BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

0 com

"Comían mejor los que tenían madre"

Testimonio de "los niños de la guerra" de El Viso.



El pasado jueves se presentó en El Viso el documental "La Guerra Civil, vista por un niño", realizado por Miguel Moyano y producido por el Ayuntamiento de El Viso en colaboración con la Consejería de Presidencia, Administración Local y Memoria Democrática de la Junta de Andalucía. Ocho personas (cinco mujeres y tres varones), que eran niños durante la Guerra Civil, cuentan sus vivencias y sus recuerdos sobre la propia guerra y su vida cotidiana durante aquellos años: los bombardeos, la comida, la ropa, la higiene, los juegos, la escuela, las represalias después de la guerra... El documental tiene una duración de apenas 20 minutos y constituye un ejercicio necesario de preservación de la memoria de aquellos tiempos, para que se sepa lo que ocurrió y no se olvide.

3 com

Fahs al-Ballut se muestra en la Alhambra


Candil de bronce procedente del Museo PRASA Torrecampo que se expone en la Alhambra de Granada [Fotos: Fundación PRASA].

La reina Letizia inaugura hoy la exposición "La Granada zirí y el universo beréber", que podrá verse en la capilla y cripta del Palacio de Carlos V de la Alhambra de Granada hasta el 21 de abril de 2020. La muestra reunirá más de 300 piezas procedentes algunas de ellas de prestigiosas instituciones (como la Fundación Leila Mezian, el Museo del Louvre o el Arqueológico de Argelia) y ha sido organizada por el Patronato de la Alhambra y el Generalife en colaboración con la Fundación Legado Andalusí y el Consejo de Europa.

La zirí fue una dinastía beréber originaria de la Cabilia, región montañosa de Argelia, una de cuyas ramas, encabezada por Zawi ben Ziri, se trasladó a al-Ándalus para servir como mercenarios a las órdenes de Almanzor y que, en 1013, fundaría la Taifa de Granada, un reino independiente musulmán surgido a raíz de la desintegración del Califato de Córdoba. El origen del urbanismo de la Granada histórica está en esta etapa [para saber más de la granada zirí pinchar aquí].

El interés que tiene esta exposición para Los Pedroches es que un conjunto de 22 piezas de las que se van a exhibir en la Alhambra de Granada durante estos cinco meses proceden de los fondos propios del Museo PRASA Torrecampo, una institución que ya en numerosas ocasiones ha prestado materiales de su colección permanente para exposiciones tanto a nivel nacional como internacional. Precisamente, la cora de Fahs al-Ballut (aproximadamente Los Pedroches de la época) fue también zona beréber y las cerámicas del siglo XI que se conservan en el Museo PRASA resultan muy semejantes a las granadinas, por lo que han entusiasmado a los organizadores de la exposición. De hecho, el catálogo de la muestra incluye un capítulo dedicado a Fahs al-Ballut, que ha sido confeccionado por Juan Baustista Carpio, director del Museo de Torrecampo.

Entre las piezas que viajan a Granada desde Los Pedroches se encuentra también una inscripción funeraria andalusí datada en el siglo XI que fue encontrada en el Parque del Salvador de Pedroche, un candil de bronce y algunas piezas ornamentales.


Cerámica del siglo XI procedente de Fahs al-Ballut en una vitrina de la exposición "La Granada zirí y el universo beréber".


Taza de cerámica que también podrá verse en Granada.


Anillo.


Lápida funeraria con inscripción árabe hallada en Pedroche y que también ha viajado a Granada.


9 com

Información y propaganda


Entrega de distintivos Emple@ el pasado 25 de noviembre en la Diputación de Córdoba [Foto: Diputación de Córdoba].

La Wikipedia lo explica muy bien, así que para qué ir más lejos: "La propaganda es una forma de comunicación que tiene como objetivo influir en la actitud de una comunidad respecto a alguna causa o posición, presentando solamente un lado o aspecto de un argumento.​ La propaganda es usualmente repetida y difundida en una amplia variedad de medios con el fin de obtener el resultado deseado en la actitud de la audiencia. De modo opuesto al suministro de información libre e imparcial, la propaganda, en su sentido más básico, presenta información parcial o sesgada para influir una audiencia. Con frecuencia presenta hechos de manera selectiva y omite otros deliberadamente para sustentar una conclusión, o usa mensajes controlados para producir una respuesta emocional, más bien que racional, respecto de la información presentada". Y así podríamos seguir.

La diferencia entre información y propaganda es fundamental en una sociedad libre, puesto que un ciudadano puede pensar que se está informando cuando en realidad solo está siendo objeto de manipulación. Los medios de comunicación deberían ser muy cuidadosos en este sentido y tratar a sus clientes, a sus usuarios, a la ciudadanía en general, con el respeto que se les debe.

Propaganda son, por ejemplo, todas las notas "informativas" que envían a los medios de comunicación los gabinetes de prensa de cualquier administración, ya sea local, provincial, autonómica o nacional y sea cual sea el partido que la dirija. Cualquiera que sea su contenido, ahí siempre hay una voluntad de "influir en la actitud de una comunidad respecto a alguna causa o posición", ofrece siempre "información parcial o sesgada", presenta los hechos "de manera selectiva y omite otros deliberadamente", etc. Vamos, lo que viene siendo la propaganda pura.

