BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

La historia bajo los escombros


Las autoridades pasan esta mañana delante de la chimenea de Los Poles, en el vertedero de inertes de la Mancomunidad. [Foto institucional]

Con gran pompa y prosopopeya, el director general de Prevención y Calidad Ambiental, Fernando Martínez, el delegado territorial de Medio Ambiente, Francisco de Paula, el presidente de la Mancomunidad, Juan Díaz, la alcaldesa de Villanueva del Duque, Marisa Medina, y la diputada de Medio Ambiente, Auxiliadora Pozuelo, han visitado hoy las obras de clausura y sellado del vertedero de inertes (vamos, de escombros) de la Mancomunidad de Los Pedroches, situado en el término de Villanueva del Duque. La inversión de la Junta de Andalucía para esta operación se cifra en 2,1 millones de euros (compárense con los escasos 251.406 euros presupuestados para la restauración del castillo de Belalcázar).

La actuación busca, según nota de prensa distribuida a los medios, "asegurar la estabilidad del vertedero, evitar que una vez clausurado sea una fuente de contaminación hídrica, eliminar una fuente de malos olores y posible foco de infecciones y paliar el impacto visual, integrando el vertedero en su entorno (...) Con estas obras se han solucionado los problemas asociados a un vertedero de inertes y no peligrosos, como producción y fuga de lixiviados, malos olores, gases que aumentan el efecto invernadero, contaminación de aguas, inestabilidad de taludes, erosión del terreno y saturación del vertedero. Igualmente, se evita la contaminación de aguas, tanto superficiales como subterráneas, de los suelos y del medio atmosférico, a la vez que se evita el riesgo de derrumbes por colapso de taludes, y se ha restaurado el paisaje del entorno".

Entre tanta bondad, sin embargo, no se encuentra ni una sola palabra referida a la recuperación del patrimonio industrial que ha quedado sepultado para siempre bajo los escombros y una capa de polietileno. Recordemos que el vertedero está ubicado en el paraje de Los Poles, en el que existían interesantes restos de arquitectura minera que han sucumbido bajo toneladas de desechos sin que ninguna institución se hubiera planteado nunca el más mínimo ejercicio de conservación patrimonial. A la hora de la clausura, las administraciones se han acordado de los aspectos sanitarios, higiénicos, ecológicos y paisajísticos, todos ellos importantísimos y muy necesarios, pero se han olvidado completamente del componente histórico y cultural. El establecimiento minero de Los Poles yace bajo los escombros siguiendo el camino inverso de la arqueología. Allí se queda también la memoria de un tiempo al que Los Pedroches se empeña una y otra vez en dar la espalda, hasta el punto de que los jóvenes de nuestros pueblos apenas tienen ya conciencia del importante pasado minero e industrial de esta comarca. La imagen del vertedero es bien gráfica: todo el patrimonio arquitectónico minero queda bien sepulto bajo una inmensa capa de escombros. Tan solo la chimenea de ladrillo emerge en parte como pidiendo auxilio, como un testigo insolente que se resiste a callar. Pero no parece haber nadie dispuesto a escucharla.


La chimenea, rodeada de una capa de polietileno que sepulta la memoria minera de la zona. [Foto institucional]

Chimenea de Los Poles en 1995, antes de que llegaran allí los escombros. [Foto: Gonzalo García]

6 comentarios :

Anónimo | miércoles, noviembre 11, 2015 8:39:00 p. m.

Creo que no es un vertedero de residuos inertes sino que se trata de un vertedero de Residuos de construcción y demolición. (Lo creo por ciertas pistas que extraigo de la simple lectura del artículo)
Y si se ha realizado un tratamiento como de inertes y han sido de RCD vaya Vd. a saber la porquería que han podido meter. Sería bueno que lo supierais ya que los inertes apenas producen lixiviados pero si no es así....
Debéis estar un poco más pendientes del medio ambiente para que nuestros hijos dentro de 40 o 50 años no nos avergüencen.
Y si os queda alguna duda se la preguntais a los que salen en la foto que creo que son bastates expertos en el asunto.

Anónimo | jueves, noviembre 12, 2015 4:00:00 p. m.

¿pero que forma es esa de ir por una obra?. ¿no hay nadie que les haya podido entregar al menos un casco y una botas de seguridad?. Que son varios millones de euros lo que va a costar la obra. Un poco mas de responsabilidad no vendría mal que parece que estamos en un cortijo.

j.Luís lopez vacas | jueves, noviembre 12, 2015 4:50:00 p. m.

La noticia qué produce cabreo, indicación , sentirse robado etc son los 2,1 millones de euros que ha costado tan magna obra .En una comarca tan sobrada de instalaciones y personal en materia laboral , sanitaria , educativo etc. Y tienen la cara dura de salir en la publifoto de diario Córdoba nada menos que seis personas orgullosas de tan laboriosa hazaña . si su sueldo lo ganaran cojiendo aceitunas ( por ej) en nuestra sierra seguro qué se sorprenderían al leer ciertas cifras . Sólo se me ocurre un calificativo......

Anónimo | jueves, noviembre 12, 2015 4:58:00 p. m.

Ha costado 2,1millones porque lo han arreglado los de la foto con un ruillo , un pico y una pala , completamente artesanal .

Anónimo | jueves, noviembre 12, 2015 10:19:00 p. m.

Me parece un gran despropósito y una cifra escandalosa.
Si se trataba de un vertedero de residuos de obra y producen esos efectos secundarios en el medio ambiente debe ser que no ha estado bien gestionado.
Y como bien apunta Antonio, quizás hubiera sido mejor idea destinar los 2,1 millones al Castillo de Belalcázar que no a este despropósito.

Al parecer la crisis ya se fue y volvemos a gastar con alegría los fondos públicos que con tanto trabajo les cuesta pagar a los pobres contribuyentes, curritos mileuristas en su mayoría.

¿Tenemos lo que nos merecemos?

Anónimo | sábado, noviembre 14, 2015 11:22:00 p. m.

Y eso no es todo, falta el centro de interpretación del residuo, los alojamientos rurales y el campo de golf...

Publicar un comentario