Lo más leído en los últimos días

BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

0 com

La emoción de recuperar la memoria

La hermana de Juan Manuel Fernández Colmenero, de 96 años, ha acudido desde Madrid para asistir esta mañana en Belalcázar al homenaje de su hermano, cuya fotografía muestra [Foto: Asociación Triángulo Azul Córdoba]. 


Esta mañana se han colocado en Belalcázar las primeras siete "piedras de la memoria" de Los Pedroches, un recordatorio individualizado para cada uno de los deportados españoles que estuvieron prisioneros en campos de concentración nazis (finalmente la primera piedra no fue colocada en Villaralto, como informamos hace unos días, sino en la villa condal, sin que la convocatoria hubiera sido anunciada públicamente con la suficiente antelación). Los stolpersteine se han colocado en la acera junto al domicilio de cada represaliado, durante un emotivo acto al que han acudido familiares de los homenajeados.


Estas piedras nos recuerdan que el genocidio nazi no es una cosa lejana que afectó solamente a otros, sino que entre los asesinados en campos de concentración había también vecinos de nuestros pueblos. Los restantes stolpersteine cuya colocación está de momento prevista se instalarán el próximo sábado 19 de junio en Villaralto y el sábado 26 de junio en Torrecampo, donde se ha organizado también un completo programa de actos sobre la memoria histórica que se extiende hasta el mes de septiembre (pinchar en la imagen para ver la programación).


10 com

Un gran proyecto de comarca y bla, bla, bla

Reunión de la junta de la Mancomunidad de Los Pedroches, ayer.

Que resulta que los alcaldes de Los Pedroches se han reunido hartos de ser el hazmerreír de las instituciones superiores y que los tomen por el pito del sereno. Algo así se viene a decir en la nota de prensa distribuida tras la junta de la Mancomunidad de ayer, cuando se afirma: "se ha puesto de manifiesto que las grandes reivindicaciones de la comarca en materia de infraestructuras y desarrollo en los últimos diez años planteadas tanto al Gobierno Central como a la Comunidad Autónoma han caído en saco roto (...) ya que en ocasiones ni siquiera estas administraciones contestan a las peticiones de reuniones que hace la Mancomunidad para tratar estos asuntos". Qué tiempos aquellos en los que estos mismos alcaldes se justificaban a sí mismos y daban por solucionada cualquier protesta argumentando que habían solicitado una reunión con fulanito o menganito y que ya está, y venía el diputado de Córdoba y se hacía unas fotos y circulen, aquí no ha pasado nada.


Pero ahora no, ahora con la perspectiva en el horizonte de los miles de millones de la NextGeneration, los alcaldes de Los Pedroches se han hartado del ninguneo y se plantean nada menos que "tomar medidas más contundentes". En el Palacio de la Merced, en el de San Telmo y hasta en Moncloa han comenzado a temblar. Medidas más contundentes. Solo la expresión ya produce pavor. Dado el gran historial reivindicativo de los alcaldes de Los Pedroches, ya se temen cualquier cosa, por atrevida que sea. Nos los imaginamos cortando las vías del AVE, encadenados a la torre del homenaje del Castillo de los Sotomayor, paralizando el suministro de leche a Mercadona... Pero, calla, anda, no. Que resulta que lo que han acordado es "preparar un gran proyecto de comarca... llevar a cabo una ronda de reuniones... plantear soluciones concretas a las administraciones... los estudios y proyectos que sean necesarios... y bla,bla,bla". Circulen, que aquí no ha pasado nada.

3 com

Recuerdos de La Fragua, sin renunciar a la esperanza

Gabrielle Mangeri y Javier Orcaray en su establecimiento comercial Jugo, en Córdoba [Foto: Álex Gallegos para Cordópolis].


