BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

Un impulso para conocer la cultura del olivar

El pasado jueves se presentó en el hall del teatro El Silo de Pozoblanco el proyecto "Cultura del Olivar de Sierra en Los Pedroches", del que ya hablamos aquí. No pude asistir, pero las crónicas hablan de un inusual éxito de asistencia de público a la presentación del libro y del vídeo documental. Creo entender por qué: quienes el jueves acudieron a El Silo no iban a un acto cultural, sino a encontrarse consigo mismos, a reconocerse en el trabajo (todos dicen que excelente) de Antonio Carrasco y Juan de la Cruz Cabrera. Porque la historia del olivar de Los Pedroches es la historia personal de varias generaciones de habitantes de nuestra comarca (no solo de Pozoblanco), que han entregado a las escarpadas pendientes de la sierra parte de su vida y han recibido a cambio la satisfacción de colaborar a la construcción de un universo económico y cultural de dimensiones épicas.

Sobre el libro ha escrito muy bien Juan Baustista Carpio, bajo cuya batuta como concejal de cultura se inició un proyecto que ha culminado con igual apoyo institucional por parte de Rosario Rossi. Los análisis e investigaciones han corrido a cargo, además de los ya citados Antonio y Juan de la Cruz, de un amplio elenco de colaboradores formado por Pedro López Bravo, Pedro López Nieves, Juan Bosco Castilla, Matías Sánchez, Antonio García Herruzo, Tránsito Habas Sánchez, Luis Lepe, Antonio Ángel Ballesteros, Jesús Fernández de Castro, Jesús Fernández Habas, Francisco Montes, Juan Antonio Caballero y Francisco Ochoa López. Siento decir que aún no he visto el libro, pero aportaré mi visión personal sobre el trabajo en cuanto me sea posible.

Mientras tanto, se ha publicado en las redes sociales el vídeo que complementa el libro de referencia, un documental básicamente de testimonios humanos y repleto de belleza por la espectacularidad de sus imágenes aéreas. Pienso que no es la aportación audiovisual definitiva sobre la sierra, pero sí un primer paso fundamental para que las nuevas generaciones alcancen a vislumbrar tan siquiera de lejos lo que fue aquello y una contribución decisiva a despertar el interés por un mundo que, a poco que nos descuidemos, habrá sido borrado definitivamente de nuestra memoria colectiva, como tantos otros lo fueron antes.

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada