BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

La verdad y la vida

Los conservadores, argumenta Javier Sampedro en el diario El País de hoy, afinan la inventiva para colar sus teorías como verdades avaladas por la ciencia. Y, así, han nacido ocurrencias como la "violación legítima", el "diseño inteligente" o los "climaescépticos". El recurso consiste en arropar con argumentos pseudocientíficos teorías que en realidad esconden intenciones ideológicas. Es como cuando, por aquí cerca, los comerciantes de la calle Mayor pretenden demostrar el caos de tráfico en Pozoblanco sacando a la vez decenas de coches y haciéndolos circular con lentitud. O como cuando uno de los gurús de la derecha bloguera comarcal afirma sin pudor que "hasta el más lerdo de los maestros honestos reconoce sin ambages que si algo favorece a las chicas es liberarlas de la compañía de los chicos", convirtiéndonos de golpe en deshonestos a todos cuantos no reconocemos semejante barbaridad.

Pero una de las intervenciones que más me ha llamado la atención en las últimas semanas ha sido la del párroco de Añora en su artículo publicado en la Revista de Feria, tras la cual, sin duda, habrá debido acudir corriendo a confesarse por sus pecadillos contra el octavo mandamiento. Y es que don Aníbal Cantero se embarca en el proceloso mundo de la financiación de la Iglesia católica con argumentos válidos para un perfil de Facebook o una tertulia de Intereconomía, donde cualquier patraña cuela y convence, pero para un artículo formal se hubiera esperado un mayor rigor y contraste. O quizás sea que, a base repetirlas una y otra vez, hasta la misma Iglesia haya acabado creyéndose sus propias mentiras.

La mentira mayor, de la que derivan luego otras secundarias, se contiene en esta sentencia: "La Iglesia católica no recibe ninguna partida presupuestaria del Estado". Luego, el sacerdote se enreda en consideraciones sin mucho concierto, mezclando unos asuntos y otros para concluir que "La Iglesia no vive a costa del Estado sino sostenida por sus fieles", afirmación absolutamente falsa que en otras ocupaciones sería motivo de inhabilitación profesional.

Diversos estudios realizados por asociaciones laicas estiman que la Iglesia Católica recibe del Estado anualmente entre 7.000 y 10.000 millones de euros. La diferencia de cantidades radica en la consideración o no de ciertas partidas como subvención directa a la institución, pero, aún en el mejor de los casos, nunca puede negarse que el Estado es el principal garante de la financiación de la Iglesia en España (incluyendo partidas tan estrafalarias como el pago a los profesores de religión o a los capellanes castrenses). El desglose puede verse en muchos lugares, por lo que no nos detendremos en ello ahora (véase, por ejemplo, este informe de Europa Laica, donde se detallan las partidas estatales que recibe anualmente la Iglesia católica, y, en otro tono, el capítulo titulado "Que Dios te lo pague" del programa "Salvados").

Tan sólo procedente del IRPF de 2010, la Iglesia católica va a recibir en 2012 una asignación de 248,3 millones de euros. Esta cantidad se destina exclusivamente a financiar a la propia Conferencia Episcopal y a pagar el culto y el clero, a través del denominado Fondo común inter-diocesano. Es falso que esto suponga una financiación directa del contribuyente a la Iglesia, como afirma el párroco de Añora, sino que es el Estado el que cede estas cantidades, puesto que marcar la casilla de la Iglesia en la declaración de la renta no supone para el contribuyente una tributación superior. Un modelo de contribución directa sería el alemán, donde todos los creyentes bautizados (tanto los católicos como los protestantes) pagan el llamado "impuesto eclesiástico" a partir de un salario mínimo. Quien desee evitar este impuesto debe realizar una declaración de apostasía (prácticamente imposible en España), resultando así un buen sistema para calcular efectivamente cuántos ciudadanos hay en un país comprometidos con su Iglesia. En España en 2010, aunque en torno al 90% de la población se declara católica, tan sólo un 35,71% de los contribuyentes marcaron la casilla de la Iglesia en su declaración, y eso que marcarla no supone, como decimos, pagar más.

Pero así se van modelando las conciencias.

9 comentarios :

Anónimo | domingo, septiembre 02, 2012 7:37:00 p. m.

Vaya, parece que vuelve usted con energía y especialmente combativo... pero igual que siempre obsesionado con la Iglesia Católica, diana propicia a la que, como signo identitario, disparan y fustigan permanentemente casi todos los progres de salón que en el mundo habitan.

Ahora también entra en la gresca con otros blogueros (empezando por el que tantas veces solicitó para usted el reconocimiento a través del premio "Encina de los Pedroches") titulando su artículo "la verdad y la vida", en el que no tiene reparo en calificar de barbaridad una opinión diferente a la suya, con lo que se demuestra que la tolerancia y el respeto (además de la "verdad", claro) es inherente (¿y en exclusiva?) a los que están alejados de posturas "conservadoras". Siga usted con la separación de las personas entre "conservadoras" y "progresistas", "izquierdas" y "derechas", "rojos" y "azules", "buenos y malos"... que va muy bien, y así se avanza y se progresa mucho.

Como a las cosas inverosímiles e inauditas que vemos y a la que nos someten los políticos ya nos hemos acostumbrado, y no nos producen asombro por muy surrealistas que sean, creo que a partir de ahora vamos a tener un curso entretenido con los "blogueros" (y comentaristas) dictando normas de conducta, reinventando filosofías, enseñándonos el buen camino y exponiéndonos a todos su "verdad y vida".

Ahora me queda una duda: ¿Verá la luz este comentario o sufrirá los embates de la censura "progresista" como en tantas ocasiones precedentes?

Anónimo | lunes, septiembre 03, 2012 5:29:00 p. m.

