BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

Obras de caridad


Autobús de la empresa Socibus.

El lado perverso de la caridad es que da por satisfechas necesidades que, sin embargo, sólo han sido cubiertas misérrimamente. A muchos agrada este modo falso de reparar injusticias, porque exige agradecimiento a cambio y tranquiliza la conciencia del donante, pero, en realidad, su práctica supone una rémora para el damnificado, pues retrasa o impide auténticas soluciones o, en su caso, el estallido de una revolución reparadora. En ámbitos más graves, tenemos ejemplos todos los días, pero ahora quiero referirme a una circunstancia ligera que nos afecta.

Hace dos meses dejó de funcionar la línea de autobuses entre Madrid y Peñarroya que hacía ruta por Los Pedroches y que significaba el último enlace de la comarca con cualquier punto geográfico extraprovincial. El pasado 16 de noviembre, la empresa Socibus, no sabemos en base a qué acuerdos empresariales (aunque los imaginamos), retomó de nuevo este servicio, que fue saludado con satisfacción por algunos dirigentes políticos y que, sin embargo, no puede sino ser considerado una manifestación grosera de caridad y no el cumplimiento estricto de una demanda ciudadana. Basta ver los horarios para advertir que un viajero que salga de Villanueva del Duque a las 8:00 horas no llegará a Madrid hasta las 14:50 (¡siete horas!) y ello debido a que el enlace con los pueblos de Los Pedroches representa un ejercicio piadoso a partir de una extensión ortopédica de la ruta Madrid-Córdoba, que supone para un viajero que venga de Madrid a El Viso tener que hacer escala previamente en Córdoba o que de Pozoblanco hasta Añora (cinco kilómetros) el autobús tarde dos horas en llegar. Oficialmente, los ciudadanos de Los Pedroches ya pueden viajar a la capital del Reino, pero, sin saberlo ellos, el resultado no obedece a ese ejercicio de justicia social que exige prestar unos servicios mínimamente dignos incluso a los territorios más aislados, sino a una obra de caridad, que calma el remordimiento de algunas conciencias y encima exige agradecimiento.


Horarios y precios (pinchar para ver más grande).

1 comentarios :

Anónimo | domingo, noviembre 25, 2012 12:59:00 p. m.

Eso es lo que les pasa a los pueblos dóciles y bien domados, que se conforman con la caridad y no exigen derechos.

Publicar un comentario