Lo más leído en los últimos días

BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

4 com

¿Está la "cruz de los caídos" de Dos Torres en espacio público?

Plaza de la Villa de Dos Torres. A la izquierda, jardincillo con la cruz de los caídos [Fotos: Google Maps].

El digital Cordópolis primero y el propio alcalde de Dos Torres después han dado noticia hoy de la respuesta que este último ha enviado al senador de Compromís que solicitaba la retirada de la placa de "los caídos" colocada junto a la iglesia de la Asunción de esta localidad. No voy a entrar en el fondo de la cuestión, pues la postura está ya bien clara. Este alcalde, igual que los anteriores, no quiere (o no le dejan) quitar la placa y se justifica como puede.  


Pero entre sus razonamientos, me ha llamado la atención uno. Dice Manuel Torres que "tanto la cruz como la placa pertenecen a la Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción titularidad del Obispado de Córdoba, por encontrarse instaladas dentro del recinto de la misma, como puede comprobarse en la Dirección Gral del Catastro". Efectivamente, consultando la sede electrónica del Catastro he comprobado que el espacio urbano en el que está ubicado el pequeño monumento a los caídos (un jardincillo acotado con postes de granito de los que cuelga una cadena) figura allí como perteneciente a la parcela catastral en la que está construida la iglesia. Se trata de un despropósito, desde luego, pero oficialmente así consta. La cruz de los caídos de Dos Torres (aunque exenta de la fachada) se hallaría, según el alcalde y el Catastro, en terreno particular de la iglesia, por lo que correspondería al Obispado de Córdoba su retirada. 


Parcela catastral de la iglesia de la Asunción de Dos Torres. En color verde, las zonas no construidas, que son las calles que la rodean [Fuente: Sede Electrónica del Catastro].

Observando, sin embargo, más detenidamente los datos que proporciona el catastro, a los que nos remite el alcalde, constato que no solo ese pequeño cuadrado colindante a la iglesia en el que se halla la cruz de los caídos pertenece catastralmente a la parcela eclesial, sino que también forman parte de esa finca (de 915 metros cuadrados en total) las calles que rodean al propio edificio de la iglesia. Es decir, la calle trasera de la iglesia de la Asunción y, sobre todo, la lateral, no son dominio público, según el Catastro, sino de la Iglesia. Y muestro mi extrañeza principalmente por la calle lateral porque a ella se abren las puertas de acceso a varias viviendas, algunas de las cuales son establecimientos comerciales, y no se explica cómo la entrada a establecimientos públicos pueda hacerse a través de una propiedad privada.


Está claro que debería realizarse, a instancias del propio Ayuntamiento, una corrección catastral, pues resulta incongruente que suelo urbano de evidente dominio público figure como propiedad privada. En el espacio atribuido a la Iglesia hay incluso una pequeña placita, en la que el propio Ayuntamiento instaló el año pasado la escultura conmemorativa que resultó ganadora del Certamen Contemporánea Rural, "una iniciativa -según la web municipal- que pretende potenciar y mejorar el aspecto de los espacios públicos". Los "espacios públicos", como la placita que se abre en la trasera de la iglesia, hemos de suponer. Tan público como el espacio donde se encuentra la cruz de los caídos.


Esta calle, según el catastro, pertenece a la parcela de la iglesia.

Esta también.

E incluso esta.

La placita de la "escultura de las manos" también pertenece catastralmente a la Iglesia.

