Lo más leído en los últimos días

BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

6 com

Lo anecdótico

Detalle de la portada de "Pueblo chico, infierno grande".

Hace unos días Juan Bosco Castilla escribió en su blog una entrada sobre la novela Pueblo chico, infierno grande, ganadora del Premio Solienses 2022. Tras diversas consideraciones en torno a su propia experiencia como lector de una propuesta narrativa que de algún modo le afecta personalmente (su pueblo, su trabajo) y algunos ligeros apuntes sobre la trama, la construcción de personajes o el lenguaje de la obra, Castilla finaliza diciendo: "Para los amantes de lo anecdótico, por último, diré que casi todos los protagonistas son homosexuales". Y, a pesar de que por lo general coincido con las opiniones expresadas por Juan Bosco en casi todos sus artículos, no puedo sino disentir con él en esta ocasión. Que los protagonistas sean homosexuales no es algo anecdótico en esta novela, sino un elemento principal. De hecho, es lo que le concede la entidad, grande o pequeña, que tenga esta obra y sin ese elemento Pueblo chico, infierno grande no tendría nada reseñable.


Lo que distingue a la novela de José Manuel Blanco de tantas otras propuestas similares de literatura ligera son precisamente sus personajes, puesto que ni la trama ni la ambientación resultarían realmente destacables con otros protagonistas. Lo que hace grande a la novela de Blanco es precisamente el hecho de que sus personajes sean homosexuales, porque en esa propuesta -incluso aunque el autor no lo pretendiera de antemano- se contiene un componente reivindicativo para la causa LGTBI en favor de la normalización del colectivo en uno de los últimos reductos donde esta condición no acaba de ser aceptada del todo. Y esto es así porque los personajes gay de Pueblo chico, infierno grande no se someten a los arquetipos tradicionales de tinte negativo con los que el homosexual ha sido presentado habitualmente en la literatura de lo rural. 


Por no salir del ámbito comarcal, en El césped de la luna (2001), de Alejandro López Andrada, aparecen dos personajes LGTBI cargados de todos los tópicos malsanos con los que suelen dibujarse este tipo de personajes: a uno de ellos, Joaquinito, "no le iban mucho los libros y quería ser actriz". Aficionado a vestirse de mujer, todo el pueblo se ríe de él, lo que hace sufrir muchísimo a su padre, hasta el punto de que acaba por provocarle un síncope y una apoplejía cuando, pasados los años, Joaquinito vuelve al pueblo convertido ya en Rosalía. El otro, un tal Carlos Cerezo, era un marica reprimido que "ensayaba poses varoniles" para disimularlo y que violó a su mejor amigo aprovechándose de que estaba borracho.


Los de Pueblo chico, infierno grande no son estos personajes marginales, avergonzados de sí mismos o entregados a la mala vida, sino que, como se dice ahora, se trata de hombres gays empoderados que ocupan un papel sobresaliente en la sociedad a la que pertenecen: dos flamantes abogados de Madrid y un desacomplejado alcalde de pueblo. Son referencias muy diferentes a las que nos tenía acostumbrada la literatura tradicional, donde el mariquita era el hazmerreír de todos y solo podía esperarse de él la mezquindad o la maldad. Parafraseando a Ostriker en su reflexión sobre el Prufrock de Eliot, ¿quién querría sentirse identificado con estos personajes deleznables, que han ido creando paulatinamente una conciencia popular ahora difícil de erradicar? ¿Quién, por el contrario, no querría parecerse a los de Pueblo chico, infierno grande? Este diferente enfoque en el tratamiento de la homosexualidad, los diferentes modelos de representación que ofrece, es lo que hace destacable por novedoso a la novela de José Manuel Blanco, porque, lejos de contribuir a la perpetuación de estereotipos miserables, nos presenta un universo cargado de esperanza, por muy irreal que todavía pueda parecer.

22 com

Algunas reflexiones en torno a los resultados electorales

Araceli Cabello, entre Carlos Moreno , presidente del PP de Dos Torres, y Adolfo Molina, presidente del PP de Córdoba y parlamentario electo, durante la noche del pasado domingo [Foto: Facebook de Carlos Moreno]. 

