BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

El Belén Viviente de Torrecampo busca su sitio


Escena del portal en el Belén Viviente de Torrecampo.

Definitivamente, en nuestros pueblos de Los Pedroches carecemos de cualquier sentido de la medida. Nos puede el exceso e ignoramos la contención. Véase, como ejemplo, el Belén Viviente que se abrió anoche en Torrecampo y que todavía puede visitarse esta tarde.

Admira, sobre todo y una vez más, el esfuerzo colectivo de todo un pueblo por levantar de la nada un elemento ritual de identificación comunal. Empujes populares de naturaleza semejante los hemos conocido ya en Villanueva del Duque, con su Semana de Turismo Rural, o Pedroche, con su Jornada de “Nuestras Tradiciones”. La gente anónima se vuelca desinteresadamente para lograr un mérito no individual, sino de todos, que contribuye a la cohesión social y acaba convirtiéndose en seña de identidad local, en referente que distingue a un pueblo frente a otros. Dentro de pocos días asistiremos en la comarca a otra muestra de gran arraigo: el Auto Sacramental de Los Reyes Magos de El Viso, también puesto en pie por ese inexplicable afán vecinal de seguir anudando eslabones en la cadena invisible de una tradición ya secular.

Pero el exceso nos domina. La idea de Torrecampo es sencilla y original: sacar a la calle los belenes vivientes que tradicionalmente se montaban en el interior de iglesias o ermitas. Allí están las inevitables escenas de la Anunciación, San José en la carpintería, la Sagrada Familia buscando posada o el Nacimiento. Admitimos, incluso, a las lavanderas, las animosas escenas pastoriles o al molinero, por constituir todas ellas elementos comúnmente aceptados en el imaginario popular del universo belenístico. Pero, enseguida, perdemos la medida. Porque en el belén viviente de Torrecampo encontramos otra vez al pueblo convertido en una recreación jubilosamente nostálgica de nuestro pasado más reciente, con estampas de espacios, oficios y situaciones de otro tiempo, sin embargo cercano, que se ofrecen como señuelos fervorosos de llamada, como atractivos turísticos de éxito seguro para el visitante capitalino, al que fundamentalmente se aspira, que se sentirá de nuevo complacido al constatar cómo sus prejuicios rurales se ven ostentosamente confirmados.

El exceso es precisamente lo que resta originalidad a la propuesta. Si quitamos el portal, el ofrecimiento de Torrecampo en diciembre semeja al de Dos Torres en febrero, Pedroche en abril o Villanueva del Duque en junio, por citar los casos más señeros. Son nuestras tradiciones, sí. Unas tradiciones que hay que recordar, a las que parecemos haber convertido en sustento de nuestra personalidad comarcal, un clavo al que nos aferramos cuando creemos estar a punto de perder todo lo demás. Hay un esfuerzo admirable en la dedicación de la gente, su generosidad al ofrecer su tiempo y su trabajo por una causa noble que engrandece a todo un pueblo. Pero, conseguido lo difícil, resulta necesario ajustar el objetivo, individualizarlo, convertirlo en único y exclusivo, si se pudiera, destacar sus aspectos distintivos aislándolo de otras propuestas similares en riesgo de agotamiento. Porque puede llegar un momento en que nos cansemos de contemplar una y otra vez la caldera humeante y la artesa llena de molondrosco tirada en mitad de la calle.


Vendedoras en el mercado.


San José y el Niño en la carpintería.


Palacio de Herodes en el antiguo Pósito.


Buscando posada en la Posada del Moro.


La Virgen y el Niño.


La Plaza de la Iglesia transformada en Belén.


Haciendo encaje de bolillos y bordados.


Andrés Pastor, alcalde de Torrecampo, tras dos romanos de la Banda de Cornetas Virgen de Luna de Villanueva de Córdoba, que actuaron anoche en el Belén Viviente.

16 comentarios :

Anónimo | domingo, diciembre 29, 2013 9:43:00 a. m.

Belén viviente ?? Pues estoy viendo una vez más las fotografías, y nadie se mueve, pues están todos congelados ... No se si de frío o de miedo, pero están todos petrificados. De viviente, nada de nada.

Anónimo | lunes, diciembre 30, 2013 6:17:00 a. m.

