Lo más leído en los últimos días

BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

8 com

La autorización administrativa

  • La depuradora de Pozoblanco, según un informe, vierte en ocasiones agua al cauce del río Guadarramilla "sin pasar por la planta y, por tanto, sin ser tratada".


Vista aérea de la depuradora de Pozoblanco [Foto: Google Maps].

El gabinete de prensa del Ayuntamiento de Pozoblanco es tan activo en su emisión diaria de comunicados propagandísticos que resulta imposible atender a tanto estímulo. Pero hoy quería detenerme en la sorprendente revelación publicada hace unos días por el propio Ayuntamiento según la cual el consistorio, "a través de la Confederación Hidrográfica del Guadiana, ha conseguido la autorización administrativa para el vertido de aguas residuales depuradas del entorno urbano de la localidad de Pozoblanco al río Guadarramilla, la cual estaba sin efecto desde el año 2007". Es decir, se entiende que desde el año 2007 el Ayuntamiento de Pozoblanco venía vertiendo sus aguas "depuradas" (aceptemos pulpo...) al río Guadarramilla sin la autorización administrativa que corresponda. Y tan panchos (bueno, tan panchos no: pagando un canon por metro cúbico de cinco veces el que se aplica con autorización). Al menos a partir de ahora tendremos la tranquilidad de que el Ayuntamiento de Pozoblanco continuará volcando en el Guadarramilla la misma mierda de siempre, pero ahora con sus sellos y sus compulsas, lo que resulta reconfortante. Luego ya, pero esto tranquilamente, atenderemos a "la puesta a punto de la actual estación depuradora y la ampliación de la misma", pero sin prisas, total ya qué más da, si tenemos la autorización administrativa firmada en el bolsillo.

La estación depuradora de Pozoblanco (por cierto, ubicada en el término municipal de Añora) se manifestó insuficiente para su función desde su propia inauguración en 2001. La Junta de Andalucía sometió a información pública en diciembre pasado el "Proyecto de Remodelación de la EDAR [Estación Depuradora de Aguas Residuales] de Pozoblanco", redactado en julio de 2017. La memoria de antecedentes con la que se abre el Proyecto constituye todo un baño de realidad: "Los caudales para los que fue diseñada esta depuradora en la actualidad son insuficientes, tanto por población real como por dotaciones consumidas. La consecuencia es la imposibilidad de una correcta depuración de las aguas residuales generadas en el municipio, lo que conlleva a una contaminación del cauce del río Guadarramilla y los ecosistemas ligados al mismo. Además el problema se agrava dado que el curso de agua desemboca en el Embalse de La Colada, (T.M. El Viso), que alimenta a la Estación de Tratamiento de Aguas Potables (E.T.A.P.) de Sierra Boyera" (página 2).

El Proyecto indica textualmente que las aguas vertidas actualmente al río Guadarramilla no cumplen los "parámetros compatibles con la normativa vigente", es más, reconoce expresamente que "la EDAR no tiene suficiente capacidad, lo que provoca que el aliviadero de cabecera del proceso vierta en ocasiones agua al cauce sin pasar por la planta y por tanto sin ser tratada" (página 2). A eso es a lo que tantas veces nos hemos referido al señalar que la depuradora vierte al río "mierda pura", y ahora vienen los redactores del proyecto a confirmarlo. Por si fuera poco, un reportaje fotográfico del propio Proyecto documenta en 2016 la existencia de vertidos provenientes de COVAP que se arrojan directamente al cauce del río, sin pasar por la EDAR.


Vertido de COVAP directamente al cauce [Fuente: Proyecto de Remodelación de la EDAR de Pozoblanco].

Este agua, en parte depurada incorrectamente y en otra parte ni siquiera tratada, es la que, a través del río Guadarramilla (cuyo alto nivel de contaminación acumulada impide su labor natural de depuración de los caudales circulantes), llega al río Guadamatilla y a su presa de La Colada. El propio proyecto reconoce (página 27) que solo tras la actuación prevista para los próximos años en la depuradora "se cumplirá la ley vigente y se conseguirá potabilizar con garantías el agua recogida en el embalse de la Colada". Sorprendentemente, los análisis periódicos emitidos por las autoridades sanitarias andaluzas consideran esas aguas aptas para el baño. Lo serán, si lo dice la autorización administrativa. Juan Díaz, alcalde de El Viso, ha volcado ahí su gran apuesta para este verano, prefiriendo la apertura de la playa artificial de La Colada antes que la piscina municipal, contraviniendo así el acuerdo de la Mancomunidad de Los Pedroches. En el tema de la piscina, Juan se ha equivocado abiertamente. Recemos para que en el otro no lo haya hecho también.