Veamos un ejemplo de manual, de aquí cerquita, entre nosotros. Hace unos días, medios de comunicación locales, comarcales y hasta provinciales reprodujeron sin cambiar una coma (que esa es otra) una nota de prensa emitida por el Ayuntamiento de Pozoblanco (especialista en estas labores de propaganda) en la que se afirmaba: "El Ayuntamiento recibe un reconocimiento por la incorporación de mujeres víctimas de violencia de género al mundo laboral". Ahí se hablaba de que el consistorio pozoalbense había contratado durante 2019 a tres mujeres víctimas de violencia de género a través del programa Emple@, que promueve la Diputación de Córdoba, y se resaltaba "la apuesta y el compromiso de trabajar por la igualdad", para concluir afirmando que "el pasado lunes, 25 de noviembre, la concejala de Igualdad y Empleo fue la encargada de recoger el reconocimiento que se hizo desde Diputación hacia el Ayuntamiento de Pozoblanco por su participación en este programa". Leyendo la noticia en cualquier medio, daba la sensación de que el Ayuntamiento de Pozoblanco ha sido distinguido expresamente por esta tarea, por destacar sobre los demás en este compromiso con la igualdad.

Sin embargo, se trata de una información parcial y sesgada, que presenta datos de manera selectiva y omite otros deliberadamente. Propaganda. Lo cierto es que el Ayuntamiento de Pozoblanco fue uno más de los 37 ayuntamientos cordobeses que el pasado 25 de noviembre, con motivo del Día Internacional contra la Violencia de Género, recogieron los distintivos de calidad Emple@ a las empresas, entidades públicas y ayuntamientos que colaboraron en la edición de 2018 (puede verse aquí el vídeo completo del acto). Junto al de Pozoblanco, la Diputación entregó también su distintivo (un gesto meramete simbólico) a los Ayuntamientos de Belalcázar, Dos Torres, El Guijo y Pedroche, por citar solo los de Los Pedroches. También lo recibieron dos entidades públicas comarcales: el Patronato Municipal de la Vivienda y Servicios Alcavise de Alcaracejos y la Fundación Virgen del Buen Suceso de Villaralto. En total, se distinguieron 37 ayuntamientos, una ELA, ocho entidades públicas y 23 empresas privadas. No se trataba solo del Ayuntamiento de Pozoblanco (cuyo alcalde, por cierto, fue el único que no asistió al acto), como leyendo esta noticia uno podría pensar. En la prensa comarcal, además, se hablaba solo de la distinción recibida por el Ayuntamiento de Pozoblanco y no se citaba a los demás consistorios comarcales ni a las empresas públicas que también la recibieron. Información parcial. Datos selectivos. Propaganda. Los medios sabrán si lo hacen consciente o inconscientemente y a favor de quién.


El alcalde de Villaralto, Ángel Moreno (izq.), y José Antonio Jurado (der.), gerente de la Fundación Virgen del Buen Suceso, recogiendo su distinción.
12 com

Belleza, satisfacción e incertidumbre en la visita al castillo


Un grupo de visitantes ante la majestuosa torre del homenaje el pasado domingo [Todas las fotos: Solienses].

En el año 2004 desde Solienses realizamos una encuesta (que tuvo cierta repercusión en los medios de comunicación) para elegir a los diez monumentos más representativos de Los Pedroches. El más votado de todos ellos resultó ser el castillo de Belalcázar, un monumento que, no obstante su grandiosidad, era un gran desconocido entonces, pues llevaba muchos años cerrado a cal y canto y tan solo podía verse desde lejos (aunque, aun así, su imponente figura continuara siendo impresionante). La fortaleza de los Sotomayor era reconocida así como un icono distintivo de la identidad territorial de la comarca, por su pasado histórico, por sus valores artísticos, pero también por su capacidad de resistir a lo largo del tiempo frente a tantos avatares adversos en los que se vio envuelta. Un poco como la comarca misma.

Durante muchos años, todas las personas culturalmente inquietas de Los Pedroches temimos por la supervivencia del castillo. Era una propiedad privada cuyos dueños no podían afrontar de ningún modo ni tan siquiera las pequeñas obras de mantenimiento que un edificio de tales características exigía tan solo para evitar su derrumbe. Nos llegaban noticias de expolios, de caídas de elementos estructurales, de una ruina cada vez mayor frente a la que nada se hacía. Había exigencias a la administración pública para que se hiciera cargo de esta joya monumental tan en peligro de hundimiento, pero cualquier demanda chocaba con la pared de la propiedad. Toda esta historia está contada en las páginas de Solienses, que tiene al castillo de Belalcázar como etiqueta individualizada por la frecuencia con la que nos hemos referido a temas relacionados con él, principalmente asuntos de carácter reivindicativo, de cuando la Asociación "Amigos de Belalcázar, villa de monumentos" tuvo una presencia significativa en la localidad e hizo de la reclamación sobre el castillo uno de sus ideales definitorios. Y, de pronto, un día, todos los sueños se hicieron realidad.