Resulta estimulante levantarse un domingo por la mañana con esta magnífica entrevista de Juan Velasco en Cordópolis a Javier Orcaray y Gabrielle Mangeri. Aquí en Los Pedroches pocos los reconocerán por sus nombres, pero quizás les refresque la memoria saber que fueron los impulsores de aquel utópico proyecto de residencia de artistas que se llamó La Fragua y que se desarrolló básicamente en el convento de Santa Clara de Belalcázar entre 2010 y 2017. Su propuesta era tan radicalmente rupturista en el medio rural que tardó en ser comprendida e incluso aceptada, pero finalmente resultó demasiado desafiante para una clase política que lo mide todo en plazos más cortos. En Solienses -cuyo premio literario se entregó allí en 2012- ha quedado un generoso archivo de parte de lo que ocurrió en La Fragua durante esos años y, siendo ahora todo aquello un precioso recuerdo lleno de melancolía, he creado la etiqueta "La Fragua" para reunir en ella todo lo que escribí en aquellos días tan esperanzados como temerosos de que ocurriera lo que finalmente ocurrió. El devenir de aquella insólita experiencia de artistas en un medio político hostil se resume en una estremecedora circunstancia:  la escultura de Hisae Yanase que un día celebramos con alborozo hoy sirve de caseta para un perro, según se desvela en la entrevista.


Gaby y Javi (ella oriunda de Nueva York, él de Barcelona, aunque vinculado familiarmente a Belalcázar) han abierto ahora en Córdoba capital un local dedicado al comercio comunitario y, especialmente, a los vinos naturales llamado Jugo y otro enfocado de nuevo a la experiencia artística, bajo el nombre de Plata. En la entrevista hablan de todo ello y de su vivencia sobre el conflicto que suele plantearse entre la cultura del artista y la institucional. Pero también se refieren a su aprendizaje en La Fragua de Belalcázar. Todo ello desde un poso de melancolía no exento, contrariamente a lo que pudiera pensarse, de cierto anhelo de esperanza. 


Los responsables de La Fragua, Gabrielle Mangeri y Javier Orcaray (segunda y tercero por la derecha), junto con algunos de los artistas residentes, en una foto tomada en el Convento de Santa Clara de Belalcázar en 2011 durante la celebración del primer aniversario de la residencia de artistas [Foto: Solienses].

Ambos parten de una filosofía de vida contracorriente, por cuya exposición algunos los crucificarían en Los Pedroches: "La Covap ha destruido toda la biodiversidad que había en Los Pedroches y lo que genera son cultivos para alimentar a las vacas. Estamos alimentando vacas. En mi pueblo no hay garbanzos ya. Los garbanzos famosos del pueblo, ya no se cultivan. Lo que se cultiva es mucho cereal para la vaca. Mucha hierba", dice Javier, que apuesta por recuperar el cultivo hortofrutícola en el espacio periurbano.


Pero enseguida recalan en La Fragua. Gaby recuerda su primer contacto con Belalcázar: "Cuando llegué por primera vez fue: ¿qué hago con este hombre en este sitio tan horroroso que huele a mierda de vaca? Pues mira, de Belalcázar me fui llorando. Nos fuimos los dos llorando. Fue durísimo venir los dos aquí a Córdoba. Teníamos ese contacto, los amigos, la huerta, la gente que venía, la naturaleza, el silencio (...) Yo jamás pensé que iba a poder echar tanto de menos aquello". 


Y luego, este pasaje de la entrevista:


Pregunta. ¿Y ahora qué sentís cuando volvéis a Belalcázar?

JAVI. Estamos pasando el trauma. Yo ya me estoy recuperando un poco.

GABY. Es que fue muy difícil. Creo que necesitamos unos años más para ver en qué metimos la pata con La Fragua. Evidentemente no fuimos perfectos, pero fue muy doloroso la forma en que terminó. Además, es todo como muy metafórico. Javi hizo toda la mudanza solo en un brote de locura. Y cuando volvimos dos semanas después a coger esquejes de la huerta -y en La Fragua recuperamos todo el espacio exterior hasta convertirlo en un huerto jardín increíble- habían arrasado con toda la huerta. Todo, tío, todo. Estaban echando herbicida, quemando ramajes… Fuimos con Uma (una de sus hijas), que cuando vio aquello empezó a llorar. Y yo solo decía: “No me lo puedo creer”. Hoy me pregunto qué problema de comunicación tan profundo tuvimos con el Ayuntamiento, sobre todo con el alcalde. O sea, mi sensación fue que el alcalde necesitaba tener el poder y, por una cuestión de celos hacia nosotros, se chafó todo. O sea, todo fue muy triste. Y ahora, después, ha acabado allí una asociación de cetrería que tiene aquello lleno de jaulas con pájaros atados. Más metafórico imposible. Allí hay una escultura de Hisae Yanase para hacer de casa de un perro. 


Pregunta. Entiendo que todavía estéis pasando el duelo.

GABY. Hostia, el duelo y un enfado… Un desprecio absoluto hacia un trabajo que hizo. 

