BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

El esplendor de la dehesa no se ve desde el tren

Leyendo el artículo del periodista Francisco Solano Márquez sobre el paso del Ave por la dehesa de Los Pedroches he caído en la cuenta de la falta de solidaridad absoluta que los intelectuales cordobeses han tenido con la reivindicación de la parada del tren en Los Pedroches durante los más de seis años que ya han transcurrido desde que se iniciaran las movilizaciones. He repasado una breve selección de artículos periodísticos que recogí durante los dos primeros años y advierto con estupor que todos los intervinientes en el debate son de ascendencia pedrocheña (salvo Juan José Primo Jurado, que en aquel tiempo podía permitirse el lujo de reclamar frente a un gobierno socialista todo lo que hoy calla como subdelegado del gobierno popular). Pero, ¿dónde están las adhesiones de los escritores, de los poetas, de los profesores, de los periodistas, de los artistas, de los creadores de opinión cordobeses? Desde Solienses en muchas ocasiones hemos acusado a los políticos de uno y otro signo por su desidia ante una causa justa, pero ¿qué han hecho los demás? La ciudadanía de Los Pedroches se manifestó de modo ejemplar en muchas ocasiones, algunas de ellas en Córdoba capital, pero no recuerdo que ningún cordobés acudiera en su día a la ventanilla para pedir billetes con destino a la estación de Villanueva de Córdoba y cuando hicimos una caravana de vehículos, los cordobeses de la capital ni siquiera se enteraron porque andaban muy ocupados contemplando la batalla de las flores, olvidados de que el sacrificio de Los Pedroches fue el que permitió que Córdoba sea la ciudad mejor comunicada de España.

Ahora el periodista Solano Márquez se descuelga con una elegía trasnochada sobre las bellezas de la dehesa que se contemplan desde el tren "cuando subo a Madrid", sin detenerse en su reflexión, cuajada de tópicos empalagosos, a rozar siquiera mínimamente el dolor que para los habitantes de Los Pedroches significa esa lanzada impune ni evocar la lucha improductiva que durante años se ha mantenido con tintes heroicos. Solano Márquez, como tantos otros cordobeses de Córdoba capital, prefiere huir del compromiso con groseras evocaciones elegíacas ("La dehesa ahora, ahíta de agua, es una inmensa alfombra verde, un verde fresco y lujurioso del que se enseñorean las dóciles encinas (...) Desde el tren se la ve vivificada por arroyuelos, hilillos de agua corriente y plateada, que son como las arterias de la tierra (...). Sinuosos caminillos terrizos, en los que se marca la rodadura de los vehículos, se dibujan también en la vasta planicie...") que ofenden por su insensibilidad con el habitante de esos vergeles, porque, sépalo el periodista Solano y todos los intelectuales cordobeses de Córdoba capital, las arterias de Los Pedroches no son los "hilillos de agua corriente y plateada" que el viajero contempla veloz desde el Ave fugitivo, sino las venas de sangre que surcan las manos callosas de los trabajadores de esta tierra que desde hace ya demasiados años experimentan el olvido y el abandono de todos y sufren el desprecio de quienes, una y otra vez, pasan por aquí sin ver ni entender nada.

10 comentarios :

Anónimo | lunes, abril 01, 2013 6:29:00 p. m.

Antonio te felicito por este articulo "El esplendor de la dehesa........" No se si estos intelectuales lo leeran, pero debias intentarlo publicandolo en algun periodico de Cordoba. A ver si ya de una vez se enteran de que existimos y que tambien somos andaluces y de la provincia de Cordoba, por que parece que todavia hay gente que no lo sabe. Yo se de un policia local que le puso a uno de Añora una multa en Cordoba y escribieron en los papeles nacido en Añora provincia de Granada, esto es veridico y paso hace varios años. Enhorabuena por el articulo.

Anónimo | lunes, abril 01, 2013 7:46:00 p. m.

El cordobés de la capital (cordobita)sólo se preocupa por organizar peroles en la parcela ilegal, esperando que llegue el mayo festero. Le da igual lo que ocurra en el norte de la provincia. Eso sí, siempre caracterizado por su senequismo y su proverbial sabiduría.

maria jose Andrada | martes, abril 02, 2013 10:20:00 a. m.

Es obligación de todos/as los que queremos esta tierra trabajar por ella cada uno desde su lugar,no dejaremos que nos olviden y abandonen tan facilmente.

Anónimo | martes, abril 02, 2013 12:20:00 p. m.

