BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

El futuro en nuestras manos

Un articulo como el que ayer publicó Francisco J. Dominguez en El dia de Córdoba ["La gran paradoja de Covap"] solo puede escribirlo una persona que lleve Los Pedroches en las entrañas, que haya mamado desde pequeño la entrega incondicional y el esfuerzo colectivo de las gentes trabajadoras de esa tierra. En ese artículo, efectivamente, se encuentra la clave de la crisis que atraviesa Covap en este momento: una excesiva concesión de los destinos de la Cooperativa a gentes foráneas, que interpretaron su gestión como una arquitectura técnica (tecnócrata, diríamos hoy) y no como una experiencia vivencial, abordando su trabajo desde la fría razón del ejecutivo y excluyendo los sentimientos y emociones que han forjado un edificio construido con sudor y escarcha en las manos desde hace cincuenta años.

El anterior presidente, bajo cuyo mandato la entidad logró sus máximas cotas de desarrollo (ahora sabemos que en buena parte debido a la favorable coyuntura económica del momento), a punto estuvo de hundir definitivamente la Covap por un exceso de celo profesional ajeno al componente humano. Su empeño –repetido- por convertir la Cooperativa en una Sociedad Anónima, pese a la oposición multitudinaria y casi desgarrada de los socios, marcó la principal cota de alejamiento entre los dirigentes y los dirigidos, entre los amos verdaderos de la entidad (los socios) y aquellos expertos en los que se había confiado la gestión. El presidente, convertido en amo, llegó a considerar a los socios un lastre para el desarrollo de la entidad y soñó con estados ideales en los que el balance sólo hubiera de regirse por márgenes comerciales y no por los valores que dan sentido y justifican una cooperativa rural: la solidaridad, la igualdad, el respeto a los débiles, la promoción del territorio… Por un afán soberbio de convertir la humilde cooperativa en una empresa puntera, a punto estuvo de romperse todo y hoy produce escalofríos imaginar qué hubiera pasado con la Cooperativa en los actuales momentos de zozobra si el empeño de la reconversión en SA hubiera triunfado. Sí, el presidente continuaría de gestor principal en cualquier otra empresa de gran altura pero, ¿qué hubiera ocurrido con los socios? Y, sobre todo, ¿qué hubiera ocurrido con Los Pedroches?

El exdirector general representó con aún más precisión al gestor ajeno a cualquier implicación emocional con el territorio. Dirigía la cooperativa de Los Pedroches como hubiera comandado una empresa de microchips en Osaka, regido exclusivamente por criterios de rentabilidad y eficacia por encima del sentir de los socios. Su presunta complicidad en un delito societario aún no suficientemente aclarado (quizás sólo una punta de iceberg) es consecuencia directa de aquel proceder, una derivación del no sentirse cómplice hasta las entrañas del futuro de la Cooperativa, un efecto de no haber alcanzado a entender plenamente el significado de Covap para la comarca de Los Pedroches, un significado que no es sólo económico, sino armado de componentes vivenciales que sólo pueden comprenderse cabalmente si de niño uno ha tenido que forjar sus madugadas hundiendo los pies en la mierda humeante de una vaca recién parida.

Francisco J. Domínguez considera la actual situación consecuencia de "un exceso de confianza de los socios hacia quienes no sentían como suyo el duro y abnegado trabajo de quienes se levantan cada día a ordeñar, a cambiar el ganado, a varear la bellota". ¿No habrá entre todos los cientos de licenciados e ingenieros de Los Pedroches bien conocedores de la realidad local nadie capaz de ocupar cargos de tanta responsabilidad para nuestro futuro?

13 comentarios :

Anónimo | lunes, noviembre 28, 2011 9:38:00 a. m.

Ante este articulo, yo socio de los que describe , de esos que trabajan de sol a sol, sin vacaciones , sin pagar extras ,sin bajas maternales , de esos que han despreciado, los dirigentes de Covap y que son los dueños de esta casa, solo me cabe la palabra FELICIDADES.

Anónimo | lunes, noviembre 28, 2011 12:20:00 p. m.

