BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

Desnudos


Una calle de Villanueva del Duque decorada con motivo de la Semana de Turismo Rural, ayer.

Como yo también quiero que me quieran, voy a dejar de decir que el rey está desnudo. Que lo diga otro. Voy a empezar a escribir lo que cada uno quiere leer de sí mismo, a elogiarlo todo y a todos, para ser buen ciudadano al modo en que aquí se entiende. Pero pido a los dioses inmortales que pronto surja otro niño en las redes sociales, todavía inmaculado, que no tenga miedo de llamar a las cosas por su nombre. Villanueva del Duque lo necesita. Y Los Pedroches también.

9 comentarios :

Anónimo | domingo, junio 19, 2016 10:13:00 p. m.

Será porque soy muy obtuso, pero no entiendo nada de lo que Vd., quiere decir Señor Merino.

Anónimo | lunes, junio 20, 2016 12:51:00 p. m.

voy a ser positivo. Se hace lo que se hace, vienen unos cuantos de la capital, comen y beben en el pueblo, le dejan unas perrillas a los taberneros, en el puesto de los chorizos y la cecina y los quesos se venden algunos, algunas perrillas más y a marchar. Lo demás no importa. Ya sé que usted añora un emperador, un niño y una corte y un palacio, en resumen, un cuento, y nada más ni menos que eso un cuento.Pero ¡ay¡ amigo, no pide usted nada: UN RELATO¡¡¡

mediovillanovense | lunes, junio 20, 2016 5:40:00 p. m.

Se puede decir mas alto pero no mas claro.
Se fiel a tus principios, Antonio.

Anónimo | lunes, junio 20, 2016 8:36:00 p. m.

Me gusta la elegancia del señor Merino en decir verdades. Sin agredir. Pero también me gustaría que los implicados tomaran nota, sin molestarse. No hay que ser derrotista ni desesperarse. Ni hace falta suicidarse, que es el resultado de una frustración existencial completa, de una percepción negativa y falsa de la realidad (que seguramente no es correcta). Solamente hace falta ser honestos y mirar el desnudo con sentido positivo. Reírse y cambiar el chip. La idea de Villanueva no es mala, ni lo fue, ni tiene porque serlo. Pero es necesario mirar hacia adelante y dar otro enfoque: porque existen mil perspectivas distintas para reivindicar una cosa tan nuestra sin redundar en lo mismo, en lo que está manido y seco. Para cambiar hace falta romper los moldes establecidos (en gente y cosas que se hacen), desbrozar otras sendas del camino, del paisaje, arte, de la tradición, del pensamiento, del cante, del habla, del suelo, etc. Como decía Einstein, si quieres resultados distintos..., haz cosas diferentes. Hay que apostar por la imaginación y la creatividad. Se pueden hacer cosas sin necesidad de morir en la agonía de lo ya explotado. Mira hacia otro lado, explota la imaginación y la fantasía, tira de otros recursos, madruga y lávate la cara, estrújate el cerebro, siente de otra manera la tradición a través del futuro; sueña con el viaje del "Trenillo" a otros mundos lejanos; transpórtate a la Historia donde eras un gigante, o un mísero pordiosero; canta con otro tono y vístete con otro loock; despendonate con los jóvenes valores, que siempre los hay; toca con las yemas de los dedos las leyendas del pasado y haznos disfrutar convirtíendolas en joyas contemporáneas...Sueña...sueña, que ahí están las realidades más grandes y verdaderas, las empresas más sobrecogedoras y el futuro más prometedor. Las verdades del señor Merino (y más cuando las omite por no agredir) no son mentiras piadosas, son palabras sinceras muy de agradecer. JAM

J.l.l.v. | jueves, junio 23, 2016 9:18:00 a. m.

Así es Antonio, no opinar igual a los demás y decirlo es condenarse al desprecio. Y en temas ( turísticos) ni te cuento.

Anónimo | viernes, junio 24, 2016 11:01:00 a. m.

