BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

Las obras del castillo de Belalcázar no tienen todavía arquitecto-director del proyecto



Las obras de rehabilitación del castillo de Belalcázar tardarán todavía bastante tiempo en iniciarse, según todos los indicios. A pesar de que el propio consejero de Cultura declaró el pasado 14 de marzo en la Comisión de Cultura del Parlamento de Andalucía que esa actuación "va a comenzar en breve", Solienses ha podido saber que varias deficiencias en la tramitación administrativa del proyecto impiden a día de hoy su ejecución.

Por un lado, la obra (que se licitó en mayo de 2017, hace ya un año) no dispone todavía de dirección facultativa, figura de obligatoria existencia en obras con proyecto, que se define como el técnico o técnicos competentes (arquitecto y aparejador), designados por el promotor (la Junta de Andalucía, en este caso), encargados de la dirección técnica y control técnico de la ejecución de obra. Al parecer, la adjudicación inicial que se produjo en la primera licitación fue recurrida (y ganado el recurso), lo que obligó a una segunda licitación, cuya adjudicación se realizó en enero sin que se haya producido desde entonces la firma del contrato entre las partes. Por otro lado, fuentes solventes han asegurado a Solienses que también falta el requisito indispensable de fiscalización de la partida presupuestaria, lo que impide de hecho su aplicación.

Todas estas irregularidades en el proceso de adjudicación de la obra serían achacables a la Junta de Andalucía, que por dejadez, inoperancia o falta de voluntad ha ido retrasando los plazos hasta el punto de poner en peligro la realización de la obra. De hecho, al no haberse firmado aún el acta de replanteo o de inicio de obra por causas no imputables a la empresa adjudicataria y habiendo transcurrido ya varios meses desde la formalización del contrato entre ambas partes, que tuvo lugar el 2 de febrero, la empresa contratista podría plantearse solicitar una renuncia a la obra, lo que implicaría que la Junta debería abonar a la empresa un 6% del importe de adjudicación en concepto de lucro cesante (serían unos 50.000 euros). Todo ello, lógicamente, obligaría a iniciar de nuevo el ciclo de la adjudicación, con lo que ya resultaría imposible incluso que las obras comenzaran este año.

Llama la atención en todo este procedimiento la actitud de los responsables políticos de la Consejería de Cultura, la delegación provincial de Córdoba y el propio alcalde de Belalcázar, que se han apresurado en varias ocasiones a anunciar plazos de comienzo de las obras pero que han guardado un ominoso silencio, sin asunción de responsabilidades, cuando esas previsiones han quedado desacreditadas por el paso del tiempo. Y mientras tanto, el castillo de los Sotomayor resiste, pero no sabemos hasta cuándo.

0 comentarios :

Publicar un comentario