BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

Aliara y Vigüela clausuran el Folkpozoblanco del 25 aniversario


Aliara, anoche en La Salchi de Pozoblanco.

De la Chimorra a Puerto Mochuelo y Entre encinas y olivares constituyen dos discos clásicos e insuperables en la historia del folclore comarcal y español, que adquieren más valor conforme pasan los años. Las canciones que se incluyen en ellos alcanzaron allí su versión definitiva y por eso cuando escuchamos las nuevas versiones que, en ese intento de constante renovación, nos ofrecen de ellas Aliara advertimos que se apartan peligrosamente del modelo canónico y sentimos como que algo no encaja bien del todo. Me gustó mucho, no obstante, la nueva adaptación de “El carretero” y menos otras, quizás porque, como digo, el oído anda ya demasiado acomodado a las primeras versiones, tan bellas.

La actuación de anoche de Aliara estuvo cargada de nostalgias, como corresponde a un concierto de aniversario, y también, me pareció intuir, llena de tristezas. Fue una puesta en escena sobria y elegante, con nuevas instrumentaciones y arreglos para hacer distintos los temas de siempre. La novedad mayor la pusieron los danzantes del “Marquesa de Benamejí”, que se atrevieron con los bailes en traje de calle. Jaime Lafuente interpretó dos canciones con el grupo y se rindió homenaje a Andrés Espejo, uno de los mayores defensores del folclore cordobés, a decir de los anfitriones.

El recinto de la Salchi se quedó este año pequeño para clausurar el Folkpozoblanco 2013, que sigue contando con una envidiable fidelidad de público. Tras la actuación de Aliara, llegaron los toledanos Vigüela, que practican un tipo de folclore conservador en forma y contenido, sin concesiones a la innovación, el que gusta realmente al público adulto que asiste a este concierto, poco predispuesto a veleidades experimentales. Las jotas, seguidillas y cantos de siega fueron desfilando al son de los panderos, almireces, sartenes, cántaros y calderos, conformando un recital florido que obligó al respetable a no moverse de sus asientos hasta el último adiós.

Un año más, Folkpozoblanco nos trajo la memoria perdida de nuestros antepasados, las lecciones de vida que esconden sus letrillas, los modos y formas tal como las recordamos o creemos recordarlas. La cita anual supone un aquelarre necesario cada verano contra los reclamos de la existencia virtual. Cuando escuchamos los cantos de siega de Vigüela entonados al son del potente ritmo masculino de la zaranda asistimos a una experiencia esencial imposible de digitalizar en códigos binarios, y nos resulta esperanzador que así sea.


Danzantes del grupo "Marquesa de Benamejí" durante una de sus intervenciones.


Actuación del grupo Vigüela.

3 comentarios :

José María Sánchez | domingo, agosto 11, 2013 2:39:00 p. m.

Quizás demasiado cansados de la presión y trabajo de días anteriores para rendirlo todo y quizás, ciertamente, algo tristes por los años de proyectos e ilusiones no realizados o decepciones inevitables consecuencia de la pobre calidad humana y política que a veces nos rodea, incluso dentro de nuestro núcleo.
No obstante pusimos todo lo que podemos dar, nos sentimos orgullosos y satisfechos del resultado extraordinario en general y concluimos con un ¡hasta el año próximo! pues no cabe duda de que este proyecto cultural es una actividad que no puede se obviada por Instituciones locales, provinciales y autonómicas.
Nos resta la autocrítica y la valoración en clave de organización, pero en lo que a este blog se refiere, me queda el agradecimiento por considerar que Aliara y este festival son dignos de "echarle cuentas". Porque, además, seguimos necesitando las críticas y opiniones para poder crecer y evolucionar. Gracias Antonio.

Anónimo | lunes, agosto 12, 2013 8:55:00 p. m.

Muchas gracias Aliara, todos los años os vemos mi familia y yo y ojala sigamos muchos años disfrutando de vuestra musica. Es un gran placer.

Anónimo | miércoles, agosto 14, 2013 11:51:00 a. m.

Por favor, tratar el tema de los bailes. Es una pena que una Jota Aceitunera parezca el Vito mas que una jota.

Publicar un comentario