BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

Continúan las repercusiones del homenaje a los caídos

La repercusión del homenaje "a los caídos" celebrado en Dos Torres está siendo realmente espectacular. Muchos periódicos de ámbito nacional se han hecho eco de la noticia (algunos de ellos, por cierto, colaborando a distorsionar las informaciones según se van expandiendo): Público, La Vanguardia, 20 minutos, Diario Sur, El ConfidencialDeiaLa Gaceta... La mayoría de estas informaciones vienen motivadas por la intensa actividad política que se ha generado a su alrededor: PSOE, IU, Podemos y hasta EH Bildu han anunciado que realizarán al gobierno distintas preguntas parlamentarias sobre el tema, especialmente interesados por la presencia en el acto del Secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto.

El PP, por su parte, buscando quizás dispersar la atención, ha insistido con mucho énfasis en la idea de que la cruz de los caídos en cuestión "forma parte de la Parroquia de la Asunción", sin que alcance a entenderse de qué modo disculpa esta circunstancia la gravedad del hecho, como tampoco la eventualidad de que la citada iglesia esté declarada Bien de Interés Cultural. La cruz de los caídos constituye, lógicamente, un añadido postizo -sin ningún valor artístico- que nada tiene que ver con las "características peculiares [del monumento], resultado de la acumulación de varias etapas constructivas, principalmente desde el siglo XV al XVII, representando lo más notable de la arquitectura existente en el norte de la provincia de Córdoba por su factura arquitectónica labrada en granito y su artesonado de buena tracería mudéjar", según consta en la orden de 24 de julio de 2001 por la que se resuelve inscribir en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, con carácter específico, como Monumento, la Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción en Dos Torres. Al contrario, una forma de contribuir a la conservación, mantenimiento y custodia del BIC (y sin atender ahora a otras consideraciones legales y éticas) sería precisamente la eliminación de ese elemento totalmente ajeno a la construcción, tal como desde Solienses propusimos ya en 2010, cuando las obras de remodelación de la plaza lo pedían a gritos.

Es previsible que la fiebre vaya remitiendo y dentro de dos días ya nadie se acuerde del suceso, aunque sería bueno que, quien deba hacerlo, aprendiera la pequeña lección de esta historia y, en adelante, se extremara la sensibilidad sobre estos temas. Tras Torrecampo y Dos Torres, no sé si podríamos soportar una tercera herida.

5 comentarios :

Anónimo | martes, mayo 16, 2017 10:32:00 a. m.

Determinados hechos que a algunas personas les pueden resultar igualmente escandalosos se enfatizan o soslayan dependiendo de si el viento viene de la "derecha" o de la "izquierda".

Se ve que la "sensibilidad" debe apelarse siempre por el que posee el lado ancho del embudo y extremarse también siempre esa sensibilidad por el que está destinado a tener para siempre el lado estrecho de ese embudo.

Anónimo | martes, mayo 16, 2017 12:22:00 p. m.

La sensibilidad debe apelarse siempre ante la realidad, y esta realidad no es otra que se homenajea a unas personas y otras siguen enterradas en cunetas.
La igualdad y el respeto no es el mismo ni antes ni ahora,esa desigualdad de trato es lo que todavía hace que se sienta rabia e impotencia ante unas actuaciones totalmente injustas, donde se perciben españoles de primera y de segunda.
Y que todavía en el 2017 se conserven monumentos de este tipo, me parece totalmente vergonzoso, sin paliativos.

Anónimo | martes, mayo 16, 2017 6:28:00 p. m.

La sensibilidad sincera y objetiva es aceptable, el rencor insuperado (y parece que insuperable) que, asombrosamente, sirve de guía a la política actual de algunos,es menos aceptable.

La doble moral que se refiere demagógicamente a "las cunetas" pero no habla de profundos pozos de mina, debe ser producto de ese rencor y de esa demagogia. Ya sabemos que la demagogia es el instrumento por el cual algunos pocos engañan a muchos.