Ya sólo falta a Iker Jiménez diciendo que el agua de la fuente de los leones es milagrosa.

Anónimo | lunes, diciembre 30, 2013 12:35:00 p. m.

Belén Viviente, sí, con 300 figurantes con ganas de pasarlo bien y dar lo mejor de sí mismos









Al "gracioso" autor del comentario que habla de petrificados y de frío y de miedo, caer en el insulto fácil al responderle sería lo más sencillo pero le diré que cualquiera de los miles de visitantes que ha recibido el Belén y que sí lo han visto en vivo podrían darle una opinión absolutamente distinta. Porque todo lo que se respiraba en el Belén era VIDA, alegría, disfrute, sonrisas, interacción con los visitantes.

Al autor del blog, como siempre, darle las gracias desde Torrecampo por el buen tratamiento de cualquier actividad de las que se hace en este pueblo. La opinión y la visión de la inmensa mayoría de los visitantes era absolutamente contraria a la de usted.

Debe ser que nada está a su altura intelectual pero lo que no entiendo es que hace viviendo en Añora y no está usted en Stanford, Oxford, Harvard o al frente de la UNESCO repartiendo sabiduría. ¡Qué mente tan preclara se ha perdido el mundo!

Nunca, NADA, salvo La Fragua o los premios Solienses, están a la altura de lo que organiza, prácticamente nadie, por estos lugares.

Se pierde la perspectiva de que estamos hablando de un pueblo de 1.300 habitantes del Valle de Los Pedroches con un tipo de sociedad, economía y cultura que son como son. Y, con todo, nos encontramos con un entorno absolutamente precioso, con unas construcciones y unas recreaciones cuidadas, bellas, originales. Con la recreación de más de 40 escenas, con 300 personas participando y colaborando desinteresadamente...

Justamente las fotos, sus fotos, son la antítesis de lo original. Las fotos, sus fotos, son las que no hacen justicia a la belleza del Belén de Torrecampo: a sus cientos de puestos absolutamente peculiares y bellos, a la recreación de rincones como la boda, la escuela, los chozos, las cuadras...

Las fotos, sus fotos, sí que son absolutamente anodinas y guiadas hacia el estereotipo más simplista.

Para al final, desde el púlpito que se ha montado usted aquí y su alto ego, acabar echando por tierra de la manera más simplista y malintencionada, el trabajo y el esfuerzo de un pueblo humilde y sobre todo el resultado de este Belén que no es otro que el del éxito y el reconocimiento que ha recibido entre sus miles de visitantes.

Salvo usted, claro está, que se encuentra por encima del bien y del mal.

Insisto, qué lástima por el líder que se han perdido la UNESCO y el mundo al haberse querido quedar usted en la Añora.




Anónimo | lunes, diciembre 30, 2013 2:21:00 p. m.

Enhorabuena al pueblo de Torrecampo por esta iniciativa tan singular y que por la afluencia de gente se puede considerar como un exito rotundo. Con respecto a la entrada creo que el autor pierde la perspectiva y la realidad en la que vivimos, confunde el exceso con el complemento idoneo para que un acto único pueda ser atractivo al visitante. En todo caso si busca pureza o algo así lo debería de aplicar a su blog cultural, el cual sin sus entradas de caracter politico no sería nada atrayente para la mayoría de las personas que lo leemos.

Anónimo | lunes, diciembre 30, 2013 4:21:00 p. m.

Brillante como siempre el analisis de Antonio Merino. Nada que objetar.
Los que escriben y estan molestos con el editor del blog lo que tendriais que hacer es agradecerle que os saque en su pagina ya que gracias a ello muchos nos hemos enterado de tal evento y hemos podido ir con nuestros hijos a realizar una visita.
Por lo demás lo de matar al mensajero es tan antiguo como inutil en éste caso.

Anónimo | lunes, diciembre 30, 2013 5:33:00 p. m.

Enhorabuena al pueblo de Torrecampo por su precioso belen viviente.Me parece una idea genial, y ademas muy bien conseguido. Muchas gracias a todos los que participan desinteresadamente. Los que critican estas cosas es o por que estan muy amargados, o son unos envidiosos o quieren ser el ombligo del mundo. Y como no son el niño Jesus en el belen, pues ¡hala! a criticar.

