BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

Grullas. árboles y olivos



Esta preciosa fotografía es obra de Alfonso Cantero y puede verse, junto con muchas otras, en su álbum sobre la ruta de senderismo que, organizada por Guadamatilla, se ha realizado hoy mismo entre Belalcázar y la presa de La Colada a través de la Cañada Real de la Mesta. Las imágenes, para los que no hemos podido participar, nos dan cuenta de dos realidades de nuestro medio natural. Por un lado, la dramática situación del campo por la falta de lluvias: todo lo que debiera ser explosión de verdes infinitos se conserva todavía en un grisáceo manto de sequedad más propio de septiembre. Y por otro, nos avisa de que ya han llegado las grullas, estas aves migratorias que cada otoño e invierno nos obsequian con su presencia en nuestras dehesas y estepas. También nos habla de ello Emilio Laguna en su Flora Belalcazarensis, recordándonos, además, que antes de ser especie protegida, la grulla era objeto de consumo humano y que con ella se realizaba antiguamente una, al parecer, exquisita longaniza. En este ritual anual de las grullas tan sólo echo en falta todavía la presencia de José Villarreal quejándose de los daños económicos que las zancudas producen en el encinar, pero todo se andará.

Hablando de naturaleza, conviene echarle un vistazo también al blog Diario de un ciclista urbano de J. F. de la Fuente (y su sucursal MTB Los Pedroches, que pretende mostrar las posibilidades de la comarca para la práctica del mountain bike), donde hace unos días encontramos esta interesante entrada en la que se propone la creación de un catálogo de árboles singulares de Los Pedroches. Recuerdo que cuando hace tiempo escribí sobre la encina milenaria del Valle de Alcudia, Dani aludió a un ejemplar semejante en Belalcázar y también es famoso el ciprés centenario de la ermita de la Virgen de Luna, que quizás se incluyó en algún catálogo provincial de árboles singulares (por cierto, que en ese enlace de la Diputación se habla también del Olivo del Calvario en Fuente La Lancha, aunque su interés ahí parece más ritual que estrictamente botánico).

Y, en fin, como muestra final de la perfecta simbiosis del hombre con la naturaleza y de cómo el pasado está mucho más cercano de lo que a veces creemos, no dejen de leer esta crónica sobre la recogida de la aceituna en la sierra.

0 comentarios :

Publicar un comentario