BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

El Mercado de Pozoblanco y nosotros



Me ha llamado poderosamente la atención el hecho de que el Ayuntamiento de Pozoblanco plantee con toda naturalidad la demolición del edificio del Mercado de Abastos de la localidad como una opción válida a la hora de intervenir en ese espacio, muy necesitado, en efecto, de una reactivación. Es una demostración de cómo se ha interiorizado el desprecio institucional hacia el patrimonio arquitectónico de nuestros pueblos, hasta el punto de que se contempla sencillamente su derribo como una posibilidad de actuación urbanística sin más consecuencias. Resulta lamentable, igualmente, que todavía se recurra al argumento de antigüedad como el único válido a la hora de establecer los valores patrimoniales o histórico-culturales de un edificio.

El Mercado de Abastos se construyó entre 1956 y 1958. Es una obra sin pretensiones formales, funcional y de raíz racionalista, con predilección por las formas geométricas simples, que abunda en la estética sobria característica de la época con algunas concesiones ornamentales de interpretación localista y un mínimo juego de volúmenes en la disparatada fachada principal de inspiración neoclásica. Apenas alcanza los 60 años de vida y, sin embargo, ya constituye una seña de identidad arquitectónica y, sobre todo, histórica de Pozoblanco.

Los habitantes de Pozoblanco, y sus autoridades, con frecuencia olvidan que su pueblo no es solo suyo, que no lo han hecho solo ellos, sino también los vecinos de las localidades de alrededor, de todos Los Pedroches. La Plaza del Mercado, que en las últimas décadas languidece frente a unas autoridades carentes de imaginación e incapaces de concebir un plan de remodelación que lo rehabilite para su uso, constituyó durante mucho tiempo una referencia comercial en toda la comarca. Allí acudían mujeres y hombres de todos los pueblos a realizar sus compras semanales, con la seguridad de encontrar productos apetecibles y de calidad inencontrables en sus localidades. Era el punto culminante de la ruta comercial que atravesaba toda la calle El Toro y que se había iniciado en aquel entrañable colmado del comienzo de la calle Benedicto XV, porque cada cosa había que comprarla en su sitio, y finalizaba en el puesto de barquillos del bulevar. La Plaza del Mercado era un lujo con el que Pozoblanco admiraba a los pueblos vecinos y les mostraba su superioridad, tal que los romanos intimidaban a las tribus africanas con prodigios como el anfiteatro de El-Jem. Aquí está la capital y este es su mercado.

Pozoblanco ha hecho de la destrucción de su pasado una seña de identidad y alguna vez tendrá que parar. Su Plaza del Abastos no goza de la suntuosidad modernista de tantos mercados que nos seducen en otras ciudades, pero entre sus paredes de granito se guarda una parte de la historia reciente de la localidad, que no es solo suya, sino de todos los que alguna vez hemos paseado de niños por sus pasillos, agarrados a la falda negra de nuestra madre, abstraídos desde nuestra cateta inexperiencia, con los ojos abiertos ante tanta diversidad y admirados como si contempláramos los neones neoyorquinos. Solo haber concebido la idea de que su derrumbe cabía como posibilidad decepciona y duele, porque advertimos que la senda de los recuerdos sucumbe una y otra vez ante el progreso, como si fuera incompatible la conciliación. Y todo ello cuando precisamente la rehabilitación de mercados desde un concepto más actual, hasta el punto de convertirlos en centros de cultura y convivencia moderna , ha adquirido fortuna en muchas ciudades. Confío en que los ciudadanos de Pozoblanco elegirán la opción correcta, pero siquiera la incertidumbre arrastra un velo triste que nos emociona cuando tantas cosas de nuestro pasado acaban disolviéndose, sin que la memoria alcance a retenerlas después de tanto esfuerzo.


20 comentarios :

Anónimo | jueves, junio 30, 2016 12:40:00 a. m.

