Lo más leído en los últimos días

BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Torrecampo nombrará "Hijo Predilecto" a Juan Romero, pero dentro de "dos o tres meses"


Juan Romero, el pasado sábado en el acto de homenaje tributado en Ay (Francia) [Foto: Gobierno de España].

El Ayuntamiento de Torrecampo nombrará "Hijo Predilecto" de la villa a Juan Romero Romero, el último superviviente español del campo de concentración nazi de Mauthausen, que hace unos días fue homenajeado en Francia por el Gobierno de España. Así lo declaró ayer en Radio Córdoba la alcaldesa de la localidad, Paqui Alamillo. Para ello, sin embargo, el Ayuntamiento deberá aprobar previamente un protocolo de honores y distinciones, al carecer el consistorio aún de este instrumento burocrático. Los trámites administrativos de este reglamento se pueden demorar, según la alcaldesa, "dos o tres meses". La intención sería realizar un acto al que pudieran acudir familiares de Juan Romero, ya que por su edad (101 años) parece difícil que el homenajeado pudiera desplazarse desde la localidad francesa de Ay, donde reside. El Ayuntamiento ya le ha escrito una carta para comunicárselo y será la primera persona de Torrecampo que reciba esta mención honorífica. Si es que llega a recibirla, pues tres meses a esa edad no es un plazo pequeño.

Llama la atención que el Ayuntamiento de Torrecampo ande enredado todavía en estas trabas burocráticas, cuando hace ya años que se recuperó la figura histórica de este luchador por las libertades en España y Francia (recordemos que en 2016 se le concedió la Legión de Honor, la máxima distinción que concede el gobierno francés por méritos extraordinarios realizados dentro del ámbito civil o militar en ese país). Ya en mayo se supo que el Gobierno de España iba a entregar a Juan Romero la "declaración de reparación personal", como finalmente ocurrió hace unos días. A pesar de tratarse de una noticia que ha tenido eco en todos los medios de comunicación nacionales y muchos internacionales, el Ayuntamiento de Torrecampo no consideró oportuno tan siquiera emitir una nota de prensa congratulándose o adhiriéndose al homenaje realizado en tan altas instancias a un hijo tan destacado.

No sé por qué este tipo de homenajes siempre encuentran algún motivo, alguna excusa, para su no realización en nuestros pueblos. Convendría quizás recordar todo el episodio en torno al reconocimiento que quiso hacerse en 2017 a la figura de Florián Andújar también en Torrecampo, reconocimiento que se vio frustrado por la presión violenta a las autoridades por parte de ciertos sectores de la localidad. Aquello quedó en nada y en nada continúa, a pesar de que el cambio político en la localidad pudiera habernos hecho albergar la esperanza de que tal reparación iba a ser finalmente posible. Pero ahí sigue el monolito desmantelado, sin que quienes en su momento criticaron aquella actuación tan bochornosa, y en cuyas manos está ahora repararla, hayan decidido en más de un año retomar el asunto. No cabe duda de que se trata de un compromiso incómodo en la rutina de los pueblos pequeños, pero que resulta simbólicamente esencial para mantener la memoria democrática, la lucha eterna por la libertad, porque, como dijo la vicepresidenta Carmen Calvo el pasado sábado en Ay, "la memoria democrática es el único elemento que le permite a una sociedad sana reconocer exactamente su rumbo" y "trabajar por la democracia es un esfuerzo que nos convoca cada día, que no termina nunca, que siempre tiene amenazas". No resulta cómodo, pero no queda más remedio.

6 comentarios :

Anónimo | miércoles, agosto 26, 2020 8:56:00 p. m.

No lo sé pero no me gusta. Me da la impresión que posponen el nombramiento con el ánimo de que se vaya enfriando la noticia y se pierda el interés. No sé qué pasa en Torrecampo pero después de lo ocurrido con Florian Andújar dudo que con Romero sea diferente. Además y en caso de ser nombrado hijo predilecto sería necesario rotular un espacio o edificio público con su nombre. Y para esto no creo que hagan falta muchos protocolos. Ojalá me equivoque.

Anónimo | jueves, agosto 27, 2020 1:26:00 p. m.

Ahora resulta que ha de aprobarse la figura de Hijo Predilecto 'ad hoc' cuando ya debería estar previsto, tanto para este como para otros casos.
Pero es que en las localidades pequeñas (1.059 hab.) todos/as somos hijos/as conocidos/as y reconocidos/as mutuamente, quizás por eso venimos prescindiendo de condecoraciones.
Y ahora, con la presión mediática, "a la fuerza ahorcan".
¡CONSTITUCIÓN DE 1978 y FUERA VIRUS CONTAMINANTES!

Anónimo | jueves, agosto 27, 2020 7:40:00 p. m.

En lo que respecta a que en las localidad pequeñas todos os conocéis es cierto. Como también es cierto que no conocíais a vuestro paisano Juan Romero. Héroe en Francia. Y supongo que su trayectoria vital, de gran reconocimiento en Francia, su país de acogimiento y ahora en España será digna de reconocimiento en su pueblo, Torrecampo. Es lo menos que debéis hacer por vuestro ilustre paisano cuya vida es merecedora de ejemplo según nos dicen desde Francia que es donde ha vivido la mayor parte de su vida. Yo, si fuese de Torrecampo me sentiría orgulloso de tenerlo como paisano y lo haría público allá por donde fuera ya que es una figura de gran reconocimiento. Estoy seguro que las autoridades locales de Torrecampo así lo harán.

Anónimo | sábado, agosto 29, 2020 12:17:00 p. m.

La cuestión podría ser ¿necesita el señor don Juan Romero un reconocimiento de una aldeucha española (donde aún imperan los principios contra los que él luchó) ni aunque hubiera nacido allí, después de los antecedentes de lo que le puede pasar al tablero de mármol que le pusieran de recordatorio?
¡Que tiene la Legión de Honor francesa! pofavor, no saquemos la cosas de su sitio.

Anónimo | martes, septiembre 01, 2020 11:58:00 a. m.

A buenas horas, mangas verdes.... Esto tenían que haberlo hecho hace 30 años.

Anónimo | martes, septiembre 01, 2020 10:04:00 p. m.

Nunca es tarde si la dicha es buena. Y aquí lo es. Aunque le pese a muchos. Sobre todo a muchos de la derecha. Los de derechas constantemente buscan excusas para no reconocer los mêritos que ciertas personas adquirieron en su lucha contra el fascismo.

Publicar un comentario