BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

La torre y los tiempos

Fotomontaje de la iglesia de Santa Catalina de Pozoblanco con las dos torres. [Imagen realizada por un colaborador de Solienses].

Con la que está cayendo, la anacrónica propuesta del pintor y poeta pozoalbense Florencio Escribano de construir la segunda torre de la iglesia de Santa Catalina de Pozoblanco -y la supuesta acogida que habría despertado su idea- no viene sino a demostrar que el Rey no es el único español que vive desconectado de la realidad que nos oprime.

La actual torre de la parroquia mayor de Pozoblanco se terminó de construir en 1909, según proyecto del arquitecto Mariano González Rojas, tras el derrumbe natural de la vieja torre en 1845 a causa de su estado ruinoso. La intención inicial era levantar dos torres gemelas a ambos lados de la puerta frontal, llamada del Santísimo, pero por motivos económicos se abandonó la construcción de la segunda. Se trata de una muestra más del eclecticismo arquitectónico tan común en las edificaciones de la época, con un primer cuerpo enlucido en blanco salvo en los sillares graníticos de las esquinas y un segundo que deja desnudo todo el aparejo, separados ambos por una gruesa moldura en listel. Un chapitel sobre moldura voladiza remata el conjunto.

Abordar en momentos de tan grave crisis económica un proyecto de naturaleza meramente representativa no dejaría de ser sino una muestra más de la ausencia de cualquier espíritu evangélico que domina en las relaciones actuales de la iglesia católica, como ha quedado patente en la reciente Semana Santa (con su obscena exhibición de riqueza en momentos de tanta pobreza). La inversión económica en semejante ocurrencia sólo contribuiría a dejar al descubierto otras ausencias más dignas de solidaridad cristiana, que van desde albergues de transeúntes a casas de acogida de mujeres maltratadas o centros de rehabilitación, en fin, cualquier iniciativa de apoyo real a los más necesitados. Y en todo el proyecto lo que más chirría es el presunto respaldo del alcalde de la ciudad, pues, en época de tantos y tan graves recortes en los servicios públicos básicos, resultaría totalmente inaceptable la dedicación de fondos procedentes de cualquier administración a una iniciativa meramente simbólica.

Torre de la iglesia de Santa Catalina de Pozoblanco

15 comentarios :

Anónimo | viernes, abril 20, 2012 2:33:00 p. m.

"Con su obscena exhibición de riqueza en momentos de tanta pobreza" queriendo o sin querer ha clavado usted las típicas frases de odio e intolerancia que en la II República se dedicaban a las procesiones católicas.

Anónimo | viernes, abril 20, 2012 4:53:00 p. m.

Querido Antonio:
Aunque sé que tus palabras van a provocar ampollas en más de una mente, nada más centrado y ético que proponer que el dinero que pueda emplearse en hacer la otra torre, con lo que nos está cayendo ahora mismo, es poco menos que una aberración.
Hay gente que necesita apoyo económico con esta crisis más que levantar torres. Dejemos eso para otros momentos.
Y respecto a la Semana Santa, no es sólo la Iglesia católica la que hace alarde de lo que no debe hacerse hoy: es mucha gente del pueblo que dejada llevar por la falsa idea de la imagen, comete el error de reflejar un sentimiento cristiano particular que excede las normas del buen gusto y la moderación. La cultura, nuestra cultura, por desgracia, es así, para lo bueno y para lo malo.
Un saludo, Antonio. Mi enhorabuena por tu acertado punto de vista.

Anónimo | viernes, abril 20, 2012 6:08:00 p. m.

Esto ha sido una ocurrencia de una persona en concreto. Lo preocupante es que, siempre según él, cuenta con el apoyo del alcalde y del párroco, personas que deberían parar los pies a una iniciativa tan descabellada y fuera de lugar. Habrá que ver que dicen estas personas al respecto. Por otra parte, también me preocupa que Antonio Manuel se haga eco y le de tanta importancia a una chorrada como esta, que si se hubiera dicho el 28 de diciembre se tomaría sin duda por una inocentada.

Anónimo | viernes, abril 20, 2012 6:17:00 p. m.

Será una frase llena de odio e intolerancia pero es absolutamente cierta.

Anónimo | viernes, abril 20, 2012 6:24:00 p. m.