Datos catastrales de la iglesia de la Asunción de Dos Torres.
1 com

La Salchi tiene su película


Ahora que La Salchi de Pozoblanco vuelve a ocupar el primer plano de la actualidad cultural de la comarca, quizás no sea mal momento para recordar que este complejo industrial es el protagonista de la primera filmación cinematográfica sobre Los Pedroches conocida hasta el momento. Se trata del documental "El Valle de Los Pedroches", un reportaje publicitario realizado en 1926 por la empresa Industrias Pecuarias de Los Pedroches del que mucho se habló en Solienses in illo tempore


Esta producción, realizada por la empresa Industria Cinematográfica Andaluza en 1926, muestra a modo de publirreportaje las explotaciones ganaderas de Los Pedroches en sus distintas fases y aspectos, así como las instalaciones y principales servicios de procesado de jamones, embutidos y otros productos de la empresa Inpecuarias. También contiene imágenes de algunos pueblos de la comarca y de momentos de la vida cotidiana en varias localidades. La película pertenece a la serie "La Revista Documental" y, en su versión original, es una producción muda en blanco y negro con intertítulos en castellano, con una duración de 26’ 10”. Los créditos fueron realizados por la empresa Kosta (Madrid) y el soporte original es una película Pathé 35mm de Nitrato Positivo de 598 mtrs. (más 11 mtrs. de descartes).


La primera versión digitalizada de esta película fue presentada por Solienses en 2010, rescatada a partir de un vídeo promocional en formato VHS realizado años atrás por la empresa Industrias Pecuarias de Los Pedroches, con guión y dirección de Antonio Cano. A pesar de la discutible calidad de la imagen y de ciertos problemillas iniciales a causa de un malentendido en torno a los derechos de autor, la ocasión sirvió para que muchas personas conocieran por primera vez este precioso documento y se divulgara libremente a través de las tecnologías informáticas. 


En 2016 la Filmoteca de Andalucía procedió a la restauración de la película a partir del material original inflamable de 35mm., depositado por la empresa Inpecuarias (Industrias Pecuarias de los Pedroches S.A), como titular del mismo. De este modo se garantizó la preservación y correcta conservación de esta producción. La intervención permitió una considerable mejora en la calidad y resolución de imagen, así como la recuperación de dos breves secuencias inéditas en la copia anteriormente difundida, que formaban parte del material de descarte. En junio de ese año la empresa Industrias Pecuarias de Los Pedroches puso a disposición de todos la versión restaurada a través de su canal de You Tube.



Pastor de Los Pedroches en 1926. Imagen obtenida del documental.
2 com

El debate de La Salchi



PSOE Pozoblanco: "Comunicado" (Facebook, 7-4-2021)

2) Se trata del bien patrimonial más simbólico que posee el Ayuntamiento, y que siempre se ha presumido su uso para equipamiento cultural y social. Con esta decisión se cierra esa puerta.

5) La decisión unilateral del Equipo de Gobierno no ha tenido en cuenta la opinión de colectivos culturales, sociales y, muchos menos, los grupos de la oposición. [Leer comunicado completo]

 

 Juan Bautista Carpio: "La pérdida de La Salchi y la Historia sobrevalorada" (17 pueblos, 7-4-2021)

Pero no es eso lo que quiere el actual equipo de gobierno del Ayuntamiento de Pozoblanco, sino lo contrario: llenar de sal el campo de batalla que para ellos es la cultura, para conseguir así que nada crezca. Porque un pueblo más culto es un pueblo que piensa, que razona, que critica. Y eso no les gusta a algunos. Por eso es importante que, a falta de ideas, a falta de proyectos, se ceda un edificio municipal emblemático y con múltiples posibilidades de convertirse en equipamiento cultural y social para que otra Administración haga lo que quiera con él. Siempre que no tenga nada que ver con la cultura. [Leer artículo completo]

 

Solienses: "La Salchi, entre el todo y la nada" (Solienses, 7-4-2021)

Claro está que todos hubiéramos deseado la ubicación allí de aquel quimérico y ambicioso Centro de Patrimonio Histórico de Pozoblanco que se presentó hace ya diez años. Pero ha pasado una década y en todo este tiempo no se ha dado ni un solo paso en aquella dirección y ya sabemos lo que esta desidia supone para los edificios históricos: el abandono indolente acaba afectando a su propia estructura constructiva y más tarde o temprano comienza a extenderse sigilosamente por ellos el amenazante olor de la ruina. [Leer artículo completo]