JAVI. Yo lo veo ahora un poco más desde la tranquilidad y la equivocación es que necesitas saber comunicarte con la institución. Y si tú llegas con un brío y una energía y estás comiéndote el mundo como nos lo comíamos nosotros -y, de repente, venga peña a llegar al pueblo, venga creación, venga investigación, venga impulso económico-, la institución se queda como: ¿Cómo es esto? No me entero.


Pregunta. ¿La Fragua no era un proyecto municipal? 

JAVI. No, no. La Fragua fue un proyecto autogestionado. La ayuda primera -que fue donde creo que la cagamos-, fue que, tras conseguir la cesión del convento, para el que necesitábamos el papel de las monjas y el papel del Ayuntamiento, solicitamos una casa para que duerman los artistas. Allí, en el pueblo, hubo un intelectual que dejó para el pueblo una casa para uso cultural. Y nuestra propuesta fue: Déjanos la casa porque esto es lo que complementa el proyecto. Era una casa que estaba cerrada y que ahora está cerrada, pero que, insisto, se cedió al Ayuntamiento para uso cultural. Nosotros cometimos el error de cálculo de firmar un contrato económico. Y llegó un momento en que dejamos de pagar ese contrato económico porque era abusivo y porque era imposible sacar la actividad continuando con aquello y porque no tenía ni pies ni cabeza. ¿Al final qué queda? Pues que para irnos de allí, el alcalde dijo: “Vamos a decir que no tenéis deuda de la casa”. 


Javi y Gaby andan todavía preguntándose qué fue lo que falló, por qué aquello tuvo el final que tuvo. Hablan de "roces" con el Ayuntamiento y la Diputación, aunque en el fondo se trasluce algún tipo de desencuentro económico. "A los políticos les encantan los artistas. Hasta que piden cobrar por su trabajo", apunta el periodista. Y mientras Javi ríe, Gaby se muerde la lengua: "Yo no puedo hablar de esto, porque voy a meter la pata". Pero hablan de la fiebre que les entró a los ayuntamientos por crear museos, museos que están siempre cerrados y hay que pedir la llave para poder verlos: "Montar un museo, una estructura que después no tenga vida, es dinero público tirado al wáter", sentencia Javi. Del museo que iba a hacerse en la parte del convento que ocupaba La Fragua, nunca más se supo. Bueno, se supo que el Ayuntamiento ya ni siquiera dispone de ese espacio, porque las Clarisas lo han recuperado.


Y, sin embargo, no renuncian a la esperanza de un futuro de nuevo en Belalcázar. "Me encantaría volver a reorganizar todo -confiesa Javi-. Ahora se ha abierto una nueva oportunidad, que le toca a la Junta, que es diseñar el plan de uso del Castillo de Belalcázar. O sea, el castillo ya está abierto. Ahora sale en prensa que está aprobado el proyecto museográfico, pero eso no puede quedarse en visitas guiadas, sino que es más saludable apostar por una infraestructura que genere actividad cultural. ¿Nos enteramos o no nos enteramos? Que yo siempre lo he dicho: Nosotros no nos inventamos nada. A nosotros nos gusta copiar lo que funciona. Tienes allí un castillo que es un caramelo para organizar un pedazo de festival de verano, por ejemplo. Pero yo no oigo nada de eso". 


Ni lo oirás, querido Javi. Ni lo oirás.

4 com

Villaralto colocará la primera 'piedra de la memoria' de Los Pedroches


El Ayuntamiento de Villaralto, con la colaboración de la Diputación de Córdoba y la Asociación Stolpersteine, ha organizado para este mes de junio lo que ha denominado Jornadas "Memoria histórica en Los Pedroches". El 11 de junio (viernes) tendrá lugar una charla sobre el tema en la que participarán el historiador Manuel Vacas, el cronista de la localidad Manuel Fernández, el cronista de Belalcázar Feliciano Casillas, el escritor Pérez Zarco y la representante de la asociación Stolpersteine Cristina García. Durante el acto se presentará el libro Hasta la última gota de sangre de Manuel Vacas y contará también con la participación del alcalde de Villaralto, Ángel Moreno, y el concejal de Cultura, Ángel Silveria.



