BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

Un paseo por la Feria del Lechón Ibérico de Cardeña


Muchas personas se han acercado esta mañana a Cardeña para disfrutar de la Feria del Lechón Ibérico.

La magnífica mañana otoñal invitaba a salir de casa y la I Feria del Lechón Ibérico de Cardeña era una sugerencia demasiado atractiva como para resistirse. Qué decir al fin, sino que la "Panceta ibérica de bellota con aceite" servida por Ibérico de Cardeña ha acabado con cualquier atisbo de dudas y ya podemos proclamarla, puesto que la cosa va de liturgias, como el bocatto di cardinale de la feria. Tras recorrer los stands, visitar los bares y las carpas y contemplar las actuaciones, me atrevo a realizar dos breves reflexiones sobre el evento.


Sencillez y excelencia: "Panceta ibérica de bellota con aceite" de Ibérico de Cardeña.

En primer lugar, pienso que debería dejar de llamarse "ferias" a estos encuentros, porque realmente no lo son. La superficie expositiva, que ni siquiera está en su mayor parte relacionada con el sector de la convocatoria, es meramente testimonial, una excusa para todo lo demás. Creo que sería más acertado denominarlas algo así como "jornadas de ocio rural" o "de promoción turística", porque ese es su objetivo principal: atraer personas al pueblo, difundir sus atractivos turísticos y dinamizar por unos días la economía local minorista, básicamente gastronómica.

En este sentido, el objetivo se ha cumplido plenamente. Las autoridades locales y las instituciones han realizado correctamente su papel de facilitar las condiciones para que esta convocatoria se realice con éxito. El público, como siempre, asiste con ganas a estas nuevas formas de entretenimiento que tienen en los productos autóctonos de Los Pedroches un reclamo irresistible. Pienso que quien más ha fallado en esta ocasión ha sido el empresariado hostelero de la localidad, que, en general, no ha sabido prepararse suficientemente para atender la demanda que previsiblemente se le vendría encima. Claramente desbordados, en la mayoría de los establecimientos acogidos a la ruta de tapas -que era, en realidad, el meollo de la "feria"- este mediodía ha resultado imposible degustarlas: esperas de más de media hora, escasez de personal y, en algunos casos, una calidad insuficiente (algún "lechón ibérico frito" era más bien verraco). Curiosamente, la saturación ha sido más visible en los establecimientos permanentes (bares y restaurantes), mientras que los instalados expresamente para la ocasión han sabido resolver la situación con mayor solvencia.

Son detalles que habrá que cuidar para próximas ediciones, porque Cardeña, con su situación geográfica privilegiada, goza de muchos méritos para convertir esta convocatoria en un éxito futuro.


Artesanías de esparto en un stand situado en la Plaza de la Independencia Local.


Cortadoras de jamón en uno de los establecimientos.


El grupo de danzas San Rafael-Alcaria actuó en la caseta municipal.


El jamón sigue siendo el mayor atractivo de cualquier convocatoria gastronómica en Los Pedroches (buen precio: 5 euros el plato).

1 comentarios :

Anónimo | lunes, octubre 22, 2012 1:55:00 p. m.

Ayer a las dos de la tarde era imposible tomarse una tapa en los bares de la plaza de Cardeña, todos los bares estaban saturados, los camareros te decían que las tapas de cocina tardarían "de media hora para arriba", no había mesas ni sillas suficientes, en las barras había tres o cuatro filas de gente pidiendo cosas, sin que nadie atendiera, está claro que no se habían preparado para esta avalancha, sólo se prepararon para cobrar y no barato, por ejemplo la brocheta de presa, que llevaba tres trocitos minúsculos de carne (presa o lo que fuera) y dos patatas fritas, eso lo ponen de tapa gratis en algunos bares. Si quieren que esta feria tenga exito en el futuro los dueños de los bares tienen que ponerse las pilas.

Publicar un comentario