BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

Carteles de feria como expresión del arte actual



Los carteles de feria de nuestros pueblos son un clásico en Solienses, hasta el punto de que mantenemos una sección que recoge todos los carteles de la feria de Pozoblanco durante las últimas décadas, incluyendo un histórico de 1901 y otros de los años 40 y 50 del siglo pasado. Ya hemos comentado en otras ocasiones que estos carteles son una oportunidad que tienen los artistas locales para mostrar su obra y darla a conocer de un modo masivo. Hay que decir que ni los consistorios ni los propios artistas aprovechan siempre esta oportunidad de modo adecuado y que la mayoría de las ocasiones la cartelería no contribuye sino a divulgar unas formas festivas foráneas en detrimento de las autóctonas, pero demos ya esa batalla por perdida. Estos días hemos conocido los carteles de dos de las ferias más importantes de la comarca y ambos han sido realizados por artistas locales participantes en sendos certámenes organizados por los ayuntamientos.

En Hinojosa del Duque, el diseño es obra de José Miguel Zamorano Arellano. Según el propio autor, de acuerdo con una nota distribuida por el ayuntamiento, "se trata de una obra contemporánea con cuatro elementos, tres de ellos referentes a la moda flamenca: abanico, flor y pendiente. Estos elementos están enmarcados en un marco estilo barroco con el objetivo de plasmar que la feria es algo que esperamos con ganas y que al igual que un recuerdo que enmarcamos como fotografía, la feria también es algo para enmarcar y recordar".

Por su parte, el cartel que anunciará la feria de Pozoblanco, según se ha sabido hoy, es obra de Juan José Fernández, que ha representado en su propuesta un azulejo tradicional con diversos motivos alusivos a las fiestas de la localidad: la portada del recinto ferial y la fachada del ayuntamiento, la Virgen de las Mercedes, el vino, el baile por sevillanas, los inevitables pozo y gallo, así como un recordatorio del 150 aniversario de la Banda Municipal de Música.

Siendo ambas obras elaboraciones de artistas jóvenes locales, y una vez admitida la limitación que impone el repertorio de tópicos feriales, piense el lector hasta qué punto son una y otra propuesta representativas del arte de la segunda década del siglo XXI.

7 comentarios :

Anónimo | martes, agosto 27, 2019 7:04:00 p. m.

Extraordinarios los dos carteles.

Anónimo | miércoles, agosto 28, 2019 7:43:00 p. m.

Muy bonitos, pero las ferias no son lo que eran. Solo hay que mirar la de Añora que de los dos chiringuitos que subastan, uno de ellos a mitad de feria ha desmontado el tinglado y se ha largado por falta de clientes y la feria ha quedado un tanto desangelada; vamos, no se que habrá pasado, pero un desastre.

Anónimo | viernes, agosto 30, 2019 10:50:00 p. m.

Yo estuve una noche solamente
en la feria de Añora y alli no se podia estar, que locura. ¿Hacen falta tantisimos decibelios para una feria tan chica? De locura!!! Vamonos de aqui, dijimos, y se oian las musicas desde la otra punta del pueblo.

jarote en la diáspora | domingo, septiembre 01, 2019 10:41:00 p. m.

Las ferias tenían sentido cuando la población pasaba mucho tiempo en los cortijos y venían al pueblo para la feria. Hoy en día, lo que le ofrece la feria lo tenemos todos los fines de semana, por lo que ha perdido gran parte de su atractivo.
En Villanueva de Córdoba la feria se celebraba en septiembre pero en los años sesenta se trasladó a agosto para favorecer que los emigrantes pudieran asistir a la misma. Dos consecuencias: una, derivada del cambio climático, a mediodía no hay quien aguante en la feria y el real aparece desierto; otra, los jarotes aprovechan estos días para irse a la playa. Si a esto unimos que los emigrantes de los años sesenta ya son muy mayores y sus hijos no vienen al pueblo con la misma asiduidad, sólo cabe concluir que a la feria jarota va muy poca gente.
Es por ello que hay un movimiento a favor de volver a situar la feria en el mes de septiembre.

Anónimo | lunes, septiembre 02, 2019 9:41:00 p. m.

Interesante razonamiento del jarote en la diáspora. Bastante acertado desde mi punto de vista.

Anónimo | lunes, septiembre 02, 2019 11:49:00 p. m.

Y para que feria, si ya no vivimos en cortijos, y tenemos fines de semana para hacer lo mismo que en feria, además con el cambio climático mejor en noviembre, que hara muy bueno.

Anónimo | miércoles, septiembre 04, 2019 4:16:00 p. m.

Que no se os olvide, pedazos de ateos que solo pensáis en las fiestas que las ferias habitualmente son en honor de alguna de nuestra vírgenes. Lo que tenéis que pensar mas es en ir a las novenas y a los actos religiosos que se celebran y no tanto en si hay ambiente o no en el recinto ferial.

Publicar un comentario