33 com

Cuestionan las estatuas de conquistadores originarios de Los Pedroches


Estatua del pedrocheño Francisco Fernández Contreras en Ocaña (Colombia) [Foto: Ocaña hoy].

El portal 17 pueblos se hace eco de la información suministrada por el noticiero Ocaña hoy según la cual la estatua de Francisco Fernández Contreras que existe en la localidad colombiana de Ocaña ha aparecido con una gran pancarta en la que se pretende denunciar la participación del fundador de la ciudad en "el genocidio de 80 millones de indígenas" y se cuestiona la necesidad de homenajear con dicha estatua un comportamiento considerado racista. Francisco Fernández Contreras es natural de Pedroche y fundó Ocaña en 1570.

La polémica en torno a las estatuas de conquistadores españoles en América es antigua y recurrente. La mecha que la ha encendido de nuevo ha sido la muerte violenta de George Floyd en Mineápolis (EE.UU.) a consecuencia del trato brutal de un policía durante su arresto. Con el lema Black lives matter, los hechos provocaron una oleada de protestas antirracistas por todo el país que tuvieron como efecto secundario el cuestionamiento de determinadas esculturas que representan personajes históricos cuyo comportamiento, observado desde la mentalidad social contemporánea, no parecía merecedor de tales honores. Bajo la acusación de genocidas, xenófobos o racistas, estatuas de Colón (en Boston y Richmond), Fray Junípero Serra (en San Francisco) y hasta Cervantes (también en San Francisco) han sufrido ataques en Estados Unidos. El derribo y posterior lanzamiento al río de la estatua del comerciante de esclavos Edward Colston en Bristol (Reino Unido) se ha convertido en la imagen más representativa de esta nueva oleada de furor iconoclasta.


Estatua de Sebastián de Belalcázar en Cali (Colombia).

Al ver la noticia sobre Fernández Contreras, me pregunté inmediatamente qué estaría pasando con la soberbia estatua del conquistador belalcazareño Sebastián Moyano (conocido como Sebastián de Belalcázar, 1480-1551) ubicada en Cali, una de las ciudadades colombianas que fundó (además de Quito y Popayán). Como era de prever, no ha quedado al margen de la polémica. Según la revista de actualidad política colombiana Semana, el concejal Terry Hurtado Gómez, representante del partido Alianza Verde en el Concejo de Cali, propuso hace unos días reubicar el monumento de Sebastián de Belalcázar y convocar a los artistas del país para crear un nuevo proyecto, que contribuya a resignificar el espacio donde hoy se ubica la estatua, erigida en 1936 con ocasión del cuarto centenario de la ciudad. La escultura es obra del español Victorio Macho y está colocada en el Mirador del Oeste, un importante atractivo turístico de la ciudad. En opinión de Hurtado, "la generación actual, conociendo la historia de sanguinario y explotador del conquistador ha llegado a sentirse incómoda con este monumento". Propone que la estatua "sea reubicada en la Casa de las Memorias del Conflicto y la Reconciliación con la que cuenta nuestro Distrito, un lugar donde podrá ser exhibida en el contexto de la historia completa del conquistador y del monumento que lo recuerda".

La petición del concejal ha dado lugar, lógicamente, a un debate en la ciudad con argumentos a favor y en contra. Así, el arquitecto Benjamín Barney escribe en el diario El País de Colombia: "juzgar los monumentos sólo a partir de motivaciones actuales es un despropósito (...) Es el caso de la propuesta de trasladar la estatua del fundador de Santiago Cali en el Mirador de Sebastián de Belalcázar (...) En lugar de vandalizar los monumentos cuando sea pertinente lo más efectivo sería poner cerca placas explicativas de su historia junto con las críticas del caso. Incluso se podría poner detrás del mirador de Belalcázar, en la pequeña rotonda que hay allí, un monumento a las transculturaciones que significan nuestro mestizaje étnico e histórico; nuestra realidad actual. La historia no debe tolerar que se borren episodios ni tampoco que se impida que se le agreguen nuevos hechos ya que lo que definitivamente importa es su suma, esa narración y exposición de los acontecimientos dignos de conservar en la memoria de todos, que es como la define el DLE".


Monumento a Sebastián de Belalcázar en Popayán [Foto: Turismo].