Antonio, mira que eres tozudo, erre que erre, tu también quieres tu pirámide, como tantos y tantos alcaldes que han despilfarrado dinero público sin ton ni son, en polideportivos, piscinas, campos de futbol, pistas de atletismo etc... que ahora están cerrados por falta de dinero para mantenerlos. Tu sabes muy bien (porque eres inteligente) que no hay mercado ni viajeros para esta estación en medio del campo, (igual que el aeropuerto de Ciudad Real). Lo que hay que hacer y luchar por ello, es porque nos arreglen las carreteras que estan hechas un asco y que terminen de una vez la carretera del Irida

Anónimo | martes, abril 02, 2013 2:29:00 p. m.

yo estoy de acuerdo con el anonimo de las 12:20 unas buenas carreteras YA!!!!!

Anónimo | martes, abril 02, 2013 6:55:00 p. m.

Los pedroches (des) ave-nturados (Díario Córdoba, Opinion, 27-6-12)

Conrado Castilla | martes, abril 02, 2013 7:39:00 p. m.

Desgraciadamente no son solo los intelectuales de la capital los que no se acuerdan para nada de los Pedroches, también los cordobeses capitalinos y del sur de la provincia apenas conocen de nuestra existencia. Yo vivo en Lucena y cuando me preguntan de donde soy y digo que de los Pedroches enseguida les surge la duda ¿eso donde está? o bien lo asimilan a Peñarroya, como mucho conocen Pozoblanco y muy poco más. Pero yo insisto, y a veces hasta les señalo a mis alumnos en un mapa donde están los Pedroches. Para ellos es un sitio lejano como si fuese de otra provincia o de otra región. Pero eso no nos debe afectar más de lo necesario, lo que debemos hacer es reivindicar los valores de nuestra comarca, y luchar por solucionar nuestros problemas sin descanso. En cuanto a los capitalinos, tienen las fuerzas vivas que se merecen y por ello no avanzan hacia un futuro mejor, pero por ello tampoco deben ser modelo a seguir.

Anónimo | martes, abril 02, 2013 7:49:00 p. m.

Veo que hay futurólogos avezados que participan en esta página y que afirman categoricamente "que no hay mercado ni viajeros para esta estación en medio del campo". ¿No ha pensado este futurólogo que, principalmente, el mercado y los viajeros pueden ser los de fuera de Los Pedroches, si somos capaces de ofrecerles y publicitarles las importantes bondades de todo tipo que podrían encontrar en nuestra tierra?

Anónimo | miércoles, abril 03, 2013 1:57:00 p. m.

Francisco Solano Márquez es un gran periodista y una excelente persona. Ya sé que esto nadie lo niega, sobre todo los que lo conocemos bien. Y lo que retrató en su artículo, él no se proponía otra cosa, fue una instantánea de sus emociones contemplando nuestra dehesa. No cabía en su trabajo sino transmitirnos lo que iba descubriendo y lo que le dejaba ver la Alta Velocidad. Sin embargo, al principio del relato, no puede menos que dejarnos una reflexión sobre la contribución de Los Pedroches y de la provincia para que este tren pudiese llegar a Sevilla. Ahí está claro que él ha vivido nuestro problema, que lo conoce, que ha leído mucho de lo que se ha publicado sobre él. Pero es un hombre positivo y al lado de nuestro sacrificio coloca después los beneficios. Y después habla de los riachuelos y de la luz de la dehesa, todo poético y desencarnado. Pero esto es normal. La carne la tenemos que poner nosotros que para eso hemos venido a nacer en esta tierra. Es a nosotros a los que verdaderamente nos duele. No esperemos que ningún intelectual capitalino se decida a hablar de nosotros. Para qué, si desde la distancia no se ven bien los campos encharcados, ni las paredes hundidas, ni las encinas sin bellotas. Además ¿para qué pedirles ese compromiso a los de fuera cuando ni los de dentro hemos dado la talla? Si estamos divididos para todo. Si cada uno arrima el ascua a su sardina. Y que nadie intente picotear en ella, que le damos con el atizador.

Anónimo | jueves, abril 11, 2013 8:10:00 p. m.

Como que no hay mercado ni viajeros para la estacion???? Yo sería por ejemplo uno de los muchos que la frecuentaríamos. Ya está bien de comentarios egoístas, insolidarios y destructivos. Muchas gracias antonio por tu artículo y por luchar por el futuro de la comarca

Publicar un comentario