En 2008 la Junta de Andalucía compró el castillo y comenzó entonces otra batalla por su restauración, también con episodios lamentabilísimos, que culminó, sin embargo, el pasado fin de semana con la apertura final del monumento a las visitas del público tras la restauración llevada a cabo durante el último año y medio. Y cuando llega este momento, todo lo anterior se olvida.


Los visitantes se dirigen al castillo por el antiguo camino.

Acudí a visitar el castillo el domingo a las once de la mañana, tras haber reservado la visita en tiempo y forma. Solo 350 personas han podido acceder a la fortaleza en estas jornadas de puertas abiertas organizadas por la Consejería de Cultura con motivo de las Jornadas Europeas de Patrimonio. No hará falta decir que mucha gente se ha quedado con las ganas ni señalar el gran enfado que este planteamiento ha provocado, pero iremos luego con eso. Ahora, vayamos con las impresiones de la visita.

Si el castillo de Belalcázar fue considerado en su día el monumento más representativo de Los Pedroches, hoy podemos afirmar ya sin temor a equivocarnos que acaba de convertirse también en su principal reclamo turístico. Las obras realizadas han sido limitadas, como veremos, pero centradas en lo fundamental: la majestuosa torre del homenaje, la más alta de la península Ibérica con sus 47 metros. Ascender por sus estrechas escaleras centenarias de caracol, admirar sus luminosas bóvedas nervadas, sus profundas ventanas evocadoras de idilios medievales, sus arcos completos y fragmentarios, sus saeteras amenazadoras, para desembocar finalmente en una terraza desde la que se divisa toda la comarca y las comarcas colindantes constituye una experiencia admirable que colmará las apetencias de cualquier turista que, intencionadamente o por error, recale en estas tierras nuestras tan extraviadas. El trabajo de restauración de la torre ha sido impecable, permitiendo las nuevas estructuras instaladas la contemplación del vano central y el resalte de los elementos arquitectónicos que se habían conservado. En la planta baja puede contemplarse el aljibe subterráneo a través de una plataforma de cristal y desde la altura máxima se admira a vista de pájaro la iglesia de Santiago, el convento de San Francisco o el pilar. Todo un maravilloso espectáculo.


Vista del castillo desde el lado norte.

Según ha informado la propia empresa encargada de la restauración, en la torre del homenaje se han recuperado todos los elementos góticos que decoran sus garitones y ventanas y el junteado perdido, como consecuencia de las escorrentías de agua y abrasión del viento (para ello se instaló una gran estructura de andamiaje en su exterior) y "para mantener la magia de la edificación" se ha realizado la reconstrucción necesaria "con piedra recuperada de composición acorde con la construcción original". Insisto: la restauración de la torre del homenaje me parece impecable y muy respetuosa con el monumento. Una pasarela de madera conduce hasta ella desde la puerta de entrada al castillo, conformando un recorrido turístico que permite una visión completa del patio de armas. También es de justicia destacar la reparación que se ha hecho de la torre albarrana y la consolidación de los muros, tanto de la propia fortaleza como del recinto de fortificación exterior, lo que probablemente los ha salvado de riesgos que eran ya muy inminentes.

Me ha generado un gran desconcierto, sin embargo, la abundancia de ladrillo rojo en la reconstrucción de la mayoría de los vanos interiores de la muralla (puertas, ventanas, muros), que produce un desagradable impacto visual. Desde la Carta de Venecia de 1964 hemos aceptado que en una restauración "los elementos destinados a reemplazar las partes inexistentes deben integrarse armoniosamente en el conjunto, distinguiéndose claramente de las originales, a fin de que la restauración no falsifique el documento artístico o histórico". En la restauración del castillo de Belalcázar hemos visto elementos que, distinguiéndose claramente de los originales, unas veces se integran armoniosamente y otras no. Otras veces chirrían y deslucen la pulcritud de las demás partes del trabajo. El remate encementado de los adarves tampoco parece un trabajo ejemplar desde el punto de vista artístico e histórico, aunque resulte eficaz en cuanto a protección material.


Ejemplar: Ventana de la Torre 2 restaurada con sillares de granito.


Chirría: Mucho ladrillo en la reconstrucción de los vanos de las murallas.

Por otro lado, aún queda mucho trabajo por hacer. Salvo la torre del homenaje, el grueso del recinto fortificado apenas ha sido intervenido más que en tareas de consolidación. La zona del palacio renacentista casi ni se ha tocado. No se ha llegado al nivel del suelo en el patio de armas y desconocemos el alcance de la intervención arqueológica que se haya realizado, si es que se ha realizado alguna (recordemos que el castillo no debe considerarse solo como un foco de atracción turística y, por tanto, de desarrollo económico para la zona, sino también como un objeto de investigación histórica que desvele tantas etapas oscuras del pasado de Los Pedroches, y no me refiero solo a la etapa árabe, sino al siempre enigmático poso romano).


Los lienzos del lado oeste se han consolidado pero han recibido una restauración menor.


En la restauración del muro oeste predomina el ladrillo rojo, produciendo una sensación de violenta ruptura.