 

Piedra y Cal: "Comunicado de la Junta Directiva sobre uso de La Salchi" (Blog Piedra y Cal, 9-4-2021)

Deseamos dejar muy claro que la responsabilidad de que la propuesta y el anteproyecto no se hayan llevado a cabo, tras una década, es exclusivamente de quienes han tenido o tienen la posibilidad de ponerlo en marcha. Y también de la falta de imaginación y de su no aprovechamiento durante tanto tiempo. Porque si hay algo que resulta indiscutible es que el mantenimiento de un edificio, para evitar su deterioro, sólo lo puede asegurar su uso, más aún tratándose de un inmueble de estas características. Por lo tanto, reiteramos que nuestra asociación tiene un deseo y una propuesta sobre la Salchi, manifestada sin dudas y de forma constante, pero también el convencimiento de la necesidad de un uso urgente para la misma. Ya se ha perdido demasiado tiempo. [Leer comunicado completo]

 

Equipo de gobierno del Ayuntamiento de Pozoblanco: "Comunicado" (Web institucional del Ayuntamiento, (13-4-2021)

El acuerdo con la Junta para instalar la Oficina Comarcal Agraria es por ello un paso histórico y definitivo para proteger el edificio, que debe de ser nuestro objetivo prioritario. La Salchi no se respeta teniéndola abandonada durante años, sino abriéndola, dándole vida y usos razonables. En el caso de la Oficina Comarcal Agraria, significa que tenga usos relacionados con sus orígenes y es de justicia que los ganaderos vuelvan a recibir el mejor servicio día a día y en unas condiciones dignas. Un homenaje más que merecido a todos los que trabajan incansablemente cada día para convertir nuestra tierra en un referente de infraestructuras, genética y relevo generacional. [Leer comunicado completo]

 

Manifiesto "En defensa de La Salchi" (15-4-2021)

Consideramos que la cesión por parte del Ayuntamiento a otra institución de espacios dentro de La Salchi para convertirlos en oficinas (que perfectamente pueden ocupar otros espacios urbanos más adecuados) rompe la unidad y ataca los valores patrimoniales del edificio, hipoteca la capacidad de actuación de futuras corporaciones municipales e impide para siempre la posibilidad de dedicar un edificio emblemático, reflejo de la actividad industrial y emprendedora de nuestras gentes en el pasado, para el desarrollo cultural futuro de nuestro pueblo. [Leer manifiesto completo]

0 com

Prosiguen las obras en la ermita del Cristo de las Injurias

Interior de la ermita del Cristo de las Injurias, hace unos días [Fotos: Ayuntamiento de Hinojosa del Duque]. 


Esta es una de esas fotografías que se convertirán en históricas con el paso del tiempo. Se trata del interior de la ermita del Cristo de las Injurias de Hinojosa del Duque, que actualmente está siendo sometida a unas obras de rehabilitación de las que ya hemos hablado aquí y aquí. El objetivo de la intervención es evitar la ruina total a la que estaba condenada el edifico dados los graves problemas de estructura y cimentación que padecía, hasta el punto de presentar alto riesgo de derrumbe. En enero comenzaron las obras y hace unos días han sido visitadas por las autoridades locales, al tiempo que se ha anunciado que el Ayuntamiento de la localidad colaborará en su financiación con una aportación de 10.000 euros.

Las obras de restauración de la ermita cuentan con un presupuesto de 412.845,64 euros y un plazo de ejecución que finaliza el próximo mes de agosto. La parroquia está haciendo frente a esta inversión mediante la indemnización del seguro de unas obras ejecutadas anteriormente que no solventaron los problemas estructurales del templo y a través de las donaciones recibidas, aunque, según el párroco de la localidad, "aún queda un importante montante económico por financiar”.


Autoridades locales y párroco de la localidad durante una visita a las obras realizada la semana pasada.
1 com

Un nuevo San Juan enriquece el patrimonio escultórico de Los Pedroches

Detalle de la nueva imagen de San Juan Evangelista en Pozoblanco [Fotos: Facebook del autor].

