Lo más leído en los últimos días

BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Patrimonio perdido de Los Pedroches/14. El convento de San Diego de Hinojosa del Duque.


Vista aérea del convento y colegio-seminario carmelita, donde se aprecia la iglesia y los dos claustros con sus dependencias anexas. Detrás se distingue la ermita de San Sebastián. Hoy sólo perviven los dos templos. (Pinchar la imagen para verla más grande).

La pérdida irreparable de este inmenso bien patrimonial, que hunde sus raíces en el siglo XVI, resulta una de las más difíciles de aceptar, quizás porque ocurrió hace apenas treinta años y sin ninguna razón que lo justificase. O sólo una: hoy la llamaríamos especulación inmobiliaria.

El convento de San Diego fue fundado por los franciscanos en 1591 y sus orígenes los conocemos, como los del resto de conventos de la orden (ya hemos hablado de los conventos del Socorro en Pedroche y San Alberto del Monte en El Viso), gracias a la Historia de la santa provincia de los Ángeles de Andrés de Guadalupe. Su suerte también fue pareja a la de aquellos: los decretos de exclaustración y desamortización en la primera mitad del siglo XIX significaron su abandono y su ruina.

Todo pudo acabar ahí, como ocurrió con los dos monasterios citados y otros, pero el convento de San Diego, sin embargo, gozó de una nueva vida gracias a la Orden Carmelitana. Según Juan Ruiz, fue en 1890 cuando, por iniciativa del presbítero hinojoseño Francisco de Paula Romero Bolloquí, se levantó de sus ruinas el viejo convento conservando apenas unos cuantos muros y alguna dependencia que pudo salvarse. El claustro ("muy esbelto y elegante") fue todo de nueva planta. La iglesia se reconstruyó conservando partes de los siglos anteriores, aunque se rehicieron completamente la capilla mayor (resto probablemente de la antigua ermita de San Gregorio, de la que hablaremos otro día) y la capilla del Sagrario.

Torre del convento carmelita en 1965, hoy desaparecida.


Desde su refundación se creó en este convento un Colegio de Segunda Enseñanza para alumnos externos, aunque entonces apenas se mantuvo cuatro o cinco años debido a la inexistencia de internado. Pronto, sin embargo, se adquirieron unos terrenos colindantes al convento para levantar allí, alrededor de otro grandioso claustro, el nuevo edificio de un colegio, el cual, desde 1901 y con el nombre de Colegio Nuestra Señora del Carmen, admitió ya internos y se mantuvo abierto hasta 1933. Durante casi todo este tiempo el centro educativo funcionó también como Seminario Menor Carmelitano de la Bética. Tras la guerra civil se reanudó la actividad docente hasta su suspensión definitiva en 1967.


Claustro del seminario carmelita (Foto: Archivo Municipal de Hinojosa del Duque).

A tan magnifica institución educativa y religiosa, que tanta importancia tuvo para la vida social y cultural de Hinojosa del Duque y de toda la comarca, le quedaba aún otra estación de penitencia. A mediados de los años setenta del siglo XX todo el convento, excepto la iglesia, fue enajenado (dicen las lenguas que por seis millones de pesetas) y a continuación derruido totalmente para levantar en su solar los bloques de viviendas que hoy existen. Viendo ahora las imágenes que han perdurado de tan grandioso edificio nos preguntamos, una vez más aturdidos por la confusión, cómo tal infamia pudo ser posible.


Hoy sólo se mantiene en pie la iglesia. Los claustros del convento y el colegio-seminario han sido sustituidos por los edificios de viviendas que se ven en la imagen.

23 comentarios :

Anónimo | jueves, octubre 22, 2009 3:29:00 p. m.

Es una lástima. Así nos va en todo. No demostramos el más mínimo interés por lo que nos rodea porque no lo estimamos. Debería haber una ley que impida a los Alcaldes o a la Iglesia abandonar o destruir edificio singulares (o cortar árboles).

Anónimo | jueves, octubre 22, 2009 5:31:00 p. m.