Algunas cosas que no me gustaron de la visita

1. Fundamentalmente, y por encima de todo, la falta de protagonismo del pueblo de Belalcázar en la apertura de su castillo. La fortaleza de los Sotomayor es, principalmente, un monumento que está impreso en la conciencia colectiva de los vecinos de la villa condal. Muchos de ellos han jugado allí de niños, seguramente inconscientes de la importancia del lugar, y han crecido bajo la presencia intimidatoria de esa mole formidable de piedra y de historia. No se entiende que la apertura del castillo, después de tantos años cerrado, no se haya hecho con una jornada de puertas abiertas libre para todos los belalcazareños, para que con su presencia se hicieran dueños de nuevo de un lugar que en primer lugar les pertenece. Con la adecuada vigilancia y orientación, hubiera sido plenamente posible y se hubiera saldado una deuda que la administración tenía -y sigue teniendo- con los ciudadanos. Alguna reflexión en este sentido tendrá que hacer su Ayuntamiento.

2. En la preparación de la visita se insistió demasiado en los riesgos de subir a la torre, planteándolo como una empresa solo apta para atletas de primer nivel. Cualquiera que haya viajado por España o por el mundo ha subido a torres de acceso tan dificultoso o más que el que ofrece esta, constituyendo precisamente esta pequeña aventura el principal atractivo de la visita. Esta bien advertir de las dificultades, pero no hasta el punto de llegar a disuadir a algunas personas que, simplemente bien informadas, no encontrarían ningún problema en el acceso.

3. Me resultó insólito en los tiempos que corren que en la preparación de la visita se insistiera en que no se tomaran fotografías del castillo "para que no se difundan por las redes sociales", cuando precisamente la estrategia debería ser la contraria. Que las redes sociales se llenen de fotografías del castillo de Belalcázar, para que todo el mundo contemple lo maravilloso que es y muera de ganas por acudir a visitarlo.

4. Considero un error de planteamiento restaurador haber mantenido la construcción moderna que existe a los pies del castillo, una pequeña casa destinada, al parecer, a convertirse en el futuro en centro de interpretación. El edificio entorpece la visión limpia de la fortaleza desde la distancia y no aporta ningún contenido histórico ni artístico.

5. La incertidumbre sobre el futuro. Nadie sabe qué va a ocurrir con el castillo a partir de ahora. La delegada de Cultura en Córdoba ha anunciado "una apertura extraordinaria a principios de año, para que puedan conocer el castillo aquellas personas que no hayan podido acceder a las visitas de las jornadas de patrimonio" y el consistorio belalcazareño ha sugerido que "se está trabajando en la firma del Convenio de Colaboración entre la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Belalcázar", sin especificar en qué términos. El riesgo es que ahora el castillo se vuelva a cerrar y no sea accesible para visitas regulares. Parece difícil que un ayuntamiento pueda garantizar un uso turístico convencional del monumento, con un horario de apertura regular y con el personal suficiente para atenderlo, de modo que cuando llegue un turista se encuentre la puerta abierta (y la taquilla, si se dispone el pago de una entrada) y no tenga que volverse loco intentando averiguar cómo entrar allí para finalmente marcharse sin conseguirlo. Todos sabemos de qué estamos hablando. No basta con programar visitas mensuales a las que haya que apuntarse. El turista viene cuando viene, no cuando nosotros queramos que venga. Es un fundamento que hay que aprender si queremos hacer del turismo un recurso económico para la zona.


Vista general del castillo de Belalcázar.


Los visitantes atienden las explicaciones del guía en la puerta de entrada al castillo.


Detalle del recinto amurallado exterior, donde pueden distinguirse materiales de las diversas etapas constructivas.


Torre albarrana.


Bóveda del nivel 4 de la torre del homenaje, con el escudo de los Sotomayor en la clave.


Puerta de acceso a uno de los tramos de escaleras de la torre del homenaje.


Bóveda del nivel 5 de la torre del homenaje.


El acceso a la ventana da idea del grosor de los muros de la torre.


Pequeños detalles: alquerque de nueve en el último escalón de acceso a la terraza de la torre del homenaje.


Vista del pueblo de Belalcázar desde la cima de la torre.


Terraza superior de la torre del homenaje.


Inscripción árabe hallada durante la restauración.


Interior de la torre del homenaje con los elementos de enlace entre los distintos niveles.


Reconstrucción discutible de un muro interior en el patio de armas del castillo.


Interior de la torre 7, rematada con una bóveda de granito con dos arcos paralelos.
1 com

"Hay palabras escritas en los muros que sobreviven al propio muro sobre el que se asientan"

Federico Gallego Ripoll recoge el VI Premio de Poesía Juana Castro en Villanueva de Córdoba


Federico Gallego Ripoll con el trofeo que lo acredita como ganador del Premio de Poesía Juana Castro [Todas las fotos: Solienses].

