BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

Llegan las matanzas



4 comentarios :

Anónimo | viernes, febrero 12, 2016 9:23:00 p. m.

Venga, arriba el colesterol.!!!!!!!!!!! No es todo ésto un poco cutre? Al menos a mi si me lo parece.

Anónimo | sábado, febrero 13, 2016 10:35:00 a. m.

¿Cómo puede ser cutre todo un rito ancestral que tiene sus raíces en aquel comer hasta hartarse de las tribus prehistóricas después de un día afortunado de caza? Seguro que la matanza ha ido perdiendo parte de su encanto y de su celebración tradicional y llegará un día en que el cómodo consumo y el que todo te lo den hecho acabe con todo el fenomenal lío que se produce en una casa el día de la matanza. Pero nuestra obligación es perpetuarla al menos en la memoria y si es posible seguir repitiendo, como si de algo sagrado se tratara, todo el ceremonial de este día. Que no será como el de una matanza en la casa pero al menos se le llamará a cada cosa con su nombre. Por cierto, en el diario Cordoba de ayer, el mesón Bandolero de la capital utiliza en su programa de degustación matancera la expresión "prueba de la matanza". ¿Quizá para no utilizar la palabra "molondrosco"?

Anónimo | sábado, febrero 13, 2016 10:53:00 p. m.

No he tenido la suerte de visitar la fiesta de la matanza de Villanueva de Cordoba, pero si he asistido a la fieta de la matanza en Alcaracejos y creo que si vale la pena. Por un dia ¡Viva el colesterol!

Anónimo | domingo, febrero 14, 2016 11:56:00 a. m.

Que barbaridad, haciendo apología del colesterol. ¿acaso no sabe vd., las miles de muertes que se producen cada año por culpa de unos niveles de colesterol inadecuados tanto en España como Cataluña y el mundo mundial?. Si en vez de decir Vd ¡Viva el colesterol! dice ¡Gora el colesterol! que a fin de cuentas es lo mismo, podría haber sido considerado como un peligroso individuo cuyo único deseo es fomentar la división de nuestra unidad territorial mediante la aplicación de unas técnicas culinarias propias de tiempos de la dictadura donde el cerdo lo era todo. Posiblemente esta sinrazón no se le ocurre ni siquiera a ningún titiritero.

Publicar un comentario