BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

0 com

"Entrañas resplandecientes como libélulas"


Pilar Cámara.

Entre las novedades editoriales de este otoño señalamos el nuevo poemario de Pilar Cámara, una madrileña afincada en Pozoblanco que presentará mañana en Madrid Un nido en las clavículas (Inventa Ediciones). Según la nota editorial, en esta obra "los versos se abren paso por el alma de manera salvaje y visceral". De carácter marcadamente autobiográfico, "la autora no se muestra complaciente, muy al contrario, abre sin concesiones al lector las puertas a su universo poético. Con sus versos es capaz de mostrarnos una poesía dura y a la vez sensible, reflejo de la dualidad, de esas dos caras, luminosa y oscura, que dominan todo aspecto de la existencia". El poemario va precedido por un prólogo escrito por la también poeta Ana Castro (Premio Solienses 2018), según la cual Un nido en las clavículas "es la poesía que necesitamos para nombrarnos, señalar nuestro cuerpo y construir un futuro brillante de entrañas resplandecientes como libélulas". Se trata del segundo poemario de Pilar Cámara, que en 2013 publicó Rouge (Amargord Ediciones). La nueva obra se presentará próximamente también en Pozoblanco.
0 com

Pilar Muñoz resulta finalista del Premio literario Amazon


Pilar Muñoz Álamo.

Amazon ha dado a conocer hoy los cinco libros finalistas de la quinta edición de su premio literario de autores independientes, una iniciativa que busca reconocer el talento y la originalidad de obras publicadas a través de Kindle Direct Publishing (autoedición). Entre las obras seleccionadas por el jurado figura Aquello que fuimos, la última novela de la escritora pozoalbense Pilar Muñoz Álamo.

Según ha detallado Amazon en un comunicado, esta edición ha atraído a más de 2.400 autores de habla hispana procedentes de 43 países diferentes. Las obras han sido revisadas en base a varios criterios, como la viabilidad comercial, la creatividad, la originalidad y la calidad de la escritura. En la próxima ronda, el jurado seleccionará a un ganador entre los finalistas, quien recibirá un premio en efectivo de 5.000 dólares y, además, su libro será publicado en español mundialmente por el sello Amazon Publishing, en formato digital, impreso y audiolibro. También será traducido al inglés y publicado internacionalmente de la mano de AmazonCrossing, el sello que lleva autores de todo el mundo a nuevos lectores en otros idiomas.

Según la nota editorial, Aquello que fuimos (publicada en julio de este año) "habla de decisiones, trascendentes o intrascendentes, cobardes o valientes, que no solo condicionan nuestra vida, sino la de aquellos que habitan a nuestro alrededor. Decisiones y acciones que truncan el camino de los inocentes hasta convertirlos en culpables, para luego enjuiciarlos moral y legalmente como si todo, absolutamente todo, fuera producto exclusivo de su voluntad".
2 com

Una programación con nombres



De tan habituados que estamos, llega a parecernos normal, pero no lo es. Me refiero a la programación cultural que viene desarrollando el teatro El Silo de Pozoblanco durante su década de existencia. Es cierto que comenzó con titubeos, pero poco a poco ha ido afianzándose una propuesta extraordinaria en la que cada temporada se dan cita cuatro o cinco nombres de la más alta excelencia en el campo de la música, la danza o el teatro. No nos sorprende porque nos hemos acostumbrado a ello, pero no es lo normal incluso en localidades de mayor población que Pozoblanco, y sé de lo que hablo. Sin ir más lejos, en la programación preparada para este otoño, que presentó el pasado viernes Rosario Rossi, concejala de Cultura, se incluyen, así, como quien pasaba por ahí, nada menos que Rosendo, Carmen Machi, Pastora Soler, Richard Ray Farrell, Histrión Teatro o Ainhoa Arteta, por citar algunos. Por El Silo pasará también La flauta mágica de Mozart, en versión de Ópera 2001, el Otelo de Shakespeare según la Compañía de Clásicos Contemporáneos, el Moby Dick de Teatro Gorakada, la producción La comedia de las mentiras, llena de rostros televisivos (Pepón Nieto, Paco Tous, María Barranco, Angy Fernández) y que se presentó en el Festival de Teatro de Mérida, sin olvidar reconocidos grupos locales como Jara y Los Mejía. La única nota oscura en tan brillante panorama es la irregular respuesta del público, que no siempre corresponde con su asistencia a los merecimientos de tan ilustres visitantes.