Desde hace unos pocos días el patrimonio escultórico de Los Pedroches cuenta con una nueva pieza de gran belleza. Se trata de la talla realizada por el imaginero sevillano David Valenciano Larios que representa la imagen de San Juan Evangelista para la Cofradía de Soldados Romanos y Penitentes "Sayones" de Ntro. Padre Jesús Nazareno de Pozoblanco.


Según ha informado la cofradía, el proyecto para la adquisición de la nueva talla comenzó a fraguarse hace dos años y, tras la elección del escultor, se le encargó "una imagen en madera, de tamaño natural y policromado a discreción del mismo autor". La imagen se presentó el pasado Domingo de Resurrección en la Capilla de Nuestro Padre Jesús Nazareno. El paso procesionará en el futuro en la madrugada del Viernes Santo.


David Valenciano Larios (Sevilla, 1978) estudió en la Escuela de Artes León Ortega (Huelva), aunque se define a sí mismo como autodidacta. Se considera seguidor del arte barroco conjugado con los cánones del clasicismo y reconoce a Martínez Montañés y Juan de Mesa entre sus mayores influencias. Es autor de numerosas obras religiosas repartidas por cofradías de toda Andalucía y otros lugares de España.


El imaginero David Valenciano junto a su obra.

La nueva imagen de San Juan pertenece a la Cofradía de Soldados Romanos y Penitentes "Sayones" de Ntro. Padre Jesús Nazareno de Pozoblanco.
11 com

Un tropiezo para no perder la memoria

Las quince piedras 'stolpersteine' que serán colocadas próximamente en Los Pedroches [Foto: Stolpersteine Los Pedroches].

Quince stolpersteine se van a colocar próximamente en cuatro localidades de Los Pedroches, para recordar con ellas el nombre de otras tantas víctimas del nazismo que fueron prisioneros en campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial. Las piezas han sido fabricadas artesanalmente en Alemania y acaban de llegar a la comarca, según han informado los responsables de la iniciativa en Los Pedroches. Los ayuntamientos de Belalcázar, Fuente la Lancha, Torrecampo y Villaralto organizarán ahora actos conmemorativos para la colocación de estos pequeños recuerdos del holocausto, con los que se busca mantener viva la memoria de las víctimas locales de la barbarie nazi.


Stolpersteine es un proyecto del artista alemán Gunter Demnig. Se trata de cubos de cemento de 10x10x10 centímetros que, en la parte superior, llevan incrustada una placa de latón grabada con los datos personales del homenajeado (nombre, fecha de nacimiento, datos de la deportación y fecha de fallecimiento o liberación). La palabra stolperstein designa en alemán a una piedra en el camino con la que puede tropezar el caminante. Se colocan en aceras o plazas a ras de suelo, con apenas el resaltado de la placa metálica, de modo que avise al caminante de su irregularidad y lo invite a detenerse y leer el mensaje de recuerdo que contiene. El proyecto se inició en Alemania, pero en los últimos años se ha extendido por todo el mundo. La intención del artista es colocar una de estas piedras por cada uno de los seis millones de víctimas del régimen nazi.


Las stolpersteine que se colocarán próximamente en Los Pedroches están dedicadas a la memoria de quince víctimas procedentes de la comarca que, tras exiliarse en Francia al término de la Guerra Civil y participar en la defensa de ese país contra la invasión nazi, fueron deportados a los campos de concentración de Mauthausen, Dachau, Buchenwald-Dora y Gross-Rosen. Son los siguientes:


En Belalcázar, Antonio Calvo Torrico (asesinado en el subcampo de Gusen el 19 de noviembre de 1941), Antonio Quintana Balsera (asesinado en el subcampo de Gusen el 20 de febrero de 1942, Juan Fernández Colmenero (liberado el 5 de mayo de 1945 del subcampo de Gusen), Manuel Fernández Pérez (liberado el 7 de mayo de 1945 del subcampo de Loibl Passy condecorado como Caballero de la Legión de Honor francesa en 1983), Rafael Murillo Múgica (liberado el 5 de mayo de 1945 del subcampo de Gusen), José Paredes Quintana (liberado el 5 de mayo de 1945 del subcampo de Schlier Redl-Zipf) y Tiburcio Vigara Carrasco (liberado el 5 de mayo de 1945 del subcampo Shwechat).