¡Qué hipócritas podemos llegar a ser a veces! Resulta que la Semana Santa y la construcción de una nueva torre para la Parroquia de Santa catalina es una aberración porque es una muestra de derroche y despilfarro en tiempos de grave crisis económica. Por un lado, gracias a la Semana Santa y a la artesanía que está a su servicio hay mucha gente trabajando (orfebres, tallistas, imagineros, etc.) que si no existiera la demanda de las hermandades y cofradías estarían en el paro como gran parte de los españoles. Si se llegara a construir la torre de Santa Catalina no creo que se hiciera por arte de magia, sino con trabajadores que quizá se encuentren ahora en el paro. La cuestión es criticar y echar tierra encima de la Iglesia que, curiosamente, es la única que da de comer diariamente a miles de españoles que no tienen dinero porque no trabajan y porque sus políticos están muy preocupados en adoptar medidas que nos hunden más en la miseria o en robar el dinero público como estamos cansados ya de ver. Dejemos la crítica barata y vayamos a las raíces de las cosas porque parece que todos queremos trabajo para todos pero resulta que si ese trabajo es para la Iglesia resulta que lo consideramos como derroche y despilfarro. En fin, verdaderas bagatelas por no reconocer la verdad.

Anónimo | viernes, abril 20, 2012 7:09:00 p. m.

¡Desde luego...! Mira que la ocurrencia de construir una torre en una iglesia, aunque sea con aportación particular. No se le ha ocurrido a nadie que lo mejor sería construir un aeropuerto en la dehesa como el de varias ciudades españolas. O, puestos a divagar, ¿por qué no, un puerto de mar? La Junta pondría el mar y los tarugos, los barcos.
¡Oiga, en otros muchos sitios de España se han hecho y no ha piado nadie!

Anónimo | viernes, abril 20, 2012 8:25:00 p. m.

No se si la iglesia dará de comer¿ a cuantas personas todos los días? lo que sí se es que la jerarquía eclesiástica come muchos días con la financiación que reciben del gobierno, y ya está bien de que con nuestros impuestos vivan como marqueses.
Puedo estar más o menos de acuerdo con la iglesia( que dígase de paso es más bien menos)pero que el gobierno la financie me parece un disparate, y más con la que está cayendo.
Respecto al comentarista que nos asegura que si se construyera la torre trabajarían muchas personas, tambien trabajarían muchas si se construyera una residencia de ancianos que buena falta hace en Pozoblanco.
Respecto a lo que argumenta el editor del blog con relación a la Semana Santa, no podría estar más de acuerdo contigo Antonio.

Anónimo | viernes, abril 20, 2012 9:06:00 p. m.

Hemos hecho un circunvalación a cuatro kilometros del pueblo, hicimos un aparcamiento de camiones y ahora lo vamos atransformar en helipuerto, dejamos parada a pleno rendimiento una fábrica de pienso de las más grandes de España, construimos en la alineación de la avenida Marcos Redondo para alcanzar un record en el precio del suelo.
¿Alguién duda de que somos capaces de peatonalizar la calle " El Toro" o hacer una segunda torre de Santa Catalina?
Los tarugos tenemos un reconocido espiritu emprendedor, aunque otros pueblos envidiosos, como los noriegos, dicen que somos unos faroles.

Anónimo | sábado, abril 21, 2012 12:00:00 a. m.

Los que viven como marqueses o duques son los dirigentes de los partidos politicos y de los sindicatos con nuestros impuestos.

Anónimo | sábado, abril 21, 2012 9:36:00 a. m.

El gobierno no financia a la Iglesia, no le da un duro, la financiamos voluntariamente los que marcamos una X en la casilla de la declaración de la Renta, concretamente 7.260.138 millones de españoles en la última declaración.

¿Cuántos comedores para indigentes ha abierto y mantiene C.C.O.O.?
¿Cuántos hospitales para enfermos terminales ha abierto UGT?.
¿A cuántos enfermos de SIDA tratan los sindicatos?
¿A dónde puede ir un necesitado a pedir un bocadillo o comida para su familia, a la sede del PP, a la del PSOE, a CC.OO. a UGT.?

¡¡Pues todos estos y más viven de nuestro dinero.!!

Anónimo | sábado, abril 21, 2012 9:37:00 a. m.

LA ODIADA IGLESIA CATÓLICA SOPORTA:

5.141 Centros de enseñanza: 990.774 alumnos. Ahorran al Estado 3 millones de euros por centro al año. 107 Hospitales. Ahorran al Estado 50 millones de euros por hospital al año. 1.004 centros, entre ambulatorios, dispensarios, asilos, centros de minusválidos, de transeúntes y de enfermos terminales de Sida, un total de 51.312 camas.

Ahorran al Estado 4 millones de euros por centro al año. Gastos de Cáritas : 155 millones de euros al año , salidos de los bolsillos de los católicos españoles. Gastos de Manos Unidas: 43 millones de euros al año, salidos de los bolsillos de los católicos españoles. Gastos de las Obras Misionales Pontificiasomund: 21 millones de euros, que también salen de los bolsillos de los católicos españoles.