El pasado 18 de junio, por su parte, la estatua de Sebastián de Belalcázar que existe en la ciudad de Popayán amaneció cubierta con una sábana negra y acompañada de un mensaje de un grupo autodenominado Movimiento 13D que decía "Tapamos a un Belalcázar qué representa el clasismo, el racismo y el dominio de unos sobre otros, lo tapamos de negro porque negra es nuestra sangre negro es el luto". Pero resulta que las estatuas de Sebastián se han convertido últimamente en una especie de expositores de reclamaciones sociales y culturales: en abril de este año la de Cali fue cubierta con tela negra bajo la leyenda #SinArteNo, en lo que resultó ser una acción reivindicativa de los profesionales del arte y la cultura para que el gobierno declarara el estado de vulnerabilidad y emergencia de los trabajadores de este sector. Y  hace dos años esa misma imagen del de Belalcázar apareció con "una gran sonrisa" postiza, para conmemorar el Día Nacional del Cepillado Dental. Todo muy loco.
11 com

El refugio antiaéreo de Villanueva de Córdoba será Lugar de Memoria Democrática de Andalucía


Sala del refugio antiaéreo de Villanueva de Córdoba.

"Una especie de mezquita de columnas bajo tierra". Así define Francisco Moreno Gómez, en su libro Trincheras de la República, 1937-1939 (2013), el refugio antiaéreo de la Plaza de España de Villanueva de Córdoba. Según el historiador jarote, la obra fue mandada construir en 1938 por Aldo Morandi, jefe militar de la localidad, que funcionaba entonces como la capital de la zona republicana de Córdoba. La decisión debió ser más bien preventiva, pues Villanueva de Córdoba sufrió muchos menos bombardeos durante la guerra que otras localidades vecinas y la vida allí se desarrollaba con cierta tranquilidad, hasta el punto de que el belalcazareño Críspulo Márquez Espada, que perteneció al batallón de Morandi, escribió en sus memorias: "parecía aquello una pequeña capital de provincia, con su buen cine-teatro (El Teatro Variedades), sus concurridos paseos vespertinos y sus bailes bien nutridos de gente joven con ganas de divertirse…".

Según Juan Palomo, referencia ineludible para la historia de Villanueva de Córdoba, para la construcción del refugio se empleó el granito que salía de las propias excavaciones, mientras que los ladrillos fueron traídos de la finca Loma del Caballero, propiedad de Bartolomé Torrico. El edificio consiste en una amplia sala de 20 x 12 m, con cinco naves separadas por arcadas de doce robustos pilares de granito sobre los que se levantan arcos de medio punto de ladrillo. Cinco túneles de diferente longitud, compuestos por un zócalo de granito que sostiene una bóveda de cañón construida con ladrillos, le servían de acceso. Uno de ellos pasa por debajo de la parroquia de San Miguel.


Uno de los túneles de acceso al refugio.

En los años 80, por iniciativa del recordado Paco Tébar, se intentó su restauración, pero se desistió al encontrar el edificio totalmente inundado por las aguas subterráneas. Finalmente, en 2008 se abordó la obra, ya con Dolores Sánchez en la alcaldía, y se abrió el edificio al público, como monumento y como sala para actividades culturales.

Ahora, el Consejo de Gobierno de Andalucía ha acordado incluir al refugio antiaéreo de Villanueva de Córdoba en el llamado Inventario de Lugares de Memoria Democrática de Andalucía, lo que obliga a la Administración a su identificación, señalización y preservación. El citado inventario es lo que se llamaba hasta ahora Catálogo de Lugares de Memoria Histórica de Andalucía (de hecho, así es como aparece todavía en la web institucional), aunque la Ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía de 2017 impusiera esta nueva denominación.

En Los Pedroches, además del de Villanueva de Córdoba, puede visitarse el refugio antiaéreo de El Viso, también restaurado y musealizado. Asimismo, tenemos conocimiento de la existencia de varios refugios en Pozoblanco, aunque ninguno de ellos ha sido rehabilitado.


Detalle de los arcos.
5 com

"Soy Ana y padezco dolor crónico desde los 24 años"



A Ana Castro la conocemos como poeta de nuestra tierra, ganadora del Premio de Poesía Juana Castro en 2016 y del Premio Solienses en 2018 con su único poemario publicado hasta el momento, El cuadro del dolor. Pero Ana es también una ferviente activista en el campo del feminismo y, últimamente, también en la defensa de los enfermos con dolor crónico, como ella misma. Hace unos días ha iniciado una campaña de recogida de firmas en el portal osoigo.com para llevar al Congreso de los Diputados su petición de crear una política estratégica que aborde esta dolencia. 

