BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

Informe de excavación de La Losilla de la campaña 2016


Detalle de la esquina sureste de la tumba n. 10 en la sección 11 con la estructura de opus signinum destruida, tal vez la piscina bautismal de una planta más antigua. (Foto: F. Schlimbach)

El Instituto Arqueológico Alemán (DAI, por sus siglas en alemán) ha publicado su memoria de actividades correspondiente al año 2016. En él se incluye el informe de excavación del yacimiento tardorromano de La Losilla en Añora (en alemán), una intervención arqueológica de la que venimos dando cuenta de modo detallado en Solienses desde sus inicios en 2013 [ver comentario sobre informes de excavación de 2014 y 2015]

La campaña de octubre de 2016 en La Losilla fue la segunda dentro del Proyecto General de Investigación promovido por el DAI y también será la última dirigida por la delegación de Madrid, pues desde de 2017 (y hasta 2020) el proyecto será continuado por el Departamento de Arqueología Cristiana e Historia del Arte Bizantino de la Universidad de Göttingen (Alemania).

Como en las campañas anteriores, los trabajos de 2016 continuaron tanto en el interior de la iglesia visigoda como en el área de edificios seglares localizados al sureste de ella. En cuanto al interior de la  iglesia, se han encontrado indicios de un lento derrumbe primero de la techumbre del edificio y luego de las paredes laterales, lo que sugeriría un colapso progresivo de la construcción después de su abandono, que no obedecería, por tanto, a una destrucción violenta. En cuanto a las tumbas que se investigan en el interior de la iglesia, destaca la número 9, localizada en la nave central occidental entre dos pilares de la arcada (lo que parece sugerir una posición privilegiada), que contiene los esqueletos y restos esqueléticos de al menos cuatro enterramientos, con dos esqueletos en posición supina. Como ajuar, solo se ha encontrado un anillo en el dedo de uno de los difuntos. También se han excavado varias tumbas de diversa factura que no habían sido saqueadas previamente, la mayoría de ellas reutilizadas.

Ha llamado asimismo la atención de los arqueólogos la aparición en el interior de la iglesia de diversas paredes secundarias, que podrían corresponder a muros de separación litúrgica que delimitarían espacios destacados, como un coro o una división entre el altar y el área de la comunidad. Finalmente, ha sorprendido la aparición de restos compatibles con una piscina bautismal que correspondería a una iglesia anterior a la basílica que ahora se excava, lo que demostraría que no estamos ante el primer edificio de culto cristiano de la comunidad local, como ya avanzó Fedor Schlimbach, director de la excavación, en un artículo en mayo pasado.


Jarra pequeña fragmentada con decoración de línea ondulada. (Foto: A. Kurz)

El informe se refiere también a los análisis de Carbono 14 realizados en cuatro muestras materiales, de las que ya habló Schlimbach durante su charla de este verano en Dos Torres: una de madera (procedente de un ataud, que no ofreció resultados fiables, probablemente a causa de un tratamiento de madera con conservantes basado en aceites que reduce el contenido de carbono), dos de carbón (una viga de madera del techo y un fragmento tomado de la cámara de combustión del horno exterior) y una muestra ósea (de un hueso humano de la tumba número 4 en el pasillo norte de la basílica). Los análisis confirmaron las cronologías que se vienen manejando desde el principio: hacia el siglo V se habría levantado la iglesia más antigua, a finales del VI o comienzos del VII se habría erigido la basílica de tres naves separadas por arcadas, con sucesiva implantación de la necrópolis e instalaciones litúrgicas secundarias, y en el siglo X se habría abandonado todo el complejo.

El informe concluye destacando el potencial de investigación que el yacimiento aún posee, dados los numerosos interrogantes que los nuevos hallazgos continúan planteando.

1 comentarios :

Anónimo | miércoles, diciembre 27, 2017 1:42:00 p. m.

Poquito a poquito se van obteniendo resultados. Esperamos que no tarden mucho en completar las excavaciones y que las conclusiones sean favorables para nuestros intereses y que no se queden en el olvido estos estudios como pasa en tantos lugares.

Publicar un comentario