BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

Un paseo por el Corpus


Un niño pasa junto a uno de los altares de la procesión del Corpus en Torrecampo, esta tarde.

La fiesta del Corpus, ya lo hemos dicho en otras ocasiones, contiene, como tantas otras, una mezcolanza interesante de componentes estrictamente litúrgicos con otros de raíz claramente popular. En la mayoría de nuestros pueblos, en realidad, han ido desapareciendo poco a poco los elementos de representación jerárquica, aquellos que hacían de la procesión del Corpus una expresión pública del poder de la Iglesia, y la celebración ha acabado concediendo un gran protagonismo a los niños que realizan su primera comunión y a los tradicionales altares que simbolizan de algún modo la conexión naturalista de esta festividad, revestida de alusiones a la primavera en todo su esplendor y celebratoria de la exhuberancia de la vegetación que por estas fechas triunfa en nuestros campos.


El sacerdote levanta la custodia durante la procesión del Corpus en Añora, esta mañana.

En este sentido, me gusta más el rito en aquellos pueblos que han conservado las formas primitivas invocadoras de la naturaleza (abundancia de macetas de plantas y flores, suelos tapizados con hierbas campestres, especialmente la juncia) que aquellos otros en los que el serrín y la sal coloreados han eliminado cualquier componente vegetal real. Podemos convenir en que a veces los fabricantes de alfombras de serrín y de sal ofrecen muestras muy elaboradas de virtuosismo compositivo y un alto sentido estético, pero precisamente su artificiosidad contribuye a alejarse de la naturalidad expresiva observada en las formas tradicionales.


Vereda de juncia y pétalos de rosa en una calle de Pedroche, esta tarde.

Esta tarde he visitado los altares que se confeccionan en el recorrido procesional de Torrecampo y he de destacar necesariamente el encanto primitivo que transmiten, al haber conservado, a mi parecer, los procedimientos antiguos sin grandes alteraciones. Los altares jalonan el itinerario habitual del desfile y en ellos se detendrá la custodia cumpliendo el rito litúrgico. En su adorno predomina el componente vegetal, pero cabe destacar la presencia poderosa de imágenes religiosas que pudieran tener algún valor de carácter histórico y artístico, de esas que se guardan en las casas transmitidas por herencias encadenadas de las que muchas veces se desconoce su origen y su mérito.


Altar en Torrecampo, con gran presencia vegetal.


Altar con imagen del Corazón de Jesús como Salvator Mundi.


Niño Jesús triunfante en urna de cristal.


Imagen de San Sebastián.

3 comentarios :

Anónimo | lunes, junio 04, 2018 1:49:00 p. m.

Una bonita tradición de nuestros pueblos que debemos proteger. Me encanta pasear por las calles adornadas de macetas, flores, mantones, etc. El olor y la frescura que se transmite me producen tales sensaciones de paz que escapan a mi torpe y escaso vocabulario para poder describirlas pero que permanecen imperecederas en mi sentir y su efecto me renace solo con el hecho de imaginarlas, sin necesidad de estar presente en tal manifestación. Uno de los actos mas emotivos de los que celebramos en nuestra tierra que nace de la espiritualidad de nuestras sencillas gentes. Muy bien Antonio por traernos éste reportaje.

Anónimo | lunes, junio 04, 2018 8:36:00 p. m.

Estoy totalmente de acuerdo con Antonio. La adopción de elementos que no son tradicionales (serrín coloreado, etc) no tienen nada que ver con nuestras tradiciones por mucho virtuosismo que demuestren. No tienen comparación con las calles alfombradas de juncia y romero, con esas composiciones de macetas tan simétricas, con esa explosión de color y olor. Por qué imitamos todo lo que nos echan por Canal Sur?

Anónimo | martes, junio 05, 2018 11:14:00 a. m.

Pues lo imitamos porque somos unos catetos. Y somos unos catetos porque vemos Canal Sur y en Canal Sur, salvo honrosas excepciones, son todos unos catetos que han salido de la mano del manijero mayor y han caído en el pozo del "no te muevas que no sales en la foto". Si ganara algún día las elecciones el PP colocaría a los suyos, es verdad, pero es que mayor catetismo que el que ahora hay es imposible. Si se aplicara una política de "economía razonable de los medios" la plantilla de Canal Sur se quedaría en la mitad.

Publicar un comentario