BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

Novedad profunda, muestra de ingratitud


Alejandro López Andrada y José Manuel Caballero Bonald, el pasado viernes en Madrid. [Foto: A vuela pluma]


Tras su puesta de largo en Madrid, mañana jueves se presenta en la Librería La Fragata de Pozoblanco el nuevo libro de Alejandro López Andrada, que lleva por título La esquina del mundo. En realidad, no se trata de un libro totalmente nuevo, sino de una recopilación de artículos publicados anteriormente en su blog, que alguien, quizás el propio autor, ha considerado merecedores de editarse también en papel. El resultado es una obra que redunda en los temas y en las fórmulas habituales del autor, que tanto gustan, según parece, a sus seguidores y a algunos de los autores principales de la literatura española. Ahí están, pues, de nuevo el alma cálida cargada de luz, el pájaro de anís y el primo Bernardino. Al poeta Antonio Colinas, sin embargo, esta colección de posts le parecen "una novedad profunda" y considera que Alejandro "rompe en este libro los límites formales", como si desde el Libro de buen amor todo fuera ortodoxia en la literatura española y a nadie antes se le hubiera ocurrido publicar un libro con las entradas de su blog.

Según crónica de Javier Redondo Jordán (donde, extrañamente, no se cita el origen bloggero de los textos), en la presentación del libro en Madrid, que contó con la presencia de José Manuel Caballero Bonald, Alejandro lamentó una vez más las "muestras de ingratitud" recibidas en su tierra, donde "mis paisanos no han sabido valorar la labor que he desarrollado por Los Pedroches, por mi tierra, por mi gente, en mis mejores años". Son palabras duras que ahí quedan dichas y escritas, para el encuentro futuro con sus lectores, con su gente y con su tierra.

8 comentarios :

Anónimo | miércoles, noviembre 28, 2012 9:41:00 a. m.

Al menos esta vez no has utilizado a "Susana" de Siete Villas para dar tu opinión.

Anónimo | miércoles, noviembre 28, 2012 9:46:00 a. m.

Al señor Andrada hace mucho tiempo que se le ha visto el plumero. "Su humanismo y ternura connaturales" le permiten arremeter cada vez que puede contra la ingratitud de algunos. Sentirse infravalorado y haber entregado los mejores años de su vida por nada a cambio a una comarca que sin él no sería nada es muestra de humildad. ¿Que sería de un gran escritor como él sino hubiese estado en el cargo que ha estado durante tantos años, cargo que además le dieron en oposición justa o en concurso público con baremación de méritos?
cuánta ingratitud hay en el mundo y qué bien lo sabe este señor.














Anónimo | miércoles, noviembre 28, 2012 9:53:00 a. m.

Con este tipo de comentarios, Sr. Merino, no hace nada más que darle la razón a D. Alejandro López Andrada. A lo mejor es usted una de las "muestras de ingratitud" a las que se refiere D. Alejandro. Si a usted no le gusta su forma de escribir o lo que sea me parece muy bien, pero limítese, si es capaz, a hacer una crítica constructiva y oportuna. Alejandro es una excelente persona que no merece el tono jocoso e irrespetuoso de sus críticas, simplemente porque están fuera de lugar.

Anónimo | miércoles, noviembre 28, 2012 3:48:00 p. m.

Demasiado poco a nada se le ha valorado su trabajo en esta tierra, como si ésta en sí se lo mereciera todo, al igual que sus gentes. Y además sólo se le sabe echar "tierra" encima... Qué curioso, oiga. Lo que me gustaría saber es qué ocurrirá cuando Alejandro se marche de esta comarca buscando trabajo fuera de aquí
, me permito vaticinar que será aún más criticado, seguro. Y contando con que sus salidas y presentaciones por todo el país siempre son un éxito, ¿Quién está equicocado: el resto de España o el autor de este blog?

Modesto | miércoles, noviembre 28, 2012 6:44:00 p. m.