En Fuente La Lancha, Juan Robles Mellado (liberado del subcampo de Gusen el 5 de mayo de 1945).


En Torrecampo, Eusebio Crespo Díaz (asesinado en el subcampo de Gusen el 2 de febrero de 1942), Juan Romero Arroyo (asesinado en el subcampo de Gusen el 2 de diciembre de 1941), Casimiro Romero Estrella (asesinado en el subcampo de Gusen el 2 de julio de 1941), Antonio Romero Rísquez (liberado el 5 de mayo de 1945 del subcampo de Ebensee), Rufo López Romero (deportado a los campos de concentración de Gross-Rosen y Buchenwald-Dora y liberado el 11 de abril de 1945) y Juan Romero Romero (liberado el 5 de mayo de 1945 de Mauthausen y condecorado Caballero de la Legión de Honor francesa en 2016).


En Villaralto, Miguel Orellano Madueño (asesinado en el subcampo de Gusen el 25 de diciembre de 1941).

0 com

Cultura autoriza la restauración del antiguo acceso al Convento de Pedroche

Lugar por donde se abrirá un nuevo acceso al convento de Pedroche desde la calle Monjas [Foto: Google Maps].

La Comisión de Patrimonio de la Delegación de Cultura y Patrimonio Histórico ha informado favorablemente un proyecto de rehabilitación del acceso original del Convento de Nuestra Señora de la Concepción de Pedroche, consistente en restaurar la entrada primitiva a este edificio de principios del siglo XVI, catalogado como Monumento tras ser declarado en 2008 Bien de Interés Cultural (BIC).


El monumento, que en 1998 fue abandonado por la comunidad de religiosas, ha venido restaurándose en diversas fases desde que en 2008 el Ayuntamiento de Pedroche lo adquiriera parcialmente en propiedad, y tiene su acceso actual por la calle Francisco Botello, pero a partir de restos que perduraban y algunas fotografías antiguas se ha podido conocer que la entrada primitiva se encontraba por la calle Monjas, zona en ruinas que antaño fue segregada de la parcela del convento, según ha informado la Delegación de Cultura a través de una nota de prensa.


El proyecto al que ha dado luz verde la Comisión de Patrimonio de la Delegación de Cultura y Patrimonio Histórico trata precisamente de recuperar el acceso a la zona más antigua, situada entre el patio principal y el jardín del aljibe que se abre al exterior a través del acceso original por la calle Monjas. Antiguamente era un sencillo portón que daba paso a un cuerpo en doble crujía con cubierta a dos aguas, abierto a un patio desde el que se accedía al convento y a un locutorio. El cuerpo de entrada y el locutorio están totalmente en ruinas.


Galería abierta al jardín del aljibe, próxima al lugar de la intervención [Foto: Solienses].

En el informe técnico se detalla que "en el cuerpo de entrada se reconstruye el arco del muro intermedio y se construye una cubierta de tejado a dos aguas sobre estructura de vigas y rollizos de madera; con tablero de madera, aislamiento y teja antigua recuperada; canalones y bajantes de acero galvanizado; y portón de una hoja de madera de iroko al exterior; quedando abierto hacia el patio". En relación al antiguo locutorio, se recupera con una estructura similar. Se hará una reconstrucción de muros medianeros, con revestimientos de mortero de cal y pintura al silicato, pavimentos de chino lavado (sobre solera de hormigón en interiores), puerta de madera de iroko y pavimento de baldosas de barro colocadas a espiga en el vestíbulo de acceso al convento y cancela de acero.