1) A mi también me llama poderosamente la atención la ligereza de sus comentarios o la autoimpuesta superioridad moral de sus argumentos. En una cuestión de semejante calado, hay que tener la capacidad o la visión, de valorar en su justa medida las diferentes opciones y no despreciar alguna de ellas sencillamente por no formar parte de su corpus ideológico. En este caso, aunque usted no lo crea, profesionales de diversas disciplinas han empleado su tiempo y conocimientos en valorar las posibilidades y contrapartidas de cada una de las dos opciones. Antes de exponérselas, me permito explicarle algunas cuestiones.

- La rehabilitación no es garantía en sí misma de nada. Existen proyectos de rehabilitación buenos de igual manera, que otros no fueron tan afortunados. Los ejemplos que expone pueden ser reseñables dentro del campo de la rehabilitación arquitectónica. Sin embargo, no son comparables con el mercado de Pozoblanco: la configuración arquitectónica, la materialidad, la construcción, el estilo... de dichos edificios no puede ser más distinto. Son edificios diferentes desde todas las perspectivas posibles. Su configuración es tal que permiten una adaptación a usos contemporáneos sin realizar intervenciones dramáticas sobre el edificio original.

- El patrimonio arquitectónico se manifiesta en aquellos edificios que tiene la capacidad de contar aquellos que nos queda lejano. Pero no solo eso, también asumen su condición utilitaria y permiten su contextualización no solo en un lugar, también en el tiempo. Es decir, una buena arquitectura tiene entre otras virtudes, la capacidad de adaptarse o regenerarse.

- Los ciudadanos de Pozoblanco tienen derecho a elegir la ciudad en la que quieren vivir. Actualmente, dicha ciudad carece de espacios urbanos peatonales de calidad. Es más, el casco antiguo sufre un proceso de deterioro que lejos de tener fin, se ha visto potenciado por el desarrollo de la zona norte de la localidad. Actualmente, existe un desequilibrio entre la ciudad histórica y la ciudad nueva claramente a favor de esta última.

- Los edificios son patrimonio, pero también lo son los entramados urbanos. Y de igual manera que los primeros se protegen, los segundos también necesitan rehabilitarse. Rehabilitar la ciudad es altamente complejo, pero mucho más necesario que actuar puntualmente sobre edificios concretos. Cualquier ciudad que se precie ha tenido la visión de actuar sobre su entramado urbano. No hay que irse muy lejos para entender que el único modo de potenciar los cascos antiguos es promover espacios peatonales de calidad. En algunos casos, incluso, prescindiendo de edificios históricos. Sin embargo, los beneficios hacen olvidar rápidamente el sacrificio. Me imagino que conoce la peatonalización vivida en el casco de Sevilla o Málaga estos últimos años. Obviamente, no son escalas comparables. Sin embargo si se han aplicado procedimientos de renovación de cascos urbanos de los que se pueden extraer ideas interesante y aplicables al caso en cuestión.

Anónimo | jueves, junio 30, 2016 12:41:00 a. m.

(2)- La historia de cualquier ciudad está llena de momentos en los que las condiciones cambian y necesariamente, la construcción se debe de adaptar a las nuevas circunstancias. Si dicha arquitectura no es capaz, sencillamente se elimina. Y no es ningún drama. A este respecto he de decirle que soy un ferviente defensor del patrimonio, sin embargo entiendo que la adaptación a las comodidades de la actualidad implica reformar y actuar sobre lo antiguo. Y que lo segundo siempre pesará más que lo primero. Porque si no fuera así, deberíamos de seguir viviendo en nuestras casas como lo hacían nuestros mayores hace 50 años, o antes que ellos, como lo hicieron sus mayores hace 100 años. En el caso del mercado, es fácil pedir su conservación cuando semanalmente, hacemos la compra en el Mercadona.