El sábado 19 de junio, por su parte, tendrá lugar en el cementerio municipal de Villaralto la inauguración de un monolito en homenaje y reconocimiento de los que murieron defendiendo la democracia y la libertad y, después, la colocación en la calle donde vivió (Francisco Fernández, 5) de la piedra de la memoria (stolpersteine) en homenaje a Manuel Orellana Madueño, asesinado por los nazis en el campo de concentración de Gusen el 25 de diciembre de 1941 a los 26 años.


Se trata del primer acto de colocación de estas "piedras de la memoria" (stolpersteine) que se realiza en Los Pedroches, aunque próximamente tendrán lugar actividades semejantes en Belalcázar, Fuente La Lancha y Torrecampo, que también han aceptado participar en estos actos de reparación de la memoria de vecinos que estuvieron prisioneros y, en algunos casos, fueron asesinados en los campos de concentración nazis. En esta última localidad se aprobó por unanimidad, en el pleno municipal del pasado 14 de mayo, el nombramiento como hijos predilectos de Torrecampo a título póstumo de Eusebio Crespo Díaz, Rufo López Romero, Juan Romero Arroyo, Casimiro Romero Estrella, Antonio Romero Rísquez y Juan Romero Romero, todos ellos deportados en campos de concentración durante el régimen nazi. Según el acta del pleno, la distinción se otorga "con el fin de superar el olvido que sobre ellos ha pesado y reconocer como nuestros a quienes un día se fueron de nuestro pueblo y hoy son considerados héroes en los países que los acogieron". Torrecampo también recordará a estos hijos predilectos con las correspondientes stolpersteine, que se colocarán próximamente.

0 com

Campana algo imprecisa

Una grúa sube la campana a la torre de la Catedral de la Sierra esta mañana [Fotos: Ayuntamiento de Hinojosa del Duque].


Últimamente se están estrenando muchas campanas en Los Pedroches. Desconozco el motivo, pero me extraña que sea casualidad. Estas cosas siempre obedecen a alguna razón, más o menos venial.


Hoy mismo, 4 de junio de 2021, se ha colocado una nueva campana (llamada "Ntra. Sra. de los Dolores") en la torre de la Catedral de la Sierra, la iglesia de San Bautista de Hinojosa del Duque. No cabe duda de que las imágenes que ha distribuido el Ayuntamiento de la localidad resultan espectaculares, por la grandiosidad de la grúa que eleva las campanas hasta el campanario y que nos obliga a preguntarnos, viéndolo ahora tan fácil, cómo se realizarían estas tareas en la antigüedad. El párroco de la localidad ha bendecido la nueva adquisición donada por los hermanos Torrico Agudo, como consta para la eternidad en el correspondiente relieve que reviste la campana. Se ha ubicado en el segundo cuerpo del campanario, pesa 550 kilos y, según informa la parroquia, será la encargada de señalar la hora del Ángelus.



La inscripción, por llamarla así, además de varios errores ortográficos y de sintaxis, contiene al menos una imprecisión notable, pues la campana no fue bendecida, como recogerán futuros historiadores, el 6 de junio, sino hoy mismo, el 4. En cuanto a qué día celebra la iglesia actualmente la "solemnidad del Corpus Christi", queda margen para la discusión: si hasta la propia Conferencia Episcopal acepta que el Corpus ha dejado de ser uno de los tres jueves del año "que relucen más que el sol", qué vamos a decir los simples seglares sin demasiada instrucción.


El párroco bendiciendo la campana esta mañana.
0 com

Hormigas rojas


En el universo de Araceli los cerdos caminan sobre tacones, el viento es amarillo y las trenzas son dos espigas crecidas en la cima de un sol. La niña ansía crecer para dejar de serlo y entonces, desde la altura, donde los espacios se superponen, mira lo que fue e imagina lo que hubiera podido ser. En su recién publicado poemario Hormigas rojas (Editorial La Fuente Vieja) hay un regreso a la infancia y la tradición que está en la base temática de buena parte de la poesía escrita por mujeres desde el último tercio del siglo XX. En la necesaria reconstrucción de la genealogía femenina se retorna a las madres y abuelas del mundo rural con la naturalidad de lo vivido, sin ese subrayado artificioso que en la actualidad ha convertido en moda cierta literatura. Luego, pagada esta deuda, la materia se diversifica, desde la reflexión metapoética a la confesión más íntima, y por aquí y por allá, la ausencia siempre presente del padre. 