Muy clarificador el articulo de Europa Laica. La verdad que causa asombro que cuando media España está "jodida", la iglesia católica goce de tan inmenso patrimonio y tantas ventajas fiscales y favores de los gobiernos. ¿pero porqué en este pais no podemos hacer como hacen los alemanes, franceses, estadounidenses, etc, en su relación con cualquier iglesia? ¿que hemos hecho nosotros para merecer ésto?
No sé si Sanchez Gordillo y Cañamero se atreverán a ocupar propiedades de la iglesia pero creo que sería conveniente por lo menos para que la gente se entere de lo que ocurre.

Anónimo | lunes, septiembre 03, 2012 8:11:00 p. m.

Amigo anónimo, existen los de izquierdas, los de derechas y hasta los de centro. Pero además están LOS DE LA OTRA COSA, reconocibles por términos como, "progres de salón", por sentirse censurados, y por negar todo lo anterior. Y es que por haber... tiene que haber de tó.

Anónimo | lunes, septiembre 03, 2012 8:17:00 p. m.

Hombre Merino, algo bueno tiene el articulo de D. Anibal, ha dado pie a tu entrada y a los enlaces tan interesantes con lo cual algunos nos hemos enterado del tema bastante bien. Dios escribe con renglones torcidos para hacernos llegar a la verdad.

Antonio Romero Misas | martes, septiembre 04, 2012 12:48:00 p. m.

Insultar a tu cura párroco llamándolo mentiroso, para luego enviarnos a enlaces con opiniones que no demuestran nada, algunos de ellos anteriores a la visita del Papa con motivo del JMJ, ( donde se desplegó tanto odio a la Iglesia Católica en varios medios de comunicación y que más tarde fueron respondidos: con un silencio “ atronador “ de dos millones de jóvenes adorando a Jesucristo el Salvador del Mundo y una búsqueda incesante del último refugio, que para millones de desahuciados está siendo CÁRITAS ).
Podría ser suficiente para notar la contradicción que hay entre el respeto a la autoridad que pedimos siempre a nuestros jóvenes ( véase colegios, institutos, lugares de culto, etc ) y el comportamiento que tenemos algunas veces los mayores en los enormes púlpitos que nos ofrece la técnica.
Un saludo D.Antonio.

Anónimo | martes, septiembre 04, 2012 1:49:00 p. m.

Lo que es una verdadera aberración dentro del Sistema Educativo de nuestro país, en pleno siglo XXI, es que aún se mantengan las clases de religión en los colegios públicos. No lo entiendo. Y es que el argumento para desterrar de una vez por todas a esta "asignatura" del currículo educativo nos lo han dado la derecha de este país cuando argumentaban que los contenidos de la "Educación para la Ciudadanía" eran monopolio exclusivo del ámbito más privado de la familia. ¿Y la religión no?, ¿Cuántas horas se malgastan en 10 años de Primaria y Secundaria en dar esta asignatura y su "alternativa" en detrimento de otras materias más relevantes?. Pero, con la iglesia hemos topado.

Antonio | martes, septiembre 04, 2012 2:29:00 p. m.

Señor Romero. En primer lugar, dejemos al margen la persona del párroco, que en este caso se limita a transmitir el mensaje de la Conferencia Episcopal, y vayamos al contenido.

Si llamar “mentirosa” a una institución que no dice la verdad es un insulto, dígame usted cómo debo llamarla. La mentira ha sido desde siempre castigada por la Iglesia. Es uno de los preceptos que transmitió Dios a Moisés (Éx 20,16) y quienes la practicaren no entrarán por las puertas de la ciudad (Ap 22,15). Y afirmar que “La Iglesia católica no recibe ninguna partida presupuestaria del Estado” es, sencillamente, una mentira. Y más vale no traer a colación las visitas papales, pues no puede decirse que sean precisamente un modelo de transparencia contable.

En cuanto a nuestra aspiración para los jóvenes, no hay que confundir respeto con sumisión. Yo quisiera una juventud que no aceptara sin discusión los preceptos hererados, que se enfrentara críticamente a las verdades impuestas, y eso nada tiene que ver con la falta de respeto. Fue justamente lo que hizo Jesucristo, que se enfrentó a los poderosos y a las viejas leyes, que echó del templo a los mercaderes a latigazos y se opuso a las enseñanzas de los escribas y fariseos. Precisamente por eso admiramos su figura histórica, porque es la de un rebelde y no la de un sumiso.

Antonio Romero Misas | martes, septiembre 04, 2012 5:59:00 p. m.

Es al cura párroco de su pueblo, al que le pide usted que vaya a confesarse, no a la Conferencia Episcopal. Creo que le debe usted una disculpa y como veo que está usted muy bien formado en temas bíblicos, supongo que entenderá que Jesucristo nos salva, POR SU OBEDIENCIA AL PADRE. Un tema que trata de lleno: la confianza, el respeto, la obediencia y el amor a la autoridad establecida; nunca la sumisión y la rebeldía por que sí.
Un saludo D. Antonio.

Anónimo | miércoles, septiembre 05, 2012 12:52:00 p. m.

Ves lo que pasa Antonio por meterte en interpretaciones teológicas. Este no es tu fuerte y como dice el dicho popular los doctores los tienen la Iglesia y se ve que el Señor Romero Misas de eso está puesto.
Como yo tampoco entiendo de Teologia mi pregunta al señor Romero es la siguiente:
Yo que no amo a la autoridad establecida pero que tampoco la odio, eso sí, simpática no me cae pero nada de nada; y con respecto a la obediencia, a la fuerza porque si no ya sabes lo que hay, sanciones y mas denuncias ¿estoy en pecado?
Espero con ansiedad amigo Antonio Romero tu respuesta

Publicar un comentario