- En cuanto a los pros y contras de cada opción, hay que atender fundamentalmente al contexto:
- La rehabilitación del edificio necesariamente pondrá el acento y todos los recursos del proyecto en la resolución técnica, constructiva y funcional del programa. Sin embargo, por la naturaleza de la intervención, no tendrá la herramientas adecuadas para resolver los problemas urbanos existentes en la zona. Tendremos un edificio rehabilitado, sí. Incluso puede quedar "bonito". Sin embargo no será funcional ni se integrará en un contexto totalmente degenerado.
- En el segundo caso, tenemos la oportunidad de construir un espacio público de calidad, que podrá ser utilizado por todo el pueblo. Sería la única plaza de Pozoblanco. Por su ubicación y configuración, tendría la capacidad de competir con todos los nuevos desarrollos sufridos en el norte de la localidad y regeneraría la zona, potenciando el desarrollo del casco antiguo. Se trata de un proyecto de futuro, pensado para los que nos precedan. Mientras que la rehabilitación se trata de un proyecto pensado en nosotros, olvidando las necesidades futuras de los que vengan.

Entiendo el argumento de la protección o el carácter simbólico del edificio. Pero todos aquellos que lo utilizan como argumento principal, son los primeros que nunca utilizan el edificio. Jamás bajan al centro del pueblo. Dicho argumento jamás debería anteponerse al que busque el bien común y la regeneración integral de una zona urbana. En la vida, los símbolos son importantes, pero lo es más poder mejorar el día a día de la gente.


Anónimo | jueves, junio 30, 2016 8:38:00 a. m.

Me parece muy llamativo que quien estuvo a favor de modificar el estatus de la calle Mayor y cerrarla al tráfico, con el tremendo incordio que eso supuso para el trabajo y la vida de tantas personas, se cierre ahora a modificar el estatus de un edificio con un uso actual casi simbólico que no sólo no aporta nada, sino que obstaculiza el ritmo de la vida actual (necesidad de aparcamientos, necesidad de esparcimiento al aire libre) a esa parte de la población.

El hecho de hacer una plaza y espacio con aparcamiento en esa zona podría revalorizar los locales colindantes privados para el comercio y para la vida y actividad general de la zona.

El argumento sentimentaloide no es suficiente para convencer; cada vez que paso por una calle y veo que han tirado una casa que yo recordaba de pequeño podría invocar la nostalgia para oponerme a la modernización del pueblo. Y si a última hora las casas populares antiguas tuvieran alguna comodidad, pero es que no eran así.

Por cierto, que yo ya voté ayer por reaprovechar las piedras del mamotreto en otros usos http://portal-transparencia.pozoblanco.es/participacion-y-colaboracion/encuesta-publica-actuaciones-urbanisticas-la-plaza-del-mercado/

Anónimo | jueves, junio 30, 2016 10:08:00 a. m.

La casa de mis abuelos tenia más de cien años, la tiré, la hice nueva, y no paso nada, bueno si paso una cosa, que la calle quedó más bonita.

Anónimo | jueves, junio 30, 2016 10:22:00 a. m.

Pues sí, resulta válida la opción porque los beneficios de la misma pueden suponer una auténtica revolución del casco antiguo de Pozoblanco. El edificio no cuenta con más o menos valor por su antigüedad, lógicamente existen otras connotaciones que tienen que ver con la tipología, la construcción o la materialidad. Y francamente, en ninguna de ellas presenta detalles destacables. Es cierto que el edificio tiene un valor sentimental, pero poco más a parte de eso. Y esto, no quiere decir que se desprecie, sencillamente es que en Pozoblanco tenemos la posibilidad de actuar en el casco histórico con una operación que potencie el futuro del pueblo. Lamentablemente no existen soluciones perfectas y hay que elegir entre conservar un edificio sin valores destacables o revitalizar de manera integral una zona del entramado urbano.

Efectivamente, el edificio se construyó en el año 1956. Sin embargo, en su análisis ha omitido los motivos de su construcción. Resulta que la zona era atravesada por el arroyo de la Condesa. Era una zona de corrales y huertas muy degradada, foco de infecciones y suciedad en el mismo centro de la localidad. La construcción del mercado no solo pretendía dar ubicación a la actividad comercial, sobre todo se planteó como una operación de regeneración urbana. Creo, que las señas de identidad de Pozoblanco se reflejan mucho mejor en su arquitectura tradicional o en los complejos urbanos, antes que un edificio como este construido en los 60.

