BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

"Que me lo han dado. Y ahora lo tengo que hacer"


La actriz Ana Fernández durante el coloquio.

Tengo un amigo que siempre nos previene con la misma admonición: "Cuidado con lo que pides, porque te lo pueden dar". Eso mismo es lo que debió pensar la actriz Ana Fernández cuando hace ya veinte años el director Benito Zambrano la llamó a casa de su suegra en León para ofrecerle el papel de María en la película Solas, que iba a comenzar a rodarse diez días después. Tras colgar el teléfono, se dirigió a su pareja y a la madre de este y les dijo, con una mezcla de incredulidad y responsabilidad, también quizás de resignación: "Que me lo han dado. Y ahora lo tengo que hacer".

Esta fue una de las muchas anécdotas que Ana Fernández contó anoche en la Casa de la Cultura de Dos Torres durante el coloquio que siguió a la proyección de la película Solas (1999), dentro de la XVII Muestra de Cine Rural de Dos Torres que se ha desarrollado durante este fin de semana. Ana contó que se presentó al casting para el papel de limpiadora y de camarera de un bar, pero finalmente resultó elegida para el papel protagonista, lo que significaría su entrada en el mundo del cine español por la puerta grande.

Era el acto principal de la jornada de inauguración de la Muestra de este año. Unas ochenta personas asistimos a la proyección de una película que no por vista varias veces deja de emocionar en cada revisión. Una película rural que se desarrolla en la ciudad, con unos actores estupendos que dan vida a unos personajes náufragos en la vida y una trama que se atreve con temas que hoy nos parecen cotidianos pero que en su día causaron el impacto de quien te coloca por primera vez frente al espejo: la violencia contra las mujeres, el machismo y el silencio que los envolvía.

Ana Fernández resultó ser una oradora excelente, que fue enhebrando anécdotas sobre la película sin necesidad de que los presentadores del acto le hicieran ninguna pregunta. Habló del rodaje, del recorrido comercial de la película, de su participación en el festival de Berlín, de sus pequeñas manías durante las grabaciones, de su relación con los compañeros de reparto, de sus sensaciones encontradas cada vez que vuelve a ver la película, de los matices de la narración, del azar caprichoso que muchas veces rige en el mundo del cine, como en todos los mundos. Solas pudo haber sido una película que pasara desapercibida, y sin embargo significó la consagración de todos cuantos participaron en ella. Con desparpajo y fluidez, Ana Fernández nos introdujo en su mundo y nos ayudó a comprender mejor una película que, veinte años después de su estreno, sigue conservando los mismos valores sociales y artísticos que entonces.

El coloquio finalizó, pero Ana siguió charlando con todos los que se acercaron a preguntarle algo y a hacerse fotos con ella. En un momento de alivio me dijo: "Sácame delante de este cartel. Me encanta este pueblo". Y aquí está.


Ana Fernández posa para Solienses ante un panel promocional de Dos Torres.

1 comentarios :

Anónimo | domingo, noviembre 03, 2019 12:44:00 p. m.

Antonio, como siempre magnifica tu exposición. Y felicidades al municipio de Dos Torres por el acontecimiento.

Publicar un comentario