La primera línea debe ser inexcusablemente para felicitar a Araceli Cabello (Pozoblanco, 1978), que el pasado domingo resultó elegida diputada por el PP de Córdoba. Siempre es bueno que haya un representante directo de Los Pedroches en el Parlamento de Andalucía, como cauce para hacer llegar allí con mejor conocimiento de causa nuestros problemas e inquietudes comarcales. Araceli, además, desembarca con fuerza a Sevilla, tras haber ocupado los cargos de delegada de Agricultura en Córdoba y Directora General de Medio Natural, por lo que no nos extrañaría verla en el próximo gobierno de Moreno Bonilla bien posicionada en alguna consejería, tal vez en la de Agricultura, donde su actual titular no ha brillado especialmente.

En segundo lugar, he de decir que me ha llamado la atención la reacción del PSOE provincial en su análisis de resultados electorales. Lo esperable tras la derrota es que uno extienda los brazos al frente para coger aire e intente recuperar con todas sus fuerzas el terreno perdido. Sin embargo, los socialistas cordobeses parecen haberse retirado a sus cuarteles de invierno y disponerse desde allí a defender el poco territorio que permanece fiel, abandonando de momento cualquier proyecto expansionista: "nuestro objetivo debe ser proteger, blindar y apuntalar la fortaleza municipalista socialista en el territorio", ha declarado la secretaria general del PSOE de Córdoba, Rafi Crespín. Es la evidencia del vencido: tenemos que salvar lo poco que nos queda. No parece que tal consigna pueda despertar mucha ilusión y entusiasmo en el electorado.

El PSOE cordobés se marca como objetivo, pues, mantener "la fortaleza socialista en la provincia", centrándose especialmente en los 33 ayuntamientos cordobeses que cuentan con mayoría absoluta socialista (entre ellos, los de Alcaracejos, Belalcázar, Conquista, El Viso, Fuente La Lancha, Pedroche, Santa Eufemia y Torrecampo; el PSOE también gobierna en Hinojosa del Duque, con el apoyo de IU).


Interpretar los resultados electorales en clave de municipales tiene sus riesgos, pues ya sabemos que, y especialmente en pueblos pequeños como los nuestros, las elecciones locales están más condicionadas por la personalidad del candidato que por el partido al que representan. Aun así, los datos de la elecciones autonómicas del domingo nos ofrecen algunas claves que convendría no despreciar: por ejemplo, la dificultad que va a tener el PSOE para mantener algunas de las mayorías absolutas de su "fortaleza" actual, como las de Pedroche o Torrecampo, habitualmente con solo dos partidos en liza y donde las tornas parecen haber cambiado, o el espectacular caso de Belalcázar, donde se ha producido un impresionante vuelco a favor del PP que va a ser difícil revertir, especialmente si los populares supieran acertar con su candidato.

Y aunque la ejecutiva provincial del PSOE parece renunciar a recuperar feudos que en otro tiempo le pertenecieron, no estaría de más comentar los casos de Pozoblanco y Villanueva de Córdoba. Los datos en Pozoblanco son atronadores, al duplicar el PP el número de votos socialistas. La más que discutible gestión realizada durante esta legislatura por el alcalde popular Santiago Cabello no parece que vaya a ser óbice para su reelección, caso de que vuelva a presentarse, pues se encuentra con una oposición socialista hasta ahora un tanto paralizada y con dificultades de momento para transmitir un proyecto alternativo que ilusione. Se rumorea sobre un posible cambio de cartel, instigado desde dentro, aunque cuanto más se acerca la fecha de las elecciones municipales más improbable parece. La astracanada de Emiliano, que un día tomó café con alguien de la ejecutiva en Córdoba, parece que ya se ha olvidado. Todo indica que el PSOE ha decidido sacrificar esta posición.

En cuanto a Villanueva de Córdoba, me consta que el PSOE tiene muchas esperanzas en recuperar la alcaldía, apoyándose en un nuevo candidato y en la posible retirada voluntaria de la actual alcaldesa, la popular Dolores Sánchez. Los resultados de las autonómicas, sin embargo, y con todas las prevenciones ya indicadas, no avalarían esa ilusión. También parece difícil que, con los datos del pasado domingo, pueda mantenerse la alcaldía socialista de Hinojosa del Duque, donde es poco probable, además, que Matías González repita como cabeza de lista. Las alcaldías de Alcaracejos, Conquista, El Viso, Fuente La Lancha y Santa Eufemia parecen, en cambio, más o menos garantizadas.