De un tiempo a esta parte, nuestros pueblos, en su noble afán de promover la economía, están apostando por organizar actividades que pretenden atraer un turismo con la marca "rural", que es lo nuestro: Olimpiadas rurales, Turismo rural, los torreznos y el lechón, el cordero...Porque el jamón no es turismo rural sino manjar del cielo. Pues bien, para empezar, lo rural ya no existe. Es decir, nosotros mismos nos hemos cargado lo rural. De lo rural sólo podemos aportar fotos y películas. Pretender que la gente venga a ver cómo se vivía aquí hace setenta años es un error. Cuando llenamos una acera de veladores, con jarrones de flores y sillas de color azul en las que sólo falta un camarero sirviendo cerveza, estamos desvirtuando y remedando de una forma brutal las tertulias de vecinos y vecinas que se sentaban a charlar sentadas en los batientes bajo el umbral de las puertas. Nos hemos cargado ya lo rural y nadie dice que el rey está en pelotas y lo que se pretende ser ropaje solo es humo y recargamiento. De un año para otro, los iluminados, para no caer en la repetición, se reinventan con tergales y sedas nuevas. Y así surgen parques temáticos en las Cruces de Añora y Dios sabe qué en Dios sabe dónde. El pueblo es muy sabio pero a la hora de innovar pierde el rumbo. Y los artistas que lo dirigen también son pueblo. Si queremos conservar lo rural adecentemos con la vieja cal las paredes de las casas, eliminemos el alquitrán de las calles aunque salga más caro, hablemos con la gente que llega, invitémosle a entrar en nuestra vivienda, respetemos la construcción interior de algunas viviendas etc. Y llevémosla a nuestra dehesa. Pero nada de escaparate o paraísos artificiales.

Anónimo | viernes, junio 24, 2016 12:30:00 p. m.

¡Las noches de san Juan! ¡Las verbenas de la noche de san Juan!¡Qué maravilla! Sé que en Villanueva de Córdoba se intentó crear una verbena en uno de los barrios del pueblo donde se aunaran las leyendas, los cantos, pero sobre todo el agua. El agua y el fuego en una noche que está perdiendo todo su encanto erótico y agrario. No sé si aún persiste esa verbena y a qué la dedican. No sé si empezó bien y después se abandonó porque, a veces, el pueblo abandona lo que no considera suyo o está mal organizado y todo queda en una barra y bocadillos. ¡Cuántas cosas verdaderamente propias de nuestro origen campesino y ganadero se podrían organizar alrededor de una noche de san Juan: teatro, cantos, música, farsas de bautismos etc. Pero sin caer en lo cursi o puramente comercial. Que no se trata de vestir a un mono sino de recrear leyendas.

Anónimo | viernes, junio 24, 2016 10:13:00 p. m.

La verdad que me quedo sorprendido ¿pero alguien se cree aún que lo rural atrae por el mero hecho de ser rural?. A las personas nos atrae lo pintoresco y lo desconocido, pero eso sí que sea grato. Y después un buen hotel con piscina, aire acondicionado y buen bar. Lo rural tiene que ver con el campo y sus labores y si ésto no se acompaña con buenas instalaciones y buenos servicios de entretenimiento pues nos vamos a la ciudad o a la playa que allí hay de todo.

Anónimo | domingo, junio 26, 2016 2:45:00 p. m.

Pero paisano comentarista del día de San Juan, eso de lo rural que tan poco importa ya te pasará a ti, que te levantas por la mañana y ya oyes mugir a las vacas y gruñir a los cerdos, como me ocurre a mí, que duermo al lado de un gallinero. Pero a la gente que nació y vivió en una gran ciudad todavía le atrae pasear por una calle empedrada, salir al campo y conversar con un vaquero, ver la dehesa llena de verde y, si hay suerte, beber con un pajón el agua de un encantador y bucólico arroyuelo. Eso sí, al volver a su lugar de hospedaje, buena comida, buena bebida, buena cama, habitación con baño y piscina. Y el pueblo con discoteca y cine, si puede ser.

Publicar un comentario