La verdad es que viendo la foto...impresiona mucho ver lo que queda en la actualidad, y lo digo como hinojoseño que soy.
Mi padre y mucha gente que conozco estudiaron en dicho colegio y es unba lástima que se permitan actuaciones como esas, y de n plumazo se elimine algo asi, para hacer viviendas. Quizás en la actualidad no hubiese pasado algo asi, auque nunca se sabe.
Me consta que debajo del altar de dicha iglesia, se conserva una cripta en la que estan enterrados muchos carmelitas de dicha orden.

UN saludo!

Palote | jueves, octubre 22, 2009 9:02:00 p. m.

Los especuladores del ladrillo han hecho siempre lo que les ha dado la gana (con dinero por medio, claro). Más o menos como en la actualidad.
Los vecinos a mirar y callar.No han pintado nunca nada. Más o menos como en la actualidad

Anónimo | jueves, octubre 22, 2009 9:05:00 p. m.

Sin contar la Iglesia de San Juan (Catedral de la Sierra), creo que éste era el mejor y mayor edificio de Hinojosa.
Una pena que, unida a la falta de un orden urbanístico a la hora de construir viviendas particulares en Hinojosa, hacen que un bello pueblo se haya convertido en un conjunto de construcciones sin lógica alguna.

Paco Godoy | martes, octubre 27, 2009 9:35:00 a. m.

Acabo de ver la información sobre el Convento de los Carmelitas de Hinojosa y me han venido muchos recuerdos a la memoria. Fue una gran pérdida patrimonial, de la que el mismo arquitecto que dirigió el derribo y la nueva urbanización se arrepintió años después.
Allí estudiamos y forjamos parte de nuestra identidad muchos jóvenes de los pueblos de los Pedroches, que ahora son profesores, conservadores de museos, arqueólogos, periodistas, presentadores de televisión, médicos, etc.
Tenía fotos de su interior pero la imagen global del convento me ha impactado, por todo lo que ha desaparecido, volviendo a recordar muchas de las historias allí vividas durante los cuatro de internado.
Por cierto, como centro educativo funcionó hasta 1975, fecha en que marché de Hinojosa a Córdoba

Anónimo | martes, junio 01, 2010 9:02:00 a. m.

Interesante el reportaje. Como alumno que fuí (año 1951-60),profesor y miembro de la Comunidad tambien hasta el año 75, conviene precisar que se hiciron todas las gestiones posibles ante el Ayuntamiento y la Delegación Provincial de Educación para conservar el edificio como centro educativo (Instituto, Colegio de Primaria, etc.)dadas las características y amplitud del mimo, pero no fué posible porque, según nos dijeron, era muy costoso adaptarlo a las exigencias del Ministerio. ¿Excusa barata? Creo que sí, a juzgar por comentarios de la misma Delegación que llegaron a nuestros oídos, pero que en "aquellos tiempos" del tardo-franquismo, pero franquismo al cabo,no era posible desvelar. Mantenerlo como Seminario no era factible, pues la demanda iba escaseando a ojos vistas y en los pueblos de la comarca iban constuyendo más colegios e Institutos, con lo que la demanda del internado era casi inexistente, pero mantener tamaño edificio sin colaboración municipal, provincial o estatal era misión imposible. No era la intención de la Orden Rreligiosa dejar Hinojosa, la prueba es que la parroquia aún permanece, todo se resumía en la imposiblidad de mantener tal edificación sin uso con el peligro añadido de la ruina sobrevenida de no cuidarlo.
Ese es el origen de la pérdida de ese patrimonio artístico y cultural. ¿Qué hubiera ocurrido hoy? Seguro que no se destruye, porque hay otra mentalidad y el pueblo, de alguna manera, se hubiera opuesto. Eran otros tiempos políticos. ¿Pelotazo urbanístico? Lo sería para los compradores, porque la cantidad fué ridícula para la Orden en proporción a la envergadura del inmueble. Aludió la empresa que había mucho que derribar...¡Será verdad!
Amigos hinojoseños: esa es parte de la historia de la desaparición del "Convento", los que lo vivimos desde pequeñitos y de mayores, lo añoramos y mucho.
Un recuerdo muy cariñoso.
Miguel García

Anónimo | lunes, enero 24, 2011 11:20:00 a. m.

