BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

Micromachismos/3


Cinco hombres presentan en Pozoblanco el Torneo de Fútbol Femenino.

El objetivo de esta serie no es tanto la denuncia particular de comportamientos concretos como el deseo de contribuir a despertar una conciencia crítica sobre un tema frente al cual todavía actuamos con muchos prejuicios. Existe una desorientación generalizada frente a este asunto, hasta el punto de que en la mayoría de estos casos que reseñamos no hay en sus responsables una percepción real de estar fomentando la desigualdad entre hombres y mujeres, sino que, sencillamente, se procede de una forma aprendida e interiorizada como natural durante siglos de educación patriarcal. Así, a nadie en el Ayuntamiento de Pozoblanco le chirrió que no hubiera ninguna mujer en la presentación en agosto pasado del IV Torneo de Fútbol Femenino Ciudad de Pozoblanco. Tampoco otros Ayuntamientos distinguen la perpetuación del tópico de la mujer como objeto decorativo que practican un año tras otro convirtiéndola en reclamo principal de los carteles de feria. Estoy seguro de que quien realiza los diseños puede incluso llegar a considerarlo un "homenaje", porque el estereotipo de "mujer florero" está todavía demasiado incrustado en nuestros genes machistas como para pensar otra cosa.


Mujeres florero en los carteles de feria.

Por ello resulta pertinente propiciar el debate, aunque muchos lo afronten desde la mofa condescendiente de quien, en realidad, no sabe bien cómo enfrentarse a una situación para la que no ha sido educado. Y, en este sentido, valoramos intentos de rectificación como el de la asociación "Amigos del tirachinas", que en su segunda convocatoria de campeonato de tiro comprendió finalmente que a las mujeres también les gusta el jamón y el vino (aunque, en estos tanteos de ciego ante lo desconocido, estableciera ahora una distinción entre "mujeres" y "damas" que no alcanzamos a comprender, como tampoco la cesión al estereotipo en el reclamo gráfico). El insólito cartel del Torneo de Balonmano femenino de Pozoblanco, por el contrario, se retrotrae todavía a la fase de transmisión acrítica de los modelos heredados, al considerar necesario remarcar frívolamente el epíteto "femenino" con algún elemento identificativo de la más rancia feminidad, que, desde luego, nunca podría ser la fuerza o la velocidad necesarias para practicar este deporte (conceptos que suelen resaltarse en carteles de torneos similares), sino la sofisticación, la seducción, armas de mujer.


4 comentarios :

Anónimo | lunes, enero 04, 2016 11:57:00 a. m.

Hoy los cargos directivos de las instituciones, ya sean deportivas, políticas, culturales etc. están copados por los hombres. Y cuando se organiza un torneo, un congreso, un acto cultural cualquiera, son tantos los que se apuntan a la foto que las mesas y las sillas se quedan escasas para albergar tanto tío. Y la razón de ello es que, sabiendo la mediocridad que abunda en nuestro tiempo en cualquier apartado de nuestra vida, todo el mundo quiere asomar la cabeza, hacerse visible, que todos vean que sigo vivo, que soy alguien y algo, aunque sea algo, sigo mandando. ¿Avaricia de poder? ¿Estrategia profesional de seguir ascendiendo? Y son tan torpes que, en una mesa donde se está presentando un acontecimiento deportivo exclusivamente para mujeres no hay una sola mujer. Ni siquiera la mujer florero. No hay sitio para la mujer aunque se esté promocionando un aspecto de ella, que por otro lado ni lo necesita. Se utiliza a la mujer para que todos vean que me preocupo de ella. Pero sin ella. Quiero decir con esto que sería muy positivo que en los cargos directivos, ya sea de la Universidad, deportivos, culturales, Ateneos, asociaciones de cualquier tipo, estén, no representadas sino por iniciativa propia, las mujeres. No que el presidente de turno diga "tenemos que meter aquí una mujer que está de moda". Y una vez admitida no darle el cargo de "enlace con las peñas o de asistencia social para el nombramiento de Señora de las tabernas", que es lo que viene sucediendo. En cuanto a lo de los carteles qué vamos a decir si los anuncios de la televisión nos siguen sirviendo a diario el más claro ejemplo de utilización de la mujer usado solo en un sentido: mujer cebo, mujer carnaza. Esta guerra va a durar mucho porque no solo habría que abrirles los ojos a ellos sino también a ellas.

Anónimo | martes, enero 05, 2016 11:19:00 a. m.

No crea usted, se está cambiando bastante, ya hasta tenemos en algunos sitios a Reinas Magas. Espero que para la Navidad próxima también se empiece a ver a la Niña Jesusa, porque lo contrario sería perpetuar un macromachismo evidente.

Y puestos a denunciar micromachismos propongo que en Pozoblanco se cambie para la próxima edición el nombre de la carrera del pavo por el de la pava, y que ambos sexos se vayan turnando en la denominación para las sucesivas ediciones; lo contrario sería otro micromachismo a combatir.

Asimismo propongo al editor de esta página que empiece por dar ejemplo y que amplíe el nombre de la misma y le ponga "solienses y soliensas", para que el sexo femenino(también habitante de Solia) se sienta legítimamente representado y "visibilizado".

Anónimo | martes, enero 05, 2016 8:35:00 p. m.

¿se pueden escribir mas bobadas juntas en tan poco espacio como lo hace el anónimo de las 11:19:00?. Creo que no.

Anónimo | miércoles, enero 06, 2016 8:54:00 p. m.

Lo malo de tales bobadas y simplezas es que hacen mucho daño.

Publicar un comentario