2 com

Memoria de las fiestas

Septiembre llega últimamente cargado de tormentas, de tardes quejumbrosas y de lagartos en el estómago. Barro en los pies y sombra en las manos. Ausencias y angustia en los cristales. Estos septiembres que llegan últimamente tienen que terminar.

Desde este septiembre de hortigas recuerdo un verano más dulce. Todo comenzó en tres segundos. Luego vino el castillo, las olimpiadas rurales, las polémicas, la vaquera y la carta. Me perdí Asonada y la noche blanca, mientras hervía la discusión y recorría los fascinantes paisajes de la Galicia más escondida.

Ha sido, sí, un verano de escrituras. Sobre la torre de Torrecampo en El Celemín, sobre la memoria de La Losilla en el libro de la feria de Añora, sobre Pedrique en el de Pozoblanco. Pero,claro, la gran cita del verano fue la presentación de mi libro Añora y sus fiestas en el Museo Casa de los Velarde, donde se conjugó una noche mágica de luna, tormenta y sueños. Todo sucedió con urgencia y precipitación, como conviene a ciertas circunstancias, pero mereció la pena el resultado. Luego, la vida tomó su lugar y ya no hubo tiempo para el dulce empalago del recuerdo que nos hace revivir las experiencias que nos resultaron gratas.

Y ahora, que todo vuelve a su cauce, traigo este ejercicio de memoria. El vídeo recoge lo principal de mi intervención, en la que hablo sobre el contenido del libro, sobre la historia de Añora, sus fiestas y los peligros que las acechan. Guardo un gratísimo recuerdo del acto en aquella fresca noche relampagueante, rodeado de paisanos, familiares y amigos. Como todos los momentos verdaderamente profundos, no eres consciente de ello mientras está sucediendo, y solo mucho después alcanzas a intuir vagamente su significado, cuando ya es tarde para actuar de otra manera. Aquí quedan, pues, esas palabras en una noche llena de emociones, ajustes de cuentas y declaraciones de amor.

0 com

La verdadera grandeza de la Noche Blanca



El próximo sábado va a celebrarse en Pozoblanco la tercera edición de la Noche Blanca de la Cultura, una iniciativa surgida hace dos años con motivo del décimo aniversario del Teatro El Silo y que tiene la particularidad de desarrollarse en diversos lugares emblemáticos de la localidad, como la Plaza del Pozo Viejo, la Costanilla del Risquillo o la ermita de San Antonio. La propuesta está en línea con eventos de naturaleza semejante que se celebran en otras ciudades (recordemos, por ejemplo, la Noche Blanca del Flamenco en Córdoba), que concentran en una sola noche un cúmulo de atracciones con la finalidad de convertirse en un llamativo reclamo cultural y turístico.

Pero la convocatoria de Pozoblanco resulta admirable por un factor añadido, que la convierte en única y que habla muy positivamente de una localidad que, más allá de la oferta cultural y de espectáculos que pueda ofrecer durante todo el año (con nombres de relumbrón en el panorama escénico y musical), ha sabido conservar la llama principal de la iniciativa propia que surge de los grupos locales, los que realmente realizan una labor silenciosa y efectiva de implicación cultural duradera. Así se explica que la concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Pozoblanco haya podido construir una programación para una sola noche en la que van a participar once grupos y asociaciones musicales o teatrales de la localidad. Creo que muy pocas localidades del tamaño de Pozoblanco podrían realizar algo semejante. La existencia de todos estos grupos garantiza un sedimento cultural que muy raramente pueden conseguir las iniciativas institucionales, porque la verdadera cultura ha de nacer de la iniciativa particular (del pueblo, como se decía en otros tiempos más arriesgados) y las administraciones -como en esta ocasión- deben saber cumplir su labor fomentando esas iniciativas y no obstaculizando su desarrollo ni pretendiendo dirigirlo o apropiarse de él. La grandeza de esta convocatoria reside, precisamente, en la posibilidad que existe de organizarla. En que pervivan tantos grupos (algunos con varias décadas de historia) dispuestos a mostrar su actividad (forjada las más de las veces en el esfuerzo personal desinteresado), su compromiso colectivo con la cultura y con su pueblo. El éxito, con estos cimientos, está garantizado, porque se trata ahora de que el público devuelva el agradecimiento merecido por este trabajo y la admiración debida por una rara implicación asociativa en estos tiempos de tan feroz individualismo.



