BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

Todo y nada en la huerta de las monjas


Albert Quesada durante su actuación en el convento de Santa Clara de Belalcázar el pasado sábado.

La Fragua es una discronía onírica en el vértice de Los Pedroches. Constituye un mundo al margen de la realidad, no sabemos aún si de carácter utópico o distópico, pues resulta imposible un análisis solvente con los engranajes de la racionalidad y ni tan siquiera con los de la emoción. Uno va a Santa Clara y pierde la seguridad de unos códigos de comprensión del mundo y sus accidentes que nos guían en el acontecer diario y que allí carecen de validez. Al atravesar el portalón de la huerta de las monjas, quedan atrás las capas moldeadoras de cierta conciencia adquirida y el sujeto se enfrenta desnudo a una invasión de incertidumbres. Nada de lo que allí sucede puede abordarse desde los cauces rutinarios de la convención y precisamente para eso acude uno este lugar, para romper la línea estricta de la seguridad y abandonarse al incomprensible escenario de la fragilidad y el riesgo.

Allí apareció, el sábado pasado, el coreógrafo Albert Quesada, junto a los arcos centenarios de ladrillo rojo del país y bailando al son de las notas de Bach interpretadas al piano por Gould, mientras matizaba y rectificaba su camino a la perfección. El espectáculo "Solo" permitió la novedad insólita de bailar las palabras, en un embeleso general que nos dejó mudos a su término, incapaces de determinar con precisión nuestras confusas sensaciones. Mientras aún nos recuperábamos de tanta sobriedad, saltó al escenario la bulla flamenca de Juan Carlos Lérida, una copla piqueriana con barba que inundó el patio de sensaciones homoeróticas en un duelo interruptus con Quesada que conmovió los muros de un recinto otrora tan sagrado. Hay consagraciones laicas que precisan la noche para consumarse y en la del sábado, en la huerta del convento, en algún rincón, quizás tras el olivo, la luna fue testigo de que el arte y la vida lo son todo y no son nada.


Vídeo: Albert Quesada baila a Bach interpretado por Gould.


Vídeo: Albert Quesada y Juan Carlos Lérida bailan "La leyenda del tiempo" de Camarón.


Juan Carlos Lérida baila con Albert Quesada al fondo.


Albert Quesada y Juan Carlos Lérida al terminar el espectáculo.

0 comentarios :

Publicar un comentario