Ahí está, Antonio, en tus frases finales el meollo de la cuestión. En Los Pedroches, de vez en cuando, surgen gentes admirables en todos los sentidos. Pero sobre todo honradas, previsoras, buenos administradores, serias. En cualquier pueblo de la comarca tenemos ejemplos de ellos: en Torrecampo, en Pozoblanco, en Va de Córdoba...
Me imagino que como en todos sitios, pero aquí con el sello especial que le imprime esta comarca: el trabajo constante y la honradez. Y pueden, a veces, coincidir esas cualidades con algún licenciado o ingeniero de los que tú reclamas. Pero quiénes de ellos quieren quedarse, no a vegetar sino a trabajar, en Los Pedroches. "Tú vales, nene". Y se va de Los Pedroches. Y si se queda aquí abre una agencia o un despachito de abogado sin futuro. Pero ¿y los demás? Los demás miran y desconfían. Sobre todo desconfían. Para que un pedrocheño confíe apasionadamente en un lugareño, tradicionalmente lo he observado en mi pueblo, no necesita que sea licenciado. Lo apoya incondicionalmente cuando descubre su talante, su dedicación, sus logros, su entrega total. Pero cuando cree que no hay nadie aquí que tenga esas características levanta la vista y lo trae de fuera, lo cual no deja de ser "buscar un funcionario", como el que busca un secretario de Ayuntamiento. ¿Podemos pedir a un funcionario que se implique hasta los tuétanos en un proyecto que posiblemente debería traer bienestar a los hijos y a los nietos? Sólo si aquí tiene sus raíces. Hay por lo tanto dos clases de zolejas: los emprendedores y avispados y los cicateros y desconfiados (Según el Vocab. de Los Pedroches de J. Pizarro). Pidamos al cielo que no nos falten nunca los primeros que los segundos los tenemos a espuertas.

Anónimo | lunes, noviembre 28, 2011 12:44:00 p. m.

En Los Pedroches o la gente de Los Pedroches tenemos mucho que mejorar en algunos de nuestros comportamientos, indudablemente, pero somos gente muy trabajadora y constante; tenemos un potencial humano muy valioso , inteligente y capaz, pero nos falta autoestima y cohesión. Creemos que cualquiera que venga de fuera va ha ser más capaz, y no es así. Valoremos lo nuestro.
Por otro lado, las cifras cuando empiezan a tener muchos ceros son vergonzosas, aunque no para los hombres y mujeres que trabajan de sol a sol, así que la VERDAD sin complejos.
Gracias Solienses.

Anónimo | lunes, noviembre 28, 2011 7:13:00 p. m.

Tenemos un problema, hemos creido limpiar nuestra casa quitando el garbanzo negro. Este garbanzo llevaba mucho tiempo y echó raices e incluso colegas con sus mismos pensamientos.

Anónimo | lunes, noviembre 28, 2011 7:19:00 p. m.

Yo se de uno que sería capaz de gestionar COVAP. Es una persona con un historial profesional de lo que no abunda incluso con algún cargo internacional ,actualmente, quiere a su pueblo de los pedroches.que no quiero decir. porque sería demasiada pista .

Anónimo | lunes, noviembre 28, 2011 7:53:00 p. m.

¿Y qué oportunidades se nos dan a los ingenieros y licenciados de la Comarca? Si los señores que dirigieron antes COVAP estaban ahí es porque alguien los puso ¿Y sabe quién los puso ahí?: los socios.
Aquí aún no ha habido nadie que se haya batido el cobre por Los Pedroches, pero la respuesta es muy fácil: la gente preparada no estaba dispuesta y la dispuesta no estaba preparada. En MI TIERRA los líderes locales siempre han estado muy mal vistos. Hemos preferido a los foráneos para que, luego, nos podamos quejar con deleite y los pulgares en los tirantes diciendo que "se aprovechan de nosotros como quieren".
Dice usted ingenieros y licenciados. Cuando esos jóvenes preparados, a los que hace referencia, quieren tomar las riendas para llevara su Tierra donde se merece o, al menos donde podría estar, se les juzga y condena por, precisamente haberse preparado fuera, no sentir esta tierra como suya o por "no haber visto el campo ni en pintura".
¿Qué quiere que hagan esos jóvenes ingenieros y licenciados si tienen que hacer el trabajo que les dejan de peritos y diplomados, en el mayor de los casos ni eso, y que los tachan de visionarios y de "no tienen ni puta idea de lo que hablan" cuando quieren innovar y mejorar? Pues le digo yo lo que hacen, señores: IRSE A OTRO LUGAR DONDE SÍ LOS VALORAN O AMOLDARSE A VIVIR EN UN SITIO AL QUE AMAN, A COSTA DE IR DEJANDO PASAR EL TIEMPO HASTA QUE SUS GANAS E ILUSIÓN SE DESVANECE AHOGADA POR LA DESILUSIÓN Y DESESPERANZA DE ESTA TIERRA. Una Tierra que parece que se regocija en su propio dolor y se autocompadece porque sus hombres viejos no son capaces de dar el testigo a sus hombres jóvenes por miedo a convertirse en algo mejor, apostando por un pasado "malo pero conocío".
Otro gallo no cantaría si nos parásemos a estudiar el porqué de nuestra situación porque si es verdad que estamos así porque TODO EL MUNDO nos hace la puñeta, es que nos lo merecemos por GILIPOLLAS.
T

