BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

Trabajando en ello

Como nada esperaba, ninguna decepción me embarga. No sé exactamente qué aguardaban los alcaldes de Los Pedroches cuando ayer acudieron a su cita con el subdelegado del gobierno en Córdoba para tratar sobre la parada del AVE en Villanueva de Córdoba. No creo que fueran tan ilusos como para suponer que les iba a comunicar la fecha de apertura de la estación ni ningún otro avance. "Estamos trabajando en ello", aseguran que se limitó a decir. De sobra sabemos ya que este subdelegado es una persona sin capacidad alguna de decisión ni autoridad en esta materia, que es simplemente el guardián del primer anillo defensivo, el parapeto inicial que entorpece ligeramente el avance. Ya anteriormente había demostrado lo poco que vale su palabra, el triste papel que le ha tocado en su quehacer político: la integridad moral que hay que pagar a cambio de pasear en coche oficial.

Primo Jurado ha tratado a los alcaldes de Los Pedroches como lo que considera que son: cuatro paletos indocumentados que acuden a manchar de polvo las alfombras de su despacho. Comenzó aplazando una semana la cita concertada, para que se notara quién manda aquí, y ahora los convoca para decirles que no hay nada nuevo que saber, que no hagan política con las cuestiones políticas y que a ver si cuidan mejor de sus carreteras, que menudo bacherío debe soportar él mismo cuando acude a Hinojosa del Duque para presentar sus libros. Vamos, que se vayan a casa con sus vacas y no molesten más. Y por si la ofensa era poca, saca su nota de prensa a traición, los últimos disparos por la espalda.

Los alcaldes estallan, a ver, qué alternativa les ha dejado el subdelegado. Seguro que a sus superiores no les gustará la gestión realizada: en lugar de frenarlos les ha catapultado a sus puertas, a las puertas del Ministerio de Fomento, a donde los alcaldes de Los Pedroches -y los ciudadanos de Los Pedroches con ellos- acudirán el 14 de octubre si nadie con algo de cordura es capaz de intervenir antes. No nos engañamos. Ni aunque acudieran a Madrid todos los habitantes de Los Pedroches a la vez se haría ninguna mella, sería una gota en el océano, un rasguño en la dura coraza. Lo sabemos: la batalla está perdida de antemano y el desafío es demasiado elevado para nuestras humildes posibilidades. La empresa era titánica, la lucha ha sido épica y el desenlace dramático. La burla del subdelegado simboliza el tiro de gracia. Pero esa convicción agónica no debe impedirnos sucumbir con la dignidad del vencido. Hay que morir matando.

1 comentarios :

Anónimo | jueves, septiembre 19, 2013 12:39:00 p. m.

Nunca he visto una clara voluntad política en abrir la estación, ni antes ni ahora, mas cuando se están cerrando líneas que son poco rentables. Lo positivo de todo ésto es la unidad social que se puede lograr cuando hay un interés común.
Pondrán bancos nuevos, nuevas farolas y adecentarán las jardineras, pero el camino ya es largo y los resultados cortos.
No se puede jugar con una comarca de esta manera, nuestros políticos se esconden, no mienten porque no hablan, y cuando nos hablan mienten. Debemos tener memoria, para recordar cuando nos necesiten, y saber quien se esconde detrás. Porque sin duda vendrán a vernos, pero por desgracia no en tren.

Publicar un comentario