BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

Frente al vacío


Vivienda abandonada en Conquista.

Muchos años antes de que Sergio del Molino pusiera de moda la expresión, un amigo mío, mientras recorríamos en mi viejo Peugeot 309 las estepas castellanas, proclamó, como si recitara a Shakespeare: "¡Es que España está vacía!". Todos nos reímos durante un buen rato por la vehemencia de su expresión, sabiendo en el fondo muy bien lo que quería decir y cuánta razón tenía, que para eso mi amigo es geógrafo y conoce a la perfección la situación demográfica del país. España estaba vacía hace ya varias décadas. Podías recorrer kilómetros y kilómetros sin apenas encontrar señales de vida humana y cuando llegas a un pueblo perdido en mitad de la nada apenas te cruzas con un gato y tres vecinos a la sombra del viejo olmo, según estampa inmortalizada por Mercedes Álvarez en su precursora película El cielo gira.

Ahora, de pronto, todo el mundo se ha puesto a hablar del grave rompecabezas de la despoblación, como si fuera cosa de hace unos día y no se tratara de un movimiento que hunde sus raíces, como poco, en los años sesenta del siglo XX. Allí comenzó todo y así hemos llegado a esto. El problema es que desde entonces todos nos hemos sentado a ver la vida pasar desde el pilón de la plaza principal y nadie ha tenido la suficiente lucidez como para atajar la situación con un mínimo de eficacia. A nivel político general, nadie ha querido hacerlo. A nivel local, nadie ha sabido. Incluso en los más voluntariosos, todo han sido palos de ciego en la dirección equivocada.

Uno de los modelos que mejor ejemplifica el fracaso absoluto de las políticas públicas tendentes a eso que han dado en llamar "fijar la población al territorio" es el que representan los denominados Grupos de Desarrollo Rural, que en nuestra comarca conocemos como Adroches, tantas veces citado en Solienses. Durante dos décadas se han gastado en Los Pedroches cientos de miles de euros procedentes de fondos europeos que no han conseguido casi nada de lo pretendido. Porque no se ha sabido hacer o porque no se ha podido, no entro ahora en esa consideración, pero lo cierto es que sonroja leer, por ejemplo, que los GDR han contribuido "a frenar el problema de la despoblación en nuestra región", cuando ningún síntoma puede aportarse que avale tal afirmación tan atrevida. Los fondos Leader han supuesto tan solo un dulce placebo generador de sueños necesariamente truncados. Todavía estoy a la espera de cualquier mención mínimamente autocrítica por parte de asociaciones como Adroches, que han manejado grandes cantidades de dinero sin que hayamos alcanzado a ver un beneficio social realmente destacable.

Décadas de abandono no pueden revertirse en pocos años. Pero cualquiera que conozca la vida en los pueblos en la actualidad sabe cuáles son sus carencias y los motivos por los que la gente se marcha de ellos. Los cuatro jinetes del apocalipsis serían sanidad, educación, comunicaciones y dependencia. Columnas principales sin las cuales todo lo demás (trabajo, desarrollo, bienestar) nunca será posible. En algunos de nuestros pueblos disponemos de polideportivos propios de grandes ciudades, pero cada año se restringe el horario del consultorio médico o se cierran unidades escolares, cuando no colegios enteros. Los alcaldes solicitan megalómanas autovías, siguiéndole el juego a las grandes constructoras ávidas de inversión y ganancias, mientras las carreteras que comunican nuestros pueblos presentan un estado deplorable y no existe ningún transporte público que articule la comunicación entre las diferentes localidades. En fin, una población mayoritariamente envejecida sufre los efectos de una falta de previsión en servicios sociales de atención domiciliaria o residencial, dando lugar a los tristes episodios que hemos visto en la prensa nacional en los últimos meses.

No hay una política real de defensa del mundo rural. No se la he escuchado todavía a ningún político de ningún partido, de ningún nivel de la administración. Solo hablan de "definir estrategias", de "afrontar retos", de "desarrollar buenas prácticas", de "planificar recursos", de "diseñar escenarios", en fin, de naderías envueltas en celofán. La solución no debe ser fácil, pero como en todo, el primer paso debería consistir en reconocer la incapacidad manifestada hasta ahora en lugar de vanagloriarse de éxitos inexistentes. Los Pedroches vienen perdiendo unos 500 habitantes anuales durante los últimos años. Santa Eufemia ha perdido un tercio de su población en veinte años. Tres localidades de la comarca tienen ya menos de 500 habitantes y otras ocho cuentan con 1.500 o menos. Durante todo 2017 en Torrecampo solo nacieron dos niños. Es lo que hay y es el reto que nos aguarda. Por favor, basta ya de palabras. Si no tienen ideas, dejen paso a otros.

5 comentarios :

Anónimo | sábado, octubre 06, 2018 10:01:00 a. m.

Preciosa foto y muy indicativa de lo que se cuenta. Quizás dentro de unos años las cigüeñas sean las únicas que habiten algunos pueblos de Los Pedroches.

Anónimo | domingo, octubre 07, 2018 12:12:00 a. m.

La solución a la despoblación debe venir por acoger a personas que vengan de otros paises. A ver si se enteran sobre todo los políticos de derechas y no ponen tantas trabas a los pobres emigrantes que quieren venir a labrarse un futuro mejor en nuestro pais ya que son totalmente imprescindibles para sostener a España en un futuro próximo.

Anónimo | lunes, octubre 08, 2018 6:02:00 p. m.

Pues que vengan,que la izquierda que gobierna le trabajo a todos los extranjeros que hay en las calles mal viviendo y en centros colapsados,que puedan cotizar y de paso se soluciona el problema de las pensiones, ya para los jóvenes españoles no hay trabajo y se tienen que ir al extranjero

Anónimo | lunes, octubre 08, 2018 6:06:00 p. m.

Antonio en democracia el poder se conquista, no se lo otorga un partido a otro, si tu partido es un inútil los demás no tienen la culpa,suerte

Unknown | miércoles, octubre 10, 2018 8:33:00 p. m.

Los GAL han hecho lo que han podido y les han dejado, que no es poco

Publicar un comentario