Por el hecho de ser de Pozoblanco, no olvidamos que formamos parte de algo mayor. Como ciudadano pozoalbense, dicha afirmación me ofende porque es totalmente falsa. Tenemos el derecho y la obligación de opinar sobre nuestro pueblo, porque somos quienes lo sufrimos a diario. Por ejemplo, Añora me gusta, pero jamás se me ocurrirá emitir juicios de valor por lo que acontece allí, porque por muy bien que tenga considerados mis pensamientos, cualquier ciudadano noriego trendrá más autoridad que yo al respecto. El mercado (que no plaza) tuvo sentido mientras funcionó, y cuando dejó de hacerlo, provocó lo que quería evitar en un principio, la degradación y depreciación de un contexto urbano concreto.

Evitar el desarrollo de una ciudad atendiendo exclusivamente a criterios de conservación del patrimonio resulta atroz. En muchas ciudades históricas esto se ha visto como un error. Se trata sencillamente de ver que ha funcionado en ciudades antiguas y tratar de aplicar lo que allí les ha mostrado la experiencia. Sevilla, Málaga, Córdoba... en todas ellas se ha apostado por espacios peatonales de calidad, como actuaciones fundamentales a la hora de promover los cascos antiguos. Como algo prioritario respecto a las actuaciones puntuales sobre edificios.

Anónimo | jueves, junio 30, 2016 10:22:00 a. m.

Si no permitimos el desarrollo de la ciudad y su adaptación a las circunstancias contemporáneas, producimos desequilibrios. Desconectamos la realidad de lo construido. Como ejemplo de protección mal entendida o mal gestionada, tenemos el casco antiguo de Dos Torres. Nos gusta visitarlo, sí, pero pregunte a sus habitantes la opinión que tienen sobre la excesiva protección de sus propias casas. Lejos de fomentar la conservación y pervivencia de las mismas, la protección mal entendida provoca justamente lo contrario; el abando y la ruina de lo protegido.

La historia del Mercado, seguirá formando parte de la localidad, porque así la recogen los historiadores. Para eso no es necesario mantener su construcción. De igual manera, las casas que existían en la plaza de la iglesia, son parte de nuestra historia, sin embargo nadie en su sano juicio reclamaría que se volvieran a construir, restituyendo la situación original y eliminando el único espacio libre con que cuenta nuestro casco antiguo.

También me gusta mirar el pasado con cierto halo de romanticismo. Sin embargo lo hago desde la comodidad de mis casa, rehabilitada o transformada para ofrecer las comodidades que demanda la vida en el siglo 211.

El patrimonio no solo se conserva, también se construye. Pozoblanco lleva muchos años demandando una plaza en su casco antiguo. Y tengo por seguro, que de construirse, se convertirá rápidamente en uno de los mejores lugares de la localidad. Y lo hará integrándose en la misma como un elemento patrimonial de primer orden.

Anónimo | jueves, junio 30, 2016 10:25:00 a. m.

1. Totalmente de acuerdo con la necesidad de articular espacios peatonales para la rehabilitación del casco histórico. Qué pena que quienes ahora defienden intervenciones drásticas en el Mercado estuvieran totalmente en contra hace poco tiempo.

2. Lamento no estar completamente de acuerdo en el concepto que el comentarista plantea sobre lo que es Patrimonio HIstórico, lo que es conservable y lo que no. Un paseo por cualquier pueblo de la comarca nos permite comprobar claramente cuál ha sido el "concepto tarugo" de Patrimonio Histórico. Al margen de ello, si existe una figura de protección para ese edificio concreto (que, de hecho, existe), digo yo que habría que actuar de acuerdo con la legalidad ¿no?

3. Me temo que la "interdisciplinariedad" no llegará tampoco ahora a proyectos como este. Y me temo que historiadores, historiadores del arte o urbanistas no serán consultados. Qué pena que ahora no esté funcionando la oficina de Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de Pozoblanco. Igual podría haber servido para recabar opiniones y hacer un pequeño estudio que podría haber evitado el bochorno de que Solienses informe de que el Ayuntamiento plantea como opción en una consulta una clara ilegalidad. Qué pena.

Juan B. Carpio.