Ana ha decidido plantear el problema en primera persona, poniéndose a sí misma como ejemplo de una realidad quizás no suficientemente conocida ni comprendida, no solo por la clase política, sino por la sociedad en general. El relato de su situación resulta estremecedor:

A mis 29 años he tenido que resignarme a abandonar mi puesto como Responsable de Comunicación de una gran empresa porque, poco a poco, he ido empeorando y el dolor se ha apoderado de todo. He tenido que aceptar que jamás volveré a ejercer de aquello para lo que me había formado, para el trabajo que me hacía feliz, porque mi cuerpo manda sobre todos y cada uno de los aspectos de mi vida. Ahora soy una pensionista menor de 30 años. Me han concedido incapacidad permanente para mi puesto habitual. Quizás algunos jóvenes soñarían por cobrar sin trabajar. Yo no: quiero aportar al mundo...

Hace unos cinco años, después de llamar a la puerta de muchas consultas, fui diagnosticada de un síndrome de dolor pélvico crónico complejo, cuya evolución, por supuesto, ha afectado a mi salud mental, haciendo constar en mi historial una depresión moderada, una elevada ansiedad y un ingreso en psiquiatría. Por supuesto, también ha afectado a lo físico: suboclusiones intestinales y autocateterismos frecuentes. Sí, he de sondarme para orinar, con los riesgos de padecer infecciones periódicas que ello conlleva y que padezco.

El dolor me ha dañado significativamente y causado un sufrimiento enorme, a mí y a las personas que me quieren. Cuando el dolor es constante un día tras otro... En algunos momentos, cuando el dolor es muy agudo, dejas de existir como persona. He tenido que pasar por un proceso de duelo personal, lo que supone aceptar que la Ana que subía las escaleras del metro a pie, por ejemplo, ya no existe. He tenido que empoderarme en mi dolor y construir una nueva Ana, que, ante todo, más allá de periodista, poeta o escritora, primero es feminista y activista en lo que concierne a la visibilización del dolor crónico y a demandar más investigación en salud femenina.

No tengo problema en reconocer que he sufrido un trastorno de la alimentación porque no entendía por qué había de alimentar a un cuerpo que no paraba de dañarme y jugármela, una y otra vez. Esta ira y rechazo hacia mi cuerpo me ha llevado a desarrollar un trastorno de conversión, una disociación entre mi cuerpo y mi cabeza que me provoca numerosos ataques en los que pierdo la vista, la capacidad de hablar, sufro convulsiones... Sin dejar nunca estar consciente y sentirme atrapada en un cuerpo que no reconozco como mío y que no me obedece.

Ya no creo en la felicidad ni albergo esperanza alguna. Creo en resistir y en hacer visible lo que supone padecer dolor crónico, un mal especialmente femenino. Creo en dar voz a todas esas mujeres que sufren día a día dolor como yo y que ven cómo el silencio se apodera de su cuerpo y en interpelar a la sociedad, a las instituciones y al Gobierno porque sufrir dolor no es normal e importa. Al fin y al cabo, son los demás los que tienen en sus manos tratar de mejorar nuestra calidad de vida un poquito, porque cuando el dolor llega lo hace para quedarse [Leer completo]. 

Ana pide a los políticos del Congreso de los Diputados que se sumen a esta tarea de "visibilización de lo que supone vivir con dolor crónico un día tras otro", sorprendida de que no exista "ninguna política estratégica y transversal para abordar el dolor crónico por parte de ningún partido". Lo que pide Ana es empatía con las personas (mayoritariamente mujeres) que sufren este mal, un cierto grado de comprensión pública e institucional que haga "que nos merezca la pena levantarnos una mañana tras otra a pesar del dolor: no sentirnos solas, sino acompañadas".

Quienes deseen sumarse a esta petición, pueden hacerlo pinchando en este enlace: osoigo.com. Hay que conseguir 1.500 firmas para que la llamada de atención sea efectiva y los políticos interpelados se vean obligados a contestar. Debemos hacerlo por todas las personas que sufren este dolor. Por todas las mujeres que lo sufren. Y por Ana.
2 com

Un verano lleno de libros

Escritores de Los Pedroches afrontan con novedades la próxima temporada.



Portadas de la nueva novela de Raquel Gil y de la traducción alemana de "El ángel dadá".

Parece que, después de tanta sequía, algo comienza a moverse en el mundillo literario de Los Pedroches. El Ayuntamiento de Villanueva de Córdoba ha anunciado la convocatoria del VII Premio de Poesía Juana Castro, dotado con 3.000 euros y cuyos originales pueden entregarse hasta el 30 de septiembre. El de Pozoblanco, por su parte, ha convocado sus premios literarios con motivo de la Feria de Las Mercedes, en las categorías de Narrativa “Antonio Porras”, Poesía “Hilario Ángel Calero” y premio Juvenil de Creación Literaria, con fecha de engtrega de propuestas hasta el 10 de agosto.

