BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

La historia (de Los Pedroches) como farsa


Santa Eufemia se aparece a los calabreses en el castillo. [Foto: Cultura Pozoblanco].

Esperaba mucho, pero encontré más. Los Mejía anunciaban en su programa una fiesta teatral con gran protagonismo del patrimonio histórico de Los Pedroches, y cada promesa se cumplió con creces. Básicamente, la representación fue una fiesta. Una fiesta alocada e iconoclasta, que tuvo uno de sus momentos más delirantes en la pieza “Eres el que más sabe de Los Pedroches”, un concurso televisivo con deliciosas mama-chicho que puso a prueba nuestros conocimientos sobre la comarca, logrando de modo eficacísimo la conexión colaborativa entre público y actores y poniendo en pie un estribillo pegadizo que, como en el anuncio, todavía no he conseguido sacar de mi cabeza.



El espectáculo se componía de cinco piezas, una de las cuales era simplemente una canción, a modo de cantar de ciego (¡les faltó el pliego de cordel!), sobre las fechorías de los Mejía de Santa Eufemia, esa saga de nobles “villanos” famosa por su afán usurpador de las tierras colindantes. En “De noche se peinó la mujer del pastor”, Leo Fernández, como actriz invitada en esta ocasión, retrató la situación de la mujer en nuestros pueblos hace unas cuantas décadas, mostrando emociones y sentimientos propios de un mundo que esperamos felizmente superado.

Las otras dos piezas fueron las que realmente trajeron un modo novedoso de acercamiento a la historia y las leyendas de Los Pedroches a través de la farsa cargada de ingenio, chispa y humor inteligente. “La niña de Urraca Bermejo” resultó ser una tragicomedia de aires lorquianos en la que una Bernarda Alba noriega pretende ocultar en vano el secreto del origen de los pelirrojos de Añora y todo se convierte en una defensa de la diferencia en las cerradas sociedades rurales. “La conquista de Santa Eufemia”, un delirio a lo Monty Python, constituyó la pieza más divertida, donde resulta imposible retener una carcajada continua frente a los calabreses incapaces de conquistar la fortaleza, hasta que una irreverente Santa, traída a la escena como dea ex machina, facilita la acción conquistadora, no sin cobrarse su precio.

Una panda de actores en estado de gracia, mostrando a la vista los entresijos de la producción teatral, posibilitó un espectáculo entusiasta que merecería un mayor recorrido por los pueblos de la comarca. Los Mejía han inventado una forma divertida de dar a conocer la historia de Los Pedroches a través del teatro, conformando una originalísima aportación a la cultura comarcal. La propia naturaleza del teatro hace de estas creaciones algo efímero que debería, no obstante, alcanzar otro modo más firme de pervivencia. Pero, por si acaso, yo no me perdería la próxima convocatoria de la Fiesta teatral de Los Pedroches, que seguramente ya se está gestando. Una experiencia única 100% Pedroches que a nadie defraudará.


Promoción de Los Mejía.

1 comentarios :

Anónimo | martes, julio 19, 2016 6:14:00 p. m.

Debería tener más recorrido. Yo asistí a la primera representación en Pozoblanco y me sorprendió tanto como me entusiasmó.

Publicar un comentario