Cuando veo estas fotos me emociono,y al mismo tiempo me dá tristeza por lo que han hecho.
Hinojosa fué gran conocida por su FERIA de ganado y como no, por su SEMINARIO MENOR DE CARMELITAS.(Sin menos preciar a su CATREDAL).
Si al menos hubieran dejado los dos patios principales...
En efecto sí que hay un pequeño cementerio debajo del ALTAR MAYOR,que se accedía por una puerta con rejas, desde una sala donde guardábamos las sotanas los externos,(marianos antes del tercer curso)y estaba junto a la SACRISTÍA.
Aunque hace cuarenta y siete años que me fuí de Hinojosa no la he olvidado.
Saludos para todos y gracias a estas páginas de internet para poder recordar y expresar esos momentos.
Sebastián

Anónimo | viernes, junio 03, 2011 11:13:00 a. m.

De auténtica verguenza,y de pena y desolación que hicieran lo que hicieron con esta joya histórica en su momento. Los responsables de este atropello histórico y aratistico me imagino que se habrán sentido y se sentirán orgullosos si queda alguno de tan magna hazaña.

Anónimo | martes, diciembre 27, 2011 1:19:00 p. m.

Emocionante ver esta página del antiguo seminario en el que se han vivido muchas historias; tristeza y rabia pasear por delante de los nuevos pisos que se comierón mil aventuras ocurridas en él a los que allí pasamos unos años con padres y frailes como Miguel, Juan, Tarsicio, Muñoz, Ceballos.

Juan Pazos Quijada | martes, enero 03, 2012 6:58:00 p. m.

Yo estudié en Hinojosa durante 3 años, desde 1954-57 y era de un pueblo de Sevilla, llamado Puebla de Cazalla, donde era precisamente el Prior por entonces. P. Jaime, y siento una pena muy grande porque siempre he llevado al Seminario en mi corazón y veo que ya ni puedo ir a visitarlo porque ya no existe y su voy a Hinojosa y si no está lo que más quiero, para qué ir. A veces hasta veo aquella pobre mujer que decían que estaba loca que hacía gestos con la mano entrar en la iglesia y desde el coro la contemplábamos con alegría porque para niños que éramos nos las hacía y además no hacía daño a nadie. Pienso por ello que esa señora fue al cielo sin tener que pagar ningún peaje, mientras que nosotros que nos consideramos muy listos y demás, tendremos que pagar mucho antes de entrar. Fueron tres años de mucha disciplina, mucho estudio, muchos rezos, pero muy añorados y no comprendo cómo esos dos claustros que estaban rodeados de aulas, amén de un salón de acto, refectorio y demás, no se hubiera hecho un colegio para gentes del pueblo u otra cosa, pero sin tener que hacer desaparecer esa joya que tenía el pueblo. No lo comprendo.Soy Juan Pazos Quijada y áun me acuerdo de muchos compañeros del mismo pueblo que estudiaban allí y eso no se olvida ni se olvidará nunca.

Anónimo | lunes, enero 16, 2012 12:39:00 a. m.

Destruyendo nuestro antiguo seminario alguien nos ha robado parte de nuestra infancia. Tantos años pasados entre esas impresionantes columnas de piedra, esos amplios corredores,esos patios donde jugábamos en feliz mezcolanza niños de tan diversas edades, esas aulas donde aprendimos a ser algo de lo que hoy somos, tantos recuerdos de escenarios hoy desaparecidos... Soy de Hinojosa; vuelvo a ella con frecuencia y, apesar de los años transcurridos, nunca he dejado de sentir cierta congoja al pasar por donde nuestro antiguo y desaparecido seminario estuvo.
J. Leal

Anónimo | martes, enero 24, 2012 7:43:00 p. m.