Por lo que se refiere al PP, todo indica que mantendría en las municipales sus reinos de Añora, Dos Torres (incluso con cambio de candidato) y Villanueva del Duque, además de los de Pozoblanco y Villanueva de Córdoba ya citados. Habría que ver si consigue alcanzar alguna otra plaza fuerte de las ya comentadas. De mantenerse este viento actual a favor de la derecha (aunque ya sabemos que en política un año es mucho tiempo y todo puede cambiar de aquí a entonces) y si el PP supiera elegir bien sus candidatos en cada pueblo, le auguro al menos tres alcaldías más.
7 com

El PP gana también en Los Pedroches

Por primera vez en unas elecciones el PP ha ganado en la comarca de Los Pedroches y, además, lo ha hecho de una manera triunfal: al borde de la mayoría absoluta (48%, según Hoy al Día). Sus 13.697 votos frente a los 8.892 del PSOE, que hasta ahora ocupaba el primer lugar. Una victoria incontestable. El PP ha superado al PSOE en todos los pueblos salvo en tres: Conquista, El Viso (por tan solo cuatro votos) y Santa Eufemia. Vox se convierte en la tercera fuerza política de la comarca. El nuevo Parlamento de Andalucía, donde el PP tendrá mayoría absoluta, contará con la pozoalbense Araceli Cabello como diputada popular. En el cuadro siguiente pueden verse los resultados obtenidos en cada pueblo por los cuatro partidos más votados.


0 com

Imágenes de la jornada electoral en Los Pedroches

16:35 La candidata popular Araceli Cabello ha visitado está mañana los colegios electorales de los municipios de Los Pedroches donde gobierna el PP: Pozoblanco, Villanueva de Córdoba, Añora, Dos Torres y Villanueva del Duque. En la foto, con Dolores Sánchez, alcaldesa de Villanueva de Córdoba.

 


16:25
Manuel Torres, alcalde de Dos Torres, ha votado también en su pueblo.



16:15
Santiago Cabello, alcalde de Pozoblanco, ha votado en su pueblo "con la ilusión y la esperanza de seguir construyendo una Andalucía cada día mejor".



13:23
Rosario Rossi, candidata del PSOE al Parlamento Andaluz, deposita su voto en un colegio electoral de Pozoblanco. [Foto tomada de un vídeo de El Quincenal].

 


12:28
Araceli Cabello, candidata del PP al Parlamento de Andalucía, vota en Pozoblanco con un voto "cargado de mucha ilusión, esperanza y compromiso".
 


11:45
Sebastián Pérez Gallardo, coordinador provincial de IU en Córdoba y candidato al Parlamento de Andalucía en la coalición Por Andalucía, vota en Hinojosa del Duque "con conciencia de clase y con memoria".


11:15
Juan Díaz, alcalde de El Viso, ha votado en su pueblo "para la seguir construyendo juntos ese proyecto común llamado Andalucía".



9:38h. Pedro de la Fuente, secretario general del PSOE en Pedroche, vota en una mesa electoral que preside el propio alcalde de Pedroche, Santiago Ruiz. "Voto por la Andalucía que quiero", ha declarado.



Fotos: Cuando no se indica otra cosa, las fotos proceden de las redes sociales de los propios políticos fotografiados.
1 com

Los seises de Torrecampo

Los seises de Torrecampo, en 1960.

El calendario litúrgico celebra hoy la festividad del Corpus, uno de los tres jueves del año que relucen más que el sol. En nuestros pueblos, sin embargo, la celebración ha sido trasladada al próximo domingo, al no ser fiesta laboral este día en Andalucía.

En Solienses hemos escrito muchas veces sobre el Corpus, destacando determinados elementos de la fiesta en su conjunto o singularidades de algunos pueblos en concreto, tanto de la comarca (recordemos los "porros" de Villanueva de Córdoba), como de fuera de ella (así, la singularísima celebración en la toledana Camuñas). 

Uno de los elementos que siempre nos ha llamado la atención de esa manifestación de poder de la Iglesia que constituye la procesión del Corpus es la presencia en ella de los danzantes. Llamados "seises" en algunos lugares, se trataba generalmente de niños que ejecutaban un sencillo baile ritual tanto en el interior de la iglesia, durante la misa mayor, como en el recorrido procesional de la custodia por las calles de la población. De todo esto hablamos ya en su día en la entrada de Solienses titulada "Danzas del Corpus" y lo amplié en mi artículo "A campana repicada: fiestas y celebraciones en Pedroche durante los siglos XV y XVI", publicado en las Actas de las I Jornadas de Historia Local de Pedroche (Pedroche, 2010, págs. 95-129). 