La intervención se llevará a cabo realmente en una zona que queda fuera del límite del monumento y, según se deduce de los datos aportados por el informe técnico, se trataría más bien de una construcción nueva que de una restauración. Al tratarse de estructuras desaparecidas, según ha señalado la delegada, se dará especial relevancia al análisis e interpretación de los restos, por lo que las obras se acompañarán de una actividad arqueológica, con la correspondiente autorización conforme al Reglamento de Actividades Arqueológicas.


El proyecto cuenta con un presupuesto general de 59.112 euros, y será financiado en su mayor parte por la Diputación Provincial dentro de su Convocatoria de Subvenciones destinadas a la Protección y Conservación de Bienes Muebles e Inmuebles Histórico Artísticos.

13 com

La Salchi, entre el todo y la nada

Edificio de La Salchi en Pozoblanco.

En la polémica surgida en torno a la futura cesión de parte del edificio de La Salchi de Pozoblanco a la Junta de Andalucía para instalar en ella la Oficina Comarcal Agraria me parece que se mezclan tres aspectos que conviene, sin embargo, analizar por separado.


Por un lado está la vertiente política que, a mi entender, está siendo denunciada con razón por los grupos de la oposición. El equipo de gobierno ha tomado unilateralmente una decisión de cierto calado simbólico sin explicar sus razones ni siquiera a los representantes de los partidos y sin someter la medida al más mínimo debate en ningún órgano de participación política o ciudadana. Todos se han enterado de la noticia por la prensa. No parece un proceder muy democrático y hacen bien los partidos de la oposición en poner de relieve esta conducta.


En segundo lugar está el aspecto urbanístico. La ubicación de la Oficina Comarcal Agraria en el edificio de La Salchi supone una nueva apuesta por una zona de la población en detrimento de otros barrios que sufren desde hace años un mayor abandono institucional. En la zona norte de la localidad, a muy pocos metros de distancia, se acumulan desde hace años todas las nuevas infraestructuras y servicios públicos (hospital, teatro, centro de salud, institutos, centro comercial, futura residencia de ancianos...), lo que está contribuyendo no solo a la saturación de ese sector del pueblo sino a la desatención de otros, que se quejan con razón de estar sufriendo un cierto desamparo por parte de las administraciones. Se actúa como si no hubiera una planificación real desde el punto de vista urbanístico que atendiera a un crecimiento armónico y proporcionado de los diferentes barrios de Pozoblanco.


Finalmente estaría el ámbito histórico-patrimonial, que especialmente nos interesa. En este sentido, aun a riesgo de discrepar con otros gestores culturales, pienso que la decisión de instalar en el edificio de La Salchi (construido en 1924 y restaurado en 2009) unas oficinas de la administración autonómica no tiene por qué suponer necesariamente una afrenta ni para la integridad física del edificio ni para su consideración como bien de interés arquitectónico, artístico y etnológico. Claro está que todos hubiéramos deseado la ubicación allí de aquel quimérico y ambicioso Centro de Patrimonio Histórico de Pozoblanco que se presentó hace ya diez años. Pero ha pasado una década y en todo este tiempo no se ha dado ni un solo paso en aquella dirección y ya sabemos lo que esta desidia supone para los edificios históricos: el abandono indolente acaba afectando a su propia estructura constructiva y más tarde o temprano comienza a extenderse sigilosamente por ellos el amenazante olor de la ruina. 