YO ESTUVE EN EL AÑO 1.965,Y MAS VALE QUE NO HUBIESE VISTO LO QUE HAN HECHO CON EL SEMINARIO,QUE VERGUENZA,YO NO SE COMO LO HAN CONSENTIDO LAS GENTES DE AHI

Anónimo | sábado, mayo 05, 2012 1:44:00 p. m.

no lo conservateis porque no quisiteis
Pr.. Mi.. Ga... de las gabias.

Pindongo | jueves, octubre 24, 2013 1:40:00 p. m.

Me pasa lo que a Leal(a quien recuerdo perfectamente, por ser dos cursos mayor), siento congoja, sólo estuve una vez en Hinojosa después de derribar el edificio y no creo que vuelva. Quise mostrarles a mi señora e hija los lugares por donde me moví en mi adolescencia y primera juventud, el resultado, se lo pueden ustedes imaginar. Hicimos visita turística, Catedral, El Cristo de las Injurias, Castillo de Belalcázar.... pero el amargo sabor de la visita, no me lo quita nadie.-

Anónimo | miércoles, enero 29, 2014 11:02:00 a. m.

Yo también fui alumno desde julio de 1963 hasta julio de 1967. He quedado sobrecogido y consternado al saber el ,criminal derribo de tan importante y emblemático edificio. Semejante atropello dudo este exento de una maléfica y y calculada actuación. Cui prodest?. Ya no vamos a rehabilitarlo por mas que lo lamentemos, pero el daño arquitectónico y medioambiental: recordar la espadaña ahora destruida, donde anidaban las cigüeñas legendarias, los claustros, la contramina....No me creo ninguna de las excusas argumentadas, son tan débiles que se caen por su propio peso. 6 millones de pesetas costaría solo derribarlo. Y destinos podrían haber sido muchos, incluido el de viviendas unifamiliares, instituto, colegio......con un plan serio se podría no solo haber mantenido sino 'mejorado'. La mentalidad es la de siempre: Si los hechos se acometen con honestidad las cosas salen bien, si prima la especulación y el interés, malo., pero en este caso además 'torpe. Solo los hechos definen la condición moral de las personas: el resultado de sus actos los define buenos o malos. Este es un caso palmario y paradigmatico de insensatez. Pues yo tenia ilusión por viajar al cabo de los años, pero ya no creo, porque lo pasaría mal. Un saludo a todos los que tuvimos la suerte de convivir en tan preciado entorno, ya por desgracia irrecuperable.

Anónimo | miércoles, julio 09, 2014 1:16:00 a. m.

La cripta todavía existe, y se pueden distinguir perfectamente las tumbas. Impresiona y mucho. Ni mucho menos conocí el seminario, pero si estoy muy enterado de la historia del mismo. Me imagino como sería y cuanta vida le daría a Hinojosa.

Los antiguos estudiantes os invito a que volvais a reuniros con parte de vuestro pasado. La vida es una, y pasa deprisa. Hinojosa espera vuestra visita. Mil gracias.

Anónimo | martes, febrero 10, 2015 1:45:00 p. m.