Anónimo | jueves, junio 30, 2016 12:49:00 p. m.

Juan,

1. La peatonalización de la calle mayor carece de sentido si no se articula dentro una intervención mayor. Una calle peatonal por sí misma aporta poco o nada a la ciudad. Cualquier calle peatonal en un casco histórico (véase Sevilla o Málaga) es un elemento más dentro de una estructura urbana peatonal mayor. La propuesta de peatonalizar la calle mayor resultó fallida en todos los sentidos. Para empezar, no se consultó a ningún profesional en la materia (de pozoblanco o alrededores) y se lanzó una encuesta sin más criterio que el de una oficina técnica municipal que como sabes, está más que cuestionada.

2. El concepto de patrimonio histórico es muy amplio. De acuerdo. Sin embargo al utilizarlo tendemos a fijarnos en exclusiva en los edificios singulares, olvidándonos de la arquitectura tradicional o los entramados urbanos.
En cuanto a la legalidad, la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía (LOUA) establece una superficie libre por habitante. Superficie que en Pozoblanco no se cumple. Es cierto que el edificio está protegido por las (lamentables) normas subsididarias de la localidad. Pero también lo es que en el marco de la LOUA esta modificación resulta un trámite menor.

3. La consulta a otros profesionales se ha realizado. Me consta que historiadores reputados, arquitectos y urbanistas han opinado sobre el tema y ven la operación con más ventajas que inconvenientes. Otra cuestión es que no puedan señalarse en un debate de estas características por motivos obvios.
Sobre la oficina de patrimonio municipal. Resulta curioso lo que comentas, porque si la idea original era buena, el resultado ha sido un tanto decepcionante. Contrataciones "dirigidas", profesionales con un nulo o casi nulo conocimiento en la materia, consultas a profesionales reputados inexistentes, ausencia total de dirección en los proyectos... Además de haber tenido un coste económico altísimo. Existen profesionales en Pozoblanco que investigan en su historia y hacen más por conocer y difundir el patrimonio local que todo lo realizado por la oficina de patrimonio. Y lo hacen a costa de su tiempo, sin contraprestación económica ninguna. Así que por favor, no saques el tema de la oficina de patrimonio.


Debatamos, si les interesa, sobre la conveniencia o no del mercado y dejemos al margen otras cuestiones de ámbito político. Porque en ese campo, la corporación anterior tiene más cosas que esconder de las que presumir.

Pozoalbense.

Anónimo | jueves, junio 30, 2016 4:57:00 p. m.

Piedra y Cal realizó actos de protesta para proteger la caseta del tren. ¿No va a hacer nada para proteger el mercado?

Anónimo | jueves, junio 30, 2016 10:37:00 p. m.

Amigo mio, eso es política

Anónimo | viernes, julio 01, 2016 1:03:00 a. m.

Reconozco q soy un amante de la cultura, de las tradiciones, de la historia, de todo aquello q nos recuerdas como fuimos.
"Siento en el Alma" el que propongan el tirar el Mercado de Abasto, conocido por nuestros padres y por nosotros La Plaza.
La máxima de nuestro pueblo ha sido desde hace bastantes años, tirar todo lo antiguo y hacer edificios, paseos, recintos feriales etc, nuevos sin restaurar o conservar lo que hicieron nuestros abuelos o nuestros padres.

Espero q este edificio de los años 60 no lleguen a derribarlo, porque es parte de nuestra historia reciente, es de lo poco q nos qued. Que se busquen métodos y q se den propuestas para su mejor uso.
¿Donde están las voces de la cultura y tradiciones de Pozoblanco tomando partido a favor de su conservación? ¿Hubieran tomado la misma posición estas asociaciones y algunos blogueros si la propuesta del derribo de La Plaza, la hubiera propuesto otros partidos políticos?

Anónimo | viernes, julio 01, 2016 10:02:00 a. m.

Volvemos a lo de siempre, politizar lo que podría ser un debate de ideas.

