BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

El castillo como ejemplo


Muro del costado oeste del castillo de Belalcázar. [Fotos: Gespad Al-Andalus Arqueología].

Con motivo de las próximas elecciones municipales, he echado un vistazo a los programas electorales de los partidos que han tenido la deferencia de publicarlos en internet y la sensación, tras leer los apartados dedicados a cultura, no puede ser más desoladora. Hay una ausencia absoluta de propuestas imaginativas y realmente atractivas y en la mayoría de los casos las promesas se limitan a arrastar lo ya conocido: "mantendremos", "continuaremos", "consolidaremos" o "impulsaremos" son los verbos que más triunfan en la pasarela de esta temporada. Nada nuevo bajo el sol. Baste señalar que en Pozoblanco la propuesta estrella vuelve a ser la conversión en espacio cultural del antiguo matadero de La Salchi, como si los años no hubieran pasado ni hubiera habido otras elecciones de por medio.

Lo que digo de la falta de proyectos ambiciosos e imaginativos en los apartados culturales de los programas electorales me ha venido a la cabeza a raíz de un comentario publicado en el Facebook de la empresa Gespad Al-Andalus Arqueología, la cual, con motivo de la próxima realización de las Jornadas de Patrimonio en Belalcázar, nos recuerda la paralización en la que se encuentran desde hace años las obras de restauración del castillo de los Sotomayor, "el mejor castillo señorial bajomedieval de Andalucía", a su parecer. En Solienses hemos seguido con detalle los avatares de estas obras, que comenzaron en 2009 y se detuvieron en 2010 sin que se hayan vuelto a retomar, a pesar de la existencia de un proyecto de "puesta en valor" y un anuncio incumplido de inversión millonaria. Desde entonces, solo hemos visto los habituales parches para retardar en lo posible la vergüenza de un derrumbe que, de seguir así las cosas, se preve inevitable.

Ya sé que actuaciones como estas sobrepasan las competencias de un ayuntamiento, pero quizás un planteamiento global de la política cultural permitiría no malgastar recursos en actividades pasajeras que no dejan ninguna huella e invertir con visión de futuro en proyectos sólidos de los que un día podamos sentirnos orgullosos en esta tierra.


Interior del castillo durante las obras.


Interior de la Torre del Homenaje.


Detalle de la bóveda de la torre.

0 comentarios :

Publicar un comentario