Según cuento allí, aunque los testimonios son más tardíos, hay constancia documental de danzas en las procesiones del Corpus de Los Pedroches en Pozoblanco, Torrecampo, Hinojosa del Duque ("una arreglada y diestra danza de ocho sujetos airosamente y con idea vestidos, que por delante de el Señor iban danzando diestramente y a compás de sus instrumentos", en Juan Ruiz, La ilustre y noble villa de Hinojosa del Duque, pág. 164), Dos Torres, Villanueva del Duque y Santa Eufemia. En estos dos últimos pueblos consta, además, que los danzantes eran de etnia gitana. En aquellas jornadas aporté un documento que certificaba, además, la presencia de danzantes en la procesión del Corpus de Pedroche. Se trata de un testimonio del visitador general del obispado en 1604, que anota en las cuentas de la fábrica de la parroquia un descargo de 816 maravedíes en “pago de dos danças que salieron en la fiesta del Corpus de [mil] seiscientos y tres y quatro a razon de doce reales cada año”. 

Documento sobre las danzas del Corpus en Pedroche (1604).

En fin, ya conocíamos todo eso, pero lo que me lleva este año a escribir de nuevo sobre las danzas del Corpus es esa maravillosa imagen de cabecera que Venancio Romero Delgado ha publicado en el perfil de Facebook "Fotografías antiguas de Torrecampo". Se trata, según él mismo explica, de "los seises de Torrecampo -según reza en la trasera- en 20 de marzo de 1960". Otra lectora apostilla: "les enseñó y lo organizó D. Rogelio Benitez", que sería el párroco de la época, supongo. La duda que me surge es que el 20 de marzo de 1960 no era el día del Corpus, ni siquiera Semana Santa, ni Carnaval (todas estas fechas, casualmente, coincidieron aquel año con las de este 2022), sino un simple domingo posterior al día de San José para el que no consta ninguna celebración litúrgica específica (y sí una pagana bien significativa: el equinoccio de primavera, pero esa es otra cuestión). Por qué salieron aquel día los danzantes de Torrecampo habremos de averiguarlo más adelante, de momento tan solo queremos dejar constancia de este hecho tan singular en una fecha tan tardía, puesto que esta tradición de las danzas litúrgicas las imaginábamos ya perdidas desde los fastuosos días del Barroco. Con frecuencia estos renacimientos intermitentes de ritos festivos se deben al impulso particular del párroco de cada momento y cesan si este es cambiado antes de que la tradición haya conseguido arraigar de nuevo en el pueblo y pueda vivir ya sin tutelas.
0 com

Así se hizo el arado romano de Ofiarpe

Los tres artesanos que confeccionaron el arado que porta José Manuel Blanco, autor premiado este año [Foto: Solienses].

Cada año, cuando entregamos el Premio Solienses, numerosas personas que ven de cerca por primera vez el arado romano de Ofiarpe quedan subyugadas ante su encanto y me preguntan por la singularidad de esta pieza y no falta quien se interesa incluso por conseguir un ejemplar. Por mi parte, siempre les respondo lo mismo: solo se puede conseguir el arado publicando un libro y ganando el Premio. 


Se trata, efectivamente, de una pieza artesanal única que se confecciona cada año expresamente para el Premio Solienses. Solo se fabrica un arado al año, casi siempre al filo del abismo. Solo existen doce ejemplares, todos iguales y todos distintos, porque no hay dos piezas de artesanía idénticas. 


El arado constituye una conjunción de voluntades, una dedicación amorosa de muchas horas de trabajo y un empeño por realizar una obra bien hecha que represente un cierto espíritu de nuestra tierra: el esfuerzo colaborativo, la comarca frente a los localismos. Patricio Moreno, trabajador de la forja en Añora; Santiago Valverde, artesano de la madera en Santa Eufemia; y Eduardo Ruiz, que modela la piedra en Hinojosa del Duque. Son los tres artífices que, en nombre de la asociación de artesanos de Los Pedroches Ofiarpe, han realizado este año la réplica del arado romano que encarna el Premio Solienses y que hace unas semanas entregamos a José Manuel Blanco. No cabe duda de que el arado se erige como un elemento principal de la celebración y la dota de un simbolismo especial. Nuestro agradecimiento humilde a los artesanos de Los Pedroches por tanta generosidad.