Hormigas rojas es un libro heterogéneo, con verso y prosa. Y en esta, con poemas en prosa y con prosa poética, si es que son dos cosas distintas y no la misma. En mi elemental juicio consideraría poema en prosa el texto titulado "Hoy el día", donde prima el deseo de transmitir sentimientos y emociones, mientras que me atrevería a clasificar como microrrelatos aquellos, como el titulado "Manuela", donde se impone la intención narrativa. 


En las páginas de este libro he encontrado a Baudelaire dialogando con Dalí y don Quijote, viajando del cortijo de la Jara hasta el Atacama. El segundo poemario de Araceli Fernández León (Villanueva de Córdoba, 1972) es todavía un libro de tanteo, inseguro, pero que -amparado en la "belleza gótica" de la encina- apunta en buena dirección.


Hoy el día


Hoy el día trae la garganta seca y bebe de todas partes.

Bebe de las nubes, de los charcos y hasta de los hombres bebe. En la frente, lleva escrita la palabra "duele", y ya apenas puede andar. Ahora cruza los campos cojeando, y está tan pálido y es tan, tan liviano, que solo alcanzo a verle los huesos. A su paso, cada segundo es un sacrificio y cada minuto un logro. Hoy no nos cobijarán sus brazos.


[Del libro Hormigas rojas de Araceli Fernández León]

4 com

La musealización del castillo

Un nuevo ejemplo de utilización propagandística de la prensa por parte de las administraciones lo tenemos hoy en la noticia referida al proyecto de musealización del castillo de Belalcázar. Todos los medios provinciales (Diario Córdoba, El día de Córdoba, ABC Córdoba, Cordópolis) replican la nota de prensa enviada por la delegación de Cultura según la cual la Junta ha aprobado el proyecto museológico para el castillo, que incluye "el equipamiento interpretativo necesario para la visita pública de este enclave". 



Interior del castillo de Belalcázar, tras su restauración en 2019 [Foto: Solienses].

 

Supongo que la "aprobación" de dicho proyecto no es más que un trámite administrativo necesario en el proceso de ejecución de una obra pública, tras la adjudicación de ese trabajo en julio de 2020 al estudio de arquitectura de Rafael León, de El Carpio (Córdoba). En noticia publicada en el diario Córdoba el 19 de julio de 2020 se decía que el proyecto "tendrá cuatro meses de realización" y que ya habían comenzado las tareas con una primera fase de toma de datos y documentación. Es decir, el proyecto de musealización del castillo debió estar terminado, como muy tarde, a mediados de noviembre de 2020 (la propia delegada declara, según EuropaPress, que en agosto de 2020 ya se había consumido un mes del plazo de redacción del proyecto) y, sin embargo, no ha sido aprobado por Cultura hasta ahora, medio año después. Por tanto, el titular de la noticia que hoy debería mostrar la prensa, porque es lo realmente novedoso, hubiera debido ser "Cultura tarda seis meses en aprobar el proyecto de musealización del Castillo" y deberían explicarse los motivos de este retraso y cuándo se va a licitar la ejecución de este proyecto ahora finalmente aprobado.


El tema es anecdótico entre tantas cosas importantes como ocurren, pero no deja de ser una muestra de cómo funciona la relación entre prensa y administraciones. La administración "blanquea" sus errores o su mala praxis ofreciéndolos empaquetados como aciertos y eficacia en la gestión. Y los medios de comunicación se lo compran sin rechistar. Viendo, pues, la afición de la administración por presentar aisladamente como un logro cada una de las fases obligadas de cualquier proyecto público de obras, quedamos pendientes de las nuevas entregas en los próximos meses: "Cultura autoriza la licitación de la ejecución del proyecto de musealización del castillo de Belalcázar", "Cultura licita la ejecución del proyecto de musealización", "Cultura recibe las propuestas de ejecución del proyecto de musealización", "Cultura adjudica la ejecución del proyecto de musealización", "Cultura formaliza el contrato de ejecución del proyecto de musealización"... La prensa las recibirá con alborozo y con ello tenemos para ir tirando propaganda, al menos, otro par de años o tres, sin que mientras tanto en el castillo se haya hecho realmente nada.

4 com

La desinformación de los medios

 
Rosario Rossi, en una foto de archivo.