Cinco alumnos de primero de bachillerato que cursan la asignatura de Literatura Universal en el IES La Jara bajaban las escaleras del graderío del Teatro Municipal de Villanueva de Córdoba. Con micrófonos inalámbricos, venían recitando poesía con voces que sonaban a insolencia y provocación, a gesto subversivo. Ya en el escenario, con la dulce osadía de la juventud, declararon su amor a la literatura, presentaron el acto, al autor premiado y a la poeta que da nombre al premio, a la que quizás no conocían hasta ese momento, pero a la que ya no olvidarán en su vida. La introducción del acto de entrega del VI Premio Internacional de Poesía Juana Castro, que se celebró anoche, fue brillante aunque solo fuera por aquella irrupción de hiriente juventud en un campo habitualmente reservado a la experiencia, a los años y al resentimiento cruel del pasado.


Alumnos del IES La Jara durante la presentación del acto.

Luego ya, por cauces más habituales, el acto continuó con la placidez que invade tras volver a los diecisiete. María Rey, profesora de Lengua Castellana y Literatura en el IES La Jara de Villanueva de Córdoba, y culpable de aquella irrupción de irrealidad, actuó como maestra de ceremonias. Tras la primera de las tres interpretaciones del grupo Torralbo Quintet, intervino el teniente de alcalde Gabriel Duque (quien excusó la presencia del concejal de Cultura) para hablar de los aspectos más técnicos del premio. Informó que a esta edición del premio se han presentado 98 originales procedentes de multitud de lugares (de siete de las ocho provincias andaluzas, todas menos Huelva; de 16 de las 17 comunidades autónomas, todas menos Galicia, destacando en número de propuestas las llegadas desde Andalucía, Madrid y Castilla y León; y resaltando como curiosidad que el original que desde más lejos ha llegado ha sido desde las antípodas, desde Australia). Procedió a la lectura del acta del jurado, donde se decide otorgar el premio por unanimidad a la obra Las travesías de Federico Gallego Ripoll, natural de Manzanares (Ciudad Real) y afincado en Palma de Mallorca. El jurado destaca "la intensidad, la coherencia del libro basada en la fuerza de las imágenes, el ágil manejo del verso, la musicalidad y la construcción de los poemas y, sobre todo, su cierre rotundo". El jurado estuvo formado por los poetas Juana Castro, Matilde Cabello, Juan Lamillar, Francisco Onieva y Antonio Luis Ginés y el concejal de Cultura, Juan Manuel Rísquez Chaves. El libro premiado será publicado próximamente por la editorial Renacimiento.

Juana Castro habló a continuación para expresar su satisfacción por la continuidad del premio y por "ser profeta en mi tierra". "Este premio -dijo- unas veces nos descubre nuevos nombres para la poesía, como fue en el caso de Nieves Muriel y Ana Castro, y otras nos trae la sorpresa de encontrarme con un viejo amigo que he reencontrado esta noche después de mucho tiempo. Con Federico Gallego Ripoll compartí en los años ochenta encuentros, amigas, amigos, cartas y ciudades, cuando tanto él como yo nos iniciábamos en las publicaciones de poesía". Juana recorrió algunas coincidencias de ambos en su trayectoria poética (editoriales, premios, reseñas, actos). "La poesía de Federio, que estudió Teología, -continuó- es una poesía honda, musical, con imágenes fluidas, donde la belleza se expande como natural, sin un esfuerzo. Ha contado alguna vez él que su madre lo enseñó a leer en el Romancero gitano de Federico García Lorca y de ahí la personificación y el hecho de adjetivar lo abstracto con lo material, o al contrario. Hay en el poemario Las travesías un tú constante de principio a fin, un tú interlocutor que se intuye y a veces se muestra amoroso, amoroso de amor. El título quiere recoger la metáfora de la vida como viaje, en este caso de viaje por mar, pero también de camino que une otros caminos, porque eso significa también travesía, caminos para el tiempo, el mar, las palabras, la escritura, paralelas o junto a imágenes de gaviotas, y ahí también el silencio, la tarde, el agua, la risa, el árbol, la luz". Terminó felicitando al autor por este premio "que viene a engrosar tus reconocimientos y tu dilatada obra poética". Por último, Juana recitó uno de sus poemas alusivo a la violencia de género, deseando que pronto se termine esta lacra "que más que personas, más que hombres, nos hace fieras".


Juana Castro y Federico Gallego.