 
Así de hizo el arado romano de Ofiarpe.
2 com

Vuelven los "Cuentos de Los Pedroches"

Juan Bosco Castilla acaba de sacar la tercera edición de sus Cuentos de Los Pedroches, una colección de relatos que vio la luz por primera vez en 2001. En 2017, corregidos y pulidos la mayoría de ellos, volvieron a editarse por parte de 17 Pueblos.  Estando agotadas ambas ediciones, el autor, dentro de la tarea que ha emprendido de recuperación  de toda su obra dispersa, ha vuelto a ponerlos a disposición del lector esta vez a través de Amazon, en una bonita edición con tapa dura [también puede comprarse en 17 Pueblos]. 


En el prólogo Juan Bosco apunta muy oportunamente que no estamos ante una colección de "cuentos populares de Los Pedroches", pertenecientes, por tanto, al folklore y a la tradición autóctona, sino simplemente de "cuentos de Los Pedroches", por tratarse de una obra básicamente de creación literaria inspirada en testimonios orales recogidos previamente por el autor. En ese mismo prólogo a la tercera edición Juan Bosco Castilla inserta este párrafo que concuerda con la visión de lo tradicional y de lo popular que habitualmente emitimos también en Solienses: 

"Ya no hay cultura popular singularizada, ni en Los Pedroches ni casi en ningún sitio, pues la sociedad ha cambiado (a mejor en casi todo), se ha perdido la tradición oral y se asume como propia una cultura híbrida, hecha de un batiburrillo de elementos próximos en el tiempo que casi siempre vienen de fuera y dejan un poso efímero. Lo poco antiguo que existe está hinchado por las instituciones oficiales y resulta de todo punto afectado y engañoso. En ese contexto, todo lo que sea ahondar en lo más específico de las identidades locales es como hacer arqueología, pues ya ningún edificio tradicional se mantiene verdaderamente en pie".

1 com

Incendio en La Canaleja

Vista de la sierra con el incendio aún activo [Fotos: Infoca].

Uno lee "incendio en la carretera de La Canaleja" y ya sabe lo que esto significa. Cualquiera que conozca el territorio sabe lo que significa. Sabe de lo abrupto del terreno, de las dificultades para desplazarse, de los peligros que entraña. Sabe de la riqueza biológica que el lugar encierra y de los daños naturales irreparables que inevitablemente se van a producir una vez más en nuestra Sierra. Cuando lee "incendio en La Canaleja", incluso sin saber nada más, intuye que nos encontramos ante un desastre medioambiental de enormes proporciones y ante una inmensa pérdida del patrimonio natural de Los Pedroches.


Por eso cuando en la noche del domingo se dio la alerta en los medios de que sobre las 22:40 horas se había producido un incendio en la carretera de La Canaleja (CO-6411, entre Pozoblanco y Obejo, en torno al kilómetro 22), me quedé perplejo al leer que "se han trasladado dos vehículos del parque de Pozoblanco y cuatro bomberos". Cuatro bomberos. Pasadas las 00:30 horas de la noche, informó Hoy al día, "se sumaran al dispositivo dos bomberos más del parque pozoalbense y otro vehículo", así como "cuatro grupos de bomberos forestales, un agente de medio ambiente y 2 autobombas (vehículos pesados de extinción con 3.500 litros de agua) por parte del Infoca". Luego naturalmente, hubo que ir aumentando los medios, según se fue descubriendo la dificultad de la empresa. A las siete de la mañana el incendio aún continuaba activo, atendido por 4 grupos de bomberos forestales y 2 autobombas. Hasta las ocho de la mañana el Infoca no informó ya del máximo de medios que se han puesto a disposición de este siniestro: 4 Bricas, 7 grupos de bomberos forestales, 1 director de Centro Operativo provincial (COP), 1 técnico de extinción, 1 agente de Medio Ambiente y 4 técnicos de operaciones (TOP), así como 5 helicópteros, uno de ellos un Súper Puma. A las 11:40 se dio por estabilizado el incendio (es decir, sin frentes activos que hicieran avanzar libremente el fuego) y se estimó la superficie quemada en unas 54 hectáreas.


Descomunal el trabajo de los bomberos forestales y de todo el personal del Infoca y todo el agradecimiento que les tributemos será poco para su impagable esfuerzo. Pero quiero dirigirme a los máximos responsables, políticos y técnicos. Nos encontramos ante un verano caluroso, en un riesgo extremo de incendios, mejor que yo lo sabrán ellos, que se dedican profesionalmente a estos temas. Precisamos de la máxima atención, de la máxima dedicación, de los máximos medios disponibles. No envíen a cuatro bomberos para ver qué pasa, con el riesgo personal que ello supone. Estamos en el siglo XXI y contamos con medios avanzadísimos de prevención y extinción. Por favor, dedíquenles todo el presupuesto que sea necesario. Nuestra sierra no soporta ni un desastre ambiental más.