365 Centros de reeducación para marginados sociales: ex_prostitutas, ex_presidiarios y ex_toxicómanos; 53.140 personas.

Ahorran al Estado medio millón de euros por centro al año.

937 orfanatos: 10.835 niños abandonados. Ahorran al Estado Cien mil euros por Centro.El 80% del gasto de Conservación y mantenimiento del Patrimonio Histórico Artístico. Se calcula un ahorro al Estado entre 32.000 y 36.000 millones de euros al año.A todo esto tenemos que sumar que casi todas las personas que trabajan, colaboran, etc. con Cáritas, Manos Unidas, u otras organizaciones de la Iglesia Católica
son voluntarias sin sueldo alguno. Son personas que ayudan a los demás sin pedir nada a cambio.

¿En qué cifra se puede tasar esta colaboración si el Estado tuviera que hacerse cargo de ella.?

Anónimo | sábado, abril 21, 2012 10:36:00 a. m.

La cuestión de la torre y no inoportunidad se cae por su propio Peso. Lo que me preocupa, y no entiendo, es cómo una corrada cualquiera de un cualquiera puede adquirir carta de naturaleza. ¿Cómo puede ser que los medios de comunicación y autoridades den cancha a estos desvaríos..., y miles de cosas de importancia no salgan a la luz? De verdad que no lo entiendo. Y me gustaría que alguien me lo explicara.

Anónimo | sábado, abril 21, 2012 12:07:00 p. m.

Me parece que se están sacando las cosas de madre. Este ciudadano pozoalbense lo único que ha dicho, mirando un día la única torre existente, es que se podría construir la otra, que quedarían muy monas las dos juntitas. Como él no tiene dinero para construirla o pudiera ser que, teniéndolo, luego las autoridades, civiles y eclesiásticas, le negaran el permiso de construcción, pues se lo ha dicho al párroco y al alcalde para ver si había obstáculo administrativo. Le han dicho que no lo había y les ha parecido muy bien la idea. Hasta aquí todo muy normal pues el derecho a soñar existe. En muchas, muchísimas ocasiones, cuando se acababa el dinero para solar el suelo de una iglesia o acabar de construir una torre -la misma de Villanueva-, el obispo instaba al párroco a pedir dinero al vecindario. Y eran tiempos peores que estos. Siempre había "señoritos" o "señoritas pudientes" que, para ganarse un trozo de cielo, arrimaban una buena ayuda. Por desgracia ni "señoritos" quedan ya en los pueblos, que siempre eran un elemento pintoresco y retrechero fumando rubio del caro y con el bigote tostado del humo. Conclusión: en estos momentos tan grises hay que inventar sueños. Y granito a granito, nunca mejor dicho, con paciencia de hormiga, quén sabe si con la ayuda desinteresada de los costaleros en época de paro o de los cofrades de la Virgen de Luna, no conseguimos levantar siquiera un cuarto de la torre. Cuando ese cuarto esté levantado lo demás se dará, como dijo Cervantes, por añadidura, que nunca mejor dicho, por añadidura.
Un jarote con torre y con iglesia.

Anónimo | sábado, abril 21, 2012 2:56:00 p. m.

Cuantas torres podríamos haber levantado con:
- Plaza de toros casi inutilizada
- Pisos V.P.O. ? en los llanos
- Aparcamiento camiones inutil
- Pista atletismo que no puede usarse para competición
- Fundacion Aurelio Teno
Etc. Etc.
Y es mas si hubiesemos empleado ese dinero en arreglar la carretra del Iryda, ¿hace cuanto tiempo la podríamos tener abierta?
Y no si la carretera es compentencia de nuestro ayuntamiento, pero creo que nustro presupuesto hubiese estado mejor destinado a ella que a otras obras "faraónicas"

Muanuel H.

Anónimo | sábado, abril 21, 2012 11:08:00 p. m.

Esta historia de la segunda torre de Santa Catalina, en tiempos recientes y según recuerdo era la segunda fase de la aportación popular para el arreglo de tejado de la iglesia y el remate de aguja que hoy vemos.

Recuerdo la forma curiosa en que se hizo aquella colecta popular donde se realizaba la publicación en boletines periódicos de cantidades y nombres de donantes, me imagino que con la intención de “pues yo doy más”.

Una cosa es la aportación de feligreses para una obra esencial, otra cosa es el espíritu de ostentosidad y poder que transciende detrás de la segunda torre. Antes, en la Edad Media cuando se construía un castillo-palacio, las torres de éste marcaban el poderío del propietario, ¿Acaso hay quien se siente aún en la Edad Media? Yo para mí que así se creen algunos.

Publicar un comentario