"La utopía puede ser un camino probable y hay una realidad con la que debemos comprometernos, porque no es verdad que las palabras se las lleve el viento. A veces hay palabras escritas en los muros que sobreviven al propio muro sobre el que se asientan". Así comenzó Federico sus palabras de agradecimiento por el premio recibido, conformando un discurso de profunda raíz poética. "Quiero darles las gracias por querer tanto y tan bien a Juana, a nuestra Juana, que no se crean ustedes que es su patrimonio: Juana Castro es patrimonio nacional y más. El nombre de Juana Castro es un hermoso vínculo que siempre llevaré unido a mi poesía". Agradeció la participación de los jóvenes estudiantes al principio del acto: "Nuestra vida está en sus manos, porque nosotros vamos a ser lo que ellos quieran que seamos, y por eso tenemos que darles las mejores herramientas y nuestro más acendrado sentido de la justicia, la compasión y la libertad, para hacerlos hombres y mujeres justos, compasivos y libres". Recordó su antigua amistad con Juana Castro en sus inicios. "A mí de Juana siempre me ha emocionado ese cuidado,ese decoro con la palabra, ese respeto a lo que es un bien necesario y de no fácil uso. Juana Castro ha despertado en las palabras un sentido que dormía en su fondo, les ha buscado a cada una de ellas ese tono especial, ese color, ese rumor o ese silencio, y las ha ido poniendo en su lugar adecuado para que dijeran o callaran lo que habían de decir o callar, con cuidado, con esmero, como si al vestir el poema, estuviera vistiendo a un niño chico que se mueve y al que hay que convencerle de que se esté quieto, sonriéndole o cantándole. Así construye Juana Castro sus poemas, así se deja construir por ellos, desde la atención, la sabiduría y el canto, reivindicando su don de ser, su alta y honda y comprometida feminidad, porque en el fondo ella sabe que todos los hombres hemos sido hechos de la costilla de la primera mujer, única. Es su barro nutricio nuestro barro, todos hemos mamado la leche oscura de su profundo ser de tierra y el dulce calostro de su plena condición de vuelo".

En el acto participaron también, en representación de las instituciones colaboradoras, Salud Navajas, Diputada de Cultura de la Diputación Provincial; Cristina Casanueva, delegada provincial de Cultura de la Junta de Andalucía; y Dolores Sánchez, alcaldesa de Villanueva de Córdoba. Precisamente Dolores destacó el hecho de que en la mesa hubiera sentadas tres mujeres en representación de las tres administraciones (local, provincial y autonómica), cuando estamos habituados a que este tipo de representaciones las ocupen solamente hombres. El acto de entrega del Premio Juana Castro, que en sus seis ediciones ha sabido encontrar ya un protocolo sobrio y sereno que lo engrandece, fue coherente, en su protagonismo femenino, con la poesía de Juana Castro, un lujo hondo y duradero para Los Pedroches, sustancial y eterno, al que unos pocos nos entregamos en esta fría noche de noviembre mientras en otros lugares se adormecían con la visión huera e insustancial de los fuegos de artificios que apenas duran un segundo y luego se apagan, sin dejar poso ni querencia.


La alcaldesa Dolores Sánchez entrega el premio a Federico Gallego Ripoll.


La profesora María Rey actuó como maestra de ceremonias.


Torralbo Quintet durante su actuación.


Juana Castro charla con Federico Gallego entre las autoridades asistentes al acto.


De izquierda a derecha, Salud Navajas (diputada de Cultura), Dolores Sánchez (alcaldesa de Villanueva de Córdoba), Federico Gallego Ripoll (ganador del premio), Juana Castro y Cristina Casanueva (delegada provincial de Cultura).


Los alumnos del IES La Jara que participaron en la presentación del acto (Manuel Coleto, Carlos Blanco, Carmen López, Lourdes Zamora y Sergio González) junto a su profesora, María Rey.


Los escritores Francisco Onieva y Pedro Tébar también asistieron al acto.


La familia Torralbo puso con brillantez el complemento musical al acto.
32 com

Santiago Muñoz Machado será hijo predilecto de Pozoblanco



Santiago Muñoz Machado entre Santiago Cabello, alcalde de Pozoblanco, y Ricardo Delgado, presidente de Covap, ayer durante la inauguración de las Jornadas de Otoño [Foto: Ayuntamiento de Pozoblanco].

Con motivo de la inauguración ayer de las Jornadas de Otoño de la Fundación Ricardo Delgado Vizcaíno, el alcalde de Pozoblanco anunció que se van a iniciar los trámites para declarar al profesor, abogado y escritor pozoalbense Santiago Muñoz Machado (1949) Hijo Predilecto de la localidad. Hace un año aproximadamente mostrábamos nuestra extrañeza ante el hecho de que una personalidad del bagaje intelectual de Santiago no gozara en su pueblo natal de ninguna distinción. Tan solo su elección como director de la Real Academia Española justificaría este nombramiento, sin tener que recurrir además a su abultada bibliografía histórica y jurídica y a los relevantes premios obtenidos en los últimos años, como el Premio Nacional de Ensayo 2013 por su obra Informe sobre España. Repensar el Estado o destruirlo o el Premio Nacional de Historia de España 2018 por Hablamos la misma lengua. Historia política del español en América, entre otros. En 2014 recibió también la Medalla de Andalucía.

Según el Reglamento Especial de Honores y Distinciones del Ayuntamiento de Pozoblanco, el título de hijo predilecto, de carácter honorífico, sólo podrá recaer en aquellas personas que, habiendo nacido en esta localidad, "hayan destacado de forma extraordinaria por cualidades o méritos personales o por servicios prestados en beneficio de esta Ciudad", condición que se cumple con creces en la figura de Muñoz Machado. Este título, junto al de hijo adoptivo, constituye "la mayor distinción otorgada por el Ayuntamiento, por lo que su concesión se hará siempre utilizando criterios muy restrictivos". El Reglamento concede a la alcaldía la facultad de iniciar el expediente previo que deberá finalmente ser aprobado en sesión extraordinaria por el Pleno de la Corporación.