La panorámica da cuenta de la dificultad del terreno.
1 com

La Casa de Los Pedroches en Córdoba presenta su libro

Un momento del acto de presentación del libro [Foto: Agustín Merino].

El pasado viernes, tal como veníamos anunciando, se presentó en el salón de actos del IES Los Pedroches de Pozoblanco el libro Memoria de la Casa de Los Pedroches (1974-2021), que recoge la historia de la Casa del Valle de Los Pedroches en Córdoba desde su fundación hasta el momento actual. En el acto participaron los alcaldes de Pozoblanco, localidad anfitriona; Pedroche, como presidente de la Mancomunidad; y El Viso, como delegado de Cohesión Territorial de la Diputación. En nombre de la Casa del Valle de Los Pedroches en Córdoba intervinieron Juan Emilio García, presidente de la asociación, y Sebastián Muriel, Paco Carrasco, Pedro Rico y José Luis Blasco, coordinadores de la edición. Dos alumnas del Conservatorio de Música 'Marcos Redondo' de Pozoblanco pusieron un brillante broche musical al encuentro. El libro puede comprarse en la librería 17 pueblos.


De izquierda a derecha, Santiago Ruiz; alcalde de Pedroche, Juan Díaz, alcalde de El Viso; Santiago Cabello, alcalde de Pozoblanco; y Juan Emilio García, presidente de la Casa del Valle de Los Pedroches en Córdoba.
4 com

La sombra de una vaca

Rosario Rossi comparte confidencias con Juan Espadas, esta tarde en Pozoblanco [Fotos: Solienses].

Las formas en política son importantes: es una lección que oímos todos los días. Tal vez por eso Juan Espadas, candidato socialista a la presidencia de la Junta de Andalucía, ha querido hoy en Pozoblanco corregir los modos empleados el pasado jueves por su contrincante Juanma Moreno en su visita a Los Pedroches. El presidente en funciones eligió entonces un formato privado, al que solo estaban invitados cargos políticos y medios de comunicación. Y una vaca. Espadas, en cambio, ha querido realizar hoy un acto público en el que incluso se ha dado la palabra a los asistentes. Es cierto que la asistencia al acto no ha sido multitudinaria, ejem, y la participación en el micrófono ha resultado escasa, pero en esto, como en otras cosas, la intención es lo que cuenta. Las formas.


Juan Espadas durante la rueda de prensa anterior al acto público, delante de Rafi Crespín, Rosario Rossi y Ana María Romero.

Juan Espadas ha estado acompañado en el uso de la palabra por dos candidatas de la lista socialista por Córdoba, Ana María Romero, alcaldesa de Montoro, y Rosario Rossi, portavoz del grupo municipal de Pozoblanco. También asistió Rafi Crespín, secretaria general del PSOE en Córdoba. Entre el público, alcaldes y concejales socialistas de la comarca. En los discursos se ha hablado mucho de Los Pedroches: de la situación de agricultores y ganaderos, de la acuciante escasez de agua, de La Colada, de Puente Nuevo, de las carreteras, del hospital, del castillo... y de la vaca. Como suele ocurrir en estos casos, se han planteado más problemas que soluciones. En los turnos de palabra al público han intervenido Daría Romero, que ha vuelto a poner de manifiesto las deficiencias de horarios y servicios en la estación del AVE, y Santiago Ruiz, quien ha insistido más en los daños que la escasez de agua puede acarrear a la ganadería en un futuro muy próximo.


El acto público de Espadas en Pozoblanco seguramente será el único de un candidato a la presidencia de la Junta en Los Pedroches durante esta campaña, puesto que el de Juanma fue solo para elegidos. Sin embargo, no tendrá la repercusión mediática del de Moreno Bonilla en Añora. Ni siquiera a nivel provincial, donde la presencia de Yolanda Díaz en Córdoba el mismo día casi a la misma hora se llevará todo el protagonismo. Los alcaldes han lamentado que el presidente en funciones no hubiese querido visitar la sede de la Mancomunidad, habiendo estado tan cerca, y que prefiriera hablar con una vaca antes que con los ciudadanos. Hay sombras muy alargadas.


Daría Romero entrega a Juan Espadas su dossier sobre la estación del AVE en Los Pedroches, ante la mirada de Santiago Ruiz, alcalde de Pedroche, y Juan Díaz, alcalde de El Viso.