En cuanto a publicaciones, la noriega Raquel Gil Espejo acaba de lanzar a través de Amazon su novela Un puerto al que amar, con la que desea participar en el Premio Literario Amazon 2020. Se trata de una novela histórica ambientada en la Sevilla del siglo XVI y que tiene como protagonista a la joven Ximena de Moncada, una hija de esclava que sufre la doble discriminación de ser mujer y de ser negra.

Pilar Muñoz Álamo ganó este premio literario Amazon en su edición de 2018 con la novela Aquello que fuimos, candidata también al Premio Solienses 2019. Precisamente la propia Pilar ha anunciado estos días en sus redes sociales que anda dándole los últimos retoques a su nueva novela, de la que ha avanzado el título, Cuando la llamaste Claudia, y que verá pronto la luz. Pilar la ha descrito como "corta, directa, emotiva, desgarradora".

Según informa El Quincenal, próximamente va a presentarse en Sevilla la novela del pozoalbense Braulio Cantero Calero, dedicada a la memoria de su padre bajo el título Papá, ¿a qué hora nos levantamos mañana? Se trata de un recuento de vivencias familiares en torno al mundo de la caza desarrolladas en nuestra comarca.

También a punto de ver la luz está el nuevo poemario del artista polifacético villaduqueño José Luis Checa titulado ¡Cuidado! Algún día puedes ser tú el protagonista de estos versos, cuya presentación, prevista para la Feria del Libro de Córdoba, hubo de aplazarse a causa del brote de covid-19.


Fernando González Viñas en la biblioteca del Instituto Cervantes de Tokio [Foto: Facebook del autor].

El también villaduqueño Fernando González Viñas se marchó hace unas semanas hasta Tokio para participar en un club de lectura organizado allí por la Biblioteca del Instituto Cervantes en torno a su novela Esperando a Gagarin (que también fue finalista del Premio Solienses 2013). Este año se ha publicado la traducción alemana de su obra El ángel dadá (en alemán Alles ist Dada), un cómic que vio la luz en castellano en 2017 con dibujos de José Lázaro. Fernando es también el traductor al castellano de la obra del ángel dadá Emmy Hennings, cuyas novelas El estigma (2019) y Cárcel (seguido del poemario "Estrofas del éter") (2018) han sido vertidas por primera vez a nuestra lengua y publicadas por la editorial El Paseo.
10 com

"Que luchen contra esos monstruos internos"


Lectura del manifiesto LGTBIQ+ en Pedroche, este mediodía.

En Dos Torres y en Pedroche se han organizado actividades con motivo del Día Internacional del Orgullo LGTBI, con las cuales se pretende ofrecer una mirada más abierta sobre uno de los últimos tabúes que van quedando en el mundo rural. Carlos Moreno, concejal de Festejos en el Ayuntamiento de Dos Torres, habla en El día de Córdoba de lo mucho que aún queda por hacer "para que las personas Lgtbi+ puedan vivir sin miedo a la discriminación". Carlos dice no considerarse activista, aunque lo es. Se fue del pueblo huyendo y ha regresado, en un gesto de radical subversión. Quiere alzar la bandera de la reivindicación desde el PP, olvidando -o no sabiendo- que su partido se opuso con firmeza al mayor logro de normalización en la lucha homosexual en España, la ley 13/2005 que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo. El avance fue tan brutal y la actitud de su partido tan retrógrada que es normal que ahora se quiera olvidar aquello, pero la memoria es necesaria para continuar avanzando. Porque los símbolos ayudan, pero lo que realmente importa son las realidades.


Carlos Moreno coloca la bandera multicolor en el ayuntamiento de Dos Torres [Foto: Facebook Ayuntamiento de Dos Torres].

En Hoy al día, Faustino Habas denuncia haber sufrido agresiones ocasionales en Pozoblanco, ("a mi novio y a mí nos gritaron «maricones os vamos a matar»"), pero contempla el futuro con esperanza: "[Hay que] dar naturalidad a que dos chicos o dos chicas puedan besarse. Eso se observa en las generaciones que vienen. Llevo muchos años trabajando con niños y es curioso que en ambientes rurales, donde todo esto va con más retraso, ya lo ven con normalidad. Por ejemplo, tuve el caso de un niño que es adoptado, tiene dos madres y hubo una niña que se quiso reír de eso. El resto de niños la corrigieron y llamaron la atención al instante. Luego hablamos de ese tema. Pero la clave está en la normalización a través de la educación". Después surge el conflicto de quién abandera la reivindicación ("el hecho de que esa ley la aprobara un partido de izquierdas no significa que todo el colectivo sea de esa tendencia ideológica"), pero pretender diluir el mérito no ayuda a la causa, Faustino, porque unos siempre han votado a favor de los derechos sociales y otros en contra, y estas realidades son las que realmente importan.