Esperemos que la iniciativa anunciada ayer llegue en esta ocasión a buen puerto, puesto que en 2012 el Ayuntamiento de Pozoblanco ya acordó rotular una calle de la localidad con el nombre del académico sin que tal decisión finalmente se llevara a cabo.


0 com

Lo que pasó en Río



José Manuel Blanco [Foto: África Villén] y portada del libro.

¿Quién, con 23 años, no daría cualquier cosa por pasar un año en Brasil? Si además lo haces trabajando en tu profesión, qué más se podría pedir. Esto es lo que le ocurrió a José Manuel Blanco, periodista torrecampeño que entre 2012 y 2013 tuvo la suerte de pasar un año en Río de Janeiro trabajando en la agencia Efe gracias a una beca de la Fundación La Caixa. De sus vivencias en aquel "purgatorio de la belleza y del caos" (F. Abreu) dio cuenta en un antiguo blog que ahora le ha servido como germen para formar los 21 pequeños capítulos (a los que llama "grados", como en la película de Nelson Pereira dos Santos) que componen esta mezcla de libro de viajes y relato periodístico que acaba de publicar a través de Amazon con el título Río, 21 grados.

El libro conforma una pequeña recapitulación de anécdotas y curiosidades sobre la vida cotidiana en la ciudad carioca: las noches que comienzan a las seis de la tarde, la impuntualidad congénita, el libérrimo dress code por las calles, los supermercados farmacéuticos, la comida callejera y los abrazos al llegar y al despedirse. Río, 21 grados también ofrece un sobrio servicio de guía turística, un recorrido ("entre puestos de churros y hombres caminando en sunga") por la arquitectura art decó de los barrios de la ciudad o por el centro histórico (restos de la época colonial en la Travessa do Comércio) y vanguardista (la sede de la petrolera Petrobras, "cuyas plantas parecen fichas del Tetris a punto de encajar"), sin olvidar las iglesias barrocas tan desubicadas en ese paraíso del hedonismo.

Se trata de un librito breve, de apenas 90 páginas, que se lee con facilidad en una tarde de lluvia, como aquella de 1939 en la que Ary Barroso compuso su "Aquarela do Brasil". La obra delata su vocación periodística más que puramente literaria. Se echa de menos un mayor componente personal que hubiera aportado al conjunto un poso de emoción y sentimiento que escasea. La experiencia íntima y particular, lo individual, que es lo que dota realmente de universalidad a un relato. Nos falta saber la turbación del muchacho de Torrecampo paseando por Botafogo entre jóvenes descamisados con los bíceps tatuados o tomando el sol en la playa de Ipanema entre chicas cubiertas apenas con el minúsculo filo dental; su agitación al tomar zumo de cupuaçu y comer por primera vez la feijoada en un restaurante de kilo; o, en fin, qué pasó realmente en Casa Rosa antes de que los taxistas decidieran picarse por el túnel de João Ricardo en dirección a Copacabana. Y, sobre todo, qué pasó después.


____________________

Río, 21 grados se presentará el próximo 7 de diciembre en la Feria del Libro de Torrecampo.
7 com

El castillo de Belalcázar, nuestro castillo



El Castillo de Belalcázar, antes de su restauración [Foto: Solienses].

A veces las cosas se precipitan en pocos minutos. A la 13:06 horas de este mediodía escribí un comentario en Twitter recordando que este próximo sábado estaba programada una visita al Castillo de Belalcázar (con entradas agotadas desde el primer día) dentro de las Jornadas Europeas de Patrimonio que coordina la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía. También me preguntaba si se habría producido ya la entrega de obras por parte de la empresa encargada de los trabajos de rehabilitación de la fortaleza, obras que debieron finalizar, según el contrato de adjudicación, a mediados de septiembre y de cuya tramitación nada sabíamos.

No digo que haya causalidad, sino coincidencia, pero a las 13:27 horas los medios de comunicación reciben una nota de prensa en la que se anuncia que la Delegación de Cultura en Córdoba ha ampliado las visitas al castillo de Belalcázar dentro de las Jornadas Europeas de Patrimonio Histórico (se realizarán también el viernes 29 de noviembre y el domingo 1 de diciembre, en tres turnos diarios), debido, según la delegada Cristina Casanueva, a la “expectación generada". El recorrido comprenderá el entorno del castillo, el centro de recepción de visitantes, el patio de armas y la subida a la torre. Durante la visita, según la nota, "el guía mostrará el recorrido mediante pinceladas y reseñas de la evolución histórica del castillo, el sistema constructivo y su evolución así como la intervención de consolidación y puesta en valor".

Por su parte, a las 13:40 horas la propia empresa que ha ejecutado los trabajos de restauración en el castillo (Lorquimur) contestaba a través de Twitter reconociendo que "la semana pasado realizamos la entrega [de la obra] con éxito". La empresa ha cumplido su tarea, pero llama la atención que la Consejería de Cultura o la propia Delegación en Córdoba no haya considerado relevante esta información para ser transmitida a los ciudadanos de Los Pedroches, acostumbrados como estamos a ser bombardeados con notas de prensa sobre cualquier nimiedad insignificante. La rehabilitación del castillo de Belalcázar (pero, claro, eso los políticos actuales no lo saben) es resultado de un proceso de concienciación ciudadana en el que se implicó de forma muy directa el vecindario de Belalcázar, pero también toda la comarca, que siente como suyo este símbolo monumental de nuestro patrimonio histórico y artístico. Este silencio institucional ante una gran noticia nos vuelve a poner frente al espejo de la baja estima en que tienen a Los Pedroches los políticos de la capital, y no digamos ya los de la Junta, los de antes y los de ahora.

