BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

La dulce memoria de la imagen

Este fin de semana pasé por Cardeña y no pude evitar fijarme en la reforma que han hecho en la puerta de su cementerio. No quiero detenerme ahora a valorar el resultado, pues el tiempo a veces acaba enriqueciendo actuaciones que en principio nos desagradan. Solo me apetece abandonarme a la dulce memoria de la imagen que tenemos de los pueblos de antaño y volar plácidamente sobre el recuerdo de lo que vivimos. Cambia la estampa, que se hace más acorde a otra realidad en la que viven los que tienen todo su futuro por delante, mientras otros nos enredamos ya en viejas nostalgias del mundo que conocimos, empezando a temer su descomposición, si es que no se ha producido ya. Estas dos imágenes, sin embargo, definen altaneras una verdad: armonía frente a violencia. Una de ellas es reflejo de lo que entendemos por mundo rural, ese que está muriendo. La otra no sabemos todavía exactamente lo que representa.


Cementerio de Cardeña antes de la reforma.


Cementerio de Cardeña en la actualidad.

10 comentarios :

Anónimo | lunes, abril 01, 2019 11:32:00 p. m.

Pues a mi esta reforma del cementerio de Cardeña no me gusta nada. Sera que mi mente esta ya muy anticuada y mis viejas neuronas no admiten esa arquitectura tan moderna. Es mi opinion.

Anónimo | martes, abril 02, 2019 8:23:00 a. m.

Ay qué pena, gastar dinero para eso.

Anónimo | martes, abril 02, 2019 9:54:00 a. m.

Reja, granito y pared encalada, olivo y ciprés. Cuenta con todos los elementos de la arquitectura tradicional. Seguramente en nuestras casas tenemos frigoríficos y no fresqueras, que todo avanza el diseño también...

Unknown | martes, abril 02, 2019 10:23:00 a. m.

¡Un arco cuadrado! Eso,no es moderno ni antiguo, es olvido de nuestra identidad, como paso en los 60 con muchas de nuestras fachadas de las casas y nuestra arquitectura en pos de una falsa modernidad.

Anónimo | martes, abril 02, 2019 2:47:00 p. m.

Hay que invertir en el futuro.

Anónimo | martes, abril 02, 2019 4:38:00 p. m.

Lo que sí alabo de la reforma de la entrada al cementerio municipal es la eliminación de un símbolo religioso, que, aunque sea mayoritario no es único. Y ya sobra, de todos los cementerios municipales.

Anónimo | martes, abril 02, 2019 7:33:00 p. m.

Ese símbolo religioso mayoritario que no es único se ve (construido habitualmente de granito) en muchas calles o plazas, en muchos caminos de nuestros pueblos, esto es, en espacios de dominio público, y hay muchas fiestas locales en torno a él (incluso hay gente muy conocida en este blog que ha escrito algún libro y algunos artículos alusivos a ese símbolo), un símbolo que supone en muchos casos una gran muestra de identidad de algunos de nuestros pueblos, ¿alabaría también usted que eliminaran las cruces de nuestras calles y nuestros pueblos, porque "ya sobran"?, ¿que eliminaran, por ejemplo, las cruces de Añora, que demolieran, por ejemplo, la Cruz de la Unidad en Pozoblanco, porque "ya sobran"?

Anónimo | martes, abril 02, 2019 8:25:00 p. m.

Es verdad que lo antiguo, la imagen primera, apela a nuestra nostalgia. Quizá por eso, me pasa frecuentemente a mí, las novedades arquitectónicas nos chirrían. No nos gustan. Esto es lo más que podemos decir porque lo moderno avanza y los arquitectos no van a dejar de crear según vayan viniendo los tiempos. Sin embargo creo que la reja y la pared encalada son símbolos, no de Los Pedroches sino de Andalucía entera. Nosotros tenemos ventanas, que no servían para nada porque, tradicionalmente, no se dejaba ni hablar a los novios a través de ellas. Tenemos también balcones, para las colgaduras de la Semana Santa y el Corpus. Y el granito, en Los Pedroches, se trabajaba con arte, no se pulía como un espejo. El mármol para los cementerios. El mármol para la segunda fachada, ciclópea, faraónica, monumental, lujosa, como el Valle de Los Caídos. La cruz para los cementerios católicos. La primera imagen nos muestra la fachada de una ermita con sus tres elementos. Y la pared blanca y alta, para que al sepulturero no se le escapen los muertos. La otra lo deja ver todo. Los difuntos no tienen por qué salir fuera. Tras la reja se pueden ver los colores, las coronas, las flores. Tras la reja nos esperan. Por poco tiempo ya porque hoy, los búcaros, las cenizas, arder antes de tiempo.

Anónimo | miércoles, abril 03, 2019 12:41:00 p. m.

Bueno el ayuntamiento de cardeña , con los € que saca del cerezo ... Y del museo .. pues eso.

Anónimo | martes, abril 09, 2019 8:54:00 a. m.

La cruz de la unidad de Pozoblando muchos hosteleros si la hubieran derribado estarían encantados para poder poner más mesas en las terrazas de los bares.

Publicar un comentario