BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

El romance de Elena



Entre las canciones que el pasado domingo interpretó en Fuente La Lancha la Agrupación Músico-Cultural Gachera, me ha gustado mucho escuchar el "Romance de Elena", del que no conocía ninguna versión de Los Pedroches. Se trata de un romance de procedencia portuguesa que relataba en su origen la leyenda hagiográfica de Santa Iria (o Santa Irene), patrona de Santarém, pero que pasó a España despojado de su contenido histórico y convertido en una episodio común de rapto y forzamiento amoroso. La versión que canta la AMC Gachera -cuyo origen desconozco- es una composición hexasilábica muy apropiada para el canto popular y los juegos infantiles de corro y comba, gracias a su marcado compás de tiempos binarios. José Manuel Fraile Gil anota en este artículo de la Revista de Folklore algunas variantes castellanas del romance, así como la leyenda de su formulación original. Hasta 112 versiones en español y portugués pueden verse en la página del Pan-Hispanic Ballad Project de la Universidad de Washington, un enciclopédico proyecto sobre el romancero pan-hispánico. En este vídeo, por su parte, podemos escuchar otra versión de Joaquín Díaz.

Esta es la versión del romance que canta la AMC Gachera:

Estaban tres niñas / cosiendo corbatas
con aguja de oro / y dedales de plata,
pasó un caballero / pidiendo posada.
-Si mi madre quiere / yo de buena gana.

Ha puesto la mesa / en medio la sala,
cubiertos de oro / cuchillo de plata.
En medio la alcoba / ha puesto una cama,
colchones de plumas / sábanas de Holanda.

A la media noche / fue y se levantó,
de las tres que había / a Elena cogió.
La montó a caballo / y se la llevó,
y en mitá el camino / fue y le preguntó:

-Dime niña hermosa / cómo eres llamada.
-En mi casa Elena / aquí desgraciada.
Fue y sacó un cuchillo / y la degolló,
y bajo una planta / allí la enterró.

Al hacer un año / por allí pasó,
y al pisar la planta / Elena salió.
-Perdóname Elena / por lo que te hice.
-Perdonado estás, pero no me pises.

2 comentarios :

Anónimo | martes, abril 09, 2013 2:45:00 p. m.

El último verso final debe ser inventado. Y además con poca fortuna. Ya sé que así suena popular pero el pueblo se debía esmerar un poco porque más bien parece un chiste.

Anónimo | jueves, abril 11, 2013 9:36:00 a. m.

Sin gracia ninguna y pareciendo un chiste,
se inventan un final que bien no te parece.
Tú que eres tan listo, esmérate un poco,
y con o sin fortuna, danos otro nuevo
que nosotros decidimos si nos gusta más o menos....

Publicar un comentario