Este fin de semana los ciudadanos de Los Pedroches debemos acudir en masa (hay disponibles 300 plazas) a visitar el castillo de Belalcázar, nuestro castillo. No solo por el legítimo interés de contemplar el resultado de unas obras de restauración que en algún momento han llegado a inquietarnos, sino por el acto simbólico de tomar posesión de lo que es nuestro. La fortaleza de los Sotomayor, patrimonio histórico del pueblo de Belalcázar, es propiedad de todos los ciudadanos andaluces, pero los vecinos de Los Pedroches hemos de sentirnos particularmente orgullosos de este logro, de haber evitado su ruina, que en algún momento se contempló tan cercana, y de mostrar así a las instituciones que no estamos dispuestos a que se juegue con las señas de identidad comarcal que nos dan fuerza frente a un futuro siempre tan incierto.

_________________________

[Para la visita del viernes, día 29 de noviembre, hay que apuntarse en el correo: mariac.natera@juntadeandalucia.es o en el teléfono: 957015341. Para la visita del domingo, día 1 de diciembre, mediante el correo: juanc.erencia@juntadeandalucia.es o a través del teléfono: 957015333. Hay que desplazarse a Belalcázar por medios propios.]
2 com

De la tradición a la vanguardia: toda la gastronomía de Los Pedroches en un fin de semana



Por causa o azar, varias actividades relacionadas con la gastronomía de Los Pedroches han venido a coincidir este próximo fin de semana. El viernes 29 el Ayuntamiento de Pozoblanco y la Asociación Piedra y Cal, con la colaboración de la empresa pozoalbense Perfil Peninsular, organizan la II Master Class del proyecto Alacena de Recetas, una iniciativa que tiene como objetivo contribuir a la conservación y divulgación de la gastronomía tradicional de la comarca. Los 25 participantes que se inscriban en esta Master Class (no se ha anunciado quién la impartirá) aprenderán a hacer migas tostás con torreznitos, bacalao, pimientos y chorizo. También prepararán lomo de la orza con su aliño y de postre, gachas con tostones.

El sábado 30 de noviembre coge el relevo Añora, donde se celebrará la XIII Muestra de la Gastronomía Noriega. A partir de las 12:00 horas se llevará a cabo una "Cata Sensorial" para los niños y niñas que quieran participar, en la que experimentarán con los alimentos a través de los sentidos. Luego habrá concurso de platos con premios para los tres mejores de la categoría general y los tres mejores postres y/o dulces. Además, todos los asistentes podrán degustar un plato ofrecido por el Ayuntamiento.



Finalmente, el domingo, 1 de diciembre, tendrá lugar en el Salón Polivalente de Villaralto la presentación del librito de recetas titulado La cocina tradicional de Villaralto. Recetas de mi abuela, un recetario elaborado a partir de la exposición conmemorativa del Día Internacional de la Mujer en 2019, organizada por el Museo del Pastor y la Asociación de Mujeres “Almajara” durante los pasados meses de marzo y abril.

Además, durante todo el fin de semana en Hinojosa del Duque puede disfrutarse de su IX Ruta de la tapa por los bares de la localidad y, por si aún fuera poco, el restaurante Káran Bistró, que dirige en Pozoblanco Carlos Fernández, ha preparado con motivo de su primer aniversario unas Jornadas Gastronómicas "A cuatro manos" Cocinando entre amigos, que contará con Xavier Viamonte Salgot como chef invitado.


4 com

María José Llergo se entrega al mundo


María José Llergo [Foto: Madero Cubero/Cordópolis].

María José Llergo (Pozoblanco, 1994) acaba de sacar una nueva canción y vídeo ("El péndulo") como anticipo de su próximo EP, que llevará el título de Sanación y tiene prevista su salida al mercado para comienzos del año que viene. Cordópolis publica hoy una amplia entrevista en la que Llergo insiste en defender su individualidad frente a corrientes con las que no se siente identificada y reivindica, como siempre, sus orígenes en el campo de Pozoblanco, con sus abuelos ("Cantando en el campo yo sentía la libertad"). Denuncia que "a las mujeres continuamente se nos intenta enfrentar", como respuesta a esa tendencia natural de compararla con el fenómeno Rosalía. Su disco, quizás por todo eso, versará sobre "mis propios temas. Voy a cantar sobre mis traumas, mis desamores, mi propia impotencia, sobre la invisibilidad… Homenajear a mi cultura. Sobre construir a base de dolor. Por eso se va a llamar Sanación. Y va de mi propia sanación, de mi propio proceso, porque es lo que necesito antes de entregarme. Estoy entregándome al mundo".


Vídeo: "El péndulo" de María José Llergo.