Dedicar parte del edificio de La Salchi a unas oficinas administrativas no me parece que atente contra la dignidad del edificio, más aún cuando la pretendida dedicación está relacionada directamente con la utilización originaria del inmueble. El patrimonio histórico español es tan inmenso que resulta imposible dedicarlo todo él a la actividad estrictamente cultural. Por el contrario, su utilización para actividades compatibles resulta una garantía de mantenimiento para el propio edificio y avala su conservación como bien patrimonial, además de devolverlo a la vida y sacarlo del ostracismo funcional al que parecen condenados muchos edificios históricos por mor de un excesivo respeto reverencial hacia su carácter artístico o histórico. Tenemos muchos ejemplos de dedicación alternativa para construcciones patrimoniales, desde el propio Hospital de las Cinco Llagas, colosal obra renacentista que en la actualidad es sede del Parlamento de Andalucía, a la Casa del magistrado Teófilo Álvarez Cid, joya del modernismo cordobés que hoy alberga las oficinas del Colegio Oficial de Arquitectos de Córdoba, por citar apenas dos ejemplos que me vienen al paso.


Desde luego, sería imprescindible exigir un respeto máximo al mantenimiento de la integridad del edificio en las obras de adaptación que se necesiten y no estaría mal, a modo de contraprestación, reservar la posibilidad de visitas culturales a las partes del edificio que guarden un destacado interés etnológico. Por otro lado, la rehabilitación del edificio posibilitaría quizás la activación de las estancias que no se vayan a dedicar a oficinas, para las que no serían incompatibles usos como salas de exposiciones temporales, aulas para talleres, sala para conferencias o presentaciones, sedes para asociaciones, etc. Es cierto que la entrega de parte del edificio para oficinas de la OCA desmantela la pretensión de una dedicación total del edificio a infraestructuras culturales, pero también aporta un cierto grado de realismo. Se devuelve a la vida una construcción que lleva décadas cerrada al público, sin visos de otra dedicación concreta a corto plazo, se frena su destrucción y se abren las puertas a un mejor aprovechamiento de las zonas que queden libres. Entre el todo y la nada, quizás esta pueda ser una alternativa temporal de salvación.

2 com

Relato imaginario



Imaginemos esta situación.


La Concejala de Igualdad de un Ayuntamiento de Los Pedroches, en manos del PP, declara públicamente durante un pleno municipal que ha recibido amenazas, al tiempo que denuncia que ni los grupos de la oposición ni la asociación feminista de la localidad se han interesado por su situación personal a pesar de conocerla desde hace tiempo. La concejala acusa a los portavoces de la oposición de interesarse solamente por la igualdad de las mujeres que comparten su ideología de izquierdas. La concejala no especifica si las amenazas que ha recibido están vinculadas a la violencia de género o están relacionadas con el desempeño de su cargo público, aunque el contexto de la intervención parece dar a entender lo primero: "¿A las mujeres de derechas no las maltratan, no las amenazan o no les gritan? ¿Por qué ustedes a esta concejala que denuncia amenazas en un pleno no la defienden?", afirma furiosa.


Todo comienza, en este relato imaginario, cuando el portavoz de un grupo de izquierdas en el Ayuntamiento pregunta por qué la concejala  no ha contestado a un escrito de la Asociación de Mujeres en el que solicitaba la colocación de una pancarta reivindicativa con motivo del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer. La concejala, entonces, se declara "defensora a ultranza del feminismo", pero matiza airada: "el feminismo está siempre que se vulneran los derechos de todas las mujeres, cosa que ustedes no hacen... El feminismo no se dice, se hace". Posteriormente recuerda que "esta mujer que les habla ha dicho aquí en un pleno hace muchos meses que había recibido amenazas" y manifiesta que, a pesar de ello, la Asociación de Mujeres nunca la ha llamado para interesarse por su situación. "Defienden una igualdad y una lucha de género que yo personalmente no la veo", añade. Y concluye, preguntándose: "¿Es que para esta asociación una mujer que recibe amenazas tiene que ser una mujer de una ideología política concreta?". En la réplica posterior, el portavoz interpelante pide a la concejala que explique el sentido de esas amenazas, para poder solidarizarse con ella. 