Alberto Rueda, este mediodía en Pedroche.

Este mediodía, por su parte, Pedroche ha vivido otro de esos momentos emocionantes que dan sentido a la rutina colectiva de un pueblo. El Ayuntamiento había programado la lectura del manifiesto LGTBIQ+ y un acto simbólico de visibilización. Pero, por encima de las celebraciones institucionales, fue el elemento humano lo que, inesperadamente, puso las cosas en su sitio. Un joven de la localidad, Alberto Rueda, relató su experiencia. Solo frente al público, a las puertas del ayuntamiento, en mitad de la plaza pública, en un pueblo como sabemos que son nuestros pueblos, bajo un arco de globos multicolores, Alberto protagonizó un acto de suprema valentía al enfrentarse a sus demonios delante de la gente, hablando entre lágrimas de su infancia en el pueblo, de sus temores a ser diferente, de sus miedos a la reacción de su familia y amigos: "Yo me sentía diferente y no entendía por qué. No sabía quién era el culpable, si mi familia, si el colegio, y yo tenía mucho miedo a contarlo. Esto me obligó a llevar una vida paralela a la realidad durante muchos años. Viví con esa mentira durante años, incluso con el paso de los años yo mismo me creí mi propia mentira y no me daba cuenta de que poco a poco esta se hacía más grande y ocasionaba más problemas dentro de mí. Decidí salir de este pequeño pueblo. No culpo a mi pueblo, ni culpo a mi familia ni culpo al colegio ni a mi grupo de amigos. Sinceramente, culpo a la sociedad en general. En este pueblo la familia tradicional siempre ha predominado y nunca antes nadie me habló sobre orientación sexual o identidad de género. Al menos para mí eran palabras inexistentes. [Irme del pueblo] fue mi pasaporte de salida a la vida de mentira que llevaba hasta entonces. Me costó veinte años dar el paso".

Reconozco que nunca había asistido a una prueba tan honda de compromiso, a una confesión pública que era un grito de rebeldía contra lo vivido, pero no desde el rencor, sino desde el deseo de que lo sufrido no volviera a repetirse. Un ajuste de cuentas liberador. Alberto animó a quienes se encuentren en su situación a "que no tengan miedo a decir lo que sienten, que no tengan miedo al rechazo, que luchen contra esos monstruos internos y que siempre habrá alguna persona que esté a su lado". El público asistente, quizás impactado por la crudeza del momento, por la sinceridad absoluta de lo que allí se estaba viviendo, aplaudió cuando Alberto no pudo contener sus emociones y se abrió en lágrimas. Seríamos alrededor de cincuenta personas, unas amparadas por los toldos del bar, otras al puro sol inclemente de este verano. Cuando todo terminó y el joven se puso a repartir pulseras con la bandera multicolor, un hombre de mediana edad, con las hechuras recias del tremendismo rural, al que uno jamás imaginaría en actos de esta naturaleza, se le acercó y le dijo: "Desde hoy tienes todos mis respetos". Y los de toda la plaza, añadiría yo,
5 com

Las jornadas de historia de Pedroche homenajean a su torre


El historiador del Arte Juan Luque Carrillo ha abierto las Jornadas.

El siempre impresionante marco de la ermita de la Virgen del Castillo acogió un año más la inauguración de las jornadas sobre historia local de Pedroche, que este año cumplen ya su quinta edición. El alcalde de la localidad, Santiago Ruiz, y el concejal de Cultura, Pedro de la Fuente, saludaron a los asistentes y señalaron la importancia de estas jornadas para un mejor conocimiento del pasado de la villa, contando este año con el aliciente añadido de celebrarse el quinientos aniversario del comienzo de la construcción de la torre parroquial, emblema y símbolo identificativo principal de la localidad.


Vista de la ermita de Santa María del Castillo durante la inauguración de las jornadas esta tarde.

La primera ponencia ha estado dedicada precisamente a esta conmemoración, corriendo a cargo del Doctor en Historia del Arte Juan Luque Carrillo. Bajo el título "Sobre la torre parroquial de El Salvador de Pedroche (Córdoba) en el quinto centenario de su construcción. Intervención del arquitecto Juan de Ochoa", Luque ha realizado un recorrido por las diferentes etapas de construcción de la torre, señalando las aportaciones estructurales y decorativas de cada uno de los tres arquitectos que participaron en ella. Hernán Ruiz I comenzó la obra, utilizando materiales del antiguo castillo, en una fecha que podría ser 1520, al aparecer dicho año grabado en la cartela del tímpano de la ventana del primer cuerpo de la torre. Juan Luque, sin embargo, ha matizado que tal fecha podría tratarse también del momento en que finalizó la intervención del maestro Hernán Ruiz I, un arquitecto "tardogótico" que "introdujo el lenguaje renacentista en la provincia de Córdoba". Su hijo, Hernán Ruiz II, construyó el segundo y tercer cuerpo, trabajando en la torre hasta su muerte en 1569. Hernán Ruiz III aceptó continuar la obra, pero no llegó a realizar su proyecto quizás por desavenencias con el obispado. Finalmente, Juan de Ochoa, maestro mayor del ayuntamiento cordobés, asumió la realización del último cuerpo de la torre y del chapitel, finalizando la obra a finales de 1589 o principios de 1590, setenta años después de su comienzo.

