BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

1 com

Lecturas 2017 / 2
Índice de melancolía

Este libro lleva algunos meses sobre mi mesa. Lo he leído varias veces, de forma seguida e intermitente, buscando infructuosamente por dónde abordar un comentario, una reseña, una mínima reflexión sobre su contenido y su propuesta literaria.

Es un libro que nace desde el misterio y cargado de enigmas. Siendo la primera obra de su autor, no ha gozado más que de una modesta presentación pública en un bar de copas de la capital cordobesa, tan distante de las grandes ceremonias de vanidades en las que suelen envolverse ahora estos asuntos. No hay la más mínima reseña en ningún medio, digital o impreso, y ha escapado de las ruedas recíprocas de críticas elogiosas que los autores de hoy, y particularmente los poetas, suelen dedicarse unos a otros, en ese do ut des en el que parecen basar su propia supervivencia como especie. Juan Gómez Moreno (Añora, 1964) es un autor ajeno a modas, círculos y cenáculos, siendo su obra, sin embargo, una delicia de clasicismo extraña, precisamente por eso, a la poesía que se lleva en estos tiempos, en los que algunos piensan estar revolucionando la lírica contemporánea con 140 caracteres.

El triunfo de internet y las redes sociales en la cultura y el pensamiento actuales ha impuesto, entre otras claudicaciones, la lectura rápida y superficial, la mínima concentración y tan solo el tiempo de dedicación necesario para darle inmediatamente al me gusta o al retuiteo antes de que otro se adelante. La lectura pausada, reflexiva, ha desaparecido de nuestro imaginario intelectual, incluso ya entre las personas en las que cabría esperarse una mayor profundidad. De entre todos los géneros literarios tradicionales, la poesía es el que peor casa con las nuevas tecnologías: los versos requieren, por su propia naturaleza, una demora que resulta incompatible con el ritmo involuntario que impone la abrasiva pantalla y el adictivo ratón, que nunca debe parar, sino estar en un permanente cliqueo. Lo que no evita que la poesía haya caído también presa de esta feria de vanidades, si es que no lo estuvo siempre, con autores que estiman  la recompensa a su trabajo en la efímera gloria del índice like. Pero este libro es otra cosa.

Desde lo incierto (Ediciones en huida) es, pues, un poemario inusual al que nos acercamos sin claves externas de interpretación, que abordamos con la mera intuición del lector curioso que busca el placer de la palabra desconocida, el mensaje liberador de la poesía y su enigma. Vemos un libro cargado de nostalgias, decepciones, derrotas, incertidumbres, existencialismo, descreimiento, melancolía, tristeza, olvido, miedo, términos que así enumerados seguidos al azar conforman una galería descriptiva de la obra y, al mismo tiempo, no dicen nada de ella, ni avisan del peligro que contiene. "No es fácil esquivar los anocheceres de este interminable invierno". El libro incluye un catálogo de supervivencias en este mundo hostil: cómo vencer los temores ("Camino del miedo"), cómo componer el poema ("Red con palabras"), cómo descubrir que siempre estuvimos solos ("Olvido"), qué hacer frente a la irrupción inesperada de los recuerdos ("Memoria"). Es un libro que no habla de otros, sino de sí mismo, de la voz poética, del poeta. Un libro que, si me apuras, no ha sido escrito para otros, sino principalmente para el propio poeta, que se descubre y se reconoce un hombre a la deriva y manifiesta al universo su desconcierto ante lo que ve y ante lo que sabe: que las buenas noticias del norte vienen a la vez cargadas de esperanza y de mentiras ("Casa abandonada"). Es un libro, en fin, de diciembres, donde todo acaba y no queda la certeza de que acaso comience también algo después, seguramente no. "El silencio habla y todos lo entienden". Pero más allá del silencio...

Uno se pierde en los versos de Desde lo incierto con el placer de estar buceando en mundos que, siendo de otro, son también propios, y en el placer de caminar sobre las palabras que duelen, porque evocan lo que uno no quiere recordar, ni saber, y aun así siente la dulce espuma de encontrarse en un lugar confortable, reconocible en su desnudez, acogedor en su vacilante escenario de incertidumbres pasadas y futuras. Al final del tiempo y de los versos ("Bajo las cenizas") asoma un convencimiento, el poeta que se inmola y deja bajo los rescoldos la clave única de un metal cualquiera, y vendrán generaciones incapaces de entender, acaso porque anduvimos errados tanto tiempo que ya no sepamos interpretar las palabras que no sean vanidad y ruido y no silencio y dolor.
5 com

Juan Bautista Carpio asesorará sobre la titularidad pública de la Mezquita


La Comisión asesora junto a la alcaldesa de Córdoba. [Foto: Agencias].

