BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

Más que acción, frenesí

O, como dice la editora Lola Portal refiriéndose a la novela que le encarga escribir a Dan Foster: "¡Un thriller del copón!". Así es Currículum mortis, la última novela de Luis Murillo. El protagonista, un periodista que investiga en Estados Unidos sobre asesinatos múltiples, se topa de repente con una serie de indicios que le llevan a descubrir uno de los grandes misterios de la historia reciente (sobre el cual, por desgracia, la propia portada del libro ofrece tantas pistas que lo hacen previsible). Toda la novela se desenvuelve en un torbellino de acción frenética que nos presenta a Foster desayunando en San Francisco, almorzando en Manaos (Brasil) y pasando la noche en un hotel de Punta Cana (República Domincana), quizás habiendo hecho escala, mientras tanto, en Dallas y en Richmond. El periodista coge el avión como quien toma un taxi y en esa carrera de descubrimientos Luis Murillo despliega su maestría en el arte de atrapar al lector para que, una vez sumergido en la trama, con sus trampas y excesos, le resulte imposible abandonarla y sienta la necesidad (más aún, la ansiedad) de saber qué viene después, qué nuevo giro nos aguarda, que nuevo secreto intermedio acecha, aunque el final lo hayamos adivinado casi desde el principio. Al igual que sucedía con su anterior entrega, La púrpura negra, la nueva novela de la saga Dan Foster constituye un brillante ejercicio de estricta intriga narrativa que se desenvuelve entre organismos paraestatales secretos de la gama Millenium y enamoradizas agentes de la CIA de la fábrica 007, sin concesiones a cualquier reflexión, cuando la política hubiera sido tan oportuna. En medio de tanto cosmopolitismo no falta espacio para el terruño: los agentes de la CIA quedan a comer en Pedroches Valley, un restaurante español radicado en Georgetown. Cuando concluyen sus casi quinientas páginas el pulso del lector vuelve a sus niveles y uno, abandonado a la convención, agradece el buen rato pasado, que no es poco.

3 comentarios :

RAFA ANTÓN | domingo, febrero 12, 2012 1:10:00 p. m.

He leído la novela de Murillo y coincido en un 90 por ciento con la crítica firmada por Antonio. No recuerdo una narración tan entretenida en muchos años. Yo me la leí el verano pasado en un fín de semana, cuando me la había llevado para tener lectura en los quince dias de vacaciones.

Jmanuel Romero.Cuenca | miércoles, febrero 15, 2012 6:29:00 p. m.

También yo he leído la novela y la verdad es que me ha sorprendido gratamente el comentario de Antonio que de forma breve y certera ha sintetizado el contenido y sobre todo la intriga y la trepidante acción de la novela. Muy atinada y peliculera la comparativa de los organismo paraestatales de Milenium y los agentes de la CIA tipo 007, sin olvidar al Pedroches Valley, muy bueno.
El tema, la intriga y la acción me llevaron al final de la novela demasiado deprisa y eso me “costó” una segunda lectura más pausada y placentera

Luis Murillo | jueves, febrero 16, 2012 4:46:00 p. m.

Gracias por la crítica y por los dos comentarios. Y, sobre todo, porque los tres abundan en mi primordial intencion al escribir tanto CURRICULUM MORTIS como LA PURPURA NEGRA: entretener, entretener, entretener. Los colgaré en www.sagadanfoster.com y en www.lmurillo47.wordpress.com

Publicar un comentario