BLOGDROCHES Actualidad

Blogs de autor

Políticos

Filmoteca Solienses

Correo

Diez días en silencio


El castillo de Belalcázar hace unos días, cuando comenzó a limpiarse el caminillo de acceso lateral.

Hace ya diez días que en Solienses, tras la peripecia del reloj (y gracias a ella), "descubrimos" que, así, como de tapadillo, habían comenzado las obras de restauración del castillo de Belalcázar. Diez días en los que, sin embargo, ninguna línea sobre el tema hemos leído en ningún medio de comunicación ni tampoco en las redes sociales, lo cual, sinceramente, no deja de sorprendernos en esta sociedad de transmisión informativa ultrasónica, por mucho que estemos en Los Pedroches, donde el tiempo no existe. No deja de sorprendernos que una actuación tan emblemática, tan esperada, tan deseada, esté pasando totalmente desapercibida, que la administración promotora, la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, haya decidido una vez más despreciar a los ciudadanos de Los Pedroches hurtándoles la alegría de saber que la fortaleza de los Sotomayor está recibiendo, al menos, la intervención necesaria para evitar su desplome. Será que allí piensan que nos da igual. O quizás sea eso lo que algunos les hayan hecho creer.

En fin, en Solienses hemos podido saber que, efectivamente, tal como anunciamos en su día, la empresa adjudicataria del contrato firmó el acta de replanteo el lunes 11 de junio (y ello a pesar de que la administración andaluza pretendía retrasar aún más el trámite) y enseguida (lo hemos sabido ahora) se iniciaron los trabajos según lo previsto en el proyecto. Comenzaron trabajando tres personas, primeramente en las tareas de prospección arqueológica y acondicionamiento de accesos, pero a partir de esta semana se han incorporado cinco más. Es muy posible que a finales de esta semana o durante la próxima comiencen a instalarse ya algunas estructuras de andamiaje en el exterior, con lo que la realización de las obras se hará más visible. Así pues, todo transcurriría según lo previsto. ¿Todo? Parece que todo no.

Ya resulta llamativo que el cumplimiento de una promesa varias veces incumplida no haya merecido la gracia de una rueda de prensa por parte del político de turno, ni tan siquiera la piedad de una miserable nota informativa que los medios puedan replicar como papagayos. Así, al pronto, se me ha venido a la cabeza la ceremonia de colocación de la primera piedra que tuvo lugar cuando se iniciaron las obras de acondicionamiento de la carretera A-421, que daría, con el paso lento de los años, finalmente acceso a la estación del AVE de Villanueva de Córdoba. Solo allí se congregaron no sé cuántos alcaldes, directores y subsecretarios, además de la propia consejera del ramo. Y no me negarán que la foto ante el castillo resulta mucho más apetecible, vamos, que ningún político en su sano juicio renunciaría a ella. Precisamente ello es lo que alimenta nuestras dudas y temores de que algo raro pasa. Bueno, eso y las confidencias de un responsable de la consejería cercano al proyecto que no hace sino aportarnos sospechas.

Es posible que en los próximos días alguien diga algo. Porque la torre del homenaje es demasiado grande como para que se pueda ocultar por más tiempo.

1 comentarios :

Anónimo | jueves, julio 05, 2018 7:18:00 p. m.

Antonio, debes entender que vives en una tierra de gente dócil y bien domesticada que les da igual lo del castillo y otras hierbas.
De aquí saldrán buenos médicos, buenos científicos, estupendos deportistas pero no verás salir ningún político de cierto nivel que pueda hacer algo por esta tierra.

Publicar un comentario