El pozoalbense Juan Baustista Carpio Dueñas, Doctor en Historia Medieval por la Universidad de Córdoba, será uno de los cuatro miembros que compongan la Comisión sobre la propiedad de la Mezquita impulsada por el Ayuntamiento de Córdoba y encabezada por el expresidente de la Unesco, Federico Mayor Zaragoza, para estudiar cómo lograr de nuevo la titularidad pública del monumento. El grupo lo completan la catedrática de Derecho Constitucional y exministra de Cultura Carmen Calvo y el medievalista Alejandro García San Juan, de la Universidad de Huelva. Juan Bautista Carpio es Director de la Fundación PRASA y también del Museo de la Posada del Moro de Torrecampo.

La alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio, ha declarado que la comisión de expertos, que tendrá carácter asesor y un funcionamiento autónomo, nace con el objetivo de "dotar al Ayuntamiento de los argumentos necesarios para que la Mezquita-Catedral vuelva a tener titularidad pública y ser de todos los cordobeses y de los ciudadanos del mundo", con el fin de volver a la situación anterior al 1 de marzo del 2006, cuando la Iglesia inmatriculó la Mezquita a su nombre.
0 com

Renovación en la alcaldía de Pozoblanco


Santiago Cabello, durante su toma de posesión como alcalde de Pozoblanco. 
[Foto: pozoblanco.es]

El pasado miércoles 14 de junio Santiago Cabello (PP) fue elegido nuevo alcalde de Pozoblanco en sustitución de Emiliano Pozuelo (Pozoblanco en Positivo), merced al pacto de legislatura por el cual estos dos partidos se repartían la alcaldía cada uno durante dos años. Cabello es un hombre nuevo en política, sin pasado ni trayectoria, y este periodo como primer teniente de alcalde no ha contribuido demasiado a descubrir las cualidades que llevaron a su formación a presentarlo como cabeza de lista en una precipitada operación que rozó entonces, en ocasiones, lo esperpéntico.

No podemos decir que Santiago Cabello haya obtenido buenas referencias de sus propios compañeros de consistorio. El alcalde saliente, Emiliano Pozuelo, en entrevista con Hoy al día, ha regateado la pregunta de si se fía de la persona que le sustituye en la alcaldía y ha terminado confesando: "ahora estamos con la expectativa de qué Santiago Cabello nos vamos a encontrar, si con el Santiago Cabello que muchos días ha sido una persona eficiente y ha sacado su trabajo o con el Santiago Cabello que ha estado pendiente de otras cosas más que de sacar sus concejalías hacia delante". Por su parte,  José María Moyano (Cambiemos Pozoblanco) se dirigió al alcalde entrante durante la toma de posesión para decirle que “ya no es el portavoz del PP, es el alcalde de Pozoblanco, y mucho tiene que mejorar para estar al nivel. Espero que cambie su falta de puntualidad, de rigor, de falta a la verdad, porque si continúa con sus meteduras de pata será un problema para Pozoblanco”.

El tiempo nos dirá el acierto en la elección. El periodo de Emiliano como alcalde ha aportado una relativa tranquilidad política a las turbulentas aguas del consistorio pozoalbense durante los últimos años, todavía no sabemos si por su labor pacificadora o por el cese de su tarea agitadora. Pero, por lo que se ve, estos dos años de cogobierno no han servido para fortalecer lealtades y Pozuelo, ahora teniente de alcalde, parece ya dispuesto a todo.


0 com

La torre herida por el rayo


Ron Lalá el pasado viernes en Pozoblanco [Foto: pozoblanco.es].

Nos enamoró Ron Lalá y nos inoculó el virus de la "Cervantina", contra la que no hay "vacuna ni aspirina". Ganadores de la estatuilla al Mejor Espectáculo Musical en la pasada edición de los Premios Max con esta misma obra, Ron Lalá convencieron con su divertidísima deconstrucción de los textos cervantinos, que provocó cientos de carcajadas y al final puso en pie unánimamente al público que el viernes acudió al teatro El Silo de Pozoblanco. Mientras, en el exterior, estallaba una espectacular tormenta que permitió a Antonio De Los Santos Romero Misas tomar en Pedroche instantáneas tan impresionantes como estas.