La ley del embudo que pone el foco en unos actos (seguramente poco afortunados) pero soslaya otros (no menos desafortunados) también es doble moral. Lado ancho del embudo para aquellos con los que simpatizo, lado estrecho para aquellos con los que no simpatizo o, directamente, me caen muy mal.

La doble moral, la distinta e interesada forma de enfocar los asuntos, se puede encontrar, por ejemplo, cuando se interpreta como absolutamente escandaloso y denunciable parte de los actos de este fin de semana en Dos Torres (y con ello se apela a la "sensibilidad"), y no se hace lo mismo en otras situaciones, cuando puede ser bastante más escandaloso y denunciable para muchas personas la "colaboración" de algunos ayuntamientos y algunos concejales con una determinada asociación que en su ideario parece claro que pretende subvertir el orden constitucional, y que en los actos que organiza (toda una "primavera") se enarbola una bandera y se canta un himno que no son los que representan a España y que sólo evocan tiempos de mucho odio y de una guerra fratricida; y en este último caso no sólo no se produce el escándalo ni la denuncia, sino que, si hay ocasión, se anima, se publicita y se jalea.

Debe ser que la "sensibilidad" es patrimonio sólo de algunos.

Anónimo | martes, mayo 16, 2017 7:24:00 p. m.

Hay una "tercera herida", Sr. Merino. Aún queda la cruz adosada a la torre en El Viso. Antaño de nuestra historia, porque es nuestra historia para bien o para mal, flanqueaban esa Cruz dos lápidas con los nombres de 38 asesinados por milicias republicanas. Entre ellos los quemados de Agudo. No estaban en cunetas sino en fosa común entre Agudo y Saceruela. Que más da donde estuvieran. Víctimas del odio también. Esas placas se quitaron y queda la cruz. Sola. Aseptica.Inocua. Como símbolo de nuestra cultura, tradición y creencias religiosas. Ahora, por Mayo, esa Cruz se engalana y forma parte del imaginario colectivo de "las cruces". Me pregunto, ese acto en sí, puede ser catalogado de franquista o mediopensionista?. ¿Y si nos dedicamos a enterrar los infaustos recuerdos y nos ponemos todos a trabajar por una España mejor?...o seguimos cogiendonosla con papel de fumar?

Anónimo | martes, mayo 16, 2017 10:20:00 p. m.

Indudablemente estos actos no se deberían producirse porque es notorio y palpable que producen una gran crispación y malestar. No obstante y según se puede leer en distintos medios, este homenaje será puesto en conocimiento de la autoridad judicial ya que posiblemente sea contrario a la ley de Memoria histórica. Los jueces que decidan. Que el PP participe puede tener la razón en que quieran darle una poca de "cancha" a sus electores que estan un poquito a la derecha de la derecha. Lo de la Iglesia escapa a mi razonamiento. Entiendo que durante la guerra civil fueron asesinado muchos sacerdotes y religiosos. Tambien es evidente que ellos se unieron al golpe y fueron colaboradores necesarios tanto en la contienda como en la posterior represión sangrienta. Pero de esto hace ya 80 años. ¿que hacen llenando las paredes de muchisimas iglesias rindiendo un permanente homenaje a una parte de las victimas y se oponen rotundamente a su retirada? Esa aptitud es como una daga que horada constantemente la herida y no la deja cicatrizar. Eso si, saben irse de rositas. Le van a dar cera hasta que saque brillo al secretario de estado, al alcalde y al general, pero al cura, nada, como si no hubiera estado allí. Y para los que no seais católicos, debeis saber que S.S. Francisco no estaría de acuerdo con éste acto y que en él tenemos depositada la esperanza de que renazca una Iglesia nueva que abrace a todo aquel que quiera acercarse a ella indistintamente de su condición.

Publicar un comentario