BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

Ya podemos ver la versión restaurada del documental "El Valle de Los Pedroches" (1926)


Pastor de Los Pedroches en 1926. Imagen obtenida del documental.

Hace un par de semanas informábamos de que la Filmoteca de Andalucía ha restaurado la película documental de 1926 titulada El Valle de los Pedroches (Sierra Morena) (de la que tantas veces hemos hablado en Solienses por diversos motivos) a partir del material original de película inflamable de 35mm. depositado por la empresa Inpecuarias (Industrias Pecuarias de los Pedroches S.A), propietaria de la misma. Ya nos llamó la atención en aquel momento que, según datos proporcionados por la Filmoteca, la versión restaurada tuviera una duración de 26’ 10”, mientras que la versión conocida hasta ahora solo duraba 14’ 9”, y nos preguntábamos si se trataría de un error o bien que el documental completo sería más extenso de lo conocido hasta el momento. Ahora, finalmente, hemos podido visionar completa la versión restaurada y, por desgracia, hemos constatado que no se ha cumplido la segunda posibilidad, que nos hubiera permitido conocer nuevas imágenes hasta ahora inéditas. Tampoco se trata de ningún error al proporcionar los datos. La nueva película dura, en efecto, veintiséis minutos, pero apenas contiene unos cuantos segundos más de metraje que la versión hasta ahora conocida.


"El Valle de los Pedroches (Sierra Morena)". 1926. Versión completa restaurada por la Filmoteca de Andalucía.

Para resolver este enigma he visto simultáneamente las dos versiones del documental y he ido comparando secuencia a secuencia las imágenes de una y otra. La causa fundamental de la mayor duración de la versión restaurada se debe, sencillamente, a una mayor fidelidad técnica al original, donde la velocidad de proyección de las imágenes es más pausada. Lo cierto es que la versión hasta ahora conocida sale muy perjudicada de la comparación con la restaurada y deja en evidencia el poco respeto con que se realizó el traspaso de la película al sistema VHS. Además de una velocidad acelerada, la versión antigua contiene numerosas mutilaciones al principio y final de ciertas secuencias, la imagen aparece muy recortada en los márgenes al pasar a VHS (hasta el punto de que hace sospechar que no se trate de un proceso de traspaso mecánico, sino de que se haya grabado directamente la imagen con una cámara de vídeo durante una proyección, puesto que a veces quedan fuera de plano elementos fundamentales de la película).

La versión restaurada recupera varios fragmentos de metraje que, realmente, no añaden nada al conjunto, pero fijan más fielmente la versión original (por ejemplo, en el minuto 6:30 hay unos segundos extra de una piara de cerdos; en el 7:56 unas imágenes paisajísticas hasta ahora inéditas o en el 8:22 de nuevo una piara de cerdos pastando, entre otras que he podido registrar). Al final del documental, la Filmoteca ha añadido también dos secuencias procedentes de descartes. Estructuralmente, la mayor diferencia entre ambas versiones está a partir del minuto 22:25, desde donde se han ordenado de forma distinta las secuencias: en la versión antigua, la salida del personal de la fábrica al terminar su faena diaria figuraba al final del reportaje (lo que nos parece más coherente), mientras que en la versión restaurada se ha anticipado a otras secuencias sobre los productos fabricados por la empresa. Lo cierto es que la salida de los trabajadores resulta tan abrumadoramente espectacular y tan emocionante (y tan evocadora de los orígenes del cine) que bien merece cerrar el documental, aunque originalmente no se hubiera concebido así.

Por lo demás, el meritorio trabajo de restauración de la Filmoteca de Andalucía nos ha devuelto una joya cinematográfica que puede ahora ser contemplada en todo su esplendor, con una gran limpieza de imagen. Realmente, se trata de una película nueva, en la que pueden apreciarse detalles que antes pasaban desapercibidos o incluso que no aparecían por los recortes citados. Merece verse completa de nuevo y presumir de que en Los Pedroches, gracias a la iniciativa visionaria de un empresario comarcal, podamos disponer de semejante documento histórico y artístico de valor tan excepcional.


Plaza de la villa de Dos Torres (ayuntamiento y soportales) en 1926. Imagen obtenida del documental.

0 comentarios :

Publicar un comentario