Luque ha relatado que en 1588 Juan de Ochoa viaja a Pedroche por primera vez para ver el estado de las obras y tres meses después firma el contrato para terminar no solo esta torre de Pedroche, sino también la de la Catedral de la Sierra de Hinojosa del Duque. El ponente ha calificado la torre de Pedroche como "armónica y equilibrada" y, a pesar de haber participado en su construcción tres arquitectos a lo largo de siete décadas, resulta difícil delimitar a simple vista la intervención de cada uno de ellos.

Seguidamente, las jornadas han continuado con una visita a la torre, realizada en grupos reducidos que permitan guardar la distancia entre personas.


De izquierda a derecha, Santiago Ruiz, Pedro de la Fuente y Juan Luque, al término del acto.
6 com

El eterno retorno de La Colada


Vista del pantano de La Colada, hace unos años.

Resulta conmovedor comprobar cómo los nuevos van siguiendo los mismos pasos de sus antecesores. Criaturitas. No hay escalón en el que no tropiecen, como si nunca nadie hubiera subido antes esa escalera. Viene muy ufano el presidente del PP cordobés a manifestar su compromiso con la red secundaria de la presa de La Colada, que permitiría al fin que Los Pedroches pudieran utilizar el agua del pantano para algo más que el baño. Y ello porque recientemente el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía ha declarado "de interés autonómico" 17 nuevas infraestructuras hidráulicas para paliar los efectos de la sequía en varias zonas de Andalucía, entre ellas la conexión entre La Colada y el embalse de Sierra Boyera, tantas veces anhelada. Pero cuán largo me lo fiais.

El compromiso de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, de la que depende la iniciativa, es que las obras se inicien "de forma inmediata", para lo cual la redacción de los proyectos se llevará a cabo entre 2020 y 2021. Ya estamos. Difícilmente podrán iniciarse las obras de forma inmediata si ni siquiera está aún redactado el proyecto. Es más, el propio dirigente popular ha recordado que la Consejera de Agricultura afirmó el pasado mes de octubre en el Parlamento Andaluz que la Junta "ya tenía listos los pliegos para la licitación de este proyecto, y que estaba ya en el Gabinete Jurídico". En octubre. Pero ocho meses después, los papeles no se han movido de la mesa.

Esto debe ser lo que llaman el eterno retorno, el déjà vu constante. Hace pocos días hablábamos del CICAP, y La Colada es otra.  Por no remontarnos más atrás, que podríamos, en junio de 2018 el entonces consejero socialista de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de Andalucía, José Fiscal, anunció con la pompa habitual "el inicio este mes [junio de 2018] de la tramitación administrativa de las conducciones que posibilitarán la conexión entre la presa de la Colada con el embalse de Sierra Boyera". A comienzos de 2019 se licitarían las obras que, con un plazo de ejecución de "entre seis y ocho meses" estarían terminadas a comienzos de 2020. Qué risa da leer esto ahora, ¿verdad? Pues la misma que dará en 2027 (plazo estimado de finalización) comprobar que La Colada sigue siendo una gran piscina para el ocio colectivo, porque en esa presa ocurre algo y no nos lo quieren decir.
0 com

Nuevos números de "La alacena"

La Asociación para la defensa del patrimonio histórico de Pozoblanco "Piedra y cal" acaba de publicar en su web los dos últimos números de su revista "La alacena", correspondientes a los meses de enero y marzo de 2020. Voy a destacar un artículo de cada uno de ellos.