Rosario Rossi, portavoz socialista en el Ayuntamiento de Pozoblanco, ha dado un golpe en la mesa. No es algo nuevo ni que se descubra ahora, pero quizás la burbuja se haya hinchado tanto que esté a punto de explotar y esta pincelada pueda ser la primera señal. "Una cosa que tenemos que hacer es paliar la desinformación de la mayoría de los medios, a los que no tenemos acceso, y no contrastan las informaciones". Así de rotunda se manifiesta Rossi. Tanto, que debería provocar una seria reflexión en los medios de comunicación a los que se dirige, pues son demasiadas acusaciones en tan pocas palabras. 


Sin duda, la deriva que ha tomado el periodismo en los últimos tiempos resulta alarmante, pues si quizás antes podíamos reprochar la reproducción íntegra y sin contraste de alguna que otra nota de prensa en los medios informativos de mayor alcance, hoy podemos decir ya que tal proceder es la norma y que más del 90% de las noticias que leemos en casi todos los medios más cercanos son transmisión acrítica de los dictados institucionales: los mismos titulares, el mismo contenido literal, la misma fotografía y a la misma hora. Salvo contadísimas excepciones, apenas hay noticias propias elaboradas por profesionales y, así, la mayoría de los vecinos de la comarca solo reciben información sesgada, interesada, emitida por una fuente parcial sin contraste

 

En su comentario, Rosario intenta rectificar "tres noticias del ayuntamiento cargadas de medias verdades, mentiras y omisiones deliberadas". La portavoz socialista se refiere a tres noticias relativas al Ayuntamiento de Pozoblanco, que es donde más se manifiesta esta perversa tendencia, tanto porque la acción propagandística de su equipo de gobierno alcanza allí proporciones ciclópeas como porque allí se concentra también la mayoría de los medios de comunicación comarcales, demasiado dependientes del presupuesto municipal. No es una situación exclusiva de los medios locales: también sucede, y a mucho mayor escala, en otras administraciones (provincial, autonómica, estatal), pero ahora hablamos de lo que nos pasa aquí.


La cuestión ya sería suficientemente grave si todo ello no tuviera además una consecuencia política claramente diseñada: las notas de prensa de los ayuntamientos son un medio gratuito de propaganda (es un modo de hablar: ya sabemos que todo está pagado y bien pagado) para los partidos políticos que ocupan el poder en cada pueblo, que tienen así a su disposición un altavoz constante de su gestión, por ínfima que sea (gutta cavat lapidem) y sin la menor crítica, y, en consecuencia, una ayuda eficacísima para perpetuarse en el poder. No estamos, pues, ante un comportamiento inocente y disculpable. Tiene consecuencias.

1 com

Hilario Ángel, de la poesía al cante


El pasado sábado por la noche se celebró en el teatro El Silo de Pozoblanco el tradicional pregón a la Virgen de Luna, que había tenido que aplazarse en febrero debido al estado de la pandemia en aquel momento. El pregonero fue Juan Bautista Escribano Cabrera, maestro recientemente jubilado que ha ejercido en el colegio de Añora durante sus últimos veintidós años de carrera. Según las crónicas, Juan Bautista realizó un repaso por sus recuerdos de la romería desde un sentido homenaje a sus progenitores. Como suele ser habitual en estos pregones, el acto estuvo salpicado de poesía y música.


Uno de los momentos musicales más emotivos de la noche fue la actuación de la cantaora local Pili Acaíñas, que, entre otras coplas, cantó unas preciosas "Sevillanas a la Virgen de Luna" compuestas sobre un hermoso poema de Hilario Ángel Calero (Pozoblanco, 1922-1982). Se trata de una adaptación del poema "Coplillas a la Virgen de Luna", que ha sido nuevamente secuenciado y reordenado para acomodarse al ritmo de las sevillanas, componiendo una pieza realmente conmovedora. La música es obra de José Luis Ballesteros, quien también acompaña a la guitarra junto a Juan Ruiz en una interpretación memorable de Acaíñas. La letra de las sevillanas, que muy probablemente pasarán al acervo de la música tradicional de Pozoblanco, es la siguiente:


I

Camino de la Virgen

y de su Niño.

¡Quién fuera la amapola

de tu cariño!

También quisiera

ser arroyo que cruza

la sementera

llena de flores...

para cubrir la arena

de mil colores


II

Alfombra de romero,

juncos trigales

¡qué bonito es el campo

cuando Tú sales!

¡Madre, Virgen de Luna!

tu peregrino

quisiera ser la encina

de tu camino.

Por las encinas

¡Cómo el campo se alegra

cuando caminas!


III

El aire besa el manto

¡Quién fuera brisa

para borrar mi llanto

con tu sonrisa!