Es cierto que, a partir de los pocos datos conocidos en esta situación imaginaria, no podríamos intuir siquiera la gravedad de las amenazas ni el ámbito en que se han desarrollado (doméstico, institucional, social), ni si continúan o fueron una actuación aislada, pero el contexto de toda la intervención parecería indicar que, aunque de forma muy laxa, se estaría denunciando un caso de violencia machista. Aunque no se explicita abiertamente, alguien ajeno al caso entendería claramente que la concejala está denunciando amenazas recibidas por su condición de mujer ("¿A las mujeres de derechas no las maltratan, no las amenazan o no les gritan?") y, al denunciar la falta de interés hacia su caso por parte de la Asociación de Mujeres y de los propios portavoces de la oposición de izquierdas, parece estar reclamando una atención que, a su parecer, no ha recibido hasta el momento.


Siguiendo un patrón habitual, es probable que en este relato imaginario algunos comentaristas de redes sociales dudaran luego de la veracidad de la denuncia de la concejala, en lo que suele constituir un proceso de revictimización de la mujer que se ha atrevido a publicar la agresión. Se pondría de manifiesto la tensa vehemencia con la que la concejala defiende unos argumentos insostenibles desde el punto de vista político e ideológico, pero ello, ni siquiera la antipatía personal que la áspera actitud de la concejala despertara, justificaría que su denuncia no fuera atendida urgentemente y se investigara en qué circunstancias una concejala de un ayuntamiento democrático está recibiendo amenazas en el ámbito de la violencia de género. Luego vendría lo demás. Pero lo urgente sería detectar el problema y, al menos, no poder alegar en un futuro que no lo supimos.


Ahora imaginemos que esta situación imaginaria no es imaginaria. Que es real.

2 com

La responsabilidad individual en la protección del patrimonio

Grupo de escolares durante una visita al puente sobre el arroyo Santa María en Pedroche [Foto: Facebook].

El Ayuntamiento de Pedroche ha difundido una nota pidiendo precaución a los posibles visitantes del puentecillo sobre el arroyo Santa María, aquel del que ya hemos hablado aquí en varias ocasiones formado por un único arco de ladrillo que sostendría en su día un tablero horizontal. La pérdida de elementos de relleno y otros estructurales ha dejado la construcción en una fragilidad extrema, que exigiría mantener las cautelas en grado máximo al acercarse a él. El Ayuntamiento reconoce que "el puente no tiene protección contra caídas y su seguridad estructural es débil", por lo que "a fin de evitar accidentes graves por caída y proteger el elemento patrimonial, pedimos encarecidamente a la ciudadanía no subir al puente bajo ningún concepto". La demanda del Ayuntamiento viene justificada porque no es raro observar en las redes sociales imágenes de senderistas o visitantes ocasionales que se fotografían subidos sobre un arco que ya a simple vista aparenta ser de consistencia bastante delicada.


Una imagen similar publicada hace algunos años en redes sociales.

No es el único puente en situación similar. El llamado puente Pellejero sobre el Guadamatilla, entre los términos de Belalcázar y El Viso, sobrevive desde hace tiempo con una inminencia parecida. No es raro tampoco ver en redes sociales imágenes de visitantes fotografiados alegremente sobre un arco que cualquier día, con gran dolor, veremos derrumbado. 


El peligro en ambos casos es doble. Por un lado, se pone en riesgo la integridad física de las personas, que podrían sufrir algún accidente grave si el monumento se derrumbara a causa de soportar un peso innecesario. Por otro lado, estas acciones irresponsables podrían provocar la ruina de unos monumento singulares que forman parte de la identidad histórica y etnológica de nuestra comarca. Bien está que los Ayuntamientos alerten ante el riesgo que suponen determinados comportamientos (más aún: deberían trabajar activamente en favor de su consolidación y restauración de esos bienes), pero no estaría mal tampoco apelar a la propia responsabilidad individual de los ciudadanos, porque la protección de nuestro patrimonio monumental -como forma de respeto a nuestro pasado- es una tarea que nos incumbe a todos.



Dos caminantes sobre el puente Pellejero.