Como varios de los que me anteceden en su comentario, me he quedado chafado al enterarme del triste final que ha tenido este Seminario de vocaciones mariano-carmelitas de la provincia Bética, que era como se llamaba en la época en que estuve allí: 11 de junio de 1951 hasta el final de julio de 1954. Recuerdo que en aquella época era Maestro de Alumnos el P. Tarsicio Mª Agudo Fernández; el prior era el P. Ángel Mª Andrade; allí residía el provincial, P. Gregorio Barbancho y el P. Pablo, tenaz orador (nunca he visto una persona cuyo nombre sea una expresión tan perfecta de su Santo onomástico). Profesores civiles tuve dos, pero sólo me acuerdo de uno de ellos: Don Amadeo Tauler, profesor de Geografía e Historia, bastante supersticioso (demudaba su rostro cuando veía una serpiente aunque sea dibujada en la pizarra) y practicaba el hipnotismo. Yo asistí a varias sesiones. Creo recordar que le era muy fácil poner en trance al sujeto, dado que llevaba unas gafas de las llamadas "cubo de vaso" que le hacían sus pupilas pequeñas, redondas y brillantes; si te miraba fijamente ya te podías dar por hipnotizado. Tengo unos recuerdos imborrables de mi estancia allí, Fui solista tiple segundo -mezzosoprano- (el solista tiple primero -soprano- se llamada José Galindo García, de Osuna, que tenía una voz preciosa). Cantamos muchas veces las misas pontificales I y II de Lorenzo Perosi en el coro de la iglesia (hoy las tengo en CD para oírlas de vez en cuando). También me acuerdo de las partidas de frontón, de la noria que había detrás de él y del comedor en donde casi siempre era lector hasta que el padre que presidía la comida, sobre todo en los domingos decía "prosit" con lo que el lector callaba y se podía hablar con el compañero de al lado. En fin..... todo ya irrecuperable.
Pues esto ha salido porque he intentado ver por Google maps el mejor camino para ir a Hinojosa y visitar el convento por si quedaba alguien conocido. Solo tengo desolación.
Antonio Guerrero.

Anónimo | miércoles, febrero 11, 2015 3:47:00 p. m.

Abundando en mi comentario de ayer, quiero volcar aquí, si se me permite, algunos recuerdos que aún perviven de manera vívida en mi memoria. Piénsese que yo estuve allí desde los 11 a los 14 años, edad en la que se quedan grabados en la memoria muchos detalles.
El edificio tenía dos claustros. El primero, pequeño y ajardinado era el que se encontraba nada más entrar en el convento a través de la portería –regentada en aquel tiempo por D. Antonio, padre del Padre Cecilio, ambos oriundos de un pueblecito de Granada llamado Churriana de la Vega-. Entrando en este claustro, en el rincón de la izquierda y sobre su tejado, aparecía la silueta de la torre de la iglesia con su nido de cigüeñas (a un cigoñino lo rescaté que se había trabado por las patas entre el tejado y el canalón, me lo agradeció dándome un picotazo en una pierna, cuya cicatriz aún conservo. Lo hice sin pensar en el peligro que corrí al transitar por el tejado y hasta el mismo borde, sin protección física alguna. Sólo me movía el pesar de que sin mi auxilio, esta ave corría peligro de muerte. Supongo que la Virgen del Carmen me sostenía con su mano. Sigo dándole gracias por ello). Las ventanas de la planta superior eran de las celdas de la clausura de los frailes. A la derecha de este claustro y a través de un arco, se accedía al claustro del colegio, que es el que aparece en la foto de más arriba. Las dependencias de alrededor de este claustro eran fundamentalmente las clases. A la izquierda y en el arranque de la escalera se encontraba el comedor de alumnos. Yo era lector habitual durante las comidas –llegué a aprenderme de memoria algunas vidas de Santos, ya que el libro era un Santoral-. Esto sucedía diariamente, pero en los domingos y fiestas, el padre que presidía el refectorio decía “prosit” (aproveche) y esa palabra significaba que podíamos hablar entre nosotros y el lector se iba a su puesto en la mesa. Por ese mismo arco del arranque de la escalera, se accedía al campo de deportes (frontón, campo de fútbol, etc.).
Por motivos de espacio, continuará….

Anónimo | miércoles, febrero 11, 2015 3:48:00 p. m.

