonases el asilo en sagrado que la Iglesia ha prestado desde siempre a los perseguidos por la justicia --en este caso de frescor-- y te expusieses al ardiente tormento abrasador de algo parecido al infierno. Todavía no eran las dos de la tarde y fuera del amparo que los libros, la música y la cultura te proporcionaban en la ermita de la Virgen de Gracia, contemplabas desde la cima una especie de valle tórrido donde el calor estaba empezando a mostrar el cambio climático, contra el que protestan ya los niños de ahora. 
En la prensa impresa, también el semanario La Comarca informó de la entrega del Premio Solienses en la ermita de Gracia, y valoramos estos reflejos en papel de nuestra pequeña historia de la cultura, porque, cuando un día inevitablemente venidero todo lo digital desaparezca en cualquier armagedón de los muchos que nos amenazan y solo quede en pie la memoria grabada en piedra y en papel, permanecerá aún entonces gracias a ellos el recuerdo de que una vez en Los Pedroches existió el Premio Solienses, al que, como Cortázar a Glenda, queremos tanto.