BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

Cuatro himnos de Andalucía que no son el himno de Andalucía

Jarcha: Andaluces de Jaen
Jarcha puso la banda sonora al periodo de la historia de España conocido como la Transición con su tema "Libertad sin ira" (1976). El disco homónimo al que pertenece esa canción está lleno de himnos de Andalucía: "Nuestra Andalucía", "Cadenas", "Campesinos tristes"... De todas ellas he elegido "Andaluces de Jaén" no solo por tratarse de la musicalización de un poema de Miguel Hernández, sino porque su cadencia hímnica ha sido capaz de despertar en los andaluces durante décadas un cierto orgullo de pertenencia y remover una vaga rebeldía innata que, sin embargo, no acaba de encontrar su cauce adecuado de expresión.



Aguaviva: Poetas andaluces
La primera versión de esta canción, cuya letra es un poema de Rafael Alberti, data de 1969, aunque posteriormente se hicieron varias versiones más con diferentes arreglos. El poema fue escrito en 1950 por el de gaditano para denunciar el conformismo de los escritores andaluces frente a la situación que vivía España en aquel momento. Los versos, obviamente, se elevan como metáfora para cualquier otro lugar y situación en la que, siendo necesario un grito, solo se escucha el silencio.



Carlos Cano: Los jornaleros se van
La primera etapa de la discografía de Carlos Cano (sus dos primeros discos, A duras penas (1976) y A la luz de los cantares (1977), todavía próximos al Manifiesto Canción del Sur), está llena de himnos de Andalucía: "Verde, blanca y verde", "La miseria", "El Salustiano", "Viva la grasia", "Con permiso", "La murga de los currelantes", "La contraviesa"... "Los jornaleros se van" (que también es conocida con el título de "En Trebujena cantando"), aunque apareció en el disco El gallo de Morón (1981), pertenece a aquella época y, como tantas otras del granaíno, retrata la realidad andaluza -de entonces y de ahora- con la épica de lo que debiera ser y no es.




Pepe Suero: Andalucía, la que divierte
Con letra de Salvador Távora, esta canción es el contrahimno de Andalucía. Publicada en 1978 en un álbum homónimo, la canción disecciona con dolorida resignación una identidad contradictoria que late oculta en lo más íntimo del andaluz así que pasen cuarenta años.

1 comentarios :

Anónimo | domingo, febrero 28, 2016 8:17:00 p. m.

Fantástica selección estimado Antonio la que nos has ofrecido. A los que pasamos ya de los cincuenta y estamos cerca de los 60 nos trasladan a unos años de lucha pero llenos de esperanza. Pero amarga se me queda la boca y el alma por lo que pudo ser y no fue. Después de 40 años no solo nos tenemos que ir a la vendimia francesa los jornaleros, sino que además se tienen que ir también nuestros hijos aunque estos con carreras universitarias. Algo impensable en aquellos años que ahora nos haces recordar con ésta música. Cuanto camino andado, cuanto trecho recorrido para volver al inicio pero ya sin esperanza. Corrupción, paro, burocracia, injusticia, falta de libertades, democracia sin el pueblo. Cuanta desilusión y amargura para los pobres hombres de nuestra España y cuanta incertidumbre para sus hijos. Nuestro himno dice: Andaluces, levantaos. Que así sea para que de ahí salga el martillo que rompa la cadena que nos amarra. Salud y República.

Publicar un comentario