BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

Paso a paso en la senda del olvido


Vivienda demolida en la calle San Gregorio de Pozoblanco.

Pozoblanco hace tiempo ya que abandonó toda voluntad de conservar la memoria de su pasado monumental y urbanístico. Si las propias instituciones hacen alarde de desapego hacia la protección patrimonial, qué fuerza habrá para exigírselo a los ciudadanos particulares. Y así, hoy una gota insignificante y mañana otra, del paisaje urbano van desapareciendo las señales que nos atan a otro tiempo, a veces con intervenciones insensatas, otras con actuaciones en apariencia insignificantes, pero que todas juntas contribuyen poco a poco a despojar a Pozoblanco de su personalidad histórica y de su identidad.

Cope Pozoblanco informaba hoy en su blog del corte temporal de la calle San Gregorio por una demolición. La demolición afecta a una vivienda, quizás abandonada durante muchos años y probablemente en estado de semiruina, no lo sé, pero que sin embargo presentaba un modelo constructivo característico de Los Pedroches que debería haber sido convenientemente protegido. Se trataba, además, de uno de los ejemplos más hermosos de esta tipología que existía en Pozoblanco.


Demolición de la vivienda [Foto: Cope Pozoblanco].

En mi ponencia "Patrimonio arquitectónico de principios del siglo XX en las Siete Villas de Los Pedroches" (resumen aquí), con el que contribuí a las III Jornadas sobre el Patrimonio Histórico en Los Pedroches, daté este tipo de viviendas a comienzos del siglo XX, coincidiendo con una cierta bonanza económica en algunos sectores de la población comarcal a consecuencia de los desmontes con aparcerías y el florecimiento de la minería. Ya en esta época se habían regularizado ciertas innovaciones estéticas que rompen con la tradición constructiva tradicional. En cuanto a la fachada, por un lado, las jambas y dinteles de las puertas de entrada reducen considerablemente su grosor y se produce una igualación armónica entre ambos elementos (frente a la desproporción existente anteriormente a favor del dintel, siempre de grueso tamaño). Por otro, las ventanas aumentan sus vanos y aparecen cada vez más a menudo distribuidas en la misma proporción en el piso superior, incluso aunque éste no se dedique a vivienda.

La mayor capacidad económica de los propietarios se manifiesta también con una ostentación más notable en las fachadas, incluso en aquellas que continúan el modelo tradicional. Una utilización abundante del granito en zócalos, la aparición de molduras y formas curvas en los dinteles y la exhibición de rejerías muy elaboradas en balcones y ventanas conforman los elementos principales de suntuosidad en las fachadas. Elemento característico de principios del siglo XX lo constituyen los dinteles de puertas y ventanas con granito labrado en arco escarzano, a veces con molduras. Sobre la puerta principal suelen aparecer balcones cerrados con rejería y, ya desde finales del siglo XIX, cada vez resultan menos infrecuentes los miradores acristalados, todo un símbolo de la vivienda burguesa de la época. Los aleros de los tejados se ocultan con sotabancos o pretiles y la aparición del hierro fundido permite el uso de la cancela también como elemento de distinción.

La vivienda que está siendo demolida en la calle San Gregorio era un modelo muy acabado de este momento. Elegantísima armonía en la disposición de los vanos de los dos pisos y remate de rejería en el tejado. La calle San Gregorio pierde hoy uno de los pocos atractivos que le van quedando.

Esta ya se perdió, pero quizás todavía estemos a tiempo de salvar otras.

4 comentarios :

Anónimo | martes, enero 17, 2017 12:01:00 a. m.

Pozoblanco se muere y no solo por la despoblación sino en otros muchos sentidos. He aquí como metafórico ejemplo este edificio realizado y construido con materiales de la zona, lo que venga a suplantarlo serán ladrillos de Bailén y granito de La Serena. Gracias por el post.

Anónimo | miércoles, enero 18, 2017 9:04:00 a. m.

Así será anónimo del martes, enero 17, 2017 12:01:00 a. m.Esto es la globalización.

Manuel | miércoles, enero 18, 2017 9:22:00 a. m.

Una verdadera pena, que desaparezca la memoria constructiva y el buen hacer de otros tiempos, estos edificios tendrían que estar protegidos pues son patrimonio no solo del particular sino de los que han pasado por delante, detrás y dentro de el y lo han vivido.

Anónimo | miércoles, enero 18, 2017 6:58:00 p. m.

En Villanueva de Córdoba, un alcalde socialista, Fco. Tébar, consiguió evitar que la fachada de una antigua posada en plena plaza del pueblo, se perdiera. Hoy luce como un ejemplo de lo que se debería hacer en estos casos. Aunque luego se derruyera una vieja fábrica de harinas, creo que por el peligro de su derrumbe, y el teatro Variedades. Nadie movió un dedo para que esto último no ocurriera. Una pena.

Publicar un comentario