BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

Onieva y López Andrada publican sus obras premiadas



Sendos libros de dos de los autores más relevantes de Los Pedroches han visto la luz durante los últimos días, ambos, además, galardonados con importantes premios de ámbito nacional. Por un lado, Francisco Onieva ha visto al fin cumplido su sueño de publicar en la editorial Visor, una de las más importantes en el género lírico de nuestro país. Se trata del poemario Vértices, que obtuvo hace unos meses el Premio de Poesía Jaime Gil de Biedma. Según ha declarado Onieva en una entrevista a El día de Córdoba, "el poemario nace de una dualidad, tiene un doble núcleo temático: por un lado, las dudas, las incertidumbres, la redefinición de fronteras que supone ser padre; por otro, conectado con eso, las dudas e incertidumbres de las que nace la creación literaria. Con esa dualidad se teje el poemario. En ese doble núcleo, los vértices son por un lado mis hijas, que son las que dan sentido a la existencia, y por otro los vértices sobre los que se sustenta mi escritura poética: la emoción, la reflexión, la musicalidad, la inteligencia, el pensamiento, la desnudez y la sugerencia".

Igualmente, Alejandro López Andrada acaba de publicar en la editorial cordobesa Almuzara su novela Los perros de la eternidad, con la que obtuvo recientemente el Premio Jaén de Novela. El jurado valoró en ella “la certera recreación de un mundo rural en vías de desaparición en contraste con la complicada actualidad político social" y la señaló como "una novela cargada de pulsión lírica y que mantiene la tensión narrativa hasta el final”. Según la reseña editorial, la novela aborda la historia de un hombre recluido en la habitación de un hospital que va desgranando los momentos vividos en una hermosa ciudad del sur, ahondando a la vez en sus recuerdos de infancia, transcurrida en los años del tardofranquismo, en el ambiente hosco de un poblado minero al que ha de regresar. Esa contraposición entre el mundo rural hoy casi extinguido y una sociedad urbana herida por el desencanto de una crisis no sólo económica, sino también ideológica y moral, es uno de los ejes de esta novela, en la que se funden la emoción, la ternura, el olvido y la pena, el odio y el amor.

Tanto para Francisco Onieva como para Alejandro López Andrada se trata del segundo libro que publican este año. Onieva sacó a principios de año su colección de relatos El extraño escritor y otras devastaciones (Ediciones Espuela de Plata), mientras que López Andrada presentó su "diario inverso" Entre zarzas y asfalto (Editorial Berenice).

1 comentarios :

Anónimo | viernes, noviembre 11, 2016 7:42:00 p. m.

Bien difícil vais a tener este año lo del Premio Solienses.

Publicar un comentario