Igual que las encinas

de tu sendero,

quisiera eternamente

ser tu romero.

¡Qué buen camino

si al final de mi vida

es mi destino!


IV

Coplillas a la Virgen

de mi cariño,

que al cantarlas bajito

se duerma el Niño.

Virgen de Luna,

con tu nombre mi madre

mecía mi cuna.

Y me dormía

soñando que la Virgen 

me sonreía.

4 com

Una iniciativa romántica en torno al paisaje de Los Pedroches

Con el título ‘Estudio sobre el viñedo de Los Pedroches: historia, caracterización y perspectivas de futuro’, el historiador y periodista Francisco Javier Domínguez ha dado a conocer un informe que ha realizado sobre la historia del viñedo en la comarca y las posibilidades de recuperación de su cultivo que existirían actualmente. El estudio ha sido promovido por la Asociación Adroches y por el Instituto Provincial de Desarrollo Económico de Córdoba (Iprodeco) y tiene como objetivo avanzar en el proceso de recuperación de la viña como un elemento del paisaje histórico cultural de la comarca hoy prácticamente desaparecido.


El trabajo ofrece, en primer lugar, una recopilación de datos geográficos, históricos y cartográficos que pretende componer una radiografía de cómo se distribuía el viñedo de Los Pedroches y qué características tenía el vino de la zona.  Así, se apunta que el cultivo de la vid lo heredan en parte de los musulmanes los primeros pobladores cristianos de la comarca. Los pagos de viñas van creciendo conforme aumenta la población (incluso, en algunos casos, influyendo decisivamente en la formación de los pueblos) y, al igual que ocurre en otras zonas como La Mancha o Extremadura, entre los siglos XVI y XVII se configura un viñedo que alcanza más de 3.000 hectáreas en su punto álgido. En el siglo XVIII comienza el declive y en el XIX se va apostando por el olivar conforme avanzan las roturaciones de las zonas más montuosas y tras las desamortizaciones, hasta que la plaga de la filoxera le da la puntilla. A partir de ahí las viñas quedan relegadas a huertas, linderos, emparrados y zonas abandonadas. Eso hace que se mantengan como en "una cápsula del tiempo vegetal" pues, a juzgar por los resultados del estudio, se ha conservado una serie considerable de variedades autóctonas.


Desde el punto de vista antropológico resultan interesantes los testimonios orales recogidos, como el de Germán Fernández, natural de Alcaracejos, de 95 años, que habla de la tosca elaboración de vino para autoconsumo en los cortijos de la zona; o de Rafael Nevado, de 73 años, natural de Pedroche, que todavía recuerda el entorno de Pedroche "con varios pagos de viñas en los que incluso se disponía de guardería que vigilaba la cosecha. Estos guardas no sólo velaban por el vidueño sino que era relativamente frecuente que su trabajo consistiera también en guardar melonares sembrados junto a la viña e incluso entre las calles de las cepas. Igualmente, era frecuente que en cultivos de viñedo se sembrarán garbanzos e incluso ajos y, una vez recogida la uva, los sarmientos y los rastrojos de los citados cultivos servían de alimento para el ganado".


Viña centenaria en una pared de piedra de Añora [Foto tomada del informe].

A continuación se realiza un estudio previo para una posible recuperación del viñedo en Los Pedroches, "tanto como una actividad económica viable en sí como un ejemplo de recuperación de un paisaje cultural". Se parte de la consideración de que se trata de un proceso complejo, sobre todo por la estricta regulación a que está sometida la viticultura en la actualidad, lo que, en opinión del autor del informe, "convierte la idea de plantar viñedo en Los Pedroches en una iniciativa más romántica que viable". El estudio se detiene luego en el medio físico que requiere el viñedo, en la metodología seguida para la recogida de muestras de vides (que ha tenido como consecuencia el hallazgo de variedades autóctonas como la tinta "amparo" o la blanca "arises") y las variedades conocidas y registradas encontradas en diversos puntos de la comarca (algunas tan raras como la heben o tan exóticas como la schiava grossa, propia del Trentino italiano y de regiones del sur de Alemania). Un anexo, finalmente, recoge las analíticas realizadas de uvas de la variedad local que se ha denominado "amparo".


El trabajo ahora presentado se concibe como "un punto de partida" y se tiene la intención de enriquecerlo conforme avance la investigación histórica y agronómica y se vayan obteniendo nuevos resultados.