Continuación….
Subiendo por esa escalera y en la planta primera, a la izquierda estaba el salón de estudios y en su fondo una pequeña habitación que era la oficina de alumnos. Yo actuaba como “oficinista” ya que me encargaba de enviar a los familiares de los alumnos, las notas mensuales (el borde de la cuartilla de las notas era de color diferente según la nota media obtenida: marrón carmelita para los sobresalientes (9-10), azul para los notales (7-8), roja para los aprobados (5-6) y negro para los suspensos (menos de 5). En el ala izquierda estaban los dormitorios de los internos y a continuación los lavabos y servicios.. A la derecha de la escalera había unas habitaciones, una de ellas era el laboratorio de química. Yo experimenté algunos compuestos químicos, inicio de una carrera posterior. En el rincón de la derecha estaba la capilla a la que diariamente asistíamos a primera hora de la mañana, y una puerta que comunicaba con la clausura. Atravesando esta clausura se llegaba al coro de la iglesia. Fuera de esto, también recuerdo a los “campanilleros” que los domingos de madrugada hacían su ronda; a la procesión, alrededor del 20 de enero del “Santo en coreto” como le llamaban a San Sebastián (por estar desnudo en enero), y la visita a ayudar a misa al convento de las Concepcionistas monjas de clausura cuyo convento, temo, habrá seguido el mismo camino que el de los Carmelitas. Alguien puede confirmármelo?. Recuerdo a un padre Luciano que cantó misa por aquellos años y vecino de La Lancha o de El Viso, y de otro que fuimos a Almodóvar del Rio (también de Córdoba) en su primera misa como misacantano. Otro compañero mío que era de Pedroche, creo, se llamaba Cipriano. Profesó y según me enteré, estuvo en Madrid, en la calle Ayala, en el Santuario del Carmen.
Me gustaría que, ahora que está de moda eso de las “redes sociales”, pudiéramos relacionarnos esos antiguos alumnos y compartir recuerdos y experiencias. Creo firmemente que la formación adquirida por todos los que pasamos por aquel centro, hemos gozado de la mejor experiencia intelectual y humana que darse pueda. Esta relación puede hacerse, bien a través de esta web o privadamente. Mi email: guerreropozo@telefonica.net
Antonio Guerrero.

Anónimo | martes, septiembre 06, 2016 11:25:00 a. m.

conoció alguno de ustedes al padre José Merino Garrido

Anónimo | martes, septiembre 06, 2016 11:26:00 a. m.

conoció alguien durante los años 55-60 al clerigo Jose Merino Garrido

Juan Miranda | miércoles, septiembre 14, 2016 2:42:00 p. m.

Yo fui Mariano, que asi se nose denominaba a los seminaristas, desde el curso de 1961 hasta 1965. Me acuerdo sobre todo de las excursiones a Fuente La lancha, donde tenian pertenencias los padres, con una gran huerta y una balsa donde nos bañabamos.

Santiago Esteban Hernán Martin | sábado, marzo 25, 2017 10:24:00 a. m.

Hola, soy de Puebla de Alcocer y no estudie en el seminario carmelita, pero lo conocí, pues fui a ver a mi hermano Antonio que cursaba allí el bachillerato, junto con un buen puñado de amigos de la infancia.
La relación de Puebla de Alcocer con este convento, se remonta s los tiempos de Fray Juan de la Puebla (Gutierrez de Sotomayor) cuando fundó la provincia de los Ángeles, y con ello vio la luz este antiguo convento fundado en el siglo XV.
Sin embargo hay que decir, que salvo los templos, claustros y dependencias del colegio fueron rehechos completamente en el siglo pasado, por tanto hay que aclarar que el menoscabo patrimonial se produjo mucho antes, por nuestra nefasta historia de pérdida de prestancia económica y cultural en el concierto europeo y mundial. Esto se intentó se intentó remediar con la desamortización, pero la falta de consenso entre españoles trajo las guerras.
Quiero decir con esto, que es muy fácil aislarse de todo y señalar con el dedo a los culpables de la enajenación del convento,
Porque los culpables somos todos nosotros, que por nuestra desidia, irresponsabilidad, y falta de compromiso con nosotros mismo lo permitimos.
Porque para conservar el patrimonio hay que conocerlo, apreciarlo y amarlo, no vale lamentarse con nostalgias.
Camarón que se duerme se lo lleva la corriente.
¡ Basta ya de permanecer ajeno!
Y protestar los hechos consumados.

Publicar un comentario