BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

Lo que hoy es Covap

Si la reacción del presidente de Covap hace unos días nos pareció patética, las declaraciones del consejero andaluz de Agricultura y Pesca rebasan hoy la inmoralidad, y no sólo la política. Uno, que partía de la inocencia, se pregunta ahora qué habrá detrás de la pantalla para que los implicados, visto el peligro, hayan decidido lanzarse ya sin ningún recato exculpatorio a esta arena de las obscenidades. Las palabras de Isaías Pérez Saldaña, ducho en "calentar ánimos", deberán grabarse en el frontispicio de la gran sociedad anónima para perpetuar nuestra vergüenza: si nuestras leyes no sirven para lo que nos interesa, tendremos que cambiarlas. En la borrachera de las unanimidades, también le ha sorprendido al consejero el rechazo de los socios, los únicos que, según van pasando los días, parecen verdaderamente interesados en el bien de la cooperativa y no en salvar apariencias o cumplir expectativas ajenas. Y ahora este socialista que desprecia el cooperativismo en favor de las "auténticas empresas" llega dispuesto a salvarnos incluso en contra de nuestra voluntad. Qué sabrán esos catetos de lo que es el mundo del libre mercado, pero no se preocupen, nosotros los llevaremos al nirvana de la globalización. Hay situaciones límite realmente desbordantes ante las que la impotencia más amarga es el único sentimiento que uno puede deslindar.



Cuando el presidente de Covap habla del "carácter injusto de la citada legislación, que fija que cada socio es igual a un voto, independientemente de su nivel de producción y de participación en la cooperativa" olvida, quizás, que ese es el fundamento del cooperativismo, el reparto equitativo de derechos y responsabilidades. Si él pensaba otra cosa, equivocó su destino. Lo que hoy es Covap se ha conseguido con modos que jamás se hubieran tolerado en una sociedad mercantil. Jornadas laborales de 24 horas, todos los días del año, sin vacaciones, sin excepciones, sin seguridad en los salarios de fin de mes, sin bajas por enfermedad, sin permisos por maternidad. Lo que hoy es Covap se ha conseguido con el sudor y la sangre de todos esos socios que hoy no producen ni participan, a los que se quiere despedir con una patada en el trasero porque estorban. Lo que hoy es Covap está hecho con miles de historias que comienzan mucho antes del amanecer, con frío de escarcha en las manos y en las orejas, con la incertidumbre de un futuro nunca suficientemente asegurado. Lo que hoy es Covap se ha conseguido con el afán y el coraje analfabeto de todos esos socios improductivos que hoy lastran un futuro brillante fundamentado en el olvido. Lo que hoy es Covap se ha conseguido con muchos sueños rotos, con vidas miserables, con muchas lágrimas de impotencia ahogadas por un mecagoenlahostiaputa al borde de la madrugada. Por eso, cuando ahora llegan a decirnos lo que tenemos que hacer todo un presidente impecablemente vestido o todo un consejero recién bajado de su vehículo con chófer, en cuyos salones jamás se ha olido a mierda de vaca y nunca han debido abandonar una cena de navidad para meter las manos en el vientre viscoso de una primeriza parturienta, uno siente la rabia de la injusticia que se comete con todas aquellas personas anónimas que durante medio siglo han conseguido que Covap sea lo que hoy es, a cambio de una factura que nunca podrá ser pagada con nada que no sea la memoria, el agradecimiento y el respeto.

12 comentarios :

Anónimo | jueves, octubre 26, 2006 6:12:00 p. m.

Estimado Antonio comparto contigo la impotencia, pero seguro que aun podemos hacer algo. Yo al menos pienso actuar aunque algunos piense que es tarde y lo hago mal.

Anónimo | jueves, octubre 26, 2006 7:24:00 p. m.

PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS,
DE PIE,
PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS,PLAS, PLAS, PLAS, LAS, PLAS

Anónimo | jueves, octubre 26, 2006 8:25:00 p. m.

ole ole.... y ole!!!

Anónimo | jueves, octubre 26, 2006 9:34:00 p. m.

Mas claro no se puede explicar la actual situación de COVAP
Gracias Antonio

J. Redondo | viernes, octubre 27, 2006 8:26:00 a. m.

Creo que ya has recibido bastantes aplausos, pero de nuevo, enhorabuena y gracias por esta reflexion que se nota, te ha salido del alma.

Anónimo | viernes, octubre 27, 2006 8:52:00 a. m.

Gracias Antonio por tu apoyo se nota que sabes de lo que hablas, afortunadamente no estamos solos.Aunque esta gente piense que somos unos incultos que no entendemos de politica de Empresas y mercados .

Anónimo | viernes, octubre 27, 2006 10:16:00 a. m.

Estamos de acuerdo Antonio, el que sabe de donde viene sabe a donde va,tu reflexión habla de coraje y no de impotencia, la esencia del cooperativismo, los principios cooperativos hablan de solidaridad y la solidaridad tiene memoria, si quién hoy, sin duda con su esfuerzo y trabajo, ha conseguido una vida mejor para él y su familia, sirviendose de la estructura de la cooperativa, no tiene otra alternativa que acordarse de aquellas madrugadas de invierno, de aquellos sin domingos, de aquellos padeceres.Otros empiezan y quieren saber que ahí está su cooperativa, y que el esfuerzo de los de antes ha posibilitado el que ellos lleguen ¿quién nos va a decir a nosotros lo que es la cooperativa?.

Anónimo | viernes, octubre 27, 2006 12:48:00 p. m.

Enhorabuena Antonio, me parece una reflexión que no puede ser superada por ninguna otra a la hora de describir la situación que está atravesando en la actualidad COVAP.
Me parece deplorable que se quieran despojar de lo que no resulta productivo dentro de la coperativa y lo que sí que deja beneficios como es la comercialización de los productos lácteos convertirla en sociedad anónima, no me parece justo y sobre todo no me parece en ningún momento que sean actuaciones que tengan que realizar el consejo rector sin tener en cuenta la opinión de los socios, que claro está son el fundamento de toda cooperativa. ojala esto cambie!!!!

cateto | viernes, octubre 27, 2006 5:16:00 p. m.

ahí antonio ahí, estamos en la verea.

un socio | viernes, octubre 27, 2006 11:46:00 p. m.

NO DEJEMOS QUE NOS CALLEN. gracias por tú compromiso sigue ahí.

Blanco Doble | domingo, octubre 29, 2006 9:01:00 p. m.

Comentario sin par. Que Aránguez diga estupideces y el cateto del Consejero las secunde no me extraña.
¿Será que no entienden la esencia, principios y fundamentos de la democracia? El primero está acostumbrado a votaciones de tipo franquista y el segundo, tras veinticinco años de gobierno monocolor, no entiende la disidencia inteligente.

Si me extraña en cambio que los restantes miembros del Consejo Rector que, me consta, saben de madrugones, de mierda y de sudor no hagan oir su voz.

La Vaca que Rie | lunes, noviembre 06, 2006 9:48:00 p. m.

Antonio se te va un poco la pinza,...por supuesto que somos los socios los que debemos decidir el futuro de nuestra cooperativa y desde luego que son "muchos" los que se deben de mantenerse al margen.Ciertamente ha sido la gente trabajadora de este valle la que ha hecho de covap lo que es hoy(unos pasando más fatigas que otros) y me consta que su actual presidente ha colaborado en esto, pero tambien hay que pensar en el futuro ,en nuevas formulas que ayuden a potenciar esta cooperativa,más recursos...que no esta fórmula?? puede...que no es ahora??? tambien ,pero avancemos.

Publicar un comentario