Anónimo | lunes, noviembre 28, 2011 9:01:00 p. m.

Para Anónimo de las 7: 19 PM
¿ Sabes si se ha presentado al casting de director general?
Parece que ya solo quedan dos candidatos y ninguno acaba de dar la talla.
¿ Por cuanto dinero estaría dispuesto a vivir en los Pedroches?
El anterior director ganaba un pastón y ni siquiera vivía aqui.

Anónimo | lunes, noviembre 28, 2011 10:15:00 p. m.

Que tiren, en la admninistración de COVAP, de curriculum entregados. Se darán cuenta de titulaciones que solicitan un puesto en esa empresa y al final,aburridos emigran.Gente joven y preparada, de la tierra.¡De que nos quejamos!¡Miren los jovenes TITULADOS que tienen solicitado una plaza y se mueren de ganas por quedarse en su tierra.Al final MI GOZO EN UN POZO.

Anónimo | martes, noviembre 29, 2011 1:25:00 a. m.

En los procesos complejos es difícil atribuir a cada causa un efecto, esto sería un estudio analítico de la situación, Tomás Aránguez solía decir que por "el análisis llegamos a la parálisis". Tratar de abordar desde este punto de vista el futuro de Covap es un ejercicio de frivolidad que resulta, cuanto menos, pretencioso.

La Covap, aunque no llega a ser un sistema caótico, en el que resultaría imposible predecir el efecto que produce una acción , solo permite algunas aproximaciones de tipo holístico, esto és que cada realidad o situación deberíamos concebirla como un todo distinto de la suma de las partes que la componen.

Como ejemplo suelo poner las secciones o actividades de Covap, sumando los resultados de cada una de ellas no obtendremos nunca el resultado global de la Cooperativa.
Abandonando ya este preámbulo propio de un Blog cultural, como es este. Yo le pondría al titulo unos signos de interrogación para empezar.

Tú y F.J. Dominguez señaláis a los socios como los responsables de entregar los destinos de la cooperativa a manos foráneas. Para mí, esto es sobrevalorar el poder de los socios y olvidar quién mandaba en la cooperativa ( Ricardo Delgado Vizcaíno I )
Tomás Aránguez socio y nacido en Brazatortas vino de su mano al consejo rector, por aquel entonces había ocupado el cargo de director en la escuela de Capataces de Hinojosa y como Ingeniero Agrónomo había realizado algún estudio sobre los pastos en la comarca, por lo que de foráneo nada, aunque también me consta que cuando vivía en Pozoblanco, en la última etapa de su presidencia, evitaba subir en el ascensor con desconocidos , ya no era de aquí, era de otro planeta.

Durante la presidencia de Ricardo Delgado Vizcaíno I este le nombró gerente ( el primero que tuvo la Cooperativa) hasta llegada de Juan Luis Villanueva, paso después a ocupar la vicepresidencia hasta la muerte de D. Ricardo y de esta manera se convirtió en presidente por sucesión “mortis causa”.

Durante su mandato dices que se alcanzaron las máximas cotas de desarrollo, pero olvides que en su primera etapa el Gerente era Juan Luis Villanueva que no era de aquí y que también fue contratado por D. Ricardo, hoy no diré ni como ni porqué.

D. Tomás alcanzó sin lugar a dudas el máximo autoritarismo, en mi mente lo tengo grabado dirigiéndose a cerrar las puertas con la guardia civil, para impedir el paso a los delegados que tenían que decidir la reestructuración societaria, aquello no eran márgenes comerciales era caciquismo puro y duro.

Al Ex –Director lo dejo para otro día, que si sigo recordando no voy a poder dormir con los fantasmas del pasado

Anónimo | martes, noviembre 29, 2011 1:37:00 a. m.