GRUPOS PARTICIPANTES

Grupo de teatro Don Lorenzo Santacruz
Peña Cultural Flamenca Agustín Fernández
Coral de la Peña Marcos Redondo
Grupo de Teatro Amas de Casa
Cortijo Films
Agrupación Musical Nuestra Señora de la Soledad
Grupo folk Aliara
Chirigota El Grifo
La Trastienda Teatro
Grupo de teatro Los Mejía
Grupo de teatro Jara
0 com

El Celemín y el Museo PRASA

La Asociación Benéfico Sociocultural y Deportiva PRASA-Torrecampo ha publicado durante el mes de agosto el número 26 de su revista El celemín [números anteriores pueden verse aquí]. Se trata de 76 páginas llenas de "vida y cultura de Torrecampo". En esta ocasión he colaborado con un artículo titulado "La actual torre de la parroquia de San Sebastián de Torrecampo", en torno a la obra desarrollada por Adolfo Castiñeyra y Boloix en 1914 y el posterior campanario añadido en 1972.

La revista contiene un puñado de buenos artículos que resultarán atractivos no solo para los torrecampeños, sino para los interesados por la cultura de Los Pedroches en general: Juan Bosco Castilla escribe sobre el archivo municipal, Juan Romero sobre los estatutos de la hermandad de Veredas, Antonia Molina sobre las canciones antiguas que acompañaban a los juegos infantiles, Francisco Márquez sobre las palabras tradicionales que desaparecen (con una primera entrega de vocabulario tiznao, en iniciativa similar a la que en Añora desarrolla Juan Madrid) y Juan Bautista Carpio sobre las fuentes documentales y bibliográficas para la historia de la villa, por citar solo algunos. También se da cuenta de actividades de la asociación, del certamen de narrativa, pluviometría y movimiento demográfico (donde se constata una terrible evidencia: durante todo 2017 en Torrecampo solo nacieron dos niños, mientras que fallecieron 52 personas naturales de allí). Y, en fin, fuera de catalogación encontramos también la biografía apócrifa (soneto incluido) de la "escritora torrecampeña" Ana de San Francisco elaborada por Pérez Zarco.


Amuleto de plomo de al-Andalus que se conserva en el Museo PRASA Torrecampo y que ha sido estudiado por Sebastián Gaspariño.

Me he querido detener especialmente en un segundo artículo firmado por Juan B. Carpio titulado "Investigando en el Museo", en el que realiza un recorrido por los trabajos de investigación realizados sobre fondos del Museo PRASA Torrecampo por parte de numerosos investigadores (algunos de ellos de gran renombre). Así, el eminente epigrafista Armin Stylow estudió las inscripciones romanas del museo y el arabista Juan Antonio Souto descifró las árabes y andalusíes. Otros temas que han sido objeto de investigación a partir de piezas del museo por parte de investigadores procedentes de diversas universidades y centros de estudio han sido: las cartas de Juan Ramón Jiménez, las monedas islámicas, las monedas de oro de época visigoda, los amuletos de plomo de Al-Andalus, una escultura de bronce que representa al dios Mercurio, catalogación de minerales y fósiles, los anillos medievales o los precintos de plomo del siglo VIII. Los investigadores proceden de centros tan prestigiosos como el CSIC, la Real Academia de la Historia, el Instituto Arqueológico Alemán, el Instituto del Mundo Árabe de París, la Universidad de la Sorbona de París y la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica), además de varias universidades españolas. Según Carpio, "todos estos estudios contribuyen a elevar el valor de las colecciones del Museo PRASA Torrecampo", puesto que se benefician del prestigio que reporta la aparición de trabajos de investigación reconocidos por la comunidad científica. En consecuencia, el propio museo adquiere prestigio al divulgarse como depositario de piezas susceptibles de contribuir al conocimiento de nuestro pasado.

El Museo PRASA Torrecampo, por tanto, cumple con su función de promoción de la investigación, con todo lo que ello supone de crédito y reputación. También nos hemos hecho eco en Solienses en numerosas ocasiones de su participación en exposiciones dentro y fuera de España mediante el préstamo de diversas piezas. Todo ello certifica la existencia virtual del Museo. Pero, claro. Para qué vamos a retrasar más la llegada a lo inevitable. Y lo inevitable es que seguimos a la espera de la apertura real. Todos aceptamos ya la pérdida de las fantasías megalómanas de otros tiempos y nos conformaríamos, para endulzar la espera, con la simple habilitación museística de la Casa Posada del Moro. Juan B. Carpio, su director, aventura "cercana" esa apertura, aunque sin mucha convicción. Vendría bien alguna buena noticia, tantos años después.