Tormenta el viernes en Pedroche [Fotos: Antonio De Los Santos Romero Misas].
7 com

Función social de la crítica

Esta mañana he visitado un pueblo de Los Pedroches y lo he visto sucio. Sucias las calles, sucios los edificios particulares y sucios también los públicos. Quizás haya tenido algo que ver la tormenta de ayer, que limpió tejados y manchó suelos. Al pronto he pensado tomar fotos y colgar la denuncia en Solienses, pero enseguida me he retraído. ¿Tiene algún sentido airear estas situaciones? Hay personas que me acusan de plasmar aquí aspectos poco brillantes de nuestra realidad que convendría mejor ocultar, porque tal revelación, al parecer, nos perjudica. Hay (pero no es cosa de ahora, sino que ya trae historia) como un deseo de acallar cualquier crítica, lanzando en tromba la artillería contra todo el que se atreva a levantar el dedo.

Considero un error esta negación a la visión crítica de nuestra realidad. Entiendo que, por ejemplo, a los alcaldes les guste que sus vecinos elogien la gestión realizada, pues a todos nos apetece que nos valoren. Pero encerrarse exclusivamente en las opiniones de quienes nos rodean y atender solo a su criterio puede derivar en un alejamiento de la situación real que en nada beneficia a la gestión pública. Hay pueblos en los que la oposición política está dormida, neutralizada, y un plácido conformismo se ha instalado entre los ciudadanos, quizás escarmentados en cabeza ajena, o en la propia, y entregados ya a la rendición.

A la larga, esto se paga. Si no hay una exigencia externa, el gobernante no se estimula a emprender nuevos proyectos y se complace en un estado alcanzado que todos sus consejeros le aplauden, por convicción interesada o estrategia. La crítica, por el contrario, actúa como aguijón para permanecer alerta y no dormirse en el conformismo de lo conseguido. Es probable que al alcalde de este pueblo al que me refiero nadie le diga que sus calles están sucias y que la imagen que ofrecen es de decadencia y abandono, y dormirá tranquilo pensando en el éxito de su gestión, pues no escucha opinión contraria. Y si algún abejorro aparece, se le aplasta con la paleta y a seguir con la siesta. Pero quien llegue con ojos no contaminados verá la cruda realidad y quizás no vuelva. Y todos saldremos perdiendo.

Con frecuencia, algunos lectores me espetan: "Es que criticar es muy fácil". No es cierto. Lo fácil es adular. Se obtienen muchas más recompensas y aplausos diciendo lo bien que está todo en un pueblo que señalando lo que se podría mejorar. Las jaurías de perros rabiosos solo se lanzan contra el que disiente, no contra el que pasa la mano por el lomo. Criticar no es fácil. Tiene riesgos. Podría señalar algunos.
1 com

Suelta de aves en Hinojosa del Duque


Una de las aves liberadas en Hinojosa del Duque [Fotos: Hinojosa Televisión].

El delegado de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Francisco de Paula Algar, ha visitado esta mañana el Centro IFAPA de Hinojosa del Duque para participar en la suelta de ocho de aves, en concreto, dos ejemplares de cernícalo común, tres de búho chico, dos de cárabo común y un búho real; acompañado por Matías González, alcalde de Hinojosa del Duque, Enrique Delgado, Concejal de Agricultura del municipio, Vicente Pomares, Director del IFAPA, Agentes de Medio Ambiente y alumnos de los diferentes centros escolares de Hinojosa del Duque.

Todas las aves devueltas ahora al medio natural habían sido tratadas de distintas afecciones en el Centro de Recuperación de Especies Amenazadas de Córdoba.


El alcalde de Hinojosa del Duque, Matías González, y el delegado de Medio Ambiente, Francisco de Paula Algar, colaboran en la suelta de los dos ejemplares de cárabo común.


Autoridades asistentes al acto.


Escolares de diversos centros presenciaron la suelta de aves.

4 com

¿A quién creer?

El Quincenal ha elaborado, quizás sin pretenderlo, un vídeo de esos de antología. Mientras el parlamentario popular Miguel Ángel Torrico afirma en off que la denuncia de Izquierda Unida (archivada ahora por la Fiscalía) de que en Dos Torres se realizó un homenaje ante un monumento franquista está "basada en la mentira", en las imágenes vemos que efectivamente se realiza ese homenaje ante un monumento con una leyenda franquista. "¿A quién va usted a creer, a mí o a sus propios ojos?", parece decir el hermano Marx desde la tumba, invitándonos a contradecir la realidad a pesar de que las evidencias sean palmarias. En estos tiempos de posverdad y hechos alternativos, ¿a quién debemos creer, a Torrico, que lo niega, o al vídeo, que lo afirma?