Anónimo | lunes, diciembre 30, 2013 5:37:00 p. m.

Espectacular belén viviente el de Torrecampo...aunque pienso que deberían de hacerlo cada 2,3 o 4 años...

Anónimo | lunes, diciembre 30, 2013 10:52:00 p. m.

Al comentarista de las 12:35 de hoy :

Como buen torrecampeño, no soporto que se metan con un evento cultural y de populacho como este, de nuestro pueblo, con tal tradición arraiga tras de sí que callaría la boca de muchos otros. En su larga exposición, lo único que hace es criticar a los demás y echar por tierra el buen nombre de Torrecampo. Sus valoraciones sobre nuestro Belén viviente son asquerosas y reprobables, y encima dice, con muy poca verguenza, que si los actores, muchos de ellos vecinos míos, estan petrificados o tienen miedo. Pues no, señor mío, todos son unos profesionales de la pezuña que ponen todo su interés y ganas para que esta obra de arte que es nuestro Belén Viviente salga adelante, con la colaboración de todos. VIVA TORRECAMPO !!! Viva nuestro Belén Viviente !!! Mueran todas las mentiras !!! Que se vaya al carajo el Auto de los Reyes Magos, que es un muermo !!!!

Anónimo | martes, diciembre 31, 2013 3:22:00 p. m.

Al comentarista de las 10:52
Asombrosa y extraordinaria tu exposición toda ella llena de matices que no por sutiles dejar de ser inteligentes.
Ojala hubiera no en el valle sino en España mas mentes tan claras como la tuya y así todo nos iría mejor.
Viva Torrecampo y España!!!!

Anónimo | martes, diciembre 31, 2013 3:56:00 p. m.

Me parece extraordinario el belen de Torrecampo como todas las fiestas populares de los Pedroches y de que el auto de los reyes Magos de El Viso sea un muermo no se puede tolerar que se diga, porque tambien es una fiesta cultural de bastante antiguedad y arraigo popular. Por favor respetemos, si queremos ser respetados.

Anónimo | martes, diciembre 31, 2013 4:31:00 p. m.

El evento ha estado muy bien al igual que la gente de Torrecampo, pero no tan maravilloso es que todas estas construcciones se destruyan y solo dure dos días. Sería mejor hacerlo cada 2 o 3 años y que las construcciones y chozos pervivan en otro lugar de la localidad. ¿Cuánto dinero ha costado levantar este evento? ¿Cuántos trabajadores del paro se han empleado para que todo esto se destruya y dure 2 días? Estos eventos dilapidan partidas presupuestarias rápido como la pólvora fuegos artificiales en la feria. Aquello que dice el autor del blog es que la originalidad en nuestros pueblos brilla por su ausencia y que en cuanto en un pueblo algo funciona todos van a copiarlo y hacer su remake local.

Anónimo | martes, diciembre 31, 2013 6:25:00 p. m.

¿Y qué es lo que hemos copiado de otros pueblos? Que yo sepa no hay ningún belén viviente de esas características por los alrededores. Y, efectivamente, se va a hacer cada 2, 3 o 4 años. Eso ha estado claro desde el primer momento.

Anónimo | miércoles, enero 01, 2014 1:19:00 p. m.

Enhorabuena Torrecanpo por vuestro belen viviente, ha sido un exito. Animo para seguir haciendolo muchiiiiiiiiisimosssss años con las mismas ganas e ilusion que ahora. FELICIDADES.

Anónimo | miércoles, enero 01, 2014 1:43:00 p. m.

Viendo la cuarta fotografia siento verguenza, ya todo vale?

Anónimo | miércoles, enero 01, 2014 4:36:00 p. m.

Qué pasa con la fotografía???

Anónimo | jueves, enero 02, 2014 3:22:00 p. m.

Yo comparto -en parte- la opinión del autor y lo hago con un refrán "Lo poco gusta y lo mucho cansa" No por la idea del Belén Viviente, que es original, sino por la exposición de costumbres.
Por otra parte, me gustaría dar un consejo.
Están todos los vecinos que aparecen en el portal muy apropiados con el vestuario y le colocan a la virgen María un disfraz. Horririza y queda bastante cutre. Estaría muy bien que la virgen lleve el vestuario propio de la época que representan.

Publicar un comentario