Creo que la cultura no está solo en conservar, también está en crear. A mi también me duele perder un edificio así, pero entiendo que los beneficios que traerá la construcción de una gran plaza en su lugar son mucho mayores. Además, se de la circunstancia que el actual mercado se ha convertido en un edificio disfuncional que ha provocado en gran medida el deterioro de un área urbana concreta. En la actualidad el edificio está casi vacío y muy poca gente va a comprar. Difícilmente dicha situación cambiará tras la costos rehabilitación que se plantea.

Me gustaría saber cuantos de los que defendéis su conservación, bajáis a comprar a la tan "querida" plaza. Si fuera así y el edificio tuviera un uso alto, probablemente esta opción no se habría planteado.


Anónimo | viernes, julio 01, 2016 10:15:00 a. m.

Para anónimo pozoalbense:

"Historiadores reputados, arquitectos y urbanistas han opinado sobre el tema (...) Otra cuestión es que no puedan señalarse en un debate de estas características por motivos obvios". Pues no lo entiendo. Porque si un profesional firma un informe técnico ¿cómo no conocemos su nombre? Cuando un arquitecto firma y cobra un proyecto público, conocemos su nombre ¿verdad? A ver si es que nos juntamos en la barra del bar y, de paso que vamos arreglando el mundo, decidimos lo que es Patrimonio Histórico y lo que no. A ver si es que necesitamos ser una miajita más serios.

Sobre la oficina de patrimonio municipal. Es tu opinión, que me parece bochornosa, pero opinión. Su creación tuvo un objetivo doble: contar con profesionales (ni los hubo antes, ni los hay ya) y ofrecer experiencia profesional a jóvenes titulados en paro, y ofrecérsela en nuestro pueblo. Valoración de resultados... pues hay una información que antes no había, y un modelo que podría ser mejorable... si se quisiera mejorar. Pero será directamente eliminable.

Lo de "contrataciones dirigidas" me parece un insulto que por sí sólo explica por qué te escondes cobardemente en el anonimato. Y demuestra claramente que no tienes ni idea del tema, que no sabes quiénes han trabajado en esa oficina, cómo se han realizado las ofertas y las contrataciones, y que además tienes la poca vergüenza de manchar no ya mis decisiones políticas, sino el trabajo de unos jóvenes titulados de nuestro pueblo, con la única intención de hacer daño al adversario político. No sólo es cobarde; es ruin. Si te asusta hacer público tu nombre, al menos ponte en contacto conmigo para exponerme tus "sospechas" sobre las contrataciones dirigidas. Aunque no creo que ni así te atrevas. "Por cuestiones obvias", por supuesto.

Juan B. Carpio

Anónimo | viernes, julio 01, 2016 1:09:00 p. m.

Juan,

Veo que tus opiniones las tienes en más estima que las de otros compañeros. Vale, pero luego no pidas respeto para la profesión. Lo de la barra del bar, sobra.

A mi me parece bochornoso que un profesional como tú ponga al mismo nivel el Puente Romano de Córdoba y el mercado de Pozoblanco. Es más, la figura de protección de uno y otro son completamente diferentes. En uno, tenemos protección integral y una definición exhaustiva de los motivos. Y en otro protección estructural sin definir ninguna de las propiedades que justifican dicha protección.

Sobre la oficina de patrimonio. Este no es el lugar. Pero eres tú quien debería de estar al tanto de la opinión que tienen algunas de las personas que han trabajado en ella. Y ser consciente de la calidad de algunos de los trabajos que han salido de ella. Trabajos, que han costado un auténtico dineral. Y de los que mejor no sacar pecho en un foro como este. Que sí, que se ha contratado a gente joven. Pero muy pocos han estado a la altura y no solo ha sido responsabilidad de ellos, también ha existido una falta total de dirección en los proyectos.

Sobre las contrataciones. Nada nuevo en nuestro ayuntamiento y lo sabes perfectamente. Otra cosa es que puedas reconocerlo públicamente. Probablemente sea cobarde esconderse tras un seudónimo, estoy de acuerdo. Pero el hecho de trabajar en el ayuntamiento y tener un pueblo que funciona como funciona, me obliga a hacerlo.

Anónimo | viernes, julio 01, 2016 2:47:00 p. m.

