BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

Un maestro de Villanueva

Tirando del hilo de ayer, curiosamente, llegué a otro interesante discurso de ingreso en la Real Academia de Córdoba. Se trata del pronunciado por Antonio Ramos Espejo y publicado en el número 165 del BRAC, con el título de "Enigmas de Juan Bernier". Ahí he conocido la existencia de otro poeta de Los Pedroches, del que no recuerdo haber oído hablar antes, aunque he sabido ahora que Blas Sánchez Dueñas ha investigado sobre él y su única obra publicada (Los presentes de abril, 1935) fue reeditada en 2006 por la Diputación de Córdoba, cuando Serafín Pedraza era delegado de Cultura.

El ex director del diario Córdoba dedica su intervención a "la poesía y la tragedia" que unen el destino de tres poetas cordobeses: Josemaría Alvariño, Juan Ugart y Juan Bernier. "Un linotipista de La Voz de Córdoba, un maestro de Villanueva y un abogado de La Carlota", los individualiza Ramos. Juan Ugart nació en Villanueva de Córdoba en 1913 y estudió Magisterio en Córdoba. Participó activamente en los círculos universitarios e intelectuales de la capital y, tras la publicación de Los presentes de abril, fue uno de los fundadores del grupo literario "Ardor", que llegó a publicar un único número de una revista con el mismo nombre. Tras la sublevación del 36, abraza la ideología falangista y se incorpora como colaborador de Azul. En el artículo “Los obstáculos son para vencerlos” (17-10-1936) llega a revelarse como un entusiasta admirador de Hitler. Murió con 24 años en la batalla del Ebro combatiendo en el ejército franquista contra los republicanos.

La prematura muerte de Ugart nos privó de conocer una prometedora carrera literaria, truncada ya por los desvaríos ideológicos de unos tiempos difíciles. Sobre Los presentes de abril, compuesto por 18 poemas, Antonio Varo escribe: "este libro, algo inmaduro poéticamente, sigue las corrientes vanguardistas de la época, en especial el ultraísmo con una poesía ajena al yo, en tercera persona, y en este sentido es antirromántica y antimodernista y huye del populismo de Lorca, aunque no se escapa del todo". Estremece pensar a dónde hubiera podido llegar un poeta que con 21 años escribía imágenes tan impactantes: «Los montes gatos con sueño/ ponen sus lomos al sol»; «La tierra,/ madre fecunda,/ daba sus pechos al mar»; «La tinta verde de abril/ sangra joven en las plumas».

1 comentarios :

Anónimo | miércoles, enero 16, 2019 11:44:00 a. m.

Triste realidad. Cuando en aquellos años era casi una odisea realizar un viaje desde los Pedroches solo hasta Córdoba, vemos como muchos de nuestros paisanos fueron a morir a las tierras del Ebro, Francia o a los campos de concentración nazi por el desvarío de unos dirigentes imperialistas fascistas y nazis. Millones de muertes inútiles como la del maestro que nos trae Antonio.

Publicar un comentario