39 com

La feria se lleva en la piel (de la mujer)

El Ayuntamiento de Pozoblanco acaba de dar a conocer el cartel ganador para anunciar la Feria de Ntra. Sra. de las Mercedes de este año, que, bajo el lema "La feria se lleva en la piel", ha resultado ser obra del artista local Rafael Garrido. Se trata -no obstante la técnica del arte corporal-  de un diseño poco ambicioso, donde sorprende la perpetuación de los tópicos de la cartelería ferial tradicional (la flamenca, el recinto ferial, el gallo, la peineta) en la propuesta de un joven que acaba de terminar sus estudios y del que se esperaría, por el contrario, una mayor voluntad de ruptura formal y conceptual. Pero lo que más llama la atención, en estos tiempos de alta sensibilidad hacia las interpretaciones de género, es la insistencia en la cosificación del cuerpo de la mujer, a la que en esta ocasión incluso se le niega el rostro y se utiliza como mero vehículo transmisor de una imagen. Un año más, el cartel destaca por su componente sexista, una tradición estilística de utilizar la imagen de la mujer como elemento meramente decorativo. Pienso que, de nuevo, tanto el Ayuntamiento como el autor han desaprovechado la oportunidad de utilizar el altavoz de la feria para difundir un contenido artístico relevante, máxime cuando, viendo otros trabajos del artista, observamos en él una línea más transgresora que la elegida para un cartel que, ni por sus valores artísticos ni por el ideario que transmite, debería haber llegado a la final.

Otras localidades de Los Pedroches que también organizan concursos de carteles para sus respectivas ferias han premiado este año propuestas en las que no se recurre a la mujer como reclamo publicitario, incluso aunque se abunde en otros tópicos.


El cartel de Villanueva de Córdoba es obra de Nicolás Sánchez Soldado y el de Hinojosa del Duque ha sido realizado por Juan Márquez Romero.

1 com

Preliminar de "Añora y sus fiestas"

El pasado miércoles presentamos mi libro "Añora y sus fiestas", editado por la Diputación de Córdoba y el Ayuntamiento de Añora. Reproduzco a continuación la pequeña nota preliminar que lo encabeza, a modo de presentación y como declaración de intenciones.


PRELIMINAR

Este libro es, ante todo, una mirada hacia atrás y una declaración de amor.

Una melancólica mirada hacia atrás en medio del camino. Las páginas que siguen constituyen básicamente una recopilación de escritos míos ya publicados anteriormente que versan sobre la naturaleza de las fiestas de Añora, sus rituales, sus orígenes, su desarrollo, su significado y su misterio. Textos que fueron concebidos en momentos y circunstancias diversas, lo que justifica la variedad de tonos y los diferentes registros que aquí pueden encontrarse. Es un resumen de veinticinco años de investigación y reflexión sobre la historia y la cultura de Añora, mi pueblo, al que le debo esta noble declaración de amor.

Añora y sus fiestas es una obra de síntesis, de fragmentos extraídos de otros libros míos y de artículos publicados a lo largo del tiempo en revistas especializadas y de divulgación. Me parecía que era necesario realizar esta recopilación, para ofrecerla ahora, revisada y reelaborada, corregida y aumentada, como una unidad nueva que preserve para el futuro la memoria firme de lo que fuimos y de lo que somos, ante la incertidumbre de lo que seremos.

De Historia de Añora (1994) procede toda la primera parte, resumida y corregidas algunas deficiencias que una segunda lectura siempre descubre, así como con ampliaciones proporcionadas por nuevas fuentes. A Ensayo sobre fiestas populares de Los Pedroches (1997) se le deben numerosos fragmentos salpicados aquí y allá, bien extensos algunos de ellos, como los referidos a la fiesta de la Cruz o a la encina de los quintos, aunque todos han sido reelaborados expresamente para la ocasión, con aportes novedosos. Luego, se suman artículos publicados durante dos décadas y media, así como otros apartados redactados expresamente para este libro. El conjunto constituye, por tanto, una obra de acopio reelaborada con la intención de que constituya un muestrario homogéneo de las celebraciones más singulares que se viven en Añora a lo largo de su gozoso ciclo festivo.

