BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

El debate de la peatonalización

Una banda de música desfila por la calle Mayor de Pozoblanco.

A pesar de tratarse de una cuestión relativamente importante para la vida diaria de Pozoblanco, sigo echando en falta un debate ciudadano en torno a la peatonalización de la calle Mayor propuesta por el equipo de gobierno local. En el universo virtual autorizado tan sólo se ha leído hasta el momento la opinión osada de Miguel Ángel Cabrera, que ha decidido recientemente lanzarse también a la jungla digital.

Con el fin de contribuir modestamente desde Solienses a este necesario contraste de opiniones, hace diez días me dirigí por correo electrónico a cinco personas representativas de diversos sectores relacionados con los aspectos históricos, culturales, urbanísticos o sociales que intervienen en este asunto. Les pedía unas líneas en las que manifestaran su parecer en torno a la peatonalización de la calle, haciendo hincapié en que me interesaban más los aspectos puramente urbanísticos y sociales que los estrictamente políticos. Para mi sorpresa, tan sólo dos personas de las requeridas han aceptado hacer pública su postura (y, una de ellas, con el compromiso de mantener oculta su identidad), mientras que las tres restantes no han querido arriesgarse a manifestar su opinión (incluso, en algún caso, ni siquiera a responder excusándose). Son datos que dejo ahí para el análisis sociológico de la ciudad de Pozoblanco, por si sirvieran de alerta para algo.

A Conrado Castilla, profesor de Geografía e Historia, lo abordé porque es autor de algunos artículos de investigación en torno al urbanismo de Pozoblanco (como este y este) y podía ofrecer una visión documentada del asunto desde su perspectiva histórica. Así plantea él la cuestión:

Que la calle el Toro, hoy calle Mayor, ha tenido graves problemas para su urbanización es un hecho y a la vista ha estado que durante mucho tiempo no estuvo plenamente alineada, teniendo una anchura distinta desde la esquina de la calle San Rafael según fuésemos hacia abajo o hacia la avenida Villanueva de Córdoba. Lo que si estaba claro era el objetivo de la apertura de esa vía para ir desde el centro de la localidad hacia la zona de expansión urbana y económica de Pozoblanco a partir de la construcción del ferrocarril, podemos considerarla como la calle que habría de unir el casco histórico con la zona de expansión más moderna. Evidentemente esto supone que esta calle se convirtiera en zona de paso para aquellos visitantes que procedentes de otras localidades, bien en ferrocarril, bien mediante otros medios de transporte, se dirigieran hacia el centro, esto es, la calle Real y aledaños; y es por ello que aquí habría de situarse las principales tiendas desplazando así al menos en parte, a la calle Jesús. Como es lógico pensar, habría que buscar la máxima comodidad para circular por ella y es por esto que cuando el tráfico rodado se hizo más intenso hubo que buscar otras alternativas, y como está ocurriendo en otras muchas ciudades (Córdoba por ejemplo) se hace necesaria la peatonalización total o parcial de estas vías.

El problema creo yo que está más en como solucionar el acceso de vehículos al centro, problema no fácil de solventar dado el trazado urbano de esta parte de Pozoblanco, por lo que se hace necesario crear espacios de estacionamiento adecuados y a una distancia no excesiva.

Sin duda la peatonalización de la calle Mayor redundaría en una mejora de la accesibilidad de las personas que se dirijan a las tiendas y negocios situados aquí, además de que se podría potenciar el poder ir a pie desde el centro hasta el bulevar de la avenida Villanueva de Córdoba y el paseo de Marcos Redondo y alrededores donde se han ido creando espacios abiertos para el disfrute de los ciudadanos.

No es lo mismo pararse a ver un escaparate de una tienda situada en una calle donde estén pasando los coches o aparcados, no siempre bien, que hacerlo tranquilamente mientras se va dando un paseo, además de la posibilidad de situar aquí algunas terrazas y árboles que puede hacer más asequible la estancia por ejemplo en los días de calor.

No obstante habrá que buscar una solución adecuada, sobre todo para los residentes en esta calle, por lo que la reflexión y la negociación entre las partes implicadas se hace necesaria y yo creo que urgente si se piensa acometer la peatonalización de la calle Mayor en un plazo más o menos breve de tiempo, buscando siempre el bien general frente al particular, para así convertir esta vía en una parte más del centro simbólico de la localidad, una vez que el centro comercial se va desplazando hacia la avenida Villanueva de Córdoba y la zona norte, alrededor del paseo de Marcos Redondo.

La segunda persona que aceptó participar en el debate (aunque prefiere mantenerse en el anonimato, yo doy fe de que se trata de una opinión muy cualificada) hace hincapié en la necesidad de evaluar detenidamente las ventajas e inconvenientes de la actuación antes de su ejecución:


Estoy a favor del espacio urbano destinado al peatón. La ciudad que conocemos se ha construido determinada por las necesidades de movilidad y en la mayoría de los casos, la movilidad se ha malentendido, limitada a favorecer en exclusiva la supremacía del automóvil frente al ciudadano.

Pozoblanco no es ajeno a esta cuestión. El crecimiento urbano de la localidad, producido principalmente en los últimos 20 años, se ha realizado de acuerdo a las exigencias establecidas por el coche, olvidando aspectos esenciales como la calidad urbana, las zonas peatonales, la ubicación de los usos… en definitiva, ha dejado al margen una planificación urbana medida, razonada y razonable a largo plazo.