Pues la verdad que encontrar a alguien que ocupe un cargo de responsabilidad para mi futuro no me hace ninguna gracia, porque soy el típico hombre de campo autosuficiente, de pequeña o mediana propiedad, de hacienda ajustada a mis necesidades, ahorro en tiempos de abundancia y gasto lo justo para cuando llegan las vacas flacas.
Esto es una cooperativa y seguís empeñados en lo mismo dar la responsabilidad a alguien, ¿no sería mejor que los socios pidieran por lo menos mandar un poquito en su cooperativa y elegir cada uno en la medida de lo posible su futuro?

Anónimo | martes, noviembre 29, 2011 10:31:00 a. m.

Para anónimo martes 1:37 AM.

Puede que des el tipo del zoleja, pero dudo de tu pureza, para ser zoleja puro hay que ser hijo de padre zoleja y madre zoleja, en esto, como en el ibérico de bellota, hay mucho fraude como puedes ver en análisis de la OCU sobre loncheados de jamón, donde es precisamente COVAP la marca que “ presuntamente” da gato por liebre. Tendrán que sacar otro comunicado y si estaba envasado antes de “ despedir “ a Díaz Yubero le echamos la culpa .

Viendo el árbol genealógico de una persona podemos saber si es zoleja, no es necesario rastrear su ADN y, de hecho, aún se desconocen los genes que dan lugar a los comportamientos que aludes.

Si ,a nivel de abuelos y bisabuelos, se repiten apellidos bastante comunes en Pozoblanco, podemos certificar que es un zoleja . Podemos decir que una característica consustancial al zoleja es cierto grado de consanguinidad, si los apellidos se repiten a nivel de los padres y como consecuencia los hijos tienen los mismos apellidos que uno de los progenitores estamos ante un “pura sangre” y debemos sospechar que tampoco es zoleja.

El grado de consanguinidad es consecuencia de la estrategia reproductiva, que se debe tanto a un objetivo económico (para mantener un adecuado nivel de patrimonio), como a la conciencia de clase media que hace difícil encontrar pareja ( la caballería se pasa y la infantería no llega) por eso encontramos en estas familias un alto porcentaje de “mozoviejos” y religiosos.

En el último cuarto del siglo pasado los cambios sociológicos (nivel de estudios, crisis de valores, pérdida de prejuicios, permeabilidad de las capas sociales etc.) cambian su estrategia reproductiva y los hacen más vulnerables a la depredación por otras especies como los funcionarios y los “ yogurines “ .

Seguramente eres zoleja puro, porque percibes el peligro que, para la supervivencia de la especie, supone el entregar la responsabilidad a otros.

Estoy totalmente de acuerdo con la solución que propones pero no encuentro la manera de llevarla a cabo en Covap, donde únicamente podemos votar al delegado que nos represente sin saber que piensa hacer con nuestro voto.

Anónimo | martes, noviembre 29, 2011 9:54:00 p. m.

¿Alguien duda del popular refrán "nadie es profeta en su tierra"? Sea el que sea, si es de la zona, lo tendrá chungo, chungo, chungo. Somos así de injustos. La envidia nos corroe.

Anónimo | jueves, diciembre 01, 2011 6:32:00 p. m.

Mi abuelo y sus dos hermanos fueron socios fundadores de la covap, mas otros dos hermanos de mi abuela, alla por los años 60, cuando se ordeñaba a mano y se llevaba la leche en los bidones. Ademas tengo tios y primos que son ahora socios. Recuerdo cuando era niño, mis hermanos y yo ayudandoles a mis tios y a mi abuelo a todo lo relacionado con el campo y los animales, mi abuelo hablaba mucho de COVAP y de D. Ricardo,en mi mente de niño para mi y mis hermanos la COVAP era algo grandioso, pasaron los años y fuimos a la universidad, mi ilusion era algun dia trabajar alli, hice practicas alli, eche despues curriculun y nunca se dignaron ni a llamarme para una entrevista, se que trabajan alli con los mismos estudios que mis hermanos y yo personas de muchos puntos de España que no conocieron la COVAP en su niñez. Quizas no seamos mejores pero seguro que llevamos a COVAP en nuestro corazon bastante mas que muchos de los que estan alli ahora trabajando. Y lo mismo ha pasado con el Director.

Publicar un comentario