La solución no es el derribo del Mercado de Abastos. Pero no me digáis que queréis derribar el mercado, porque no va nadie. Lo que quiero q siga en pié es la estructura, el edificio, simplemente es eso lo que queremos. Claro está que la gente ya no va a los mercados y tendríamos que darles otros usos, dar otras propuestas, ideas etc. Para eso están los políticos, no para destruir sino para adaptar a los nuevos tiempos y a los nuevos usos.
A propósito, porqué en vez de votar a traves de una página web, no se ha habilitado una urna como se hizo con la calle Del Toro?

Anónimo | viernes, julio 01, 2016 4:53:00 p. m.

Pues podrían poner un mercado turístico-artesano- medieval qué es la moda.

Anónimo | viernes, julio 01, 2016 6:01:00 p. m.

El nº de comentarios permite entrever que este será un nuevo debate "antológico" pero todavía faltan criterios de tipo económico, yo quiero saber cuánto va a costar esto y quien lo pagará (¿qué se hace con los millones de euros de cada alternativa y si los aparcamientos serán “gratis”?
En cuanto a las opiniones aquí expuestas sobre revitalizar el centro histórico con esta actuación urbanística soy bastante escéptico. Cada vez que se arregla una calle en Pozoblanco se colocan unos carteles donde aparece lo que cuesta la obra y quien la paga, pero en los costes deberíamos incluir también los meses que la calle deja de ser calle por estar cortada y los aparcamientos que desaparecen.
Si tenemos en cuenta, además, los metros cuadrados “arreglados” que en teoría son de todos y sumamos por otro lado los beneficios que “todos” podemos obtener de esa actuación (fluidez del tráfico, mejor acceso, seguridad vial etc.). Vemos que la relación coste/beneficio se encuentra próxima a la de las Pirámides de Egipto o el aeropuerto de Ciudad Real.
Este tipo de actuaciones públicas tratan de justificarse por el nº de puestos de trabajo “creados”. Tampoco tenemos en este debate ese número de peonadas para las diferentes alternativas
En el video, Emiliano habla de tres alternativas y en la encuesta parece que son dos. Creo que cumplo los requisitos para poder votar, pero también los cumple Emiliano y con toda su transparencia no nos dice que piensa votar.
Después del “BREXIT” pienso que hay cosas que no se le deben preguntar a la gente y esta es una de ellas, la encuesta solo busca justificar demagógicamente una actuación.

Anónimo | sábado, julio 02, 2016 5:49:00 p. m.

Lo que hay que hacer con el mercado es:
1.- Derribarlo
2.- Hacer dos sótanos de aparcamiento de vehículos
3- Hacer un mercado nuevo que se adapte a las nuevas formas de consumo de la población incentivando el consumo propio y las ventas de artículos made en Pedroches.
Con esto conseguimos:
1.- Dar trabajo a los albañiles que están muy falto del mismo
2.- Fomentar nuestra industria agroalimentaría.
Es tan fácil como esto y no son necesarias tantas disputas.
Pero claro, de los de Pozoblanco puedes esperar cualquier cosa. Solo hay que fijarse en la historia con final tan triste de la famosa alineación.



Anónimo | martes, julio 05, 2016 3:08:00 p. m.

Entiendo los argumentos de índole patrimonial, pero no quiero que mi pueblo se muera. Un edificio por si mismo no tiene la capacidad de regenerar un tejido urbano concreto. Sin embargo, una gran plaza pública sí es capaz de revitalizar la trama urbana en la que se desarrolla. Quiero vivir en un pueblo mejor que el que tengo ahora, por eso prefiero la plaza.

Anónimo | martes, julio 05, 2016 7:29:00 p. m.

Al margen de la política, bien podríamos pensar en el pueblo que debemos dejar a nuestros hijos: más allá de la pervivencia de nuestro símbolos, está mejorar la vida de quienes nos continúen.
No hace falta viajar para darse cuenta de los problemas que tiene el mercado actual. De igual modo que no hace falta viajar para entender los beneficios que una plaza tiene para un pueblo.

Publicar un comentario