Yo, me quedo con esto:
"En La esquina del mundo hay un párrafo que justifica el título del libro: «La soledad tiene múltiples esquinas y, al mismo tiempo, muchísimas variantes: es como el camino que piso diariamente y nunca, en ningún momento, se repite aunque, a primera vista, lo parezca. En él cabe un caleidoscopio hecho de olivos y de nubes muy rojas que huyen despacio a deshacerse entre una maraña de peñas que sonríen cuando, a lo lejos, el cielo se desploma como un segador alcanzado por un rayo». Heráclito dejó dicho que nadie puede bañarse dos veces en el mismo río. Aunque el río tenga el mismo nombre y su cauce se encuentre en el mismo sitio, tanto sus aguas como nosotros nunca somos los mismos que la última vez. Alejandro López Andrada huella un mismo camino a diario, escribe un mismo libro constantemente, y sin embargo todo cambia. Cambia el mundo, cambia quien lo camina, cambia quien lo escribe y cambia quien lo lee. Por eso un libro nunca es el mismo libro. Porque entre sus costuras se refugia la vida, siempre en movimiento."
Tú Antonio, sin embargo, no cambias sigues siendo el mismo, no evolucionas, tus prejuicios y obsesiones marean el agua de tu charca y oscurecen cada vez más tu fondo fangoso.

Chaplin

Anónimo | miércoles, noviembre 28, 2012 8:42:00 p. m.

Gracias Merino, por colocar a la derecha el enlace de Independientes CDeI pues, de no haberlo visto de casualidad aquí, no habría tenido ocasión de leerlo ya que no visito nunca ese blog.

Gracias, repito, porque leyendo ese lamentable escrito que aparece, y que yo considero un "linchamiento" hacia la persona que antes militó en esas filas, he podido confirmar, una vez más, la triste impresión que ya tenía de determinados personajes.

Si, para rebatir o desmentir a una persona, o mostrar lo contradictorio de sus actos, se utiliza ese tono de extremo desprecio, de una agresividad que espanta, y la califican con ensañamiento, ridiculizándola permanentemente, como "la innombrable", a mí me parece que son los autores (o el autor)de este escrito los que verdaderamente se descubren y se califican abiertamente. Hay que aprender una poca educación, señores.

Ustedes podrán tener muchas razones para censurar el comportamiento de su antigua compañera, seguro que sí, pero utilizando esas formas las han perdido totalmente.

Encima luego tienen (o tiene) la desfachatez de hablar de " falta de respeto" y de "rencor" atribuyéndoselo a dicha persona, cuando ese lamentable escrito es un compendio de falta de respeto y un vómito continuo de extremo rencor.

Además sacamos a relucir a la "egolatría", como si aquí ya no nos conociéramos todos, y como si en la anterior legislatura no hubiera sucedido algo parecido. A lo mejor ha sucedido que por un gran choque de "egolatrías" una de ellas ha tenido que salir huyendo, porque con una gigantesca egolatría ya estaba ocupado todo el espacio para otras posibles egolatrías.

En fin, que leyendo esto ustedes no están legitimados para dar lecciones de respeto, ni de ausencia de rencor a nadie. Absolutamente a nadie.

¡Pobre Pozoblanco!

Anónimo | viernes, noviembre 30, 2012 1:25:00 a. m.

Después de leer la crónica de Javier Redondo Jordán, no entiendo por qué se autocalifica Alejandro como "escritor marginal". ¿No ha ganado varios premios literarios de rango nacional e internacional? ¿No es uno de los poetas más laureados del panorama literario español? Pero aquí, en El Valle, sus paisanos, ingratos, caínistas, no sabemos valorarlo en la justa medida de su grandeza.
Él, que es tan campechano, tan gran persona,tan noble, se siente incomprendido e hipersensible ante tanta ingratitud, después de lo que hizo por la cultura de estos pueblos bárbaros e iletrados, después de lo que hizo por los escritores del Valle que daban sus primeros pasos...

Anónimo | sábado, diciembre 01, 2012 4:33:00 p. m.

Alejandro López Andrada parece un niño mayor. No debe olvidar que sus comienzos como escritor están totalmente unidos a la política. Sin el apoyo de ésta última no hubiera hecho carrera alguna como escritor. La política, desgraciadamente llena lugares, compra afectos y es la que hace ascender a la plataforma del día a día, esa en la que los "amiguetes" pululan y viven del cuento.

Publicar un comentario