0 com

Luz de mis huesos



Juan Perro (Santiago Auserón) interpreta el tema "Luz de mis huesos", de su disco El viaje (2016), el pasado viernes en la Casa del Pozo Viejo de Pozoblanco.
12 com

Mucho y nada

En el último número del semanario La comarca aparece un atinado artículo de Emilio Gómez titulado "Mucho por fuera y nada por dentro", en el que el periodista reflexiona con acierto sobre la pobre repercusión del Congreso del Ibérico celebrado recientemente en Pozoblanco. Emilio pone de relieve el escaso eco que tal convocatoria ha tenido en la comarca y duda de que ese sea el camino para la promoción externa de Los Pedroches. Tampoco queda sin mencionar el papanatismo del que habitualmente se hace gala en estos "eventos" de purpurina, en los que se invierten generosos recursos en estrellas e influencers mediáticos que luego "hablan de nosotros un segundo y medio", si es que lo hacen. Por su interés, reproduzco el artículo completo (con mención incluida a una entrada de Solienses). Pinchar en la imagen para verlo más grande.


La comarca, nº 109, 10 de junio de 2017, página 2.
3 com

Juan Perro pide la palabra


Juan Perro anoche en Pozoblanco.

Dentro del programa "Tenemos la palabra", un ciclo de encuentros temáticos entre músicos y poetas que la Delegación de Cultura de la Diputación de Córdoba está llevando por varios municipios de la provincia, recalaron ayer en la Casa del Pozo Viejo de Pozoblanco Santiago Auserón y Erika Martínez. El acto fue una mezcla de charla-coloquio con un pequeño recital de poesía y canciones a los postres.

La mayoría de los que ayer acudimos al encuentro íbamos tras las huellas de Juan Perro, el alter ego de aquel jovenzuelo sensual y chulo que se educó en la escuela de calor por los años ochenta, cuando entonces. Y, digámoslo claro, íbamos para escucharlo cantar, no hablar, aunque el hecho de que la entrada costara tan solo un euro hacía sospechar que aquello era otra cosa. Auserón se reveló como un doctor en filosofía de verbo fácil, algo engolado, dispuesto a alargar el discurso y cercano en ocasiones a la charlatanería, o quizás a un monologuista del Club de la Comedia. Junto a la cordial poeta Erika Martínez (ambos totalmente de negro, aunque ella se permitió la alegría de unos esperanzadores zapatos azules), hablaron del papel de la poesía en la sociedad actual, de la educación, de la música y de filosofía, de Sócrates y Platón, de San Juan de la Cruz. El coloquio con el público se deslizó por tópicos manidos sin demasiado interés, en un ejercicio intelectualmente poco útil de reafirmación en las propias ideas de cada uno, sin ninguna confrontación dialéctica ni asomo de disidencia en el debate, a pesar de que Erika había señalado poco antes la necesidad de la poesía como arma perturbadora y transformadora de las creencias personales. Será por eso que Auserón confesó que, siendo él mismo en otro tiempo más tendente al extremismo, había llegado ahora a la conclusión de que la solución para los seculares problemas de nuestro país habría de llegar de la mano de un acuerdo posible entre "la España católica y la España republicana".

Erika Martínez, sabiendo que todos esperaban al otro, recitó voluntariosamente algunos de sus versos (de genealogías, abuelas y amantes verticales) y luego llegó el turno del Perro, que liquidó su actuación con media docena de canciones precedidas de amplísimas introducciones rayando el delirio, diríase que lisérgico, sobre su encuentro imposible con Louis Armstrong en algún suburbio de Nueva Orleans o sus oraciones laicas junto a la tumba de Góngora en el mismísimo muro del mihrab de la Mezquita de Córdoba, y así. "Río negro", "Luz de mis huesos", "Agua de limón", "A morir amores", "Pies en el barro" y "Fonda de Dolores" son las canciones que interpretó, con la complicidad del público que llenaba el pequeño recinto y que quedó con ganas de más, a decir de los aplausos. Luego, el personal miró de soslayo, fuese y no hubo más.


Santiago Auserón y Erika Martínez saludan al finalizar el acto.