BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

La unificación y su enseñanza

"¿Está cometiendo un error o está haciendo bien el Ayuntamiento [de Dos Torres] en conmemorar el 175 aniversario de la unificación de los dos pueblos [Torremilano y Torrefranca]?" se preguntaba José Luis González Peralbo durante su intervención con motivo de las XIV Jornadas de Desarrollo e Historia Local celebradas la semana pasada. Y él mismo se respondía: "Hizo muy bien". Es, evidentemente, la respuesta que convenía al lugar y a la ocasión. Pero todos, incluso él, sabemos que no es así.

El profesor González Peralbo ya descubrió el año pasado, durante las mismas jornadas, que la unificación de las villas de Torremilano y Torrefranca no había tenido lugar en 1839, como hasta ahora se venía divulgando en la creencia popular y en la historiografía local, sino en 1841, aunque faltaba por encontrar el documento oficial que así lo acreditara. Ese documento ha sido dado a conocer ahora por José Luis en el transcurso de su intervención, quedando de este modo definitivamente rectificado un dato cronológico esencial para la historia de Dos Torres y dejando en evidencia al propio Ayuntamiento, que organizó la celebración cuando no correspondía. La peripecia ha puesto, sin embargo, de manifiesto que por una vez estas conmemoraciones oficiales han servido para algo. Es, como ya dije en otra ocasión, lo que ocurre cuando la historia se pone en manos de profesionales: que se descubre la verdad. Pero el camino hubiera debido ser el inverso: primero investigar y después celebrar.


Fragmento de la Circular nº 1233 de la Comandancia de Córdoba dictada a 9 de diciembre de 1941 en la que se dispone la unificación de las villas.

El caso de la conmemoración antes de tiempo del 175 aniversario de la unificación de Dos Torres se erige, pues, como paradigma de muchos comportamientos de la sociedad contemporánea, que fundamentan sus construcciones (culturales y de todo tipo) sobre cimientos no suficientemente contrastados y, en muchas ocasiones, directamente falsos. Esta vez se ha descubierto, gracias al empeño personal y al esfuerzo investigador de un especialista riguroso que hizo bien su trabajo, pero cuántas veces la transmisión acrítica de ideas y conocimientos nos hace vivir sobre una nube de vaguedades no comprobadas, tomando la mitología por ciencia y la tradición por certidumbre. El año que viene se cumple, pues, el verdadero 175 aniversario de la unificación oficial de Dos Torres. Da igual que se conmemore o no. Lo importante es la solidez de un conocimiento apoyado en fuentes y no en apariencias. Lo importante es saber que caminamos seguros sobre la verdad.

1 comentarios :

Anónimo | viernes, agosto 14, 2015 11:53:00 a. m.

Tampoco es para darle mucha importancia. Total en 175 años solo se han equivocado e 2 años. Lo celebramos de nuevo en 2016 y solucionado.

Publicar un comentario