Las urgencias han promovido la mayoría de las actuaciones urbanas y resultado de aquello son todos los problemas que vivimos hoy: fundamentalmente la perdida de calidad urbana y la congestión propia de núcleos urbanos mucho mayores. En este contexto se plantea la peatonalización de la Calle Mayor.

Esta calle, esencial en la organización del tráfico de la ciudad, se ha configurado como una calle comercial. Cualquier modificación o cambio de su estatus actual condicionaría irremediablemente el tráfico de todo el municipio y la situación del pequeño comercio. Por tanto, antes de intervenir sería necesario evaluar el impacto que tendría la intervención y sopesar las ventajas e inconvenientes de varios factores esenciales. Apunto algunos de ellos:

- Perfiles de usuarios y horarios en que discurren por la calle Mayor: Particulares que la utilizan como vía de circulación para ir a diferentes lugares, particulares que van de compras, comerciantes que van a sus trabajos, transportistas que reparten en la calle Mayor o que pasan por ella para llegar a los lugares de reparto… y su incidencia a diferentes horas. Una modificación de su estatus perjudica la rutina de sus usuarios, que en este caso son prácticamente la totalidad de la población y gran parte de los foráneos que visitan Pozoblanco.

- Alternativas de uso: Obviamente, cualquier modificación del estatus actual de la calle Mayor debería de ir acompañado de una solución de tráfico alternativa, que permita el menor perjuicio posible, a todos y cada uno de los perfiles de usuarios. Esta solución alternativa, no se resume en cambiar el sentido de otra calle y más bien implicaría una reorganización profunda del tráfico en gran parte del municipio, porque la incidencia de la calle Mayor en el trazado municipal, así lo exige. A su vez, debería de habilitarse una bolsa de aparcamientos que favorezca a todos aquellos que van de compras.

- Calidad urbana: Estoy a favor de los espacios destinados al peatón frente a los que son territorio del automóvil. Pozoblanco es un municipio deficitario en zonas peatonales, motivado en gran medida por la mala gestión urbanística del municipio. No obstante, no es el lugar más apropiado para dedicar al peatón ya que se trata de una calle “de tiendas”. Las áreas peatonales que funcionan tienen bares, terrazas, restaurantes… y son lugares destinados al paseo y la estancia. De ahí que estos lugares tengan una orientación solar favorable y sean atractivos. Ninguna de estas condiciones se dan en la calle Mayor.

- Motivos que justifican la peatonalización de la calle Mayor: ¿Cuáles son? La peatonalización de una calle no es condición sine qua non para incentivar el comercio. Depende del caso y si bien es cierto que conocemos muchas calles peatonales en diversas ciudades que funcionan, también lo es que dichas calles no son, ni han sido nunca arteria principal en su ciudad.

- Conciencia urbana de los ciudadanos: En Pozoblanco existe una cultura del automóvil que viene de lejos. Hecho que sumado a la mala planificación urbanística, provoca el colapso y congestión que sufre el municipio. Por tanto, cualquier modificación del estatus de la calle Mayor debería ser posterior a una campaña que explicara los motivos y concienciara sobre el uso del automóvil.

- Costes urbanos, directos e indirectos: Tampoco se no ha dicho cuánto va a costar la operación. ¿Realmente es el momento de asumir riesgos? Por no hablar de la planificación de la obra, ¿cómo sería?, ¿qué repercusión tendría en la facturación de las tiendas de la calle Mayor durante los meses que durara la obra? En la situación actual, ¿podrían asumir esta situación?

- Soluciones “intermedias”: Una propuesta de peatonalización limitada a ciertos días y horarios contentaría a un mayor arco de población y serviría como banco de pruebas sobre las ventajas e inconvenientes de una peatonalización permanente. Su aplicación no tendría ningún coste urbano.

Con todo esto y mientras no exista un debate promovido por quienes tienen en su mano la decisión, entiendo que exista una desconfianza generalizada en los comerciantes y en gran parte de la ciudadanía. El asunto no ha sido objeto del análisis que merece. Espero que al menos y como debe de ser en estos casos, se comience a trabajar en las respuestas de todas las dudas que genera.

1 comentarios :

Anónimo | domingo, marzo 11, 2012 10:46:00 a. m.

La peatonalización no la ha pedido nadie, y creo que ahora mismo ni es necesaria ni Pozoblanco está preparado en tema de infraestructuras para llevarla a cabo. Por otro lado, hay que escuchar, no solo a los comerciantes, sino a los ciudadanos.

Razones para votar socialista (elecciones municipales de 2011):
7. Porque los integrantes de nuestra lista electoral no aspiran a mandar, sino a ponerse al servicio de la ciudadania pozoalbense.

8. Porque escuchamos a la gente, y queremos establecer un gobierno municipal participativo, que cuente con las aspiraciones y con las ideas de la ciudadania para hacer entre todos un Pozoblanco mejor.

Programa electoral del PSOE (elecciones 2011):
"Estableceremos un sistema de diálogo continuo con los empresarios de nuestra ciudad, siendo receptivos con sus demandas y buscando iniciativas consensudas...."

¿Dónde quedan estos propositos Sr. Pablo Carrillo Herrero?. Su programa electoral es rígido para algunas cosas y para otras no?. Por cierto en su programa no se habla de peatonalizar la calle Mayor sino de "establecer zonas de preferencia peatonal", que entiendo es diferente. Y por otro lado, recordemos que su programa electoral no ha sido refrendado por las urnas, sino por pactos, digamos "extraños".

Apliquese el cuento y escuche, pues el gobernante que no escuha tiene los dias contados.

Publicar un comentario