Del número 47 (enero, 2020) me ha despertado interés el titulado "Tallados de cantería que desaparecen de las aceras de las calles de Pozoblanco", donde se pone de manifiesto la actitud escasamente conservacionista por parte de la administración local en cuanto al mantenimiento de ciertas obras de artesanía rústica que han sobrevivido en las aceras de nuestras calles. Se trata de esos dibujos geométricos, que muchas veces son bases para juegos (los alquerques), tallados en las grandes lastras que forman el acerado tradicional, pero que últimamente están siendo sustituidas por placas de granito cortado y pulido. Véase este párrafo de Florencio Escibano:
“Tenemos que darle a nuestras casas más populares, toda la grandeza de un Arte Popular, de un pueblo serrano, darle a nuestra artesanía de tallado en cantería la importancia que se merece, la real, la auténtica, nuestras aceras, tienen que ser defendidas ante la Administración con sensatez, estas aceras de una belleza enorme, grande, son el mayor Patrimonio de nuestras esencias, de nuestras costumbres, de nuestro Arte Popular, como digo; sus grandes proporciones parecen estar hechas por romanos, pero no, fueron puestas por nuestros viejos".


Dibujos grabados en el acerado tradicional de Pozoblanco [Foto: La alacena].

En el número 48 (marzo, 2020), por su parte, destaco un ameno artículo, y sin embargo lleno de erudición, de José Luis González Peralbo sobre los apellidos de Pozoblanco. Tras repasar algunas curiosidades en torno a ellos (las combinaciones problemáticas, la inmigración levantina, los extranjeros, los genuinos locales...) llega a la explicación de por qué en documentos antiguos aparecen hermanos con apellidos distintos y ello le lleva a asegurar que "nuestro verdadero apellido original casi nunca coincide con el que nos identifica actualmente" y a concluir que:

Lo que pretendo expresarles es que si en casa tienen expuesto el supuesto o presunto escudo familiar, lo pueden tirar: lo primero porque ese escudo pertenece a una familia concreta de tal apellido y no a la suya aunque porte el mismo; y lo segundo porque en Pozoblanco, con casi toda seguridad, al seguir la línea principal ascendente comprobarán el frecuente cambio del primer apellido en su tronco familiar.

15 com

La parroquia responsabiliza al Ayuntamiento del cambio de color en la fachada de la iglesia de Cardeña

La parroquia de Nuestra Señora del Carmen de Cardeña emitió ayer un comunicado en el que informa de los motivos para el cambio de color en los paramentos exteriores de la iglesia, tal como se comentó en Solienses hace unos días. Según la parroquia, la eliminación del color albero actual en la fachada de la iglesia viene obligado "para dar cumplimiento a las normativas municipales vigentes". Desde el Ayuntamiento de Cardeña se notificó a la parroquia el contenido de dicha normativa para su cumplimiento de la siguiente manera: “De conformidad con lo establecido en las Normas Subsidiarias de Planeamiento de Cardeña, las condiciones estéticas aplicables dentro del Casco Urbano de Cardeña, Zona I, residencial con equipamiento de uso religioso serán: Predominio de la pintura blanca en los paramentos, reservando el uso de granito gris o pintura de imitación gris para zócalos, dinteles y recercados”.

Los tonos albero están siendo ya sustituidos por los grises [Foto: Facebook de la parroquia]

En consecuencia, desde hace unos días se está procediendo a cambiar el color albero original de cornisas y molduras, que concedían una imagen característica al edificio, por el color gris (imitación de granito) que viene recogido en las Normas Subsidiarias locales. Como ya dijimos hace unos días, la coloración de determinados elementos constructivos en tono albero constituye una característica decorativa de la obra del arquitecto diocesano Carlos Sáenz de Santamaría, autor, entre otras, de las parroquias de Cardeña y Conquista en los años cincuenta del siglo XX.

El color amarillo albero, obtenido a partir del pigmento de una roca caliza, se puso de moda en buena parte de Andalucía sobre todo a partir de la Exposición Iberoamericana de 1929 en Sevilla, aunque se trate de un color tradicional de la arquitectura sevillana al menos desde el barroco. Está presente también en numerosos edificios monumentales de la arquitectura cordobesa de los dos primeros tercios del siglo XX.

Resulta extraño que unas normas subsidiarias obliguen a una alteración tan significativa en el patrimonio monumental, cuando se supone que las ordenanzas deberían velar, precisamente, por el mantenimiento de los elementos originales de una construcción, respetando la concepción artística del autor de la obra y manteniendo su integridad como testimonio de una época que contribuye a conformar también la propia historia de la localidad. Es cierto que incluso la arquitectura histórica ha ido cambiando a través de los siglos de acuerdo a los gustos estéticos de cada momento (hoy, por ejemplo, nos resultaría aberrante ver la Giralda pintada de colores o contemplar la policromía que cubría el marmol de las estatuas clásicas), pero creíamos haber llegado actualmente al compromiso de que el respeto a la concepción original de una obra artística era el principio fundamental que debía regir en la legislación aplicable a cualquier actuación de restauración que se emprenda en un edificio patrimonial. Pero parece que no.