Con ello cumplo un compromiso que adquirí con el pueblo de Añora cuando en 1988 acepté el nombramiento de Cronista Oficial. Un compromiso de estudiar sus raíces y ofrecer a los noriegos el producto de esta investigación, para que, conociéndolas todos más profundamente, podamos entender cabalmente nuestro pasado y, en fin, acabemos comprendiéndonos mejor a nosotros mismos, como comunidad y como individuos. Un compromiso que quiere ser una declaración de amor, la del joven que salió del pueblo en busca de otros horizontes y que jamás logró desasirse de esta servidumbre tan dulce que es la pertenencia a una tierra, y que ahora, pasados los años, regresa en busca de ternura y complicidad. En las calles de Añora, las que contemplan silenciosas el bullicio de la velada de la Cruz, las que veneran a San Martín y a la Virgen de la Peña, las que lloran la Pasión y celebran el Carnaval, en esas calles se guarda el recuerdo de la historia personal de cada uno de nosotros. Está allí como testimonio de unas vivencias que nos pertenecen a cada uno particularmente, pero que contienen también una dimensión social que es la que ha hecho de Añora el pueblo que hoy es. Cada noriego ha colaborado a ella en la medida de sus posibilidades y a las mías, cualesquiera que hayan sido en el pasado, quiero sumar desde hoy este libro, esta mirada hacia atrás recopiladora de impresiones, esta ofrenda de esfuerzos y entrega, esta declaración de amor.
2 com

'Añora y sus fiestas' nace en la Casa de los Velarde


Presentación del libro "Añora y sus fiestas", anoche en el Museo de Añora.

La tarde se presentó tormentosa, hasta el punto de hacer peligrar el acto de presentación de mi libro Añora y sus fiestas, que estaba previsto en el patio del Museo Casa de los Velarde de Añora. Pero finalmente la noche concedió una tregua y un nutrido público formado por paisanos, familiares y amigos (fundamentalmente de Añora, pero también de otros pueblos de Los Pedroches) se dio cita en un magnífico lugar que se mostró muy adecuado para este tipo de actividades culturales. Bartolomé Madrid, alcalde de Añora, y Auxiliadora Pozuelo, delegada de Medio Ambiente de la Diputación de Córdoba, saludaron a los presentes en nombre de las instituciones editoras y elogiaron la obra, señalando la necesidad de que este tipo de iniciativas salgan adelante por lo que significan de rescate de nuestra historia y tradiciones. Por mi parte, expliqué cómo se ha gestado este libro y los objetivos que persigue. "Un ajuste de cuentas", definí, atendiendo a que se trata de una recopilación de trabajos en buena parte realizados durante estos treinta años de Cronista Oficial que se cumplen ahora. Distinguí las dos partes que componen el libro: una primera de contenido más histórico, basada fundamentalmente en mi libro Historia de Añora (1993), y una segunda -más extensa- entregada plenamente a las fiestas de la localidad. Recordé mis tareas de ordenación y catalogación del archivo histórico municipal, aludiendo a la rica documentación que contiene, no obstante su fragmentación y limitaciones. Luego, al tratar de las fiestas, me detuve especialmente en los orígenes de la celebración de la Cruz y en los comienzos del culto a la Virgen de la Peña, inicialmente intercalado con el de San Martín. Expresé mi satisfacción por haber podido consultar la documentación de las hermandades y me referí a algunas fiestas desaparecidas, como la encina de los quintos, o despojadas de su ritual antiguo, como las bodas. Finalmente, reflexioné sobre la necesidad que hay de proteger el patrimonio inmaterial (mucho más frágil que el material) como depositario de la memoria de nuestra identidad tradicional, a la que habremos de aferrarnos si queremos evitar la desaparición del mundo rural. El acto terminó con la firma de libros y una copa en agradable tertulia, mientras a lo lejos aún se percibían los ecos de la tormenta.

El libro puede adquirirse, de momento, en el Ayuntamiento de Añora y próximamente también en la librería virtual 17 pueblos.


Con Bartolomé Madrid, Daría Romero, Juana Castro y Pedro Tébar